Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

24 de mayo de 2008

¡D'Elía, French y Berutti, un solo corazón!


Hace 198 años, el 22 de mayo de 1810, estaban invitados al Cabildo Abierto de Buenos Aires, cuatrocientos cincuenta vecinos, de los cuales la mitad eran chetos de Barrio Norte que apoyaban al Virrey, pero D’Elía no los iba a dejar entrar. La banda de French y Berutti, apodada “los Infernales”, custodiaba todas las entradas a la Plaza y dejaba pasar solamente a “los compañeros”.

Saavedra los había llamado a los dos en secreto el día anterior para pedirles que pusieran el hombro movilizando a los muchachos, para que le despejaran la Plaza al día siguiente, porque si entraban los chetos al Cabildo Abierto podían perder la votación pero lo más grave era que podía correr sangre y tenía que evitarlo a toda costa.

Saavedra sabía que Cisneros había sentido una escupida en el ojo cuando le había negado su pedido de reprimir a los revolucionarios en caso de desmanes, y estaba cantado que el tipo había arreglado con los garcas que vinieran a provocar al Cabildo Abierto. Si le ganaban la votación y le tiraban un muerto se pudría todo. Si él se resistía a reprimir, el Virrey lo destutía y se acabó la Revolución. Tan bien que estaba yendo la cosa. No, no lo podía permitir.

“El problema es que los muchachos no conocen a todos los compañeros, los chetos se nos van a colar”, le dijeron French y Berutti a Saavedra. “Fácil”, dijo Saavedra, “pongan a los muchachos a cerrar la entrada de la Plaza y ustedes dos, que vienen a la Jabonería de Vieytes, pueden reconocer a los compañeros. Póngales a los que reconozcan, unas cintas del color de los Borbones en la solapa, así nadie se aviva que están señalando a los nuestros, y díganle a los muchachos que dejen pasar a los que vengan con la cinta.”

French y Berutti se pasaron la noche cortando cintas, y al otro día estaban en la Plaza con los Infernales. Unos giles que habían llegado temprano, se volvían con cara de velorio porque no los dejaron pasar. Se les acercaron para pedirles que les pusieran una cintita a ellos también, pero French y Berutti les contestaron que no tenían más. Los giles se dieron cuenta que algo raro pasaba con las cintas, y corrieron la bolilla por toda la City que la patota impedía el ingreso a la Plaza, cosa que sembró el pánico entre los chetos y ni se acercaron a molestar el magnífico desarrollo de la Semana de Mayo. Al Cabildo Abierto del 22, entraron doscientos cincuenta y uno de los invitados.

“¡Qué buena idea lo de las cintas! ¿cómo se le ocurrió?”, le dijo Castelli al oído a Saavedra, mientras esperaban que empiece la reunión. “Bueno, pensé en las Madres de Plaza de Mayo que inventaron lo del pañuelo para reconocerse entre ellas”, dijo Saavedra. “No hay nada nuevo bajo el sol, Castelli, nada nuevo bajo el sol del veinticinco”, agregó. “¿Qué vieinticinco?”, dijo Castelli. “No sé, me acordé de la letra de una canción”, contestó Saavedra, “Hagamos silencio que ya empieza”.
Eva Row

Leer completo...

8 de mayo de 2008

La verdadera historia del capitalismo






En este mundo todos tenemos que tener algo para vender. Si alguien no tiene nada, entonces ofrece una libra de carne: su fuerza de trabajo. Si no existieran estos desgraciados que no tienen nada, los tipos que tienen cosas no se hubieran sentido tentados a comprar la fuerza de trabajo y empezar a descansar tirados en la playa mientras el infeliz de la libra de carne trabaja para hacerles los objetos que después van a vender. Los pobres son como la mujer, la tentación que funda el pecado original. La culpa de todo la tienen los que no tienen nada, sin ellos no hubiera podido existir el capitalismo. ¿Pero de dónde salieron estos pobres que no tienen nada? ¿Cómo sus padres no les dejaron ninguna herencia? Acá se mete Marx y describe: que los echaron de sus tierras. Marx dice que el capitalista creó al pobre, lo inventó, lo fabricó, lo plantó, lo regó y lo cosechó. Los pobres diablos se creían que iban a vivir toda la vida en el Feudo, no se dieron cuenta que las cosas cambian, que la historia sigue, pero no eran muy leidos. Así que los echados de los Feudos no sabían adónde ir, y se fueron todos para Londres, porque se corría la bolilla de que te daban plata a cambio de trabajo. Y bueno, el que tiene plata hace lo que quiere. Entonces se fueron a esos solares techados llenos de ruido donde había máquinas que fabricaban cosas con la ayuda de los trabajadores. El problema es que pagan poco. Pero la culpa es de los pobres, meta tener hijos. Entonces así no se puede, si hay muchos para trabajar, nunca van a pagar para que alcance la plata. Al poco tiempo de llegara Londres, los pobres se dieron cuenta de que nunca iban a salir de la miseria. No fue Marx el que los avivó, había otros antes que les decían esas cosas. Pero Marx les dijo que eso una vez se iba a terminar, que el cuento tenía final feliz, que un día ellos iban a ser los dueños de las máquinas. Y algunos se lo creyeron. Armaron un lío terrible con la lucha clases. Pero los peronistas les dijeron que la lucha de clases está mal. Porque ser pobre no es ningún orgullo, pero tampoco ninguna vergüenza, y que los ricos bastante desgraciados son tratando de hacer pasar un camello por el agujero de una aguja. Al capitalista no hay que combatirlo sino agradecerle como al sol, porque si no hubiera sol, no habría sombra para refugiarse cuando hace calor.

