Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

4 de mayo de 2008

Bunge me salvó la vida

Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.


MARIO BUNGE


Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta

Un día apareció Raid.

Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos.

Observo la cara de mi hermanito mirando el aviso y le veo la boca abierta y los ojos saltones. Zas, ¡cómo le impresionó el Raid! me dije. Ipso Facto el niño se dirige a papá y le pide plata porque tiene que comprar algo. Sale. Pienso que vuelve con un Raid. No, vuelve con una palmeta. Lo que le impresionó fue la palmeta. ¡Nunca los avisadores se habrán enterado de cómo les salió el tiro por la culata con mi hermanito! Eso mismo pasó con Bunge salvándome la vida.

Capítulo 2-Bunge me salva la vida

A los 27 años voy a parar al diván de un psicoanalista. Aclaro que lo pagaba la Obra Social de mi marido. El matrimonio andaba con problemas, pero yo estaba entera, con ganas de separarme y superarme. Como la Obra Social pagaba todo, el tipo me indicó que necesitaba venir cuatro veces por semana.Y yo iba.

Pero me empecé a sentir mal. No entendía qué era lo que ese tipo me estaba haciendo. Me hacía acostar y yo me ponía dura, y me decía que hablara y yo hablaba, pero no soportaba hablar sin ver la cara del interlocutor, y acostada sin estar cansada ni tener sueño. Pero como le tenía un gran respeto a la Ciencia, porque yo había sido estudiante de Física y amaba la ciencia, no dudaba de que el hombre con un título de Médico y pagado por la Obra Social, estaría implementando una técnica científica.

Al salir de la primera sesión me compré un libro de Freud. Esquema del Psicoanálisis se llamaba. Lo leía y no entendía nada, pero nada. Mi cultura no había andado por esos lares. Había andado por la literatura, la música clásica y la ópera, la pintura y la escultura, el teatro y el cine. Pero psicoanálisis nada de nada.

Y de pronto al no entender, empecé a angustiarme en serio. Cuando entré a terapia no estaba angustiada, sólo un poco confundida. Pero estaba angustiándome cada vez más. Me divorcié. Y me empecé a deprimir. Y cada vez más. Mi familia decía que temía que me suicidara. Me decían que largara a ese médico. Pero yo estaba mal, y entonces creía que necesitaba terapia. Vivía sola y ya me había hecho la costumbre de ir.

Así pasé dos años, en una encrucijada, sin poder largar la terapia porque esa era la Ciencia y yo no le iba a dar la espalda. Hasta que un día abro Clarín, y a doble página sale un reportaje a Bunge. Decía algo así como "El Psicoanálisis es una pseudociencia" y a lo largo de las dos páginas se despachaba con todo tipo de agravios y despercio a los charlatanes que hacen psicoanálisis. Yo sentí que se me abrían las puertas del infierno y podía escapar a esa condena. Salté de la alegría, besé el periódico. Y mandé a la mierda al psicoanalista con todo el odio de mi vida.

Sin embargo, yo necesitaba refutar al psicoanálisis, no me alcanzaba con dejarlo. Deseaba destruirlo. Para eso tenía que leerme y entender toda la obra de Freud. Leía y leía e iba entendiendo. Y no veía que fuera tan grave la teoría. Me parecía medio rebuscada en algunas cosas, medio delirante en otras. Pero algunas cosas eran atractivas. Y muy interesantes.

Lo único que sabía es que el tipo este me había dejado con una depresión que no se terminaba de ir. Y yo seguía tomando Valium para dormir que era de venta libre. En épocas de terapia el tipo me llegó a dar 3 Triptanol, 3Tranxiulum y 3 Valium por día, y no podía dormir. Al dejar la terapia largué todas las pastillas menos el Valium para dormir. Tenía pánico de no dormir. Me fui mejorando bastante. Encontré pareja nueva, me casé y me embaracé. Con el embarazo me sacaron el VAlium, así que dormí lo más bien sin pastillas.

