Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

29 de abril de 2011

SOY UNA MUJER EN RIESGO Y NO PUEDO HACER NADA

La Argentina ocupa el cuarto lugar entre países de América Latina por la cantidad de femicidios cometidos por violencia de género, dijeron organizaciones que realizaron una movilización en el centro porteño para reclamar políticas públicas contra ese tipo de crímenes, cuando fueron 260 las víctimas mortales en 2010.

Soy una mujer en riesgo, y no puedo hacer nada. Esas fueron sus palabras, ayer en la óptica. Cuando se fue, me envió por mail la invitación a la Feria del Libro para este domingo, donde hace la presentación de su libro.

Ella y el marido son dos intelectuales conocidos en el ambiente. Nadie sabe el drama que viven en su matrimonio. Ella dice que él puede terminar matándola. Que hizo lo que pudo pero no hay forma.

Tienen una gran afinidad intelectual. Parecen una pareja maravillosa. Todo el que los conoce los estima. A cada uno de los dos por razones propias. Elaboran juntos los asuntos que necesitan comentarse. El aporta su enorme conocimiento de una cultura general pocas veces vista. Ella su aptitud literaria, su capacidad de análisis y su criterio. Ella lo admira en su trabajo. El la apoya y la ayuda en el suyo.

Es el segundo matrimonio de los dos. Los dos tienen hijos que viven solos, pero ninguno en común. Hasta podría decirse que en el fondo subsiste un amor enrevesado, pero sin sexo hace rato. Siendo el sexo un asunto de dos, él, que entiende de psicoanálisis, la acusa a ella de haber terminado la vida sexual. Ella dice que nunca se negó, sólo que no se le despierta más el deseo, y no se siente culpable por eso, sino más bien víctima de la situación, pero nunca se quejaría a él por eso. En cambio él sí se da el gusto de culpabilizarla, según ella, sólo para hacerla sentir culpable.

La pareja vive una violencia intermitente, mechada de períodos de paz. De pronto surge un enfrentamiento. Ella dice que viven discutiendo diferencias conceptuales y política, tanto como cuestiones domésticas, pero no sabe cómo de repente él estalla. Que no sabe por qué él estalla. Que no sabe qué hace a la diferencia entre discutir normalmente o armarse entre ellos una escena de locura.

Las escenas violentas las protagoniza el marido. Grita: sobre todo, grita. Mientras ella le pide que se calme por favor, rogándole que no grite. El rompe objetos contra el piso. Patea sillas. Le tira todo lo que tiene arriba del escritorio arrasando con el brazo. Ella dice que en ese momento le pide perdón de cualquier cosa y se asume culpable de lo que él quiera con tal de calmarlo.

¿Y los vecinos no escuchan? le pregunté. No se meten, me dijo. Ni el portero quiere meterse. Los gritos que salen del departamento son atroces, dice ella. Todos deben escuchar. Pero nadie quiere meterse. A veces deseo que alguien llame a la Policía. Pero nadie lo hace.

¿Y no se trataron? le pregunté. Sí, me contestó, fuimos a un psiquiatra, una sola vez. El tuvo un estallido frente al psiquiatra. El psiquiatra trató de hacerle entender que su reacción era desmesurada en relación al asunto que se trataba, pero no consiguió nada, siguió enfurecido. El no quiso volver. Ella fue sola a ver al psiquiatra después de eso. El psiquiatra le dijo que no podía hacer nada si él no quería volver. Ella le preguntó qué tenía que hacer frente a esos estallidos. Le contestó "no puedo aconsejarla si él no quiere tratarse."

¿Por qué no hacés una denuncia a la Policía por mal trato psicológico? le dije. Ya fui la Policía, me contestó. Pero lo que te ofrecen es la separación por la fuerza. No te ofrecen ninguna otra alternativa. Y yo no puedo separarme. Primero por la situación económica en la que quedaríamos ambos, totalmente destruídos, totalmente. El sobre todo, quedaría en la ruina. Con su entrada de monotributista no le alcanza para mantener una casa solo. Y segundo porque estoy segura de que tiene que haber alguna instancia que lo amenace lo suficiente como para evitar esas escenas de terror y nerviosismo extremo, que en cualquier momento terminan en la muerte de alguno de los dos. A veces pienso que yo también puedo enloquecer y perder el dominio, en medio del terror que padezco.

¿Y qué pasó cuando fuiste a la Policía? le pregunté. Mirá, me contestó, ese día él estalló en el supermercado. Llegó al supermercado cuando yo había cargado el changuito casi hasta el último peso que tenía en la billetera. Y empezó a comprar más cosas y agregarlas al changuito. Entonces yo le hice la pregunta que disparó la locura: ¿vos tenés plata? Se lo dije con fastidio, porque sabía que él no tenía plata, ya que todo el dinero que ganó en ese mes se había destinado a los gastos fijos. Fue suficiente para empezar a hacerme esas escenas de violencia. Consideró que lo estaba humillando por no tener dinero en el bolsillo.

Desgraciadamente el supermercado estaba medio vació, continuó. No gritaba, pero me azuzaba con el cuerpo y con una cara monstruosa, insultándome. Un hombre entró a la góndola, pero al ver eso, se fue inmediatamente, como escapando. Entonces me puse en la cola de la caja para pagar. El estaba a mi lado enfurecido, pechándome, y yo tomé mi celular para llamar a la Policía. El me lo arrebató con violencia de las manos. Yo grité que me devuelva el celular. Nadie de los de la cola se inmutó. El salió a la puerta a esperarme, enfurecido y con mi celular.

Esa vez decidí que no ocultaría más mi drama - continuó - estaba aterrorizada. Le grité en la calle que me devolviera el celular y salió para casa con el celular, sabiendo que yo no tenía más remedio que subir, y que ahí me tendría cautiva para hacerme padecer de las suyas con sus gritos y escenas. Pero yo me fui en taxi con todas las bolsas del supermercado a la Comisaría. Con tanto pánico y nervios, y vergüenza, que al bajarme del taxi olvidé el llavero con las llaves de mi casa.

En la Comisaría me ofrecieron hacer la denuncia al Juez. Yo me negué. Les pedí sólo que me acompañaran, para calmarlo y para que sirva de amenaza a su comportamiento, para la próxima vez sí hacer en serio la denuncia y terminar con esto. Pero ahora yo no tenía las llaves de mi casa, y él me esperaba enfurecido habiéndome arrebatado el celular. Sin el celular no hubiera podido ni llamar a mis hijos en auxilio. La Policía me acompañó, aunque me dijeron que eso no es regular. Llamaron a un psiquiatra que lo revisó. El se había calmado, porque los arrebatos le duran un tiempo y luego se calma. como si nada hubiera pasado. El psiquiatra no consideró que en ese momento fuera peligroso. La Policía se retiró habiendo hecho un expediente bastante largo.

Y todo se calmó. Pero la experiencia no le sirvió, y volvió a estallar varias veces. En particular ayer, porque lo interrumpí en su trabajo para pedirle que ponga una lamparita que se había quemado. Parece que el trabajo le salió mal porque yo lo interrumpí, y tenía que entregarlo urgente. Sé que tengo que separarme, sé que tengo que ir a la Comisaría a hacer la denuncia y terminar de una vez, y que no me importe nada su destino. Pero sé que está enfermo, que es una buena persona, que me ayuda y lo necesito. No sé. No sé.

¿Y qué dicen tus hijos? le pregunté. Que me separe. Pero les molesta el asunto. Lo escuchan con desagrado. Ellos hacen su vida. Y yo no quiero molestarlos, así que no están enterados de la mayor parte de los estallidos. Siempre digo que está todo bien, cuando me preguntan cómo va la cosa.

Así terminó el cuento. El domingo me voy a encontrar con los dos. Porque él la acompaña a todos lados.

Leer completo...

23 de abril de 2011

KIRCHNERISMO: PERONISMO CON VALORES REPUBLICANOS

El peronismo con valores republicanos es posible: se llama kirchnerismo.

