Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

7 de enero de 2011

NO SON RACISTAS, SON "POBRÓFOBOS"

DEDICADO A TODOS LOS XENÓFOBOS Y RACISTAS, AL HIJO DEL TANO MACRI, TAMBIÉN.
En este post un comentarista dice muy bien que hay que dejar de llamarlos xenófobos y decirles directamente racistas. No es que odien al extranjero, ya se sabe que cualquiera es capaz de tener un amigo ecuatoriano, hasta Maurizio, basta que sea rico.

Los ricos son una raza aparte, la única que no es discriminada. Todos los negros, judíos, ecuatorianos, o lo que sean, tienen un amigo que los acepta y es racista, basta que tengan plata. Todo racista puede mostrar un amigo negro, judío, o lo que sea, basta que tenga plata. Lo que no va a tener nunca un racista, es un amigo de otra nacionalidad o color o religión que a la vez sea pobre. Quiero probarte lo que digo. Y vamos a tener que llamarlos pobrófobos en lugar de racistas.

UN POCO DE HISTORIA DEL BARRIO:

Acá el barrio de Once, hace 25 años era un barrio judío, habitado en sus viviendas por comerciantes judíos, en su mayoría, de primera o segunda generación venida de Europa, y en su minoría, judíos de Oriente con pasaporte turco (sefaradíes). El Once fue deshabitado por esos judíos comerciantes que se fueron muriendo. Los hijos se mudaron de barrio aunque mantengan la propiedad de los locales de comercio. Se fueron hace mucho y fueron reemplazados primero que nada por los coreanos, que como vinieron con plata a ponerse locales de ropa, no fueron discriminados por la población local. Tampoco fueron discriminados los chinos que vinieron a ponerse supermercados.

Los coreanos se fueron casi todos. Hace un cuarto de siglo los chicos coreanos ocupaban casi la mitad de todas las plazas de alumnos de las escuelas privadas que había en el barrio. Una alumna coreana sacó la mejor nota en Historia Argentina en un examen de ingreso al Nacional Buenos Aires. Ya no hay más chicos coreanos ni escuelas privadas. Ningún padre discriminó jamás a los compañeritos coreanos de sus hijos, para nada, ¿Por qué será? "La gente" decía que eran muy trabajadores. Como si los bolivianos no lo fueran, ¿no? Todos los edificios de Buenos Aires fueron construídos por bolivianos que trabajan en obra. ¿Alguno conoce un boliviano que se rasca?

Pero ahora en el barrio hay peruanos, una enorme cantidad de peruanos, que en pocas cuadras tienen más de cinco restaurantes de comida peruana. La mayoría son peruanos pobres. Algunos alquilan departamentos, otros son "okupas". Pero todos trabajan. Los peruanos son horriblemente discriminados. Cada tanto la Policía protagoniza alguna razzia de peruanos que venden por la calle y se produce una corrida. Se les incautan las mercaderías y los peruanos se juntan todos como palomas para apoyarse mutuamente y hacer número contra la Policía. que los rodea con varios coches y a veces con muchos uniformados. Los peruanos son contestatarios y gritones, sobre todo las mujeres. Le gritan a la Policía las mujeres. Una le dijo una vez a un Policía que el Perú era el único país que había apoyado a la Argentina contra Inglaterra por Las Malvinas, y que su padre había muerto en esa guerra. Me resultó simpático el ingenio y la ocurrencia de esta mujer que luchaba con garra para que le devuelvan una canasta con comida que vendía por la calle.

El asunto es que la población porteña asentada en el barrio los repudia. Alrededor de los peruanos, cuando son perseguidos por la Policía, se junta lo que Macri llama "los vecinos", es decir: la chusma. Esa chusma comenta en voz baja en grupitos: estos peruanos son una mierda. Y se miran menenando las cabezas, mordiéndose los labios inferiores. Estos son los porteños que van a volver a votar a Macri, que dice lo que ellos quieren escuchar.

