Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

26 de enero de 2013

Angustias y Paisajes del derrumbe del 2001

Diciembre de 2001 me sorprendió y desesperó como a la rata cazada por la cola, en una trampa barata. Miraba los acontecimientos sin creer en lo que estaba pasando. Más andando el año 2002, la verdadera naturaleza de ese meteoro económico que empezó con el Corralito, se fue haciendo cada vez más evidente y se fue apoderando de mí, como la oxidación que corroe al hierro pretensioso de su dureza, de puro soberbio, ingenuo e ignorante.

Esos acontecimientos no significaron lo mismo para todos los argentinos, desde ya. A mí me agarró con la edad en la que uno todavía es joven y empieza a disfrutar con aplomo de los logros de la vida, o a pagar los costos de los errores: la década de los cincuenta años.

Todo lo que había construido se desplomó de golpe, pero no fue a causa de un error mío. Simplemente me robaron lo acumulado, tanto en el orden material como en el acopio de sueños y creencias sobre el modo de vivir. Nada me quedaba en pie. Porque lo poco que todavía tenía, seguía dependiendo de recuperar lo que había perdido, y empezaba la cuenta regresiva. Sin ninguna esperanza en el horizonte. Nada.

Hasta 2004 me dediqué a reventar enormes cantidades de energía que me venían a chorros del combustible formado por la rabia y el resentimiento, acumulados a punto de explotar en el envase. Fui administrándolo con una llama encendida. Busqué y encontré una disciplina que abordar, develar, aprender, desarrollar y aplicar, la compleja construcción de lámparas Tiffany. Busqué algo que me agotara hasta dejarme exhausta y lo encontré.

Al mismo tiempo exprimí al máximo la herramienta que por fortuna había aprendido a manejar, la computadora, que gracias a Internet, me tenía en contacto con un montón de personas afines en el mundo.

En eso estaba cuando el sistema comercial de mercado interno empezó a dar señales de respiración a pesar de su cuerpo maltrecho y moribundo, gracias a la acción de Néstor Kirchner. Ahi mi actividad de toda la vida empezaba a dar frutos pequeños y abandoné todo el subterfugio de supervivencia con las lámparas Tiffany.

Era empezar de nuevo. Era empezar de cero. Era empezar una cosa que yo dominaba pero que ya no estaría sustentada en ninguna ilusión ni certeza. En mi vida dejó de haber proyectos personales. Quedaron sepultados bajo el derrumbe. Empecé la década con toda salud y juventud, y la terminé con el diagnóstico de hipertensión, diabetes, artrosis, veinte kilos más, y toda la escenografía del deterioro físico con el que se afirma la vejez.

Cuando se acercaba el 2001, tan sigiloso y artero, yo manejaba una lista de correo por Internet, que se llamaba "estafados". Curiosa afición la mía, preocuparme por la estafa, como si hubiera sabido que iba a ser una próxima víctima.

Era una lista muy activa y concurrida, con personas que fui invitando por mi conocimiento en la participación en otras listas con temáticas políticas, racionales, escépticas. Así junté un ramillete de joyas que estaban en España, Argentina y Costa Rica.

Llegados los acontecimientos de los trágicos días del 19 y 20 de diciembre, las imagenes de los saqueos se difundieron por el mundo y los integrantes de la lista que no eran argentinos estaban escandalizados y conmovidos hasta las tripas.

Hice pública, en la lista, mi situación, mi desesperación, mi angustia, sin pensar en lo que estaba haciendo. Me hicieron saber que habían organizado "una colecta" para ayudarme a pasar el momento. Eso hizo que reaccionara para observar mi nueva situación, alguien a quien se le organiza una colecta es alguien que ya no puede sobrevivir por las suyas. Lo rechacé por supuesto, pero quedé horrorizada de mi misma.

El integrante de Costa Rica me escribió un mail diciéndome que ya que no quería recibir dinero, no me negara a ser reconfortada con algo que él quería enviarme para hacerme sentir de alguna forma su solidaridad y que no estaba sola en el dolor. Me dijo que me enviaría dos libros de un poeta y literato costarricense.

Al tiempo recibí los dos libros. Que fueron mis compañeros de todas las noches siguientes, y se encargaron de que pudiera conciliar el sueño, envuelta en paisajes selváticos o desérticos, poblados de aves y culebras de nombres desconocidos, y de protagonistas de cuentos de la mayor pobreza y sencillez del alma.

El autor es Carlos Salazar Herrera, y uno de los libros es "Cuentos de angustias y paisajes". Acabo de encontrarlo en Internet, y quería compartirlo con ustedes. Es un verdadero hallazgo de una literatura muy latinoamericana y sorprendente por su enorme belleza.

De paso, la ingratitud me hizo olvidar hasta el nombre de ese costarricense que me envió tanto cariño desde tan lejos. Si por las dudas leyera este post, que sepa que quisiera volver a saber de él, aunque sea para que sepa lo que su solidaridad significó para mí, en medio de tanta amargura.

Cuentos de Angustias y Paisajes

 http://es.scribd.com/doc/29721069/Salazar-Herrera-Carlos-Cuentos-de-Angustias-Y-Paisajes#outer_page_8




Si recibís este post por mail y querés comentar, no respondas a este correo. Escribí a evarow@gmail.com

Leer completo...