Entre los últimos comentarios del post anterior, hay uno que me inquieta y es el siguiente:

LAMENTO EVA QUE NO TENGAS HISTORIA EN EL PERONISMO, SI FUERA ASÍ NO TE COSTARÍA TANTO ENTENDER QUE EN ESTE ESPACIO ALGUNOS SOMOS PRIMERO PERONISTAS Y HOY KIRCHNERISTAS

El comentario anónimo me invita a darme cuenta de que mi falta de historia en el peronismo me impide comprender que se proteja a Horacio González. Y yo le digo que no me falta nada para entender, porque desde la izquierda, de donde vengo por el puente tendido por Néstor Kirchner para ingresar al kirchnerismo, también se entiende que haya que cuidar a los compañeros. El peronismo no inventó ni al movimiento obrero ni al sindicalismo ni a los enemigos. La lucha del movimiento obrero tiene algunos años más que el peronismo.

El dirigente o representante de una organización social en conflicto con un poder mayor o hegemónico, será sistemáticamente acusado, o simplemente denostado en forma individual, en su vida pública o privada, como táctica para menoscabar el discurso de los objetivos de la organización, como estrategia para destruir la estructura que la sustenta. Por eso lo primero que tiene que hacer la organización es defender al atacado. Hay razones valiosas para evitar que la cabeza de un individuo arrastre con toda una estructura. Eso no significa que la organización haya renunciado a sostener los valores republicanos. Ni que los individuos hayan renunciado a los valores individuales.

No hay que tirar los valores republicanos a la basura, sólo hay que tirar a la basura la hipocresía de los republicanos.

En realidad, los que se llaman republicanos se llenan la boca de los valores de la República para traicionarlos. Los kirchneristas estamos llevando a la práctica los valores republicanos esforzándonos más de lo humanamente posible como jamás fueron practicados, con autenticidad y sin hipocresía. Por eso sacamos una Ley de Medios de lujo, que garantiza una auténtica LIBERTAD de EXPRESIÓN para todos, amigos y enemigos.

Para nosotros la LIBERTAD DE EXPRESIÓN es un valor verdadero. Para ellos es apenas una reivindicación utilitaria que no practican, sino que la usan de excusa, y abusan con armados sobre mentiras y calumnias, sólo para enfrentar al gobierno y defender su renta de privilegio.

Por eso Cristina llamó por teléfono a Horacio González para que retire la carta. Es porque ella está preocupada por que se garantice la LIBERTAD de EXPRESIÓN, que es un valor republicano, y nuestro.

Hay que aclarar que la Presidenta no dio de baja la carta de Horacio González por intento de censura. Conociéndolo, no pudo pensar esa intención. Pero la carta efectivamente puede entenderse como un intento de censura, o por lo menos tiene elementos para la confusión. Por eso la dio de baja. Aunque no tenga dudas sobre HG.

El caso de Horacio González es un caso menor, en el que no está complicado con ninguna acusación, sino con una denostación por presunto intento de censura. Pero esta denostación personal no tiene el efecto de arrastrar al gobierno, porque la Presidenta actuó indicando que se retire la carta.

Pero si la Presidenta no hubiera actuado como actuó, su gobierno estaría denostado por ataque a la LIBERTAD de EXPRESIÓN contra una figura extranjera que recibió el Premio Nobel. La operación de salvataje de la Presidenta está cerrada y fue exitosa porque salva al gobierno. Por lo tanto, no hay ningún riesgo en que hoy los medios hegemónicos señalen públicamente un defecto de Horacio González.

Por eso seguir defendiendo a Horacio González obsesivamente, pretender que el error no existió, reivindicar la carta, no es un acto en defensa del gobierno, ni del modelo, ni de Horacio González, y tiene el efecto contrario al que se pretende, se muestra como una práctica corporativa costumbrista.

Lo mejor es terminar con este asunto, lo más rapidamente posible, y olvidarlo. Un mal paso cualquiera da en la vida.


APÉNDICE

Anécdotas de virtudes republicanas:


Néstor Lavergne, autor del libro "Economía socialista en Cuba", que vivió en Cuba muchos años, me contó las virtudes republicanas del Ché Guevara que él vio personalmente. Se había cerrado una fábrica de cigarrillos, Néstor y el Ché estaba haciendo el balance del cierre, cuando uno de los ex-obreros le ofreció un cigarrillo de los últimos paquetes que quedaban en el stock. El Ché le ordenó que colocara ese paquete de nuevo en la estantería, junto con el cigarrillo que sacó de adentro, que eso pertenecía al pueblo cubano y ellos no debían aprovecharse de su situación ni para fumarse un solo cigarrillo.

Cuando los bolcheviques ingresaron al Palacio de Invierno del Zar, y creyeron que ahora eran propietarios individuales de los objetos, y se llenaron los bolsillos de cubiertos de plata y demás cosas que encontraban. Alguien fue corriendo a avisarle a Trostky que estaba en su oficina. Trotsky salió corriendo hacia las escaleras de la entrada y amenazó con las medidas más drásticas contra el que se lleve una sola cucharita del Palacio. Les dijo que esos objetos de lujo habían sido comprados con el sudor y la sangre del pueblo ruso.

Leer completo...

22 de abril de 2011

NO ESTOY DE ACUERDO EN LA OBSTINADA DEFENSA A HORACIO GONZALEZ

ESTAMOS VIENDO EN 6,7,8 una defensa obstinada de Horacio González, y eso no está bien. El público del programa ha sido educado por el mismo programa en observar los sesgos.

En el último programa de 6,7,8 se produjo un informe que remitía al programa de TN "A dos voces" (ahora sin Gustavo Sylvestre), donde Horacio González y Federico Andahazi debatieron muy civilizadamente. En los primeros diez minutos del video de TN (que podés ver acá abajo), Andahazi argumenta impecablemente contra la carta de González, quien hace equilibrio en un columpio, o semeja un jugador de tenis que recibe tiradas de pelotas, también usa el humor y la destreza para "zafar".

Corresponde decir que en el resto del programa, Horacio González interrumpe constantemente a Andahazi quien todo el tiempo intenta meter un bocado, hasta que al final lo consigue, y opina con bastante delicadeza. No acordamos con Andahazi en las razones de los dichos finales, pero su modo de pensar es respetable. En lo que sí acordamos con Andahazi es en que "el debate está perdido". Esta afirmación ha sido bien fundamentada por Andahazi, en el principio del programa de TN, pero en el informe de 6,7,8 de ayer, se la ridiculiza sin aportar los fundamentos con los que Andahazi la defiende.

Si querés ver el programa de TN acá está:




Las razones de por qué el debate está perdido son tan obvias, que por obvias cuesta trabajo volver sobre ellas. Alcanza con leer el párrafo de la carta, donde se "invita" a desplazar a Vargas Llosa de la inauguración de la Feria, y a reemplazarlo por un escritor argentino, considerando inconveniente de este modo, tanto el modo de pensar de Vargas Llosa como que sea un escritor extranjero, cosa que complica más aún a H.González.

"Lo invito a que reconsidere esta desafortunada invitación que ofende a un gran sector de la cultura argentina y que junto a las respectivas comisiones directivas de la Fundación El Libro determine que la conferencia de Vargas Llosa –que podríamos escuchar con respeto en la disidencia- se realice en el marco de la Feria pero al margen de su inauguración, y que para este evento inaugural, como es costumbre, se designe a un escritor argentino en condiciones de representar las diferentes corrientes artísticas y de ideas que se manifiestan hoy en la sociedad argentina."


El debate está perdido porque no hay ninguna duda de que H.González intentó censurar a Vargas Llosa, al presionar a la Feria del Libro para que lo silencie en la inauguración.

La categoría de intento de censura mediante presión, emerge de la autoridad oficial del firmante, de la "invitación" a cambiar lo decidido, no solamente desplazando a Vargas Llosa con el argumento de que "ofende" por sus ideas, sino que además ofendería por su origen extranjero, cosa que es incomprensible, intolerable, e imperdonable en un intelectual que lidera su sector.

Fue la intervención de la Presidenta lo que derrumbó el acto de intento de censura mediante presión de González; no fue que González retirara la carta, ni que pidiera disculpas.

Pero a pesar de estar todo tan claro y ser tan lamentable, desde el kirchnerismo se está intentando salvar lo insalvable. Y no estamos de acuerdo con esto. Horacio González , después de cumplir el pedido de la Presidenta, debió haber puesto en manos de ella su renuncia, y la Presidenta haber considerado no aceptarla. De tal modo se hubiera podido poner un manto de piedad sobre el tema silenciándolo, en lugar de concurrir a debates sobre este asunto. Así debió haber sucedido, en lugar de estar González sosteniéndose en incoherencias que no resisten la inteligencia más sencilla.