La lectura de Freud cada día me gustaba más, y estaba empezando a rever lo que decía Bunge. La formulación del aparato psíquico, el inconsciente, la idea del malestar en la cultura, el moisés y el monoteísmo empezaron a formar parte de mi oxígeno cultural más que ninguna otra cosa en la vida. La obra de Freud es colosal y fundadora de tantas cosas importantes para la modernidad que ignorarlo es perderse de lo mejor.

Claro que la "terapéutica" para la "cura" de la neurosis, yo creo que Freud la inventó para sacarle la plata a las histéricas ricas de Europa, porque el hombre de algo tenía que vivir. Y que el psiconállisis aplicado como terapia a una ingenua como era yo, que no participa de la experiencia por su propia convicción, que es enviada a terapia por derivación de otro médico, resulta un negocio vil y bastardo.

Pero no había sido el psicoanálisis lo que me había hecho tan mal, sino la química devenida de la verdadera Ciencia, porque mi psicoanalista era psiquiatra, y me estaba matando con las drogas, no con Freud. Así que llegué a la conclusión de que Bunge me salvó de sus propios amigos, Bunge me salvó de la Ciencia Química manejada por la ilustre psiquiatría, no del Psicoanálisis que no mata a nadie.

Cuando me dí cuenta de eso, empecé a atar cabos de cuántos suicidios todos conocemos de gente que está en tratamiento psiquiátrico, de cuántas personas conocemos que entraron a tomar pastillas y no se recuperaron más. Por eso digo que Bunge me vendió la palmeta para aplastar la química medicamentosa del cerebro, no al Psicoanálisis como él intentó desde el diario.

Apéndice

La química del cerebro es un conocimiento tan oscuro como no existe otra cosa en el maravilloso mundo de la química medicinal. Se sabe muy poco del cerebro, y menos aún del efecto que hacen los medicamentos.

Hace poquísimo tiempo, después de toda mi convicción, volví a caer en la ingenuidad, por amor a la Ciencia. Me enteré de que por fin habían descubierto una droga contra el tabaquismo, que era "específica". Se llama Bupropión. El médico que la implementa es un cardiólogo de la Fundación Favaloro. El hombre es contratado por empresas para hacer que sus empleados dejen de fumar. La ley obliga a las empresas a proporcionar este servicio a sus empleados. Fui a verlo. Le conté mi historia con los medicamentos para el cerebro. Me aseguró que esto era cosa seria, que la serotonina, que los inhibidores, y me regaló el Bupropión.

Llegué a casa y busqué en Internet. Pero no es tan fácil saber la verdad. Es necesario conocer el nombre comercial del medicamento, e ir a la página del laboratorio que lo fabrica, y aún después, buscar en los links que informan al profesional, porque para el paciente, tienen una versión más optimista que para el profesional.

En fin, después de largas listas de posibles efectos secundarios graves, encontré que el laboratorio asevera no saber realmente el modo por el cual opera el Bupropión. Se sabe que el tabaquismo produce un estado de placer que se supone que imitaría el Bupropión, y que serviría como sustitutivo del tabaco.


Con las drogas aplicadas al cerebro, los científicos sólo pueden provocar estados anímicos. Los resultados y las conclusiones de hacer eso, las obtienen con pruebas estadisticas en humanos que se prestan a esas prácticas, seguramente por ser pobres. Toman un grupo de gente, a unos les aplican un placebo y a otros la droga. Y los siguen por un tiempo anotando cuáles son los efectos.

Esta es la dirección de Internet donde encontré las especificaciones del bubropión:



http://www.odranal.com.ar/profesionales/index.html

Aquí copié y pegué las palabras exactas que siguen:

Si bien el exacto mecanismo de la acción del cese del hábito tabáquico no está aclarado, se piensa que es mediado por los efectos noradrenérgico y/o dopaminérgicos.
Eva Row

30 comentarios:

Ulschmidt dijo...

