Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

11 de noviembre de 2009

El kirchnerismo y los judíos, por Tito Feierstein en "Nueva Sión"

Si entré alguna vez a la Amia, fue para ver a Tito Feierstein, un cálido amigo responsable desde mucho tiempo de la Editorial Milá de Amia. Un hombre progresista comprometido con la comunidad judía en su mejor aspecto de humanismo y laicismo. Hace unos años hice una lista de correo que se llamó Judaismo Laico, en la que participaron algunos nombres ilustres de la comunidad judía como Gregorio Klimovsky y Tito Feierstein. Leámos juntos este artículo en el que Tito comienza confesando sentirse "el útlimo kirchnerista judío". Esta frase es dramática. El quiere decir cómo se siente en medio de una comunidad judía oficial (que no es representativa de la totalidad de los judíos) donde reina el Macrismo y las frases del rabino Bergmangoglio.



NO NOS UNE EL AMOR...

Autor: Ricardo Feierstein

EL KIRCHNERISMO Y LOS JUDÍOS

Por momentos, tengo la sensación de haberme transformado en el último kirchnerista judío. No porque no existan israelitas en ese movimiento político- hay centenares de ellos, en especial entre sectores técnicos e intelectuales-, sino por referencia a lo que suele llamarse la “comunidad judía organizada”. Son tantos los insultos, frases despectivas y ramalazos de odio que percibo últimamente cuando surge esta cuestión en una conversación- trátese de la eliminación de la estafa de las AFJP, el conflicto con el campo o la reciente Ley de Medios Audiovisuales-, que las palabras circulan por andariveles pulsionales, lejos de toda argumentación racional.

El monopolio informativo y los discursos unificados de prácticamente la totalidad de los medios privados- en cadena- seguramente han hecho lo suyo. Pero debe haber algo más. Este gobierno está mucho más cerca y comprometido con la comunidad que los anteriores- basta recordar los avances de la investigación en el atentado a la AMIA o la condena a Irán en la ONU- y, sin embargo, la violencia del rechazo en muchos sectores capitalinos no tiene comparación. O, quizás, se trate de una mirada estadísticamente falsa, confinada al eje Belgrano- Palermo-Recoleta en Buenos Aires.

Tres aspectos -por lo menos- deciden mi opción: el “principismo Groucho Marx”, la “democracia a la chacarera” y el “judeocentrismo excluyente”. Veámoslos.

LA FRASE DEL MARX COMICO

La impagable frase de Groucho Marx: “estos son mis principios. Pero, si no le gustan, tengo otros”, parece haber sido bien aprendida por un amplio círculo de publicistas judeoargentinos, que van desde filósofos a panfletarios. Leo incansables -y a veces bien estructurados- artículos donde realzan las virtudes del republicanismo, la democracia, la libertad y confieso que, en verdad, es difícil estar en desacuerdo con ellos.

Son valores paradigmáticos, digamos. Como el caballito de batalla del innombrable de la década del ’90 (“mi meta es la felicidad del pueblo y la grandeza de la patria”), al que nadie sensato podría oponerse. Sin embargo, basta colocar estas bellas frases en contacto con lo cotidiano para que se diluyan como arena entre los dedos.

Ejemplo: violento golpe de estado en Honduras, que derroca al presidente legítimo Manuel Zelaya y lo reemplaza por un grupo de militares y empresarios que se hacen del poder. Vuelvo la vista buscando a esos campeones republicanos que llenan los diarios capitalinos y los sets de televisión con sus expresiones de repudio al “autoritarismo kirchnerista”. Nada. Mutis por el foro. “Somos democráticos pero podemos ser otra cosa” dicen, parafraseando al mayor de los hermanos Marx. “Zelaya era partidario de Chávez”, confiesa alguno de los más sinceros. Pero, decía la Mafalda de Quino, “¿…entonces, lo que me enseñaron en la escuela?”

Chávez ganó ya alrededor de diez elecciones libres y sobrevivió a un golpe de estado. El boliviano Evo Morales, seis o siete comicios. Correa acaba de ser legitimado en Ecuador una vez más. Ningún otro régimen electo democráticamente es sometido de manera permanente a estos exámenes interminables, pero nada basta (Colombia acaba de aprobar la tercera reelección de Uribe y no encuentro una palabra en contra de los buenos pensantes). Quizá la democracia -esa bandera ideológica que terminó con el muro de Berlín- no sirva y haya que buscar otro sistema. Otros principios en la línea Groucho, digamos. Pero se trata de una discusión diferente, que debería sincerarse.