En el programa 6,7,8 del 3 de marzo de 2011, es donde se ofreció el temprano y mayor esclarecimiento sobre el asunto, en la magnífica exposición de Martín Kohan, que se puede escuchar a partir del minuto 22:49 del video de abajo. También en ese programa se aporta el interesante pensamiento de Mempo Giardinelli y de Martín Caparrós.

Pero en el último programa, sólo apareció la defensa irrestricta de González, como si no hubiera existido este programa anterior con las inobjetables declaraciones de Kohan.

¿Por qué hacer eso? ¿Para qué? Si la Presidenta, gracias a este episodio lamentable, hasta tuvo la ocasión fortuita de enaltecerse ante Vargas Llosa, quien se vio forzado a admitir la voluntad de libertad de expresión de la Presidenta y tan sólo quedarse con la protesta devaluada contra un individuo que además de haber sido llamado a la atención, fue obligado a pedir disculpas.

No quisiera ver de nuevo nada más respecto a la cuestión Horacio González, que parece morir de inanición. La mayor inteligencia sería cambiar de página. Eso sí, me gustaría debatir qué es lo que le pasó a H.González. Pero no creo que suceda.




Leer completo...

18 de abril de 2011

La pata judicial de la Dictadura - Partícipe necesario

¿Qué hacían Sus Señorías ante secuestros, torturas y desapariciones o cuando recibían un hábeas corpus? y ¿qué hacen en la actualidad si les toca juzgar aquellos hechos?

Art. 45.- Los que tomasen parte en la ejecución del hecho o prestasen al autor o autores un auxilio o cooperación sin los cuales no habría podido cometerse, tendrán la pena establecida para el delito.

Llegó la hora de juzgar a los Jueces de la Dictadura, como partícipes necesarios de las desapariciones y la entrega de bebés con documentación forzosamente falsa.

Por el pacto de Olivos de 1993 se hace la reforma constitucional de 1994, por la que se crea el Consejo de la Magistratura y el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, que presiden el presidente y el vice de la Corte.

El Consejo de la Magistratura tiene una Comisión de Disciplina y Acusación que se ocupa de dar curso o descartar el inicio del juicio político a un juez.

Hace dos semanas, el Consejo de la Magistratura creó una subcomisión dentro de la Comisión de Disciplina y Acusación, para investigar la complicidad de los jueces durante la dictadura, y la disposición y celeridad para juzgar a los represores después de la dictadura.

Hay más de veinte jueces, algunos camaristas, con pedido de trámite de juicio político.

Aunque subsisten ciertas resistencias corporativas, para la mayoría de los miembros del Consejo –que tiene la facultad de promover la destitución de magistrados– hoy importa y mucho qué hacían Sus Señorías ante secuestros, torturas y desapariciones o cuando recibían un hábeas corpus, y qué hacen en la actualidad si les toca juzgar aquellos hechos.

Extractado de Página/12

Leer completo...

16 de abril de 2011

HISTORIA DE UNA IDENTIDAD PROGRESISTA QUE SE SUMA AL PERONISMO A TRAVÉS DE NÉSTOR KIRCHNER

Pido perdón por no ser de cuna peronista:

Eramos estudiantes universitarios en la década del 60. Vivíamos en los "cien barrios porteños" de la Capital Federal. Nuestros padres no eran profesionales ni fueron obreros ni empleados agremiados o sindicalizados. Muchos eran inmigrantes de primera o segunda generación. Eran comerciantes minoristas o de oficios varios, por cuenta propia, cosa que era muy sencilla de hacer en esa época. Casi todos los locales de comercio tenían vivienda, y cualquiera se ponía un comercio con facilidad. En todos los barrios había, en cada manzana un almacén de gallego, o más de uno. Lo mismo la verdulería del tano. Y en la Avenida principal estaban las tiendas de ropa, mercería, casa de fotografía, tintorería, librería y juguetería, zapatería, y estaban las panaderías con horno propio, una cada dos cuadras o tres, donde se horneaba todos los días gran cantidad de pan y facturas, y los domingos también horneaban una bandeja que las señoras llevaban con un pollo con papas o asado de carne para cocinar, y la llevaban caliente a su casa. Todo estaba cerca, porque había miles y miles de pequeños comercios distribuídos por los barrios de toda la ciudad. Ahí estaban nuestros padres, y en las viviendas que seguían al local, estábamos nosotros, medio apretados, la verdad.

Los profesionales del barrio eran de otra raigambre, se les tenía un gran respeto, porque eran doctores. Farmacias y consultorios médicos de todas las especialidades había en todos los barrios. Los consultorios particulares estaban llenos de pacientes que pagaban la consulta, y los médicos del barrio venían a las casas a visitar a los enfermos, en cualquier hora del día o de la noche. Los compañeros de la facultad con padres profesionales, que habían sido universitarios durante el peronismo, es muy probable que hayan sido gorilas, y socios de la "Libertadora" en el 55, pero los hijos no lo andaban contando.

Nuestra cuna no era ni peronista ni gorila. Si teníamos alguna influencia paterna en la ideología, seguro que era de izquierda, viniendo ellos de Europa y siendo gente humilde. Si hago una lista con todos los vecinos que vivían en mi cuadra cortita de Córdoba al 6500, en la desembocadura sobre Federico Lacroze, de una esquina a la otra, en los años posteriores al 55, puedo dar un muestreo del origen paterno de los estudiantes universitarios que había en mi cuadra.

Primero Don Rodolfo el bicicletero, que vino de Eslovenia con Doña María y tuvieron tres hijos que estudiaban en la Universidad. Le seguía el ferretero Don Tito que vino de Italia y tenía a la familia en otro barrio. Lo seguía Don Antonio el zapatero remendón, que vino de España con Doña Inés, y tuvieron un hijo "Toñito", que aprendió el oficio de zapatero. Luego venía el sillero que vivía solo, separado, mujeriego, y nadie le daba bolilla en el barrio, nacido en San Luis. Seguíamos nosotros con el negocio de Lonas, Toldos y Colchones. Mis padres vinieron de Polonia, y somos tres hijos que llegamos a la Universidad. Seguía Don Froilán Benito, hijo de italianos, cuyos padres pusieron ahí la fábrica de asientos para inodoros Benito Hermanos y Cía, fábrica que Froilán dirigía junto a su hermano, porque la habían heredado. El no tenía hijos pero su hermano sí, y estudiaban medicina y arquitectura. Los seguía la casa del tano "Gaetti" que hablaba en cocoliche, y que había tallado a mano las butacas del Congreso. Su hijo, el Dr. Gaetti, ya era un médico exitoso, y se había traído de Italia al primo pobre que se llamaba Remo, para hacerlo estudiar medicina en Buenos Aires. Remo se recibió de médico y se volvió a Italia. Al final estaba el conventillo, al que en el año 55 llegó de España"la Orfilia", una galleguita que con dieciséis años vino a trabajar de mucama a mi casa el día siguiente al que bajó del barco, porque la tía la mandó enseguida a trabajar. Mucho tiempo "la Orfilia" no estuvo en casa, porque odiaba a su tía, y se consiguió un novio que trabajaba de encargado en La Franco Inglesa y ganaba muy bien. Se casó y sus hijos fueron a la universidad. ¿Qué entendía toda esta gente de lo que era el peronismo?

Todas estas personas no habían vivido el peronismo desde el protagonismo. Lo vivieron desde las orillas, al margen, sin entenderlo, sin conocerlo, sin amarlo y sin odiarlo. En mi barrio nadie era gorila, nadie. Jamás oí hablar ni bien ni mal de Perón.

Mi recuerdo más próximo al peronismo en mi barrio fue cuando murió Evita. Dos desconocidas mujeres de la vuelta de la manzana, pusieron en medio de la plazoleta que hay todavía frente a la cuadra, un altar con la foto de Evita, un mantel blanco bordado precioso, unas flores sobre el retrato, una cruz y un par de velas encendidas. Nadie más que ellas dos se acercaron al altar, salvo los chicos, que éramos curiosos. Al día siguiente el altar amaneció incendiado completamente. Mi papá dijo que fue una tontería dejar las velas encendidas, que seguro que se cayeron con el viento e incendiaron el mantel. No escuché un comentario sobre quién era Evita. En el año 52 yo tenía cuatro años.

