Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

29 de abril de 2012

EL DÍA en que CLARÍN aplastó a BRODA y MELCONIÁN


Increíble el artículo firmado por Silvia Naishtat. Salió el 16 de diciembre de 2001. La periodista se despachó con todo lo que había que decir de estos dos fracasados y de otros parecidos, resucitados por el mismo medio que otrora los pateó, pero que ahora convoca cada tanto a salir de sus sarcófagos.
Ideal para 678. Clarín no resiste el archivo;)



Clarín.com » Edición Domingo 16.12.2001 » Economía » A los gurúes se les rompió la bola de cristal


EL COLOR DEL DINERO: PRONÓSTICOS PARA EL 2002
A los gurúes se les rompió la bola de cristal

Silvia Naishtat. DE LA REDACCION DE CLARIN


Son siempre pocos y este año llegaron demasiado tarde. Lo cierto es que el puñado de gurúes que vive de trazar escenarios sobre la Argentina acumula una inmensa cantidad de desaciertos.

Algunos se jactan de haber previsto la crisis en toda su profundidad, aunque en los archivos hay otras evidencias.

Pero ¿se los puede culpar? Miguel Angel Broda admite que sus proyecciones de enero del 2001 quedaron aplastadas por las malas noticias. En aquel momento, Broda había previsto para el año un crecimiento "amarrete de 2%" y una fuga de capitales de 2.000 millones. "Estábamos en pleno megacanje", justificó a Clarín. Desde entonces hubo una verdadera catástrofe: el PBI caerá 3,5% y se fugaron depósitos por 18.000 millones de dólares.

Hace dos años Carlos Melconian, otro oráculo de bancos y empresas, descubrió que era más útil andar por la vida sin traducir los diagnósticos a números concretos. "Cómo voy a hacer proyecciones sobre el PBI del año que viene si lo que les interesa saber a mis clientes es si van a pagar las letras de tesorería", confesó.

Orlando Ferreres, en cambio, no deja de atender llamados de nerviosos bancos de inversión que indagan sobre la marcha de la actividad.

Mala puntería

Este consultor había imaginado un crecimiento del 0,8% para este año en el cuadro más pesimista. Claro que en materia de mala puntería el propio Gobierno se llevó los laureles. El ahora ex ministro José Luis Machinea colocó en el Presupuesto 2001 una pauta de crecimiento del 3%.

En este campo hay quienes se juegan siempre a que todo va a salir mal, como José Luis Espert: "Así, tiene más chance de acertar, porque si después erró puede argumentar: qué suerte, la situación mejoró", bromearon en su propio estudio.

Hay otro grupo de socios silenciosos, como llaman en las compañías a los analistas de fuste. Son Ricardo Arriazu, Javier González Fraga, Mario Vicens y Pedro Lacoste.

Cada uno con su boutique, evita arriesgar sus pálpitos en público. De ellos, Lacoste fue el que tuvo los peores presagios y anticipó una implosión si el Gobierno seguía con su política de ajuste en ajuste. Fue en marzo, apenas asumido Ricardo López Murphy.

El negocio de los gurúes floreció en los 90, cuando todo era más fácil. No solo asesoraban puertas adentro a las empresas, también se lucían en concurridísimos seminarios.

Estos eventos se convirtieron en una industria que creció al ritmo del 5% anual. Pero cuando las cosas comenzaron a flaquear, ese rubro se desarmó.

HSM, la líder que organizaba Expomanagement se mudó a España y la muestra, plagada de estrellas internacionales, ya no se hará en la Argentina.

Para el 2002, Broda prevé una caída de 4% del PBI y Ferreres, una baja del 2%, en el mejor de los casos.

Ojalá que la bola de cristal haya fallado de nuevo. Si no, volveremos a sufrir en otro año perdido.

http://edant.clarin.com/diario/2001/12/16/e-01601.htm

Si recibís este post por mail y querés comentar, no respondas a este correo. Escribí a evarow@gmail.com

Leer completo...