Eva Row

Leer completo...

4 de mayo de 2008

Bunge me salvó la vida

Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.


MARIO BUNGE


Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta

Un día apareció Raid.

Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos.

Observo la cara de mi hermanito mirando el aviso y le veo la boca abierta y los ojos saltones. Zas, ¡cómo le impresionó el Raid! me dije. Ipso Facto el niño se dirige a papá y le pide plata porque tiene que comprar algo. Sale. Pienso que vuelve con un Raid. No, vuelve con una palmeta. Lo que le impresionó fue la palmeta. ¡Nunca los avisadores se habrán enterado de cómo les salió el tiro por la culata con mi hermanito! Eso mismo pasó con Bunge salvándome la vida.

Capítulo 2-Bunge me salva la vida

A los 27 años voy a parar al diván de un psicoanalista. Aclaro que lo pagaba la Obra Social de mi marido. El matrimonio andaba con problemas, pero yo estaba entera, con ganas de separarme y superarme. Como la Obra Social pagaba todo, el tipo me indicó que necesitaba venir cuatro veces por semana.Y yo iba.

Pero me empecé a sentir mal. No entendía qué era lo que ese tipo me estaba haciendo. Me hacía acostar y yo me ponía dura, y me decía que hablara y yo hablaba, pero no soportaba hablar sin ver la cara del interlocutor, y acostada sin estar cansada ni tener sueño. Pero como le tenía un gran respeto a la Ciencia, porque yo había sido estudiante de Física y amaba la ciencia, no dudaba de que el hombre con un título de Médico y pagado por la Obra Social, estaría implementando una técnica científica.

Al salir de la primera sesión me compré un libro de Freud. Esquema del Psicoanálisis se llamaba. Lo leía y no entendía nada, pero nada. Mi cultura no había andado por esos lares. Había andado por la literatura, la música clásica y la ópera, la pintura y la escultura, el teatro y el cine. Pero psicoanálisis nada de nada.

Y de pronto al no entender, empecé a angustiarme en serio. Cuando entré a terapia no estaba angustiada, sólo un poco confundida. Pero estaba angustiándome cada vez más. Me divorcié. Y me empecé a deprimir. Y cada vez más. Mi familia decía que temía que me suicidara. Me decían que largara a ese médico. Pero yo estaba mal, y entonces creía que necesitaba terapia. Vivía sola y ya me había hecho la costumbre de ir.

Así pasé dos años, en una encrucijada, sin poder largar la terapia porque esa era la Ciencia y yo no le iba a dar la espalda. Hasta que un día abro Clarín, y a doble página sale un reportaje a Bunge. Decía algo así como "El Psicoanálisis es una pseudociencia" y a lo largo de las dos páginas se despachaba con todo tipo de agravios y despercio a los charlatanes que hacen psicoanálisis. Yo sentí que se me abrían las puertas del infierno y podía escapar a esa condena. Salté de la alegría, besé el periódico. Y mandé a la mierda al psicoanalista con todo el odio de mi vida.

Sin embargo, yo necesitaba refutar al psicoanálisis, no me alcanzaba con dejarlo. Deseaba destruirlo. Para eso tenía que leerme y entender toda la obra de Freud. Leía y leía e iba entendiendo. Y no veía que fuera tan grave la teoría. Me parecía medio rebuscada en algunas cosas, medio delirante en otras. Pero algunas cosas eran atractivas. Y muy interesantes.