De haber sido hijos de obreros o empleados, seguramente hubiéramos tenido información directa sobre el peronismo. Pero al no tener esa información ni en casa ni en la escuela, ni en los diarios ni en la televisión ni en la radio, porque desde el 55 estaba prohibido hablar del peronismo, ignorábamos lo que ojalá hubiéramos sabido. De toda mi familia, sólo para mí Perón y Evita tuvieron algo de significado más adelante, porque hice primer grado en el año 54. Pero con seis años ¿cuánto podía entender?

La triste prueba de que yo no sabía nada del peronismo.

En mi primer año de trabajo de empleada de óptica, pasé el primer fin de año y no me pagaron el aguinaldo pero yo no lo reclamé porque no sabía que existía. En febrero le pregunté al patrón si cerrábamos de vacaciones. Me dijo que la empresa no cerraba, pero él no tenía inconveniente en que yo me fuera diez días. Le dí las gracias con mucha alegría por su generosidad. Cuando volví y me pagó, cobré el mes entero. Me pareció una buenísima persona por no haberme descontado los días que no trabajé. Antes del siguiente fin de año me enojé con el patrón y le dije que se buscara otra empleada óptica, porque yo me iba a fin de mes. Se ve que tuvo miedo de que yo accionara judicialmente, así que cuando fue el último día que trabajé, me dijo que me entregaba mis papeles y la plata. ¿Qué papeles? le pregunté. Son unos papeles que le corresponden, me los dio el contador, la puso "en blanco", me dijo. ¿Qué es en blanco? le pregunté. ¿Cómo no sabe qué es en blanco? me dijo. Entonces me dio la plata y empezó: este es su sueldo, este es el aguinaldo del año pasado y la parte que le corresponde por este año, y la parte de las vacaciones que le corresponden...y yo volví a preguntar ¿Qué es el aguinaldo? Entonces el tipo entró como en locura y empezó a hablarle al techo diciendo ¿Por qué se enojó conmigo?¿De dónde voy a sacar otra empleada que no sepa lo que es el aguinaldo?

Ida y vuelta en la relación con el peronismo, no habiéndolo recibido en la cuna

En los años 60 el peronismo no parecía importante en la discusión. La época peronista era señalada por la izquierda universitaria como filofascista y punto, y a quién se le iba a ocurrir preocuparse por saber si eso era verdad o no. Sabíamos que había sido el gobierno de nuestra primera infancia, que se terminó con una revolución militar, como el gobierno de Yrigoyen en el 30, como el de Castillo en el 43, como el de Frondizi en el 62, como el de Illia en el 66, año en el que estábamos en la facultad, tres años antes del cordobazo que terminó con Onganía. ¿Qué nos iba a extrañar una dictadura después de un gobierno democrático, si todo funcionaba siempre así?

Nacimos a la vida política antes de la vuelta de Perón, teníamos 20 años en el año del cordobazo, cuando el movimiento obrero se radicalizaba hacia la izquierda. Eramos de izquierda, éramos universitarios con padres que no eran peronistas. No sabíamos nada del peronismo. Nunca nos afiliamos al Partido Comunista, ni seguimos al castrismo, ni al maoísmo, ni a nada. No nos conformaba ninguna opción partidaria.

Eso sí, vimos al peronismo entrando en la Facultad casi cuando nos estábamos yendo. El primer peronista compañero universitario de Ciencias Exactas se llamaba Mario y era un bombón. Las chicas lo llamábamos "Mario el peronista, o Mario la bomba", porque era un rubio de ojos celestes bellísimo. Se rodeaba de gente que le preguntaba y le preguntaba cómo es eso del peronismo, ¿acaso peronismo no es fascismo? Y el tipo nos contestaba que no era cierto, que la izquierda no podía seguir un camino distinto de la clase obrera, que soplaban otros tiempos. Y nosotros lo escuchábamos con respeto y en silencio. Pero nos resultaba extraño, muy extraño.

Sin embargo, la militancia de izquierda continuó después de salir de la facultad, por amiguismo y seguidismo, sin afiliación a ninguna línea, pero acompañando actos, manifestaciones y charlas. Y aunque no nos hicimos peronistas, acompañamos a los peronistas en su gesta cuando se hizo masiva. Los acompañamos a los compañeros peronistas a recibir a Perón a Ezeiza, en ese día trágico, fuimos a verlo a Gaspar Campos, y votamos a Cámpora y fuimos a liberar a los presos caminando por Rivadavia, y luego votamos la fórmula Perón-Perón. Y después nos repugnó López Rega e Isabelita nos dio vergüenza y se acabó el gobierno peronista y vino una dictadura nunca imaginada.

De ahí nuestro alejamiento de toda participación porque era muy riesgosa. Nunca nos identificamos con la violencia. Pasamos la dictadura sin hacer nada políticamente, esperando que llegue el final, calladitos la boca en los lugares públicos cuando uno no sabe quién lo escucha, tratando de no estar en la liberta de teléfonos de nadie, y tirando los libros marxistas de la biblioteca de nuestras casas.

Por fin llegó la democracia y la derrota del peronismo frente a Alfonsín que acusaba un pacto militar-sindical y que recitaba el Preámbulo de la Constitución tomándose una mano con la otra a un costado de la cabeza, gesto que copiaban enamorados todos los chicos, hasta los hijos de los peronistas, mientras la imagen del peronismo era el cajón incendiado por un tipo que no sabía ni hablar.

Esa vez votamos a Alfonsín. Y festejamos en las calles repletas de multitudes, como en el triunfo de un mundial de fútbol. El peronismo parecía finiquitado. Pero no. Llegó Menem, y votamos a Menem. No se puede creer pero hay que decir la verdad, y no mentir. Otra vez creyendo en el peronismo, después de la desilusión del radicalismo impotente, que nos reventó con la inflación del primero y segundo año de democracia, que fue del 688% y el 385% respectivamente. Pero esta vez con el peronismo todo se fue al desastre total. Lo que no hizo la dictadura lo completó este peronista hijo de la gran puta, con perdón de los peronistas de buena madre.

Y apareció Duhalde, otra vez un peronista, que nadie votó, pero que sólo él pudo agarrar el gobierno y nadie entiende por qué tanto piojo político escondido cuando le gritaban que se vayan todos, no tomó el timón del barco hundido en lugar de Duhalde, pero hoy se pavonea por TN haciéndose el candidato. Y por fin Néstor Kirchner, un peronista que vino a colarse por una rendija de la historia colgado de Duhalde para llegar al poder.

Por supuesto que no lo votamos en primera vuelta. Pero estábamos dispuestos a votarlo en el ballotage, cuando el riojano peronista se retiró de la contienda para dejar a su contrincante peronista sin sustento de votos en el gobierno de un país desmoralizado, monetariamente devaluado, con los ahorros incautados, con los bancos quebrados, con los piquetes multitudinarios de distintos líderes encendidos en las calles y el crimen de Kostecki y Santillán enardeciendo al pueblo democrático, que no se bancaba más el crimen institucional contra la protesta social.

De a poco, de a poquito, despacito, un día de repente nos despertamos y vimos a Néstor tomar al peronismo como toma un herrero al hierro en una fragua; ponerlo al rojo vivo, acostarlo en el yunque, y empezar a darle con el martillo para enderezarlo, soldarle una transversal para que los progresistas crucen sobre el puente y se vengan de este lado, y sacarle la máscara a los falsos progresistas gorilas y a los falsos peronistas, que son los que se le pusieron en contra.

De un lado y del otro quedaron los falsos. Falsos progresistas que van a TN a buscar cámara y votan contra las medidas más democráticas y arrojadas. Falsos peronistas que se alejaron solitos de la resurrección del peronismo efectuada por Néstor Kirchner.

Y así estamos. Peronistas de cuna que no se apartaron y progresistas kirchneristas sin cuna peronista, ambos en esta misma patriada portentosa.

Los progresistas kirchneristas, que vemos 6,7,8, que concurrimos al evento histórico del kirchnerismo con invitación escrita de puño y letra por su dueño, no vamos a molestarnos, ni vamos a hacer ningún tipo de comentario, salvo una tímida sonrisa de soslayo, ante los constantes celos de algunos peronistas kirchneristas que se ponen contra los de origen progresista, sólo porque no está Néstor presente para hacerles chás chás en la cola.

Todavía falta lo mejor, y dado el tiempo que ha pasado en la ruta sin vueltas, ya no nos consideramos más invitados, sino protagonistas.


Leer completo...