20 de abril de 2012

Muchos españoles la tienen clara con Repsol


Ya me expresé aquí varias veces sobre mi profundo malestar -y desazón- por el chauvinismo argentino respecto a Malvinas (*). Ahora me preocupa el chauvinismo respecto al asunto de Repsol, porque esto nos impide ver bien qué pasa en España.

Los chauvinistas no pueden ver los tonos. Odian o aman. Tuvo que aclarar Axel Kicillof -por suerte- que no tenemos nada ni contra España ni contra los españoles. Eso calmó a muchos que ya estaban dispuestos a los improperios fáciles, con el agregado de que "español" en modo despectivo para muchos es "gallego". Y así terminaría una sola comunidad autónoma señalada de lo que se intenta endilgar a toda España. Por suerte, repito, esto se detuvo gracias a Axel Kiciloff que dejó todo aclarado. Y aprovecho para decir que Ana Miranda eurodiputada del Bloque Nacionalista Gallego, defendió la soberanía argentina para gestionar sus propios recursos, junto a Izquierda Unida y el bloque catalán Verde.

El asunto es la visión que se tiene desde aquí, que todos los españoles se abroquelaron en unidad en defensa de Repsol y que eso les trajo un odio generalizado que antes no existía. Porque somos chauvinistas solo podemos ver situaciones extremas. Y lo más difícil de entender es lo que sucede de verdad. NO nos quieren demasiado, pero aún así, no es cierto que estén a favor de Repsol.

Y parece mentira que todo lo que hemos aprendido en el debate de la Ley de Medios no haya alcanzado. Que teniendo aquí a la componenda Clarín-Nación-Perfil divulgando lo contrario de lo que siente y piensa más de la mitad de la población, no hayamos comprendido que este es un fenómeno global que afecta a todos los países, y que lo que los medios españoles dicen no es lo que piensa todo el pueblo español, sino su sector neoliberal, que en medio del desastre económico de toda Europa, no coincide con los mayoritarios sectores populares.

Poder llegar a entender qué poco se nos quiere, pero que a pesar de ello no están a favor de Repsol, es una experiencia transformadora que le propongo hoy a los lectores. Encontré unos artículos en la Revista "El Jueves", que es algo como Barcelona acá, donde nos desprecian de un modo insospechado, pero tienen claro el tema de Repsol. No caen en el estúpido chauvinismo de creer que somos sus enemigos, y lo dicen. Lean y experimenten la curiosa dupla del maltrato a los argentinos, junto con la claridad con la que toman el tema del Repsol.

http://www.eljueves.es/2012/04/16/argentinos_primero_roban_novia_luego_quieren_regalarte_petroleo.html

http://www.eljueves.es/2012/04/17/buen_patriota_defiende_repsol_adora_los_recortes.html#

http://www.eljueves.es/2012/04/14/celebran_los_anos_las_malvinas.html

http://www.eljueves.es/2012/04/18/gobierno_incapaz_que_hillary_clinton_ponga_telefono_por_caso_repsol.html

(*) YPF me conmueve mucho más que Malvinas. Encuentro más soberanía en la riqueza del suelo que en su extensión. Estuve en contra de la invasión y mucho más de la guerra. Estoy a favor de la insistencia por la vía diplomática, pero no porque crea que a los británicos se los puede "convencer" con la discusión, sino como forma de estirar el tiempo para que el asunto no caiga en el olvido, mientras llega el día en que tengamos suficiente fuerza de presión internacional para que estén obligados a ceder.

Si recibís este post por mail y querés comentar, no respondas a este correo. Escribí a evarow@gmail.com

Leer completo...

7 de abril de 2012

El Apocalipsis según Carrió

06.03.2009 Crítica Digital / http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=19831

El Apocalipsis según Carrió


Carrió lleva años anunciando un apocalipsis. Dirán que por eso puede aliarse a quien quiera ser su "pata peronista" o su gansa radical. Martín Caparrós.La iglesia cristiana primitiva lo tenía claro: su target estaba hecho de opositores varios, personas en franco desacuerdo con los modos y maneras del Imperio –pobres, mujeres, esclavos, metecos y otros marginales– y entonces su consigna principal consistió en asegurar que ese mundo cruel e injusto tenía fecha de vencimiento: la promesa apocalíptica. En sus tres primeros siglos, los seguidores del Jesús palestino no consideraban el Apocalipsis de Juan como un relato metafórico o lejano: era la descripción precisa de lo que iba a suceder un día de aquellos. “Esta es la revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder presto”, empezaba diciendo el librito –magistral, una de las grandes ficciones de la Antigüedad clásica– y prometía que, por sus pecados, el fin del mundo estaba cerca y llegaría con bestias fuegos aguas cataclismos hasta que, al final, los justos accederían al Reino de los Cielos.