Qué historia, Eva! Ahora comprendo un tanto más aquellas discusiónes sobre psicoanálisis que le escuché antes.
No hay que tomar nada en lo posible, tiene razón. Salvo vino, claro.

Eva Row dijo...

gracias ulschmidt

carlos dijo...

muy buen post, Eva.

Charlie Boyle dijo...

Eva. Me acordaba de este post y no sabía donde lo había leído, por suerte lo encontré, usted casi postea en cualquier lado.
Me acordé porque odio a Pinti, no por gordo, por que escupa, no por anteojudo, no por desagradable, no por maricón. Lo odio porque reta, nos reta y nos insulta siempre. Somos unos inútiles, todosgronchos, quintomundistas, un asco. El habla en primer persona del plural para no ser tan petulante, pero en el fondo es un perverso que insiste en atormentarnos con su insultorragia.
Lo odio tanto que cuando a la mañana aparece en el programa de Magdalena me indica que es hora de meterme en la ducha, de dejar definitivamente la cama, que el día se metió en mi pieza, que el enemigo Pinti acecha, y si no me levanto correré la misma suerte que la gazela que se duerme en la sabana africana o que el cocodrilo que lo hicieron cartera.
Pero el otro día, por eso me acordé de Ud y de este post pasó algo extraño. Volvía de la ducha y estaba Pinti con Magdalena, una tragedia del reloj. Y logré escuchar la cola de su comentario que voy a tratar de reproducir.
Hablaba sobre el tipo que se va de la casa, que se va nomás, sin miramientos, sin que le importe un caraja nada. Se va y listo.
En contraposición y para abrochar su comentario habló de cuando se piantaba la mujer. Decía que el hombre se quedaba desolado, y que en ese momento tomaba conciencia de lo que había despilfarrado durante tantos años, el compartir con la familia, el estar con los hijos, la tecnología del hogar, los lugares vacíos. Todo por salir de joda con sus amigotes, a bares y cafés, prostíbulos y copas, despreocupado por que “la mujer” le cuidaba las espaldas. Como trémulo finalle le mandó, y se queda allí llorando lo que no pudo conservar.
De acuerdo Ud deberá estar pensando que tiene razón, causa que comparte con mi mujer, la que me dice esto desde hace 22 años que son los que llevamos de casados y que comparten con 20 millones de argentinas.
A Ud mujeres les digo: está todo bien con su reclamo pero que venga Pinti a decírmelo, me pegó mal, muy mal, después de todo es un hombre y debería defender su gremio.
Se que pensará que es un comment muy machista pero quería compartirlo con Ud porque esta especie de eventos congelados que Ud. propone en el post que desencadenaron estos diabólicos pensamientos.
Ud. es la culpable y hágase cargo.
Un beso

ayjblog dijo...

Eva

rara vez paso por aca, de rebote, y, si me permite dos cosas
a) el post sobre las seudociencias me hizo reir
b) bah

Comandante Cansado dijo...

¡Qué buen post!

Eva Row dijo...

Muchas gracias Comandante Cansado, qué bueno recibir este comentario después de tanto tiempo de haber sido publicado!!!

Victor dijo...

Gracias Charlie Boyle, yo sabia que odiaba a Pinty, antes por gorila, porque esta con Magadalena Gorila Ruiz Guiñazu y no me alcanzaba ahora se que tambien lo odio porque es un gordo anteojudo desagradable que escupe y que es un maricón y ahora se que tambien lo odio porque reta, nos reta y nos insulta siempre. Somos unos inútiles, todosgronchos, quintomundistas, un asco de persona que se cree dueño de la verdad y que si no aceptas su criterio y su parecer es porque sos un burro que nada sabe...odio a Pinty y odio a todos los fanaticos de Pinty...

Mauri K dijo...