12 de abril de 2011

Cristina, te hablo como mujer

y como kirchnerista.

Hoy me enteré de que estás con presión baja y te mandaron 24 horas de reposo. Yo no soy más que una de las millones de mujeres argentinas que te admiran, y desde ese lugar te hablo.

Naciste agraciada con una figura privilegiada que adoramos las mujeres que te queremos y envidiamos sanamente: tu altura, tu cintura, tus ojos, tu pelo, tus manos magníficas, tu forma de caminar y de moverte rodeada de varones entre los cuales adquirís una presencia imponente. Naciste con una inteligencia superlativa, con tu claridad conceptual, tu habilidad del manejo político y tu capacidad oratoria.

Formaste desde temprano un caracter de voluntad de estudio, trabajo y esfuerzo que serían el orgullo de cualquier madre que tuviera una hija como vos. Con tu sola presencia pulverizás el mito machista de la inferioridad femenina, y muchos varones machistas tendrán que resignar a disgusto su prejuicio ante la realidad irrefutable de nuestra Presidenta.

También, muchas mujeres que te queremos te envidiamos sanamente el estilo de pareja, de matrimonio, que tuviste con Néstor Kirchner. Si bien él era un hombre excepcionalmente expresivo, es raro que una mujer tenga a su lado un compañero de toda la vida capaz de gritar a los cuatro vientos que la ama, delante de todo un país, delante del mundo entero.

Por eso, imaginamos lo que debés sufrir interiormente. Después de haberte llevado la vida a la cima, de un manotazo te arrancó la felicidad íntima de la manera más brutal.

Nosotras observamos todo eso. Y te vimos asumir la responsabilidad de tu cargo a los pocas horas de comenzar el duelo, y tener que secar las lágrimas, y tener que ocultar el dolor desgarrante. Nosotras sabemos lo que sufre una mujer.

Por eso, al saber que estás con baja presión, nos imaginamos lo que te pasa. El duelo se expresa por algún lado, porque está adentro con toda su intensidad. Seguro que no tenés ganas de comer. La tristeza te saca el hambre. Debés comer tan poco que a tu cuerpo le empezó a faltar el sodio y por eso te baja la presión. No estás comiendo ni siquiera el mínimo de sodio que traen los alimentos. Y no está bien que sólo ingieras el sodio que te falta para equilibrar la presión. Tenés que comer obligatoriamente la cantidad de sodio necesario para el cuerpo, pero a través de los alimentos que lo contienen naturalmente, que son todos. Porque el cuerpo necesita además de sodio, las proteínas, los minerales y vitaminas en mínimo indispensable para sobrevivir, porque si faltan, van a ir deteriorando las funciones vitales.

Sos una mujer inteligente y tenés que obligarte a comer, aunque sea lo mínimo. Sabemos lo difícil que debe serle a los que te rodean imponerle alguna conducta a una persona tan poderosa. Por eso te escribo. Porque tal vez, si te das cuenta que una ciudadana cualquiera como yo, se da cuenta de lo que está pasando, pienses que no está oculta la situación, y que se puede dar cuenta cualquiera.

Pero además, tal vez, si te das cuenta de que mujeres como yo, que te queremos tanto, que te admiramos tanto, entendemos perfectamente lo que pasa por adentro tuyo y observamos el sacrificio que estás haciendo sobreponiéndote al dolor que permanece constante y desgarrador, tal vez puedas pensar que no estás tan sola con tu dolor como a veces pensarás teniendo que fingir ante el mundo por la responsabilidad tan pesada que asumiste siendo Presidenta y continuadora del modelo iniciado por Néstor.

Nada más, eso quería decirte.



Leer completo...

LA INSEGURIDAD NO RESISTE EL ARCHIVO

Clarín-TN tienen los archivos ¿Por qué no los muestran?¿Por qué los ocultan? Una semana de inseguridad durante el gobierno de Menem (11/4/99). Publicado por el diario Clarín.




LA DIPUTADA. Dos ladrones balearon el auto en el que viajaba la presidenta de la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados provincial, la frepasista Graciela Podestá. Ocurrió el miércoles a la noche en Ciudadela, cuando la diputada siguió a unos asaltantes que habían robado un auto y llevaban secuestrado a su dueño. Me desesperó ver la cara de terror de esa persona, recordó Podestá.

DE PELICULA.Un tornero de 79 años mató de tres balazos a un chico de 15, el viernes, frente a su negocio de Beccar. Según fuentes policiales, el joven intentó asaltar al comerciante con un revólver en una mano y una escopeta en la otra, como en un western. Pero el tornero se resistió, le arrebató una de las armas y lo mató. Los familiares del chico asesinado, sin embargo, negaron esa versión de los hechos.

EN EL COLEGIO. El mismo día, cuatro jóvenes entraron a una escuela primaria de José C. Paz, en la que había 900 alumnos. Querían robar los sueldos de los maestros, que -se enteraron ahí mismo- iban a cobrar con cheques y no en efectivo. Primero amenazaron a la directora. Y al ver que estaba por llegar la Policía, se escaparon sin poder llevarse nada. Estaban armados, pero no dispararon un solo tiro.

DETENIDOS EN LA CAVA. Dos de los tres chicos que robaron una casa de Victoria y tuvieron como rehenes a la dueña de casa y a su hija fueron detenidos ese mismo viernes, a las 6 de la mañana. Para eso, la Policía hizo ocho allanamientos simultáneos en la villa La Cava. Uno de los detenidos tiene 15 años; su compañero, 16. Este, a su vez, está acusado de matar a un policía una semana después de aquel asalto en Victoria.

EL CASO DEL FISCAL. El fiscal de Quilmes, José María Gutiérrez, quiso resistir un asalto y estuvo a un paso de ser asesinado. Fue el jueves, frente a la Universidad Católica de La Plata, en el centro de la ciudad, donde el fiscal da clases. Le querían robar un reloj.

ASALTO AL JUEZ. Otro funcionario judicial, el juez federal de San Isidro Roberto Marquevich, sufrió un intento de robo. Iba en su auto y le apuntaron, en la puerta de su juzgado. Sus custodios alejaron a los delincuentes a balazos. Ocurrió el 30 de marzo, pero se supo recién esta semana.

EN EL CAMPO DE LA MINISTRA. El fin de semana pasado había sido el turno de la ministra de Educación, Susana Decibe. Estaba en su campo de Navarro, terminando de cenar, y entraron a la casa tres hombres armados. Se llevaron 500 pesos y la comida de la heladera.

CAMINO AL TRABAJO. El jueves a las 5.40, el gerente de la sucursal José C. Paz de los supermercados Coto, Nicolás Cuse, fue asesinado cuando iba a trabajar. Le robaron el auto y le pegaron un tiro en la cabeza en la puerta de su casa.

POR UNA CAMPERA. También sucedió el jueves, en Talar de Pacheco. Un joven de 22 años caminaba con su novia. Los detuvo otro muchacho, que les mostró un arma y les pidió el dinero. El joven se sacó la campera, para entregársela y calmar al ladrón. Pero éste le disparó. Murió una hora después.

REHENES EN COGHLAN. El miércoles a la noche, tres hombres armados asaltaron una casa en el barrio de Coghlan y tomaron como rehenes a un hombre y a su hijo. Uno de los tres logró escapar con la camioneta del dueño de casa.

ROBO, ABUSO Y TORTURAS. El lunes a la noche, otros tres ladrones asaltaron una casa de Vicente López. Quisieron electrocutar al hombre que vive ahí y abusaron de su esposa. El jueves, los vecinos se reunieron para reclamar más seguridad en la zona.

AL DIPUTADO BRANDONI. El martes al mediodía, el diputado Luis Brandoni estacionó su auto enfrente del Jardín Zoológico y lo asaltaron. En su huida, el ladrón disparó tres veces al aire.

MATO A DOS LADRONES. El comisario mayor de la Policía Federal que dirige el hospital Churruca, Melchor Rodríguez, mató a dos jóvenes que asaltaban a su hija, en la puerta de su casa, en Morón. Fue el domingo pasado a la madrugada.

Leer completo...

10 de abril de 2011

10 de abril: estas cosas antes no pasaban

Secuestran, asaltan y golpean a Nik del diario "La Nación".

Dos desconocidos lo encañonaron y lo obligaron a subir a su propio auto · Le pegaron un culatazo en la cabeza · Aún no está claro si fue solo un robo, o si se trató de una intimidación
.