El Apocalipsis sirvió, durante esos siglos, para que los fieles encontraran consuelo en ese futuro tan cercano –“bienaventurados sean los pobres, porque de ellos es el Reino de los Cielos”– y, también, para que la iglesia cristiana se mantuviera alejada del poder: ¿para qué ensuciarse con las minucias de un mundo que estaba por desaparecer? Sólo que el tiempo pasaba y la Bestia anunciada no llegaba; los fieles empezaban a cansarse, a murmurar, a entregarse a la duda y la maledicencia. La iglesia cristiana lanzó entonces
una de las maniobras políticas más sofisticadas de la historia: reconocer que sus profecías eran radicalmente erróneas y obtener de esos errores un poder aún mayor. Gracias a Agustín de Hipona y otro par de ideólogos, el Apocalipsis pasó a ser una promesa a muy largo plazo, desplazada hasta “el fin de los tiempos” –que se volvían cada vez más lejanos, impensables. Así que la iglesia se preparó para una larga estadía en esta tierra ruin –y se resignó a sus impurezas y se acercó al poder político y empezó a convertirse en lo que es: el mejor aparato de control social que inventaron los hombres; el que, so pretexto de ofrecerte un mundo futuro, te dice cómo tenés que vivir en el presente. Y todo porque el Apocalipsis tan esperado no terminaba de llegar.

En la Argentina, salvando las distancias, una política cristiana enfrenta una disyuntiva semejante: la doctora Elisa Carrió lleva años anunciando un apocalipsis que nunca sucede. Algunos dirán que es por eso que ahora, cuando tantos empiezan a cansarse de sus profecías incumplidas, se resigna a ciertas impurezas, se acerca a ciertos poderes y propone candidatos como Alfonso Prat-Gay o Patricia Bullrich y dice que podría aliarse con señores como Mauricio Macri, Francisco de Narváez, Julio Cobos, Carlos Reutemann y quien quiera que sea su “pata peronista” –o su gansa radical. La doctora Carrió es uno de los fenómenos más curiosos de un campo lleno de fenómenos: la política argentina contemporánea. La doctora surgió del partido radical de una provincia alejada; en un momento en que el glamour –cierta idea del glamour– y el analfabetismo funcional dominaban la escena telepolítica, sus frases y su género y su aspecto llamaron la atención. En esos días la doctora Carrió empezó a constituirse como el gran referente del honestismo.

–Me pueden decir que soy loca y muchas otras cosas, pero no pueden decir que robé
y que me enriquecí, que pacté, que me financiaron las empresas...

Dijo hace poco en este diario. El honestismo es la tristeza más insistente de la democracia argentina: la idea de que cualquier análisis debe basarse en la pregunta criminal: quiénes roban, quiénes no roban. Como si no pudiéramos pensar más allá, como si no se pudiera hacer honestamente una política para los ricos o una para todos, como si no hubiera líderes honestísimos nefastos, como si el señor Bush hubiera necesitado robar algo para armar el desastre que armó. El honestismo ya dejó su marca en la política argentina: fue la confusión que llevó al gobierno a aquella Alianza entre radicales y progres que terminó convocando al licenciado Cavallo. El honestismo no tiene línea política, lanza admoniciones; el honestismo es la resignación del debate político en aras de la encuesta judicial, pero hubo tiempos –que duran, supongo– en que algunos creyeron que el honestismo era de izquierda o, al menos, progresista –y se sumaron al partido de Carrió. Que, en aras de la política mediática, se los cargó. Porque la doctora Carrió es la encarnación contemporánea de ese personaje tan nuestro que es el político mediático: alguien que no tiene partido ni proyecto pero da bien en los programas periodísticos y critica con gracia y entonces junta una popularidad extraordinaria en un tiempo muy corto –y después la pierde en un tiempo aún menor, en cuanto tiene que hacer algo. Chacho Álvarez fue el ejemplo más visible, pero también hubo Graciela Fernández Meijide o Luis Miguel Zamora. Todo, por supuesto, con el debido tono tremebundo: la doctora es la mejor cultora de este arte argentino de devaluar palabras; si matar a dos personas es una masacre y un choque rutero una hecatombe, este gobierno puede ser una dictadura como la de Ceaucescu, sus integrantes dementes, su jefa la madrastra de Blancanieves y así de seguido. No se trata de pensar, analizar; el telepolítico debe adjetivar con hipérbole y sonora rimbombancia.