Te esta escribiendo el fundador de la Agrupacion Tolchokos, quienes en 1986 militamos por la instauracion del Martes 13 como Jornada Internacional de Lucha contra el Psicoanalisis.

Me pregunto si concoces la demoledora obra El Antiedipo. Descarto que si.Sino, anada corriendo a buscarlo, para mi fue como uan Biblia.

Ellos sostienen que Freud fue al principio un magnifico Colon, cuando descubre el inconsciente y la asociacion libre,pero un Al Capone hacia el final de su carrera, cuando descubre los numeroso agujeros que dejaba su teoria.
Dicen millones de cosas muy interesantes.

Maravillosos descubrir este articulo, lastima que no lo lei en su momento, pero veo que todavia hay comentarios.

Saludos al Comando Ortografico, que me tengan piedad, deciles que soy un soladado de la Real Academia.

Eva Row dijo...

¡Qué sorpresa por acá Mauri! Este es el post que más quiero, porque está lleno de recuerdos muy dolorosos.
Voy a buscar el libro.
NO te precupes que desde que empecé, me están encontrando a mí los errores, y yo que creía que no tengo errores, no lo puedo creer. Pero qué bien que me hace aprender!!!

Sujeto de la Historia dijo...

Eva:
Quien escribe esto es un psicoanalista que no se gana la vida con el Psicoanálisis, es decir, no hace la gran Freud con las histéricas...
Hablando del insigne viejo, tiene una definición de la cura verdaderamente maravillosa: "hacer de la miseria neurótica el infortunio corriente". ¿Por qué la defino como maravillosa ? porque es terriblemente contundente en cuanto a lo que -a mi hunilde criterio- no vas a encontrar en otros modos de concebir el sujeto: en su ética: No promete paraísos ni éxitos, no fabrica triunfadores que se lleven el mundo por delante; apenas te abre la puerta al infortunio corriente.
Casi nada, ¿no?
Un cordial saludo

Sujeto de la Historia dijo...

Eva:
Escribe un psicoanalista que no se gana la vida como tal, es decir, no le cabe hacer la Gran Freud con las histéricas.
Recuerdo una maravillosa definición de la cura, perteneciente al ilustre viejo:
"transformar la miseria neurótica en infortunio corriente". Lo maravilloso de esto es la ética que sostiene: no ofrece ser un triunfador,-uno de esos que se lleva el mundo por delante- No, solamente participar de la castración de que te quepa lo mismo que a todos. Esta es la ética (y por qué no, la épica) del sujeto, del sujeto con sus sujeciones, llegar a ese punto...
Un cordial saludo

Diego E. dijo...

¡Excelente post!

Aburrido en la web me encuentro con este post que se atreve con una de las vacas sagradas de la modernidad. ¡Las discusiones que habré tenido con estudiantes primero, y psicoanalistas después a lo largo de mi vida!. Admito que hay algo de revanchismo personal. Generalmente, quienes hacemos esto hemos sido golpeados de alguna manera por el psicoanálisis.

Y he llegado a coleccionar verdaderas joyas sobre el tema. Un deleuziano como Mauri K no podía dejar de mencionar El Antiedipo. Pero también hay jugosas charlas de Karl Popper (no muy querido en Humanidades, en general) pegándole al psicoanálisis por el lado de la (falta de) rigurosidad científica.

He llegado a tener discusiones sobre el sueño de los animales (un grupo de profesores me porfiaba que los animales no sueñan), para demostrarles que todo estaba agarrado con pinzas.

"Nuestra pobre mitología moderna", dijo Borges refiriéndose al psicoanálisis.

Pero la mejor definición, sin intentar ser un ataque, la dio Levi-Strauss: el psicoanálisis es el chamanismo moderno (no lo dijo así, dedicó todo un libro a decirlo). Y para eso sirve. Los pobres se confiesan con un cura. Las clases algo más pudientes, se psicoanalizan y, los más, van confiando de a poco en algún amigo cercano.

