Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

12 de febrero de 2017

HAY QUE MATAR AL PADRE

HAY QUE MATAR AL PADRE

Hay una frase de Freud tan brutal y poco estratégica en lo comunicativo, que repugna al no apercibido que la lee, y los pocos que la entienden no se animan a decirla ante público desprevenido. Pero él no buscó simpatizar sino comover, horrorizar, con el horror que se merece el drama por el que pasan las criaturas humanas en la crianza de sus padres. La frase es "el que no mata al padre, muere". Desgraciadamente esta frase poco feliz no fue tomada en cuenta como se merece, por eso la educación infantil sigue siendo un albur por el que padres bienintencionados llegan a ver cómo sus hijos se pierden de las buenas enseñanzas paternas y terminan por ejemplo en la droga que los mata.
No voy a perder el tiempo explicando el origen de esta frase, sino señalar que la palabra "padre" alude a ley moral impuesta sin consenso del hijo, "matar al padre" es una metáfora de destronar la imposición moral paterna para reemplazarla por la propia, y "muere" indica que el hijo que no supera la imposición moral por la adhesión propia o el rechazo franco, no puede alcanzar la autonomía necesaria para la vida. La frase traducida a una lengua comprensible sería, "el que no supera la imposición ajena por la decisión propia, está condenado".

Toda la educación infantil debería tener el único norte de que el niño alcance su autonomía, y que pueda liberarse de toda tutela. Lo tenemos claro en cuanto educamos al hijo para que pueda valerse por sí mismo en un trabajo, que se independice económicamente de nosotros. A eso le dedicamos todos los esfuerzos, para eso lo mandamos al colegio, para que mañana pueda tener una autonomía económica y formar una familia, etc. Pero ni se nos ocurre el propiciarle una autonomía de pensamiento, todo lo contrario. Hacemos lo indecible por que se someta a nuestro esquema moral, que consideramos el mejor. No formamos un ser independiente, sino un apéndice. Como mucho le respetamos la "vocación": que elija lo que quiera ser. Pero hasta ahí no más. Porque hay algunas profesiones que no nos gustarían. Y hay algunas amistades que no nos gustarían. ¿Está mal esto? ¡NO, no está mal! El problema es que deberíamos lograr que el hijo adhiera voluntariamente a estos parámetros y en lugar de sentir que el hijo nos traiciona si se aparta de estos, pensar que no tuvimos suficiente capacidad de convicción o que él no está de acuerdo con nuestros "valores" y tiene todo el derecho a eso. O que nuestro modo de IMPOSICIÓN por la fuerza de la autoridad es el mayor fracaso de toda educación y OBLIGA al hijo a rechazar los valores paternos por más buenos que sean, para poder tener una vida sin asfixia psíquica.

De tal manera, los mejores valores que los padres intentan transmitir, si se los impone por la autoridad, no hacen más que convertirse en los valores más nefastos para el hijo, y rebelarse a estos será el único modo en el que hijo pueda sentirse humano.

Desde los primeros años el niño quiere gobernarse por sí mismo. Ni bien empieza a caminar, detesta que lo corran del camino por donde se le ocurre circular. Los padres necesitan someterlos desde el principio a que acepten la autoridad para no correr riesgos gravísimos de vida. Pero al mismo tiempo tan tempranamente empiezan a enseñarles reglas "morales" y lo hacen con la misma vehemencia con la que lo protegen de los peligros. Los padres tratan de mostrarles el disgusto que les causan ciertas actitudes naturales como la de tirarle el pelo al hermanito. Entonces los padres se convierten en efusivos enojados con rostros serios y descompuestos y palabras fuertes, para que registren displacer y sientan que han disgustado al ser que más idolatran.

Y así se van constituyendo las leyes morales desde el vamos, con la misma táctica, la de imponer la imagen descompuesta del padre para que el hijo la vea y se conmueva. Claro que al mismo tiempo recurren a las explicaciones de cómo hay que proceder y cómo no hay que proceder en la medida en que el hijo puede entender qué es lo que quiere el padre que haga para no disgustarlo. Los padres se engolosinan con esta práctica, y no abandonan nunca el pedestal de autoridad, porque creen que es el resguardo contra cualquier desviación del hijo. Se cree que la autoridad del padre es el fundamento de una educación exitosa. Y es mentira.

La educación de un niño hoy no pasa de ser una domesticación en la que el hijo va comprendiendo cómo no disgustar al padre y cómo no disgustar al maestro, y cómo no disgustar a la sociedad. El hijo que sigue al pie de la letra todas estas pautas, elige la profesión, la novia, la vida que esperan todos que él lleve, y se convence de que así debe ser y hasta se siente feliz. Pero en le fondo tiene sepultado a una persona que nunca llegó a ser. No tiene ni la menor idea de cómo llegó a ser lo que es y para qué vive.

¿Cómo se hace entonces? Se trata de administrar con inteligencia el enojo-aprobación inapelables como moneda de cambio educativo. Tratar de abandonar lo antes posible este modo de opresión psíquica. Lo antes posible el padre debe empezar a decir "yo creo esto, hijo". No como la verdad sino como una forma de pensamiento. Por supuesto no en todas las cosas. Sino en las que no es estrictamente necesario imponer la autoridad.

Y lo más importante: no hay cosa más aberrante que el castigo. No me refiero al físico, que por supuesto ha sido superado. Me refiero a ese castigo que parece inocente, como "no hay postre" o "no vas a pasear". Ese castigo es la aberración más desorbitada. La educación debe conducirse sólo con premios a las acciones que los padres consideran positivas. Nunca con castigos. Y menos con la humillación que estos castigos conllevan. Porque mostrar el placer de los padres es el modo moralmente habilitado de condicionar educando. Mostrar el disgusto es condicionar por el temor, y hasta por el terror.

Llegando a la adolescencia el ser humano quiere valerse por sí mismo todo lo que puede. Si no tiene detrás una ley inapelable, no va a ir a buscar a quien le permita burlar al padre para sentirse humano.

Capaz que ahora podés entender mejor la frase de Freud: el que no mata al padre, muere.
Si recibís este post por mail y querés comentar, no respondas a este correo. Escribí un comentario en el blog o envía un mail evarow@gmail.com

0 comentarios:

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...