El telepolítico, como bien dijo Chacho Álvarez a principios de los noventa, está incómodo con un partido organizado alrededor de un proyecto: eso limita su autonomía y su inspiración. El telepol debe tener libertad completa para ir cambiando de línea, ideas, programa según los momentos y los climas, así que un partido –con compañeros que piensen, opinen y actúen– lo molesta. La doctora Carrió, telepol antonomásica, no dudó en cargarse su partido: echó uno tras otro a quienes la habían acompañado y le pedían cierto debate, cierta participación, cierta coherencia. La doctora encarna el individualismo más descarnado, irreductible: yo digo, yo callo, yo voy a hacer, yo voy a deshacer, yo me voy, yo vuelvo, yo nunca me fui, yo nunca estuve. Si hacer política es debatir y participar y construir con otros –y siempre le criticamos al kirchnerismo su incapacidad para hacerlo–, la práctica de la doctora Carrió es otro ejemplo de la antipolítica nacional contemporánea.

Lo cual hace muy difícil discutir su posición y sus alianzas, porque cambian sin cesar. Hay un aparato que se llama cámara de Wilson, una especie de ensaladera llena de niebla en cuyo vaho se va marcando la trayectoria de unas partículas enloquecidas: trazos acelerados, caprichosos, ilógicos. Si alguien quisiera –¿por qué habría de querer?– hacer un gráfico de las posiciones políticas de la doctora Carrió en los últimos años, el dibujo sería una cámara de Wilson: idas y vueltas y firuletes de un electrón desbocado en la neblina. Pero ahora, por lo menos, definió sus alianzas, se lanzó a la derecha, y va a ocupar, por un tiempo, ese lugar. Lo cual aclara los tantos. Servirá, para que sigan claros, recordar que el honestismo, efectivamente, “no es de izquierda ni derecha”: es, más bien, la resignación de no discutir lo que realmente importa.

Leer completo...

1 de abril de 2012

El patriotismo popular obnubilado

Si recibís este post por mail y querés comentarlo, no respondas a este correo. Escribí a evarow@gmail.com

CHAUVIN

Heróico, exhibicionista e inmodesto, Nicolás Chauvin impulsado por su amor y devoción a Napoleón se alistó como soldado a los 18 años en el Ejército Francés. Salió del Servicio Militar desfigurado y mutilado después de haber sido herido 17 veces, por lo que Napoleón lo condecoró y convirtió en "ícono" del patriotismo nacionalista y el regimen lo consagró como elemento mitológico. En la era post-napoleónica el mito original fue reconvertido en un mito de signo contrario, siendo objeto de burla y ridículo. El término que se conoce hoy como "chauvinismo" pone de relieve ese fenómeno de patriotismo popular obnubilado que provee a las guerras de carne humana joven e ingenua.

El "chauvinismo", detestado en los salones de las clases dominantes como parte del fenómeno populista, es fruto de la pedagogía aplicada al pueblo por esas mismas clases, y alentado e insuflado en su fuego ardiente si la guerra sale a proteger sus intereses subalternos. Las clases populares son víctimas dobles, de una estafa discursiva que las alienta al patriotismo obnubilado que las lleva a entregar a sus propios hijos.