9 de enero de 2013

La responsabilidad de un periodista por las consecuencias de lo que publica

La historia de una carta secreta

En la carta que publico abajo, los nombres son falsos. Pero la carta es auténtica hasta la médula. Me la mandó un amigo –con el pedido de no divulgarla- que la recibió en respuesta a la que le mandó a un periodista. La guardé para que cuando pasen algunos años pueda utilizar su contenido, que pone en cuestionamiento y evidencia, la responsabilidad de un periodista por lo que publica. El mayor valor que creo que tiene esta carta, es que es una confesión de culpa escrita en primera persona.

Las circunstancias están relatadas en la carta. Si algo quedara oscuro, respondo en los comentarios.


Apreciado señor Fermín Sobrado:

Acabo de leer su carta y no puedo ni esperar un minuto más para contestarle. Ante todo, muchas gracias. Mire, tengo 38 años y llevo quince en esta profesión. Créame, cada día se aprende algo. El que haya personas como usted, que toman iniciativas como las suyas, guiados por su sentido de la Justicia, es toda una lección.

Lo más fácil para mí era decirle que ya lo había intentado todo en relación con este desgraciado caso. Era una forma como otra cualquiera de intentar engañarme. Todavía no sé cómo reactivar el interés del periódico en el que trabajo por la suerte de Alberto Salam, pero usted me ha sacudido, al recordarme la dignidad de este pobre hombre que rechaza el indulto y se niega a salir de prisión, si es con el estigma de culpable.

Hablaré con sus abogados e intentaré publicar algo siguiendo ese camino que usted me abre, contando de antemano con su benevolencia por apropiarme descaradamente de su reflexión.
Para acabar, déjeme que le cuente una intimidad. Pocas veces quienes trabajamos en este oficio sabemos cuánto daño podemos llegar a causar. Yo sí lo sé, y no me enorgullezco de ello.

Hace ya muchos años, Miguel Maleh me telefoneó desde la prisión para explicarme su caso y el de su compatriota. "Somos inocentes señor, y sólo le pido que nos escuche", me decía en su más que aceptable castellano. La primera vez que hablamos no le hice el más mínimo caso. Ni la segunda. Ni, probablemente, la tercera, ni la cuarta. "¿Qué preso confiesa su culpabilidad?", creía yo por entonces. Sólo la increíble tenacidad de alguien como Miguel Maleh, que luchaba contra un sistema judicial y contra una lengua que no le eran propias, me hizo dudar. "Si sólo la mitad de lo que cuenta es verdad, estremece pensar lo que será su vida en la cárcel, un día tras otro", me dije.

Empecé desde aquel día a interesarme por su situación y la de su compañero Alberto Salam. Así descubrí que había un informe -del propio cuerpo policial que los detuvo- que avalaba su inocencia. Las piezas del rompecabezas fueron llegando poco a poco.

Un individuo se confesó autor de uno de los delitos por los que permanecían en prisión. El Supremo Tribunal anuló esa condena. El Fiscal General solicitó su indulto por "dudas razonables en conciencia" y así hasta un sinfín de informaciones que hacían prever su rápida excarcelación, incluida una petición en tal sentido del Colegio de Abogados y gestiones de políticos importantes.

Por ahora, sin embargo, el único que ya es libre de una forma irremediable, total, es Miguel Maleh. Un ataque al corazón lo sacó de la cárcel.

Miguel Maleh y yo acabamos teniendo una relación muy especial. Le visité varias veces en prisión y en el hospital penitenciario. Acudí a su velatorio y lloré su muerte. Conozco a su mujer y a sus cuatro hijos. Hablamos infinidad de veces por teléfono. Me empezó llamando "don Agustín" (me da vergüenza recordarlo) y nos acabamos tratando de "hermanos".

Un día le pregunté -Hermano, ¿por qué te decidiste a llamarme y contarme todo lo que me has contado, precisamente a mí, cuando hay tantos periodistas en el diario? Y el me contestó -Porque publicaste la noticia de mi detención, con mi foto, antes de que pasara a disposición judicial. Siempre pensé que las personas que me reconocieron en las ruedas de reconocimiento, vieron primero aquella foto-.

Posiblemente tuviera razón y esa duda me corroerá toda la vida. Yo ya ni siquiera me acordaba de aquella lejana noticia, la que hablaba de la detención de dos hombres acusados de una larga cadena de delitos. La información iba acompañada de la foto de uno de ellos, Miguel Maleh, quien con el tiempo se acabaría convirtiendo en mi hermano. Si no se lo hubiera preguntado, jamás me lo hubiera dicho. Nunca dejó traslucir hacia mí el más mínimo resentimiento, a pesar de que tenía motivos. Cuando se lo recordaba, siempre se despedía con la misma frase:

-Que Dios ponga flores de azahar en tu camino.

Que Dios ponga también flores de azahar en tu camino, Fermín.

Agustín Sanjurjo


Si recibís este post por mail y querés comentar, no respondas a este correo. Escribí a evarow@gmail.com

Leer completo...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...