Hablar nos hace bien. Ese es el gran descubrimiento de Freud.

Por otra parte, el viejo era brillante sin duda. Lo que hace con Moisés a partir de una canción de la propia nana de Freud, para intuir que Moisés era un sacerdote de Akenaton, es asombroso. Ochenta años después, Ahmed Osmad publicaría un libro revolucionario: Moisés, Faraón de Egipto, donde demuestra que es mucho más probable que Moisés fuera el propio Akenatón.

Y ya que estamos recomendando libros, un anti-libro de autoayuda: El mito de Sísifo, de Albert Camus.

Diego E. dijo...

Me entusiasmé con los libros y olvidé mencionar lo que en definitiva es el tema del post: medicar para alterar la química cerebral me parece tan inmoral como irresponsable, en general.

Sin embargo, conozco al menos un caso de un depresivo que dice estar mejor con sus medicamentos, por lo que creo que lo más responsable sería poner esos medicamentos a disposición del paciente, y que éste decida si percibe una mejoría o no. Pero siempre aclarándole que los efectos buscados pueden no ser los realmente obtenidos.

Eva Row dijo...

Sujeto de la Historia,
Encontré este comentario que no había visto: la definición es extraordinaria y sobre todo la ética del objetivo, que como decís es diferente a otras promesas de máxima que se hacen en todas las ofertas.
Pero que acá la modestia tiene algo de "trampa" en la cuestión de la humildad: el objetivo no es nada pequeño ¿no te parece?

Eva Row dijo...

Diego E,
Tengo muchas cosas en contra del psicoanálisis como terapéutica, pero la formulación de Freud sobre el aparato psíquico es una revolución de la cual no pueden prescidir ni siquiera los más antagónicos como Bunge que nunca lo reconoce. El inconsciente es una realidad palpable, funciona, se ve todo el tiempo como el inconsciente aparece en los actos fallidos manifestando el deseo que se quiere ocultar. Como dijo Dromi: nada de lo que deba ser del Estado permanecerá en manos del Estado...
La teoría de la represión de los instintos en la formación de la cultura, de la prohibición del incesto, es clara como el agua.
Pero además, la otra cara del psicoanálisis es la química del cerebro o las terapias conductistas que también se basan en el inconsciente.
Lo que me estaba haciendo mal eran las pastillas, no el psicoanálisis, eso es lo que quiero decir. Gracias a Bunge al psicoanalista, pero en realidad lo que me hizo bien fue largar al pastillero, que era la misma persona. Fue una carambola.

Sil dijo...

Hola Eva: mucho gusto: creo haber estudiado algo de psicología, de hecho trabajo en eso, y digo creo haber estudiado algo porque uno nunca termina de aprender. Nadie tiene en psicología la verdad absoluta, porque en psicología las cosas no se suceden como una recta numérica, o sea: 2+2 nunca son 4.. Porque somos personas diferentes y porque somos sujetos bio-psicosociales e históricos. Tenemos una historia de vida diferente y los diferentes hechos causales de nuestras vidas no se establecen iguales en todos los sujetos, porque somos diferentes y diferentes han sido nuestras historias de vida.
He entendido muy bien su artículo en que el problema no era el psicoanálisis sino las pastillas. Yo en eso creo estar más cerca de David Cooper en el tema de la antipsiquiatría, o lo que es hoy por hoy Thomas Szasz (El mito de la enfermedad mental y La fabricación de la locura: un estudio comparativo de la inquisición con el movimiento de salud mental), pero eso tampoco me alcanza a la hora de estar frente a frente con un paciente, porque tanto Cooper como Szasz son muy radicales y eso tampoco es muy bueno que digamos, pero es algo como para empezar a repensar el tema.
El psicoanálisis (que muchos le temen como al malo de la película) es un INSTRUMENTO nada más, que le ayuda al sujeto a conocerse más a si mismo y administra una cuota más a su vida de creatividad. El mismo sujeto, la persona en análisis, va encontrando los nudos que tiene en su vida y va viendo la forma de desatarlos y el analista o el psicoanalista va orientando esa búsqueda del camino que lo llevará a desatar ese conflicto.
Por otra parte creo que la medicación en algunos casos es necesaria en un primer momento. Se medica para "cortar con el sufrimiento" y así se prepara a la persona para que se pueda trabajar con sus asociaciones libres y que no esté tan angustiada. NO hay necesidad de medicarlo de por vida ni de hacerle lobotomías.. Todo depende de los casos por supuesto.
El paciente no sabe nada del Edipo, del narcisismo, de las pulsiones de muerte o de vida y de todas la organización de la primera o de la segunda tópica ni de sus instancias. No tiene porqué saberlo, eso es parte de la teoría que la tenemos que tener nosotros (los trabajadores de la salud) como marco teórico referencial, pero al paciente saberse todos los libros de la obra de Freud no le va a resolver el conflicto.
Bien, espero haber aportado algo al debate.
Me interesa mucho su blog y de hecho estoy suscripta a el.
Un abrazo desde Menorca...Sil