También hay chinos en los supermercados como en toda la ciudad y bolivianos vendiendo verdura fuera y dentro de los supermercados de los chinos. Los bolivianos que alquilan un stand de verdulería en lo de un chino, van haciendo plata y salen del supermercado para alquilar algún local. En una esquina que ya es propia de una familia boliviana, trabajan dos hermanos con sus respectivas esposas en cooperativa. Toda una familia. Ya tienen un supermercadito muy bien provisto. Uno de los hermanos es carnicero y tiene la mejor carne del barrio, y la más cara. Fueron comprando los locales aledaños para extenderlo, provocando que los dueños no renovaran los contratos de alquiler para vender el local, cosa que enfureció a los inquilinos, que dicen que los bolivianos deben vender droga, porque ¿de dónde van a tener, si no, tanta plata, eh?

ACÁ VIENE EL CUENTO

Hace un tiempo había una familia boliviana que se hizo rica en un supermercado chino. Luego vendieron el stand a otra familia boliviana más pobre. La mujer se llamaba Eva como yo. Era petisa y fea como ella sola, pero tenía mucha plata. La familia tenía varios stands en distintos supermercados chinos. Venían diariamente con una cuatro por cuatro blanca nueva, trayendo la verdura que repartían en los distintos supermercados. La hija de Eva tocaba el piano y Eva contaba a todo el mundo que le había comprado "un piano de cola".

Esta Eva estaba vendiendo mientras yo hacía la cola. Estaba atendiendo a una mujer judía del barrio, una mujer que la conozco de hace cuarenta años de vista, que no se fue del barrio porque es soltera y es una de esas que le da de comer a los gatos, como hay en todos los barrios. Nunca supe como se llama.

Estaban hablando entre ellas de la situación del país (Eva vota a Macri y odia a Cristina), y la mujer judía le dijo a la boliviana Eva que el problema de la Argentina "son los negros" que no les gusta trabajar y el gobierno les regala plata.

Yo me le fui al humo a la mujer judía, con ganas de morderla, como un perro herido. La encaré, mientras la boliviana le daba el vuelto, y escuchaba medio asombrada lo que yo le decía. Le dije de todo: "cómo podés hablar así vos que sos judía, hablás igual que los nazis en Alemania hablaban de los judíos, no te atrevas a volver a hablar así delante mío que te hago una denuncia en el Inadi". Y aquí está lo asombroso. La boliviana tomó la palabra para defender a su clienta y me dijo así: no se enoje, la señora tiene razón, el problema de la Argentina son los negros que no les gusta trabajar y este gobierno les da plata para que "los" voten. El asombro me enmudeció. No me lo esperaba.

Llegué a casa medio loca. Roberto me escuchó despacharme contra la boliviana. Me acuerdo que le decía: la pelotuda de mierda no se mira al espejo, no vé que cualquier racista la vé a ella como "una negra"? ¿Cómo se entiende eso Robertoooooo?

Y mi marido, que sabe un montón, con su pipa, tranquilo, me contestó. Lo que pasa es que el racismo no es un tema racial, es un asunto "de clase". De esto solamente el marxismo entiende: la boliviana no se ve a sí misma en el espejo como boliviana. Se ve blanca, porque es rica. Y la judía tampoco la ve como "negra", por eso le habla contra "los negros" a ella que es tan negra como cualquier argentino que lo llaman "negro". Como la boliviana tiene piano de cola y una cuatro por cuatro, la judía puede verla como alguien de su clase y el problema racial desaparece.

Mal que les pese a los que se rasgan las vestiduras contra el progresismo, y no se dan cuenta de que lo que falla no es el progresismo sino algunos que se llaman progresistas, así como lo que falla no es el peronismo sino algunos se llaman peronistas.

El marxismo tiene verdades incontrastables e irreemplazables, el racismo es un problema de clase. Los racistas no son racistas, son pobrófobos.


Leer completo...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...