El caricaturista político del diario La Nación, Cristian Dzwonik, conocido como Nik, fue asaltado, golpeado y mantenido cautivo en su auto por dos desconocidos que poco después lo liberaron.

"Fue todo muy confuso", dijo Dzwonik, al regresar a su domicilio. "Lo que sí está claro es que querían robarme, pero también sabían perfectamente quién era", agregó en declaraciones a Clarín. "Dejá de hacer las boludeces de siempre", le dijeron los asaltantes, lo que llevó a Nik a pensar que conocían su actividad y que se trataba de una intimidación.

Según narró a Clarín, Dzwonik regresaba a su casa en la calle Monte al 4000, en el barrio de Floresta, luego de llevar a su novia hasta su casa. Faltaban 10 minutos para las tres de la tarde cuando los dos desconocidos lo encañonaron cuando llegaba en su automóvil, un Renault 9 color celeste. Su hermano Hernán, de 20 años, alcanzó a ver que lo atacaban y aunque le apuntaron con un arma huyó corriendo en busca de ayuda. Los asaltantes "según el relato de Nik" intentaron entonces dispararle, pero al parecer el arma sufrió un desperfecto y la bala no salió. "Llévense el auto, llévense todo", les dijo Nik sin oponer resistencia. Pero fue obligado por los hombres a subir al auto mientras uno de ellos conducía. A las pocas cuadras, los asaltantes le preguntaron el camino que conduce a Ezeiza. Nik les dio una indicación errónea y recibió un culatazo en la cabeza. Los delincuentes condujeron sin un destino fijo durante unos quince minutos y finalmente liberaron al dibujante en el cruce de la avenida General Paz y Riccheri. Tras ser liberado, el dibujante hizo la denuncia en la comisaría 40, que corresponde a su domicilio, y colaboró para realizar un identikit de sus captores, que actuaron a cara descubierta. Sin embargo, poco pudo ver de ellos ya que mientras lo retenían en el auto lo mantuvieron en el asiento delantero del acompañante con la cabeza entre las piernas. "De ahora en más portate bien", dijo Nik que le advirtieron. Los asaltantes huyeron en el auto y hasta anoche la Policía no tenía más datos sobre ellos. Hasta última hora, el dibujante prestó declaración en la comisaría, fue revisado por médicos y le hicieron una radiografía de cráneo para constatar si tenía lesiones debido al culatazo. El ministro del Interior, Carlos Corach, se interesó personalmente por su estado y le asignó una custodia policial en su domicilio. La causa quedó caratulada como hurto, privación ilegítima de la libertad y lesiones y quedó radicada en el Juzgado 17 en lo criminal de instrucción del juez Carlos Rodríguez Lubari.

Esto sucedió el 10 de abril de 1996

Ilustrando las soberanas boludeces que hace NIK en La Nación, se ve que los asaltantes sabían de lo que hablaban, y encima Nik lo afirma. Imaginate, a Néstor no le quedó ningún amigo...!!!

¡Cómo te equivocaste Nik!
¡Seguí haciendo las boludeces de siempre!
Y también quejate de la seguridad,
cosa que antes no pasaba.

Leer completo...

El soldado desconocido que apeló inútilmente a la cruz de su cuello

Cuando un actor o un cantante quiere motivarse desde el escenario, elige entre los espectadores a uno en especial, y actúa o canta sólo para él. Esa es la forma que tiene de humanizar a ese compacto abstracto llamado "público", que está sentado en la platea del teatro.

Cuando pienses en Malvinas, animate a pensar en algún soldado en especial, para tomar la temperatura del drama real. Porque cuando pensás en un colectivo victimizado, perdés la noción del drama real. El drama colectivo tiene entidad real cuando se acumulan una a una las historias personales que resultan de la misma intensidad dramática. Pero si empezás a pensar en términos colectivos despreciando la anécdota, vas a tener tendencia a conceptualizar, lo que es un ejercicio racional y desapasionado muy importante, pero que se aleja peligrosa e innecesariamente de la realidad en su completa dimensión.



¿No conociste a ningún soldado de Malvinas? ¿No tenés en la memoria la cara, la voz, o el nombre de ninguno? Ya te conté la historia de Roque, un soldado que murió en el Belgrano. Pero te puedo agregar la historia de otro, que murió en la isla, y quedó enterrado allí, en el cementerio argentino.

Nadie puede decir el nombre del soldado cuyo triste final te voy a contar para que pienses en él. Nadie lo reconoció. Si tiene padres que van a llevarle flores a las Malvinas, ellos no sabrán cómo murió. De él sólo quedaron dos fotos, donde apenas "se adivina una cara de pómulos altos, y un ligero aire aindiado, rígida por la muerte", como relata Adrian Weale, que junto a Christian Jennings, publicaron el libro "Muchachos de ojos verdes". En la foto, está apoyado sobre otros cuerpos de soldados argentinos muertos, con un fusil que se ve detrás de él.

A este soldado argentino le tocó toparse con un soldado inglés cuyo nombre es Gary Sturge, paracaidista. Fue en Monte Longdon, ante por lo menos doce testigos ingleses.

El soldado argentino había sido herido en el pie o en la pierna, no se sabe, por el paracaidista Alec Munro, en el último momento del asalto de la compañía "A", al final de la batalla. Munro estaba junto a Sturge. Munro indicó a Sturge que se hiciera cargo del soldado argentino herido, y esperara indicaciones de qué hacer con él.

Hacia un costado de Sturge, estaban formando en fila a los soldados argentinos prisioneros, y hacia el otro costado, iban poniendo en fila los cuerpos de los argentinos muertos. Sturge, impaciente, le preguntó a Munro qué hacía con el soldado. Y recibió una respuesta que podría considerarse ambigua, pero sólo para una mente perversa: ponelo en fila con los demás.

En fila estaban los prisioneros, pero también en fila estaban los muertos. Si la respuesta de Munro fue ambigua, Sturge tuvo oportunidad de pensar que si el soldado argentino estaba vivo, debió ir a hacer la fila con los vivos. Pero eligió por el grupo de los muertos.

Sturge llevó al soldado contra una roca y sacó una pistola de las que habian recolectado en el búnker de oficiales argentinos. El prisionero se dio cuenta de que iba a ser ejecutado y comenzó a gritar con palabras que nadie de los allí presentes entendió, dicen los testigos ingleses. Como esfuerzo desesperado por hacerse entender, el soldado argentino tomó el crucifijo que colgaba de su cuello y se lo mostró a Sturge. Sturge simplemente disparó. El soldado argentino quedó con los demás, en la fila de los muertos.

Los ingleses testigos presentes creyeron interpretar al soldado argentino mostrando el crucifijo. Ellos relataron que quiso hacer entender a Sturge que al ser ambos cristianos, por eso no debía dispararle.

Pero el crucifijo al que apeló en desesperación el soldado argentino, tiene además otros significados universales: es la apelación a la piedad, a esa piedad que debe tener un cristiano con otro ser humano, sea cual fuera su religión. Podemos pensar que además de mostrarse como cristiano, el soldado argentino quiso enfrentar a Sturge con la cruz, esperando que un cristiano reacciones ante su fé.

El acto final de este soldado argentino, fue poner en combate el arma más sofisticada de lo simbólico, con mayor idoneidad que la de los militares argentinos cuyos símbolos no superan el nivel de lo pedestre. En esa batalla ganó el soldado argentino que resultó muerto. Le ganó al inglés en humanismo y a los militares argentinos en calidad simbólica.

No debemos sustraernos a ser espectadores sensibles de este último acto de coraje y estrategia, que nada tiene que ver con las armas de fuego y con la guerra. No sabemos su nombre, pero pensemos en él cuando pensamos en la guerra de Malvinas. Así pensaremos en cada uno de los demás, vivos o muertos.

Como escritora de blog que soy, estoy haciendo mi esfuerzo para intentar terminar con Malvinas como el Santo Sepulcro de nuestras tradicionales ilusiones irredentas, porque mientras esa forma de pensar sobreviva, puede llevar en cualquier momento a la desgracia de otros chicos como el que fue ejecutado por una bestia humana como Sturge.

No a la idealización apasionada de la soberanía territorial. Sí al reclamo del derecho, con total racionalidad despasionada. Ayudame a difundir esta idea. Sacále la pasión al tema Malvinas.