Las víctimas de una estafa no pueden ser cuestionadas como cómplices a la hora de juzgar responsabilidades legales, porque su contribución "voluntaria" se vuelve primero que nada en contra suyo. Pero la condena efectiva existe, aunque no la proclama un juzgado ni la opinión pública. Los hechos se encargan de cobrar el error del patriotismo popular obnubilado, mucho más caro a los sectores populares que a los generales causantes de derrotas y a sus mandantes rentistas.

La ingenuidad no es responsable directa, pero es un elemento partícipe necesario para que el estafador pueda usar a la víctima en su favor y propinarle un perjuicio. De tal manera la víctima resulta también responsable del crimen, porque como dice la definiciòn de "estafa", el estafador lleva a la víctima a realizar una acción por engaño en su perjuicio que de no mediar el engaño no hubiera realizado.

Las personas tienen derecho a defenderse de las estafas. Se lo hace conociendo cada una de las modalidades en su extensión, pero también conociendo el mecanismo que las desarrolla. En este mecanismo participa un engaño tendido por el estafador y la acción de la víctima en su propio perjuicio.

La estafa del patriotismo popular obnubilado se devela describiendo el dominio del componenete emocional sobre la base un patriotismo que podría ser mesuradamente emocional sin llegar a extremos de delirio. Es imposible ser patriota sin la inclusión del sentimiento y la emoción, pero la exaltación del ánimo tiene un límite que no se debe cruzar a menos de caer en la zona de la estafa manipuladora que pone en riesgo al mismo patriota.

EL PATRIOTISMO PEDAGÓGICO COMO ANTÍDOTO CONTRA EL PELIGRO DEL INMIGRANTE

El patriotismo pedagógico tiene una historia en la Argentina.

La Argentina se vio obligada a atraer grandes masas de inmigrantes que vinieran a poblar el vacío y extenso territorio, para consolidar un proyecto económico y político nacional. Uno era el proyecto agrícola ganadero de los terratenientes beneficiados por Roca con el reparto de las tierras, dependiente del Imperio Británico. Otro era el proyecto de Sarmiento que abonaba la idea de un país industrial. Ambos abonaban a la inclusión de inmigrantes. En eso no había discusión.

Los campos se poblaron de colonias agrícolas inmigrantes, para lo cual fue capital la construcción de ferrocarriles -a cargo de Inglaterra-, a cuyo largo trazado se fueron fundando los pueblos del interior. De la riqueza producida por la mano inmigrante mamó el Estado exportador y nació una oligarquía terrateniente arrendataria que como todos sabemos, vivía en la ciudad porteña en palacetes con mucamo de librea y enviaba a sus hijos a tirar manteca al techo a París.

Esta oligarquía gobernó la Argentina con exclusividad hasta que en 1912 se sancionó la Ley del Voto Universal de Sáenz Peña, después de lo cual seguiría gobernando o presionando con golpes militares a los futuros gobiernos.

Para entender el fenómeno del patriotismo popular obnubilado inducido a los inmigrantes, es necesario distinguir dos etapas de la historia del siglo XIX. La primera, la del llamado a la inmigración, y la segunda la de la consolidación del proyecto oligárquico.

Durante la segunda mitad siglo XIX y hasta casi el año 30 del siglo XX, convivió el debate entre el positivismo sarmientino que alentaba un país moderno y las ideas conservadoras apegadas a la Religión Católica que alentaban un país excluyente, tanto en la Educación Popular como en la disputa por la opinión pública y publicada por los diarios. Para convocar a los inmigrantes el Estado argentino tuvo que adoptar la ideología sarmientina en algunos aspectos, mientras subterráneamente iba asentando las bases de un país medieval dependiente, sin industria, exportador de carnes y granos, e importador de todo producto industrial de consumo.

Así se sancionó la Ley 1420 de Educación Universal y el Matrimonio Civil. La pedagogía escolar no se centraba todavía en un patriotismo regado por héroes romanos tallados en bronce, ni encendía de patriotismo urgente a los pueblos que venían de tan diversas nacionalidades con su propio idioma, costumbres de alimentación y lealtad al terruño nacional original que no se disponían a olvidar tan alegremente.