Anónimo dijo...

Bunge es un tipo muy lúcido pero puede llegar a ponerse obtuso. Se puede coincidir sin mucho esfuerzo con su crítica al psicoanalísis en tanto pseudociencia (v. Seudociencia e ideología), aunque se pone francamente infantil cuando ataca a Kuhn o hace gráficos como los del libro mencionado, risibles incluso.
El status de ciencia del psicoanálisis resulta muy discutible y llegar a las mismas conclusiones que Bunge no es difícil, pero por caminos muy diferentes, alejados de su cerrazón y su convicción de que hay LA verdad a la que se llega por una única vía: la de la ciencia según su criterio de lo científico.
Con todo, mejor no tomar bupropion :D

Eva Row dijo...

Gracias Sil,
Yo no tenía nada tan grave, ni siquiera una depresión, y no tenía problemas para dormir. TEnía tristeza por la confusión, pero iba todos los días a trabajar y llevaba adelante mi vida. El asunto es que cuando miro para atrás y analizo lo que hizo este hombre conmigo pienso que no tiene perdón. No tenía por que darme tantos medicamentos que terminaron trayéndome insomnio.

Gabriel Artaza dijo...

2 Comentarios:
1) En cuanto al comentario de Mauri K sobre "El antiedipo" de Deleuze y Guatarri, te comento que es un libro que propone un análisis de lo social y político, es un delirio, pensar con nociones teóricas (como esquizofrenia) y hacer una lectura de lo social y político para luego volver, supuestamente, a lo terapéutico. Deleuze y Guatarri NUNCA ATENDIERON UN PACIENTE. Lo que proponen es una estafa y un delirio para gente que no sabe nada y se compra la primera pelotudez que circule contra el psicoanálisis.

2) El psicoanálisis lacaniano no es una terapeútica como las demás. No se trata solamente de hablar y del efecto catártico que existe por esto. El psicoanálisis, ya desde Freud, apunta a la sustancia de "goce" que hay en todo sujeto y a modificar su posición de goce que determina su vida. Lo que quiero marcar es que el psicoanálisis NO ES UNA VERSIÓN DE LA PSICOLOGÍA. El neo conductismo es una psicología científica como el cognitivismo. Al Psicoanálisis no le interesa ser una ciencia al modo de lo que plantean tipos como Bunge o Popper, unos entre miles de epistemologos, que hay muchos y mucho más interesantes.

Barilochense dijo...

Yo comparto la critica de Bunge al psicoanalisis y me gusta leer a Bunge. Su último libro, Emergencia y Convergencia esta lleno de puntos de vista que a para mi escasa sapiencia son originales.

Pero me gusta mas Bunge cuando afirma, cuando da su vision, que cuando critica la de otros.