El soldado argentino ejecutado en Malvinas

Leer completo...

3 de abril de 2011

Al que me dijo "hija de puta" por el post anterior

En el post anterior, un anónimo me dijo hija de puta por decir que Roque murió inútilmente. En este post le contesto, redoblando lo que dije, pero más claro todavía.

Cuando los argentinos hablamos de soberanía, pensamos automáticamente en la soberanía territorial, en la defensa del territorio frente a países limítrofes o en el reclamo por tierras robadas por invasores, léase Malvinas.


Pensamos en Ejércitos. En guerra. En patria. En amor a la patria. En el honor. En la vida por la patria en defensa del territorio. En la bandera ondeando sobre tierras lejanas que nunca hemos visto, pero que nos dan idea de la honra nacional.

Nada más pequeño e insignificante que toda la literatura anterior. Para países como el nuestro, esa literatura sólo sirve para justificar el sueldo militar de individuos cuya carrera está pasada de moda desde el siglo diecinueve, porque por ejemplo, para solucionar el problema presentado a Gualguaychú por la empresa Botnia en Uruguay, a nadie se le ocurre ya que es necesario concentrar al Ejército en la frontera y hacer la guerra contra el país al que llamamos amorosamente: hermano.

La utilidad más reciente que demostraron las Fuerzas Armadas Argentinas, fue la desaparición de 30 mil argentinos, que sólo le fue útil a los planes del imperalismo. Con enemigos de la Argentina como las Fuerzas Armadas munidas de conceptos literarios no necesitamos hipótesis de peligro de agresión extranjera.

Los territorios del mundo ya han sido repartidos, y las guerras hoy no pasan por delimitar las fronteras sino por apoderarse de los recursos de petróleo. Y el robo no pasa más por usurpar territorio sino por endeudar a un país pobre para salvar de las crisis al sistema de negocios de los pocos países dueños del mundo.

Soberanía significa mucho más que extensión de tierra, ríos, cumbres o plataforma submarina. La soberanía está hoy en la independencia de las decisiones de gobierno de un país, en la capacidad de acción para transformar su realidad, para desarrollar sus negocios, para hacer su propio proyecto de sociedad y estar integrado al mundo sin genuflexión ni minusvalía.

Está en la independencia de la moneda. En la relación de la deuda pública con los recursos del Estado. Está en las reservas acumuladas para gantizar los fondos para los pagos de la deuda externa.

La soberanía también es cultural. La dominación cultural es un flagelo que invade las conciencias y disuelve la idea nacional, no para integrarse a un mundo de hermanos sino para perder la identidad en un mundo de pillaje.

Nadie debió haber ido jamás a dar la vida por las Malvinas. Los sobrevivientes siguen creyendo que fueron a una guerra justa, como fueron tantos hombres en la Edad Media convocados a recuperar el Santo Sepulcro profanado por los infieles. Y seguimos alentando la idea, todos cómplices por no decirles la verdad. Pobrecitos, no podrían soportar el pensar que la victoria sobre la tierra no tiene hoy ningún significado real para nuestras vidas que no sea pura fantasía nacionalista decimonónica.

Hay que terminar con este concepto pobrísimo de soberanía. Y hay que terminar con el concepto de la gloria de los muertos y las absurdas fantasías de territorios irredentos redimidos por la sangre patriota que regará los campos, o como impreca salvajemente la Marsellesa: ¡que una sangre impura riegue nuestros sembrados!.

Que la sangre de nadie riegue jamás ningún campo de la tierra. Ni sangre patriota redentora, ni sangre enemiga regando sembradíos. Así debería ser el Himno Universal, que todavía nadie ha escrito.

Los chicos de Malvinas que murieron no dieron la vida por la patria, dieron su vida en sacrificio inútil, en un Holocausto demencial que los sacerdotes del mal de la Dictadura, ofrendaron a sus Dioses de la Guerra, exactamente igual como lo hacían los sacerdotes aztecas, que sacrificaban a los jóvenes que formaban fila para ir al Paraíso, después de llegar al altar de sacrificio donde le arrancaban el corazón con un hacha de piedra y lo levantaban al cielo chorreando sangre para calmar a los dioses de Moctezuma.

Los chicos de Malvinas que sobrevivieron, no deben seguir siendo estafados, recibiendo honores y gloria falsos sobre falsos valores y conceptos superados. Ellos sí, deben ser eternamente protegidos por el Estado, dándoseles la mejor vida posible hasta sus últimos días, para compensar el daño físico, psíquico y moral de la estafa patriótica a la que fueron sometidos.

PD: Una historia poco conocida: el desinterés por Malvinas.

Leer completo...

2 de abril de 2011

ODIO

Hoy es 2 de abril Roque, y como siempre te recuerdo en este día.

Hoy es el día en que los argentinos recibíamos la noticia de la invasión a Malvinas. La mayoría de los argentinos la recibió con euforia. Para mí fue un día triste, muy triste. Yo tenía entre mis brazos a mi bebé recien nacido. La felicidad de haber sido madre después de tanto esperar, era inmensa. Y no podía creer que en la época más maravillosa de mi vida, la Argentina había entrado en guerra con Gran Bretaña, nada menos. Con mi bebé en brazos, pensaba, en qué horror nos estaban metiendo los monstruosos dictadores que usurpaban el gobierno. Pero más me preocupaba la euforia general. Todos mis conocidos estaban exultantes, aún los más feroces opositores a la Dictadura. Mi madre por ejemplo, que se compró una bandera argentina para colgarla en el balcón.

Te conocí en la obra de ampliación de la casa de mi hermano, donde trabajabas de albañil los sábados y los domingos. Yo iba a visitar a mi hermano algunos fines de semana. Me contó mi hermano que una vez te acercaste a la obra a pedir trabajo sólo para sábados y domingos, porque estudiabas en la Escuela de Mecánica de la Armada durante la semana. Que cuando te vio llegar vestido de cadete a pedir trabajo de albañil se sorprendió mucho; y que vos le contaste que no tenías familia en Buenos Aires, que tu familia estaba en El Chaco y trabajabas para poder mandar a lavar tu uniforme al lavadero, poder comer y dormir la noche del sábado en un hotel para volver a la Escuela el domingo a la noche. Que lo hacías así porque eras muy pobre.

Mi hermano te tomó de albañil de fin de semana, y vos venías religiosamente a trabajar, y lo hacías empeñosamente como ningún otro albañil. La familia de mi hermano se había encariñado contigo, tanto, que viéndote sacrificarte en el trabajo, mi cuñada decidió lavarte y plancharte el uniforme en casa, invitarte a almorzar y cenar en familia, y que durmieras también allí en una cama limpia y cómoda, todo para que no tuvieras que gastar lo que ganabas.

En una sobremesa nos quedamos solos vos y yo, comiendo una naranja de postre. A mí me llamabas la atención. Eras muy limpio y correcto. Y tenías un lenguaje inteligente. Nunca te reías, ni sonreías. ¿Cómo llegaste a la Escuela de la Armada? Te pregunté. Entonces comenzaste el cuento más dramático de tu vida, que me conmovió intensamente. Me contaste que tu madre te había abandonado de recien nacido, que tu padre no podía atender a los ocho hijos que se habían quedado a su cargo, que a todos los varones los mandaba a la Escuela de Mecánica de la Armada y a las mujeres al servicio doméstico "en casa de familia". Parecía que contar esa historia no sólo no te molestaba, sino que las palabras estaban deseosas de salirte de la boca. "La odio tanto a mi madre, que sólo espero encontrármela algún día para decírselo", dijiste al finalizar el relato.

Yo advertí que ese odio, por un lado, podría ser injusto, dado que la vida de las mujeres, en especial de las más pobres, no debe juzgarse sin conocer las circunstancias. Y por otro lado, que fuera lo que fuera tu madre, el odio seguramente te había sido impuesto por razones ajenas a vos mismo. Y tercero, que el odio carcome la vida de cualquier persona, no dejándolo en paz, por lo que necesitabas sacarte de encima este rencor impuesto sobre vos, que te carcomía vivo.

Contame cómo fue que te abandonó tu madre, te dije. Y me contaste así:

MI padre dice que la encontró con otro hombre cuando yo era todavía un bebé, que a partir de ese momento dudaba de que fuera mi padre. Como católico ferviente, la echó de la casa, le quitó a todos los hijos con el juez, y le impidió volver a acercarse a la casa de por vida. Mi padre me trata como a un hijo ajeno. Y yo no la perdono que me haya dejado con él. Que por lo menos a mí me hubiera llevado con ella, ya que me dejó a cargo de un hombre que no cree ser mi padre.