“DEMOCRACIA A LA CHACARERA”

El otro tema que hace subir el colesterol es la prepotencia de los “dueños de la patria” (que ellos identifican con sus extensas propiedades, cuyo origen -ya no hay que demostrarlo- es la Conquista del Desierto y el genocidio indígena, con el posterior reparto entre quienes financiaron esa expedición). Después de ciento treinta años muchas propiedades han cambiado de mano o se trasnacionalizaron. Pero el sentimiento es el mismo: impunidad y prepotencia, unidas al disparate lógico.

Todos claman contra el excesivo presidencialismo y la necesidad de enviar las leyes al Congreso para democratizar su tratamiento. Pero si ese parlamento -donde está representada toda la ciudadanía- decide en contra de sus intereses, pregonan la necesidad de clausurarlo, como en las buenas épocas de Onganía y Videla. Si el vicepresidente Cobos desempata con su voto la Resolución 125 -traicionando el mandato original que lo llevó al gobierno- es “un triunfo de la democracia”. Si el Senado de 2009 derrota por 44 a 24 votos la oposición a la Ley de Medios, se trata de representantes vendidos y traidores a la patria que no merecen estar sentados allí.

Si el diputado levanta la mano por ellos, asado y guitarreada en la estancia. Si elige en contra, escrache a hijos o progenitores, rotura de sus autos, ataques violentos a sus personas, para que escarmienten. Democracia “a la chacarera”.

Si en una mesa televisiva los periodistas son zalameros y compinches, todo bien. Si alguno de los presentes osa presentar un punto de vista distinto, se ofenden: levantan la voz, ensordecen con sus gritos, declaman “usted me está faltando el respeto…” mientras golpean los pupitres con sus puños y exigen retractación inmediata, mientras sus ojos prometen venganzas inimaginables. El autoelegido patrón De Angeli puede decirle “pelotudo” a un ex presidente o proponer camiones para arrear peones en un día de elección sin que ningún “republicano” se espante, pero la actual Presidenta de los argentinos, elegida por millones de votos, no puede apenas levantar la voz en un discurso sobre el campo porque le exigen retractación pública y confesión de pecados. Y la ira del campo “debe comprenderse” porque es el kirchnerismo -con sus acciones- quien los saca de quicio. Si el gobierno se fuera, ellos se portarían bien. Ajá.

Un doble estándar moral. El presidente de la Sociedad Rural pide distinguir el color de piel de los piquetes, para separar los “buenos” de los “malos”. Los medios de comunicación protestan a coro cuando un grupo de morochos corta dos carriles de una avenida, pero no dicen ni mu cuando durante semanas y semanas los propietarios de las 4x4 cierran rutas y desabastecen de alimentos las ciudades.

Democracia a la chacarera. Pobre de nosotros.

JUDEOCENTRISMO EXCLUYENTE

En junio de 1967, cuando estalla la después denominada Guerra de los Seis Días que amenazaba destruir a Israel, desde las páginas de “Nueva Sión” salimos en urgente búsqueda de apoyos intelectuales y políticos entre amplios sectores de la sociedad argentina. Recuerdo una enorme solicitada, profusamente difundida, que reunió centenares de nombres de lo más granado del pensamiento argentino, casi sin excepción, en defensa de Israel.

En 2008, participando en un congreso internacional en la Universidad Hebrea de Jerusalén, algunas ponencias sobre América Latina me causaron escozor. Los dardos iban dirigidos, sin excepción, contra todos los gobiernos progresistas de la zona -Brasil, Ecuador, Venezuela, Uruguay, Argentina, hasta Chile- y se centraban en la diminuta, pobre y postergada república de Bolivia, que atraviesa la maravillosa experiencia de haber elegido un presidente indígena, después de más de cinco siglos de explotación inmisericorde y repugnante racismo de los sectores blancos dominantes, que incluyen buena parte de los criminales de guerra croatas y nazis que llegaron al continente luego de la derrota de Hitler. Como recuerda la periodista Stella Calloni, una señora de clase media de Cochabamba le dijo, hablando de Evo Morales: “¡Señora, es una dictadura terrible! Y además… ¿cómo creen que un indio pueda ser presidente? Qué vergüenza ante el mundo. Ha hecho un daño terrible, ha hecho que los indios crean que son gente…”.

La ecuación que explica esos desbordes ideológico-emocionales procede de un pensamiento por demás sencillo: esos países mantienen buenas relaciones con Chávez- ¡y a veces hasta con Fidel, vade retro!-, luego son enemigos de Estados Unidos, luego son enemigos de Israel y el judaísmo. Algo peligroso de afirmar de manera tan nítida, una empobrecedora simplificación que sólo atiende al propio juego.