Es que muchas veces (demasiadas) Bunge presenta una caricatura de lo que dice criticar y hace mierda la caricatura pero lo que supuestemente critica no es lo criticado realmente!. Creo que es un caso de lo que se conoce como Falacia del Hombre de Paja.

Alberto Sladogna dijo...

Estimada Eva: disculpa llego tarde al dialogo que genera tu texto respecto del psicoanálisis, las pastillas, Freud y el Sr. Bunge.
Te digo algo:en marzo inció de la dictadura secuestraron a mi analista, luego me fueron a buscar al trabajo y safe. Estaba en riesgo, y debía decidir qué hacer, estaba inquieto por una hija pequeña (5 años) de un matrimonio anterior, consulte a un analista,luego decidí irme, tomar otra nacionalidad -ahora tengo 3-,estuve 33 años fuera, decidí volver el día que vi a un Flaco bajar los cuadros y luego dio un discurso a las FFAA donde ese "Flaco" les dijo "que no les temía". Entonces decidí regresar a mi país, aquí estoy soy psicoanalista y quizás me gustaría estudiar cómo el neoliberalismo opero en nuestra concepciones, incluidas las curas. No se si a ti y a tu blog de "La cosa y la causa" puede ser de interés.
Posdata:Si los EEUU se interesan en la 2salud física" e incluso hasta la "mental" de Cristina, nuestra presidente. Creo que tienen razón:Es una incógnita cómo ella soporta la barbarie civilizada que se pretende imponerle, entre otras cosas, so-pretexto de que sería una mujer. Un saludo

Eva Row dijo...

Alberto,
Por casualidad descubro tu comentario. Porque vengo a ver este post en respuesta a un médico que me tira la bronca porque dice que le falto el respeto a la medicina siendo una ignorante. Acá descubro tu comentario y quiero responderlo. Claro que me interesaría muchísimo tener los resultados de un estudio sobre cómo operó el neoliberalismo, ojalá puedas contar conmigo para divulgar lo que esté en tus manos concluir.
Muy bueno lo que decís al final del interés de los EEUU sobre la salud mental de la presidenta.

ariel dijo...

Bunge me interesa, aún en mi condición de neófito, porque me ayuda a evitar caer en las garras del pseudocientificismo.
Con respecto al "médico que te tira la bronca"... leí tu respuesta, Eva, y no puedo calificarla de "genial", porque el término se queda corta. En mi profesión también existen los "cuidadores de quintitas", que (en lugar de difundir el conocimiento) intentan mantenerlo preso...

Anónimo dijo...

Querida Eva: conozco gente a quien le ha sucedido lo mismo que a vos. Creo que el interés de los laboratorios es muy fuerte. Creo que nuestra facultad de medicina tiene una formación muy academicista. También creo que muchos psiquiatras están convencidos que con sus remedios pueden curar el padecimiento de sus pacientes. El psicoanálisis no es una ciencia, es una teoría de lo simbólico. Y opera. Modifica la posición de goce del sujeto del inconciente: el genio de Freud. ¿Cómo alguien pudo descubrir algo como el deseo inconciente y describir y explicar su funcionamiento!Maravilloso. Antes de elegir un profesional hay que ver a quién va una a consultar. Un beso

Beatríz dijo...

Eva, hace poco descubrí tu blog, por un comentario de otros, y estoy leyendo todo. Cuanto más leo, más me gusta. Gracias

HORACIO FONTOVA dijo...

Qué perfecta la analogía de la palmeta, Eva! Qué bien escribís, conchitumá!
Hace tiempo Gaby y yo probamos con el bubropión. Pero nuestros cinco gatos cada día huelen más a tabaco!!!
Besos!

Rita dijo...