Lo único que sabía es que el tipo este me había dejado con una depresión que no se terminaba de ir. Y yo seguía tomando Valium para dormir que era de venta libre. En épocas de terapia el tipo me llegó a dar 3 Triptanol, 3Tranxiulum y 3 Valium por día, y no podía dormir. Al dejar la terapia largué todas las pastillas menos el Valium para dormir. Tenía pánico de no dormir. Me fui mejorando bastante. Encontré pareja nueva, me casé y me embaracé. Con el embarazo me sacaron el VAlium, así que dormí lo más bien sin pastillas.

La lectura de Freud cada día me gustaba más, y estaba empezando a rever lo que decía Bunge. La formulación del aparato psíquico, el inconsciente, la idea del malestar en la cultura, el moisés y el monoteísmo empezaron a formar parte de mi oxígeno cultural más que ninguna otra cosa en la vida. La obra de Freud es colosal y fundadora de tantas cosas importantes para la modernidad que ignorarlo es perderse de lo mejor.

Claro que la "terapéutica" para la "cura" de la neurosis, yo creo que Freud la inventó para sacarle la plata a las histéricas ricas de Europa, porque el hombre de algo tenía que vivir. Y que el psiconállisis aplicado como terapia a una ingenua como era yo, que no participa de la experiencia por su propia convicción, que es enviada a terapia por derivación de otro médico, resulta un negocio vil y bastardo.

Pero no había sido el psicoanálisis lo que me había hecho tan mal, sino la química devenida de la verdadera Ciencia, porque mi psicoanalista era psiquiatra, y me estaba matando con las drogas, no con Freud. Así que llegué a la conclusión de que Bunge me salvó de sus propios amigos, Bunge me salvó de la Ciencia Química manejada por la ilustre psiquiatría, no del Psicoanálisis que no mata a nadie.

Cuando me dí cuenta de eso, empecé a atar cabos de cuántos suicidios todos conocemos de gente que está en tratamiento psiquiátrico, de cuántas personas conocemos que entraron a tomar pastillas y no se recuperaron más. Por eso digo que Bunge me vendió la palmeta para aplastar la química medicamentosa del cerebro, no al Psicoanálisis como él intentó desde el diario.

Apéndice

La química del cerebro es un conocimiento tan oscuro como no existe otra cosa en el maravilloso mundo de la química medicinal. Se sabe muy poco del cerebro, y menos aún del efecto que hacen los medicamentos.

Hace poquísimo tiempo, después de toda mi convicción, volví a caer en la ingenuidad, por amor a la Ciencia. Me enteré de que por fin habían descubierto una droga contra el tabaquismo, que era "específica". Se llama Bupropión. El médico que la implementa es un cardiólogo de la Fundación Favaloro. El hombre es contratado por empresas para hacer que sus empleados dejen de fumar. La ley obliga a las empresas a proporcionar este servicio a sus empleados. Fui a verlo. Le conté mi historia con los medicamentos para el cerebro. Me aseguró que esto era cosa seria, que la serotonina, que los inhibidores, y me regaló el Bupropión.

Llegué a casa y busqué en Internet. Pero no es tan fácil saber la verdad. Es necesario conocer el nombre comercial del medicamento, e ir a la página del laboratorio que lo fabrica, y aún después, buscar en los links que informan al profesional, porque para el paciente, tienen una versión más optimista que para el profesional.

En fin, después de largas listas de posibles efectos secundarios graves, encontré que el laboratorio asevera no saber realmente el modo por el cual opera el Bupropión. Se sabe que el tabaquismo produce un estado de placer que se supone que imitaría el Bupropión, y que serviría como sustitutivo del tabaco.


Con las drogas aplicadas al cerebro, los científicos sólo pueden provocar estados anímicos. Los resultados y las conclusiones de hacer eso, las obtienen con pruebas estadisticas en humanos que se prestan a esas prácticas, seguramente por ser pobres. Toman un grupo de gente, a unos les aplican un placebo y a otros la droga. Y los siguen por un tiempo anotando cuáles son los efectos.

Esta es la dirección de Internet donde encontré las especificaciones del bubropión:



http://www.odranal.com.ar/profesionales/index.html

Aquí copié y pegué las palabras exactas que siguen:

Si bien el exacto mecanismo de la acción del cese del hábito tabáquico no está aclarado, se piensa que es mediado por los efectos noradrenérgico y/o dopaminérgicos.
Eva Row

Leer completo...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...