En la selva de la política mundial, cada país -sobre todo si es pequeño- debe sobrevivir buscando los aliados que pueda. En cada ocasión, habrá que sopesar cuidadosamente si esas alianzas son circunstanciales o profundas, para tratar de evaluar el futuro rumbo de la administración. Pensarlo todo único y exclusivamente desde el judeocentrismo puede llevar a errores, incluso para los propios intereses de Israel y el pueblo judío.

Como decía Virginia Wolf, “el futuro es oscuro, que es, en resumidas cuentas, lo mejor que puede ser un futuro”. Interpreto: al menos existe un futuro, a despecho de cambios climáticos o conflictos nucleares. No lo compliquemos más con erróneas elecciones entre amigos y enemigos, socios o adversarios ocasionales. Debiera entenderse la realidad con un criterio algo más abarcador que el del discurso unívoco. Incorporar otras perspectivas, en búsqueda de acuerdos que tomen en cuenta a todos los participantes en los nudos problemáticos del mundo actual.

… SINO EL ESPANTO

Desde luego: la situación de Medio Oriente es de enorme complejidad y los peligros que acechan a Israel y al pueblo judío en el mundo son reales y crecientes. Precisamente por ello, una amplia y adecuada política de alianzas es imprescindible. No todos los países -más aún, apenas una minoría- contemplan con agrado los delirios de Ahmadinejad, la locura asesina de Bin Laden o el terrorismo de Hamas y Hizbollah. Un desaforado Luis D’Elía o un ingenuo (¿?) Farinello no definen en su totalidad un movimiento complejo y contradictorio como el así llamado kirchnerismo (y el mismo peronismo, desde luego).

Sin duda hay muchos asuntos por resolver y aumentos de patrimonio que deben explicarse, así como gestos soberbios o autoritarios que podrían ser reformados. Pero, comparados con delirantes trotzkistas que desfilan apoyando a la Sociedad Rural o golpistas de la pasada dictadura travestidos en defensores de las formas republicanas, esos son temas menores frente al proceso de cambio que representan. Aunque esto es asunto opinable, claro está.

Lo preocupante de esta época -escribió Enrique Vila-Matas contestando un reportaje- es la ausencia de pensamiento. No se escucha a la inteligentsia desde hace cien años. A nadie le interesa hoy que le expliquen las cosas que no comprende o sabe. Desde hace un siglo, entonces, poder y pensamiento se han separado. Y eso conduce hacia la nada. Lo que queda son consignas ineficientes y rituales vacíos.

Quizás existen otros elementos que desconozco. Por las dudas, cuando oigo aquí la expresión “así no se puede vivir más” en bocas de gente muy bien alimentada, saco el libro (al revés de Goebbels). Citando el poema de Jorge Luis Borges sobre Buenos Aires, puedo repetir con el maestro: “No nos une el amor, sino el espanto…”. Espanto por lo que avizoro como posibles alternativas a un gobierno criticable -como todos- pero, más allá de los individuos que lo componen, portador de decisiones sociales y políticas que están por delante de la ideología media de la sociedad argentina (tal vez por ello despiertan tanto enojo).

A diferencia de los años ’60 y ’70 del siglo pasado, el horizonte de cambios posibles se ha estrechado enormemente (como suele decirse, de la consigna “Libertad, Igualdad, Fraternidad” de la Revolución Francesa se pasó al “Lifting, shopping, zapping” de hoy). Ahora se trata de lograr modificaciones pequeñas y puntuales, sin demasiadas expectativas e, incluso, aceptando contradicciones e impurezas inevitables en los personajes que los llevan adelante. Así pasó también, en 1983, con el gobierno de Raúl Alfonsín, que una enorme masa de ciudadanos apoyamos a conciencia de estar representando una posibilidad, no un punto de llegada.

Por la visión opuesta, imaginar un país en manos de señoras apocalípticas que cambian “contrato moral” por grupos económicos y Banca Morgan, o bien dudosos líderes de amplia billetera y escaso vocabulario, cuando no el tren fantasma de viejos menemistas e impresentables del conurbano o de provincias feudalizadas… eso sí es capaz de sacarle el sueño a cualquiera.

O, para decirlo en palabras del respetado John Maynard Keynes: “es mejor estar vagamente en lo cierto que equivocado con toda precisión”.


Nota en "Nueva Sión": http://nuevasion.com.ar/nota.asp?IDNoticia=0004570

Leer completo...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...