¡Qué buena historia Eva!Leí también los comentarios y no estoy de acuerdo con Sil que dice que el médico receta los medicamentos para evitar el dolor del paciente y liberarlo de modo que pueda hacer asociaciones libres. Definitivamente creo que los medicamentos que actuan sobre el cerebro sólo tapan síntomas en el mejor de los casos, cuando no desajustan procesos y mecanismos que antes de tomarlos funcionaban bien.
A riesgo de parecer una ignorante, nunca creí en eso de que sos de determinada manera por haber tomado de la teta izquierda, mas que de la derecha de tu madre.
Tengo un hijo que es la tercera vez que padece un tumor cerebral, ¿Cómo no angustiarme? ¿Cómo no deprimirme a veces? El dolor llega en determinados momentos de la vida, y cada cual lo afronta como puede, pero sin dudas más que el determinante de la crianza, de la relación padre-hijo, y de todas las explicaciones freudianas que existen (con algunas puedo acordar mas o menos), creo que el dolor, la confusión la angustia es crecimiento. Se crece, se aprende con el dolor. La psicología debería ayudarnos a transitar ese sufrimiento, en el aquí y ahora, y creo que en realidad lo único que hacen ese tipo de terapias es buscar explicaciones.
Por experiencia digo que no tiene explicación por ejemplo una grave enfermedad como la de mi hijo, pero por suerte encontré un PROFESIONAL que es psiquiatra y psicólogo (como el tuyo) que jamás me medicó, que me dijo algunas pocas cosas como para pensar y repensar, y que me sirvieron como herramientas, no para superar la angustia, sino para sobrellevarla con dignidad y hacer del dolor un aprendizaje.

Andrés Cabeza dijo...

Hola, Eva. He leído tu texto. Me parece que es un relato auténtico y sentido, y está escrito con buenas intenciones, pero creo que a partir de una experiencia seguramente cierta llega a conclusiones confusas o equivocadas. Lo detallo:
1. Es cierto que los medicamentos tienen efectos secundarios indeseables; es cierto que se conoce poco acerca del cerebro; es cierto que frecuentemente se conoce poco acerca de los efectos secundarios de los medicamentos; incluso es cierto que hay médicos que recetan un poco “al tuntún”, agravando problemas previos o creando problemas nuevos (el exceso de medicación puede ser tan grave como la falta de medicación). Pero de ahí no se sigue que tenemos que estar en contra de los medicamentos, ni mucho menos en contra de la ciencia. Esa conclusión es equivocada. La única solución para una ciencia mala o no muy buena es una ciencia mejor. Lo ideal, de todos modos, es prescindir en lo posible de medicamentos.
2. Es cierto que los medicamentos tienen efectos secundarios, etc., etc.; o sea, lo que dije más arriba. Pero de ahí no se sigue que tenemos que apoyar el psicoanálisis. Ésa es otra conclusión equivocada. El psicoanálisis ha sido cuestionado durante décadas debido a su carácter no científico, y no sólo por Mario Bunge (que en ese punto no es nada original), sino por multitud de teóricos y científicos. Actualmente está siendo abandonado en todo el mundo, salvo en Argentina, donde sigue fuerte.
3. Es cierto que los medicamentos tienen efectos secundarios, etc., etc. Pero de ahí no se sigue que Mario Bunge está equivocado. Mario Bunge ha escrito cosas complejas y profundas sobre temas muy variados (semántica, ontología, física, sociología, psicología, ética, política), y además ha dado y sigue dando muchas entrevistas que habitualmente (o previsiblemente, diría yo) son calificadas de “polémicas”. Sugiero no guiarse por sus entrevistas sino por sus libros. Es más difícil, pero vale la pena.

Un saludo, y felicitaciones por tu blog.

Uno mas del monton dijo...

Llegué de casualidad y qería comentar que con respecto a los medicamentos estas totalmente eqivocada. Si bien es dificil encontrar el adecuado, y generalmente este es caro, la vida de un paciente psiquiátrico con una verdadera enfermedad, no una qe trataría un psicoanalista; estoy hablando de esquizofrenia en mi caso personal sería un tormento. Los medicamentos son milagrosos

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...