Fue posteriormente que los inmigrantes comenzaron a verse como peligro de disolución nacional, cuando la primitiva industria, que sustituyó importaciones a partir de la Guerra del 14, presentaba una demanda obrera clasista, que demandaba derechos, conectada al histórico movimiento mundial por los derechos del trabajador. Estos inmigrantes fueron vistos como infectos elementos perjudiciales llamados peyorativamente "maximalistas".

El año 30 el golpe de Uriburu cambió las cosas. En el ámbito pedagógico escolar, el positivismo sarmientino que dominaba la pedagogía hasta entonces, fue reemplazado por el idealismo católico y los hombres del pasado histórico empezaron a aparecer en los libros de lectura fundidos en un bronce. Y desde allí es que los argentinos padecimos esa Historia introducida con violencia subterránea con el ánimo de doblegar las diferentes afluencias culturales inmigrantes y fundirlas sin piedad en lo que se llamó "crisol de razas" donde no quedara ningún vestigio del aporte diverso a la cutura general, pretensión que no se logró, como era lógico.

Pero mientras tanto, cristalizó en la cultura popular un sentimiento doloroso que llevaban a cuesta los inmigrantes. Un sentimiento de vergüenza por hablar en otro idioma y no pronunciar bien el castellano, un sentimiento que llevaba a los hijos a avergonzarse de los padres, que eran reiteradamente ridiculizados por su pobreza, rusticidad y sencillez, tanto en historietas en los diarios como en obras de teatro y más tarde en cine, dando lugar al auge del género del "sainete". Está bien recordar que la "tan querida y talentosa" Niní Marshall se ocupó de ridiculizar a las gallegas en especial y con saña racista a la judía Doña Pola.

La Escuela Pública -surgida al calor de las ideas del Fraude Patriótico- daba una batalla desigual y manipulatoria insertando artificialmente un conflicto de lealtades en el hogar de los alumnos, exacerbando en ellos un patriotismo exaltado, afincado en símbolos que marcaban diferencia con los respetados en la nostalgia paterna.

Pero recien en 1941 Malvinas se incorpora como tema obligatorio a la reforma de los planes de estudio escolares. Antes de esta fecha ningún alumno aprendía nada al respecto. Ni ningún maestro podía enseñar nada, porque no sabía nada de Malvinas. Te invito a que al terminar de leer este post leas "Malvinas, el Santo Sepulcro de las Tradicionales Ilusiones", donde relato la historia de cómo el tema Malvinas alcanzó la difusión después de haber estado sepultado por décadas y décadas. Y curiosamente no es ningún miembro de la oligarquía el que lo descubre y lo lleva a la superficie. Fue nada menos que el Socialista Alfredo Palacios, interesado en explotar la veta antiimperialista del asunto, pero le salió el tiro por la culata, porque se lo apropiaron los que hicieron del tema un elemento ideológico manipulatorio del peor nacionalismo.

A partir de 1941 se enseña el asunto Malvinas desde la edad más tierna. Con una desproporción sólo propia de una manipulación impiadosa que espera consolidar réditos subalternos. A los niños se les decía -y dice- que nuestro "honor" fue mancillado, se les hablaba -y habla- de las Malvinas como de dos hermanas secuestradas, humanizándolas. Y antes de que el alumno cobre criterio propio en la adultez, ya su mente se ha colonizado de exaltación ansiosa, absolutamente creído de que Las Malvinas usurpadas son un permanente daño a la dignidad personal y nacional.

Mucho ha cambiado la educación desde entonces. Episodios enteros de la Historia pasaron por el tamiz de diversos revisionismos, y la enseñanza de esa materia fue modernizada. Pero el patriotismo exacerbado en el caracter casi santificado de los símbolos y el bronce de los héroes no fue superado. Sarmiento y Roca fueron empujados del bronce como se hizo con la estatua de Stalin o Saddam Hussein, pero en su lugar se erigen otros bronces tan duros como el devaluado. Rosas, Belgrano, Dorrego, se erigen hoy en el pedestal de mármol, tan abstractos como los caídos.