¿Y cómo sabés que ella no quiso llevarte? te pregunté. No sé, me contestate, mi padre no nos contó qué dijo ella cuando la echó. Nunca nos contó lo que ella dijo. Sólo contó que la echó. Y nos prohibió hablar de ella ni pronunciar su nombre. Y nadie volvió a verla nunca más, ni preguntó por nosotros, ni se acercó para vernos.

Bueno, te dije yo, por lo visto tu padre es de temer. ¿Cómo sabés que ella no lloró e imploró por llevarte consigo? ¿Cómo sabés si tu padre no la amenzó con matarla si volvía? ¿Cómo sabés si ella no piensa en sus hijos todos los días de su vida? ¿Por qué no pensás que puede estar tan avergonzada de su infidelidad, que tiene miedo de acercarse a sus hijos, sabiendo lo que tu padre les habrá inculcado contra ella?

¿Qué tal si soñás con encontrártela y darle una oportunidad para que te explique cómo fue en realidad ? ¿Qué tal si soñás con que ella te va explicar cosas por las cuales vas a dejar de odiarla? ¿Qué tal si soñás con que vas a conocer el amor de una madre a la que quitaron a sus hijos, cosa que muy pocos hacen por más mala que fuera la mujer? ¿Qué tal si pensás que tu padre fue muy cruel sacándole los hijos con el juez e impidiéndole acercarse vaya a saber con qué amenaza? Cambiá el odio por la esperanza Roque, te dije

Y vos, un simple muchacho inocente, me contestaste con los ojos muy abiertos y diría, relajados: Usted tiene razón! Nunca lo había pensado así! No debo odiarla. No debo odiarla.

Ese almuerzo terminó. Y pasaron varios fines de semana hasta que volví a casa de mi hermano un día de lluvia torrencial. Desde el auto te vimos, Roque, parado en la puerta, donde no hay ningún refugio ni siquiera en el techo, ya que la casa tiene jardín en la entrada. Nos acercamos con el auto a la puerta y nos dijiste que mi hermano no estaba en casa, pero seguro volvía enseguida. Estabas empapado bajo la lluvia y te ofrecimos esperarlo dentro del auto. Nos dijiste que la lluvia no te molestaba. Nos fuimos con el auto pero ese día no volvimos. La última imagen que tengo de vos Roque, es la de un sacrificado muchacho del Chaco mojado por la lluvia torrencial, con su uniforme de cadete de la Armada, saludando con su brazo.

Roque, me enteré de tu muerte en el Belgrano y se me hizo un terrible nudo en la garganta. Ahí, fui yo la que sintió odio. Odio contra la vida que se ensañó tanto contigo, tanto, tanto, querido Roque. En el recuerdo tuyo, también evoco a todos y cada uno de los Roques que con distinos nombres, con sus historias como la tuya, murieron inútilmente, inútilmente.

Odio. Mi homenaje a Roque, todos los 2 de abril. Odio.




Leer completo...

1 de abril de 2011

La falta de pluralidad del programa 6,7,8

El pluralismo mal entendido. La igualdad mal entendida.




¿Ser igual o ser diferente?

Seamos insistentes y reiterativos en la crítica a este concepto de la igualdad mal entendida y no nos resignemos hasta conseguir que se entienda lo que corresponde. La tergiversación del concepto de igualdad es otra de las cuñas que nos ponen nuestros enemigos de la derecha, con toda intención de que la igualdad bien entendida no se alcance nunca.

No hay otro modo de pintar al mundo entero que pintando la propia aldea. Es en esas pinturas de distintas aldeas donde se encuentra el hilo que conecta significados y signos. Los lenguajes son distintos entre regiones. Pero las palabras se traducen, salvo algunas que como excepción hacen a la regla.

No hay modo de ser universal sin ser particular. El universo se compone de particularidades, de partes diferentes entre sí. Es cierto que hay partículas que son iguales entre sí, pero el universo no se forma nunca sólo con ellas. No hay universo simple. Todo universo es complejo. La suma o aglomeración de partículas iguales no dan por resultado algo complejo, sino simple. Cuando se habla de universalidad, necesariamente se habla de complejidad.

La totalidad más abarcativa se forma siempre de partes diferentes. El cuerpo humano tiene diferentes órganos, y los órganos se forman de diferentes tejidos. Un tejido particular de un órgano particular se forma de células iguales. Este tejido particular, con su particularidad indispensable, forma parte de la organización total y función general del cuerpo humano. Cada tejido es parte indispensable del todo. Desde su especificidad, lo particular garantiza la existencia de lo universal.

Hay quienes aspiran a la homogeneidad y a eso le quieren llaman igualdad. Son capaces de inventar la unidad métrica universal y llamarla el "unímetro", y describir al universo como la suma de partículas iguales que se miden en "unímetros". Usan un lenguaje tramposo por medio del cual declaman la anulación de las diferencias. Los incautos creen en ese lenguaje poético que los atrapa. Igualar no es sólo aceptar, permitir, tolerar las diferencias. Es mucho más que eso. Es exaltar la diferencia como esencia de lo humano. No se puede ser igual si no se es diferente.

No hay modo de ser plural sin ser parcial entre parcialidades. Donde no se pueda ser parcial no existe el pluralismo. No hay otro modo de ser una parte de un todo que ser una parte diferente de otras partes. Si para ser parte de un todo, hay que ser igual, entonces el diferente está excluído, o está obligado a mimetizarse por cuestiones de fuerza o interés; obligado a dejar de ser como es para ser igual al modelo dominante.

Igualar no es anular las diferencias. Borrar las diferencias es imponer una parte sobre las otras. Igualar es aceptar la existencia de las diferencias entre las partes. Homogeneizar es impedir las diferencias y aniquilar la esencia de cada sector para consitutir una amalgama sin particularidades que las distingan.

Las opiniones en el universo social deben ser distintas, si no, no hay libertad. La pluralidad es el pensamiento diferente en lugares diferentes y en el espacio común. Los iguales entre sí comparten un espacio propio, legítimo, parcial y diferente. No se puede decir que "cada espacio debe ser plural" porque es un contrasentido. La pluralidad se da por encima de los espacios parciales. Asegurar la existencia de los espacios parciales es lo que asegura la pluralidad que se establece en el espacio común.

Para el caso de 6,7,8, debe hablarse de un programa de televisión que comunica el pensamiento parcial, de una parte de la sociedad, que representa a personas que no tenían espacio propio en forma natural, antes de que se lo proveyera el Estado por el Canal Público. Porque los medios de comunicación privados existentes difunden un pensamiento parcial que representa un sector social enfrentado con los intereses parciales que defiende el programa 6,7,8.

La idea de que el Estado debe representar a todas las partes de la misma manera es errada. El Estado no puede proveerle una silla de ruedas a todos los ciudadanos porque se la provea a los paralíticos. Por eso, a los que no tenemos espacio en los medios más poderosos, el Estado nos ofreció el programa 6,7,8. Los demás tienen su voz representada en los medios privados.

El programa 6,7,8 es pluralista porque comparte el universo de la comunicación plural desde su parcialidad en un espacio propio. Y no necesita ni debe para ello invitar a la oposición, ni al que piense diferente. Es pluralista porque al espacio general de la información y el debate de ideas, al espacio universal de las voces que se escuchan, les provee de un elemento que antes del programa le faltaba, les provee de una voz que estaba silenciada. Así es como 6,7,8 es pluralista siendo parcial.

Y además el programa es pluralista porque debate de frente a las otras ideas, porque no las distorsiona ni oculta, porque las desafía con argumentos racionales y veraces. No en cambio la voz de los medios privados que como se demuestra diariamente en el programa, distorsionan, mienten, ocultan, ignoran. Ellos son los que no son pluralistas, porque llevan adelante una parcialidad que oculta sus intereses verdaderos y la viste de palabras ilegítimas como la "defensa de la libertad de expresión".

La crítica de la falta de pluralidad del programa 6,7,8, es un despropósito que quiere acallar la voz que se emite por ese programa, para que sólo se escuche la voz parcial de un sólo sector, que encima exige un pluralismo que se encarga de enterrar.



Leer completo...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...