Creemos que estamos avanzando en la desacralización de los "próceres", pero un dato como el de que Belgrano tenía una voz diminuta y aguda de la que se burlaba Dorrego a quien le parecía afeminada, no pudo ser tomada por la película que protagonizó Pablo Rago. Es mejor mentir que arengó a la tropa con una voz portentosa, porque tener voz de pito lo hacía menos valioso. ¿Qué hubiera pasado si Belgrano se hubiera ahogado gritando sin poder ser oído? ¿No habría sido una muestra más de lo doloroso y dificultoso de la gesta de ese abogado metido a general por puro coraje y convicción? No. Todavía resulta muy estúpida la visión de los idealistas que nos convocan a mirar el pasado.

En la Argentina no se concibe un patriotismo que no sea chauvinista. El daño cultural de la oligarquía permanece inammovible. Las Malvinas siguen siendo un desgarro en la carne viva por donde caen lágrimas de corazón doliente, cuando se trata de un conflicto por un territorio usurpado que con todo derecho debe reclamarse sin necesidad de comoción anímica ninguna.

CONCLUSIÓN

La Dictadura Militar invadió Las Malvinas con la absurda intención de salvar su imagen de gobierno que además de haber desaparecido a 30 mil ciudadanos -y como si esto fuera poco- hundió al país en una catástrofe económica y social que todavía no se termina de revertir.

Pretendió "salvar la imagen" de su gobierno de facto que dejó una deuda externa desmesurada, desarticuló el sistema productivo inciando el proceso de importación que dio muerte a las pymes más chicas, a las empresas mayores, y abrió las puertas a los grandes Bancos destruyendo el crédito para la vivienda de las Cooperativas de Crédito, dejando al pueblo argentino incluso hasta hoy, sin poder tener una vivienda propia con un crédito accesible, porque todavía hoy ese crédito no aparece. Nadie pudo haber hecho más daño que ese atroz gobierno inepto y revulsivo.

Si la Dictadura pudo elaborar la hipótesis de que su imagen era recuperable, fue por el dato cierto de que la población está imbuída de un patriotismo popular obnubilado. Los dictadores genocidas destructores de la economía nacional, sólo podian apostar a salvar su imagen después de tanto despropósito inaudito, en la certeza de que tenían enfrente a una población incapacitada de razonar libremente, como corresponde a una inteligencia medianamente sana. Y en esa percepción no se equivocaron.

De haber habido en la población una consciencia criteriosa respecto del asunto Malvinas, de no haber sido un tema enquistado en la población mediante resortes emocionales captadores de la pasión más primitiva, los Dictadores no hubieran cifrado en ello la posibllidad de la resurrección.

Si no fuera por este amor desmedido a las hermanitas perdidas, no hubiera habido Guerra de las Malvinas. No se les podía ocurrir salir a invadir Malvinas si hubieran tenido la certeza de que la población les iba a dar la espalda. No lo hubieran hecho.

El párrafo anterior es mi hipótesis. Estoy convencida de ello. Sostengo que ha sido responsabilidad de la población general, donde tengo que incluir forzosamente a los líderes de las diversas tendencias ideológicas, desde la izquierda al peronismo, que no pudieron escapar a las generales de la ley, que demostraron sostener la manipulación escolar infantil por encima de toda lógica racional que los hubiera debido impulsar a dejar la Plaza vacía, o llenarla con carteles que dijeran "Fuera dictadores del suelo patrio, incluso el de Malvinas".

Por eso estoy poniendo con este post mi granito de arena en una batalla cultural que creo que hay que dar y nadie ha comenzado, para terminar con esta secuela de la ideología de los íconos santificados, para impedir que vuelva a ocurrir la entrega resignada de hijos al sacrificio, o cualquier otra consecuencia de daños inútiles que podrían ser gravísimos. Pero distinguiendo claramente de la posición que sorpresivamente ha tomado hoy la derecha, sólo para ir en contra del gobierno, que es desestimar el derecho que tiene la Argentina a reclamar las Islas, como a reclamar tantas otras cosas que menoscaban nuestra soberanía, que no es sólo territorial.

-----------------------------------------------

Lectura recomendada:

"El Santo Sepulcro de las Tradicionales Ilusiones"

"Los ingleses nos ofrecieron las Malvinas"


"Odio"


Leer completo...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...