Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

16 de julio de 2009

Geocities cierra para siempre. (Segunda Parte)

Geocities, borra todo, manda al tacho de basura el cúmulo de trabajo de tanta gente, es un escàndalo universal, es como quemar la biblioteca de Alejandría, habrá mucha gente fallecida, obras inéditas en papel, la primera obra Web de la humanidad, debería ser preservada como patrimonio histórico, cultural, no sé, me desespera saberlo.


(continuación del post anterior)

Decidí entonces hacer la lista de correo que yo soñaba. Invité a cuatro o cinco cyberateos a participar de una lista que se llamara "estafados". La cosa era considerar "estafa" no solamente a la religión, sino a todo intento de manipulación, englobando todo dentro de un mismo fenómeno que denominaríamos "estafa".

Le dí de entrada a la lista un formato y una dinámica diferentes. Comencé a enviar mensajes con noticias de los diarios que hablaban de diferentes estafas. Alguien de los invitados comunicó a otros conocidos suyos del ciberespacio la existencia de esta lista, y unos cuantos me pidieron entrar. Entró un grupo que participaba en el mundo de la lucha contra pseudociencia. Da la casualidad que cuatro eran argentinos y tenían en la Argentina una filial de la internacional Ciscop, una entidad que devela racionalmente los llamados misterios, los Ovnis, las supersticiones, las mancias, las propiedades paranormales, videncias, curas milagrosas, etc. Junto con ellos entró Manuel Borraz.

Manuel Borraz, un ingeniero catalán especialista en refutar el tema Ovni, a lo que ha dedicado su tiempo libre y publicado en diversos medios españoles, fue un magnífico colistero, colaborador y entusiasta de la lista.

Todos los días alguien enviaba un artículo de un diario con el tema de la estafa. Yo lo hacía también todos los días, buscando entre todos los diarios del mundo. El material era inagotable. Todos los sábados yo hacía un mail con un gráfico de esos que se llaman "trampe a l´oeil", que traduje como "trampa al ojo". Se trataba de graficar la metáfora de la "estafa". Los colisteros esperaban cada sábado mi nuevo hallazgo de trampa al ojo. Fui publicando toda la obra de Escher.



Prácticamente no dialogábamos entre nosotros. Sí, se hacían comentarios sobre cada artículo publicado. No sé cómo entró también un joven de Costa Rica, y también entró otro colistero que abandonaba la lista por cuatro meses porque se iba a trabajar a alta mar y no podía conectarse a Internet. Los dos años que estuvo la lista "estafados", hubo una despedida y un regreso del fiel colistero que se alejaba hacia islas remotas del Pacífico. La gente de la Ciscop me había otorgado el título de "estafóloga". Fuimos conociendo todos los abusos de las empresas, las trampas de facturación, las distintas denuncias de los damnificados a las entidades de Derecho del Consumidor como la famosa estafa de las vacaciones por tiempo compartido, las ventas de productos en sistema piramidal, los afectados de todo el mundo divulgando sus daños. Fueron dos años de mucho trabajo de todos y de compartir cosas de mucho interés.


Llegó el desastre del 2001 y los compañeros de España y el colistero de Costa Rica me preguntaban cómo era mi situación en la Argentina. Conté desesperada que tenía todos mis ahorros en el Corralito, que no había circulante, que no había trabajo. Ellos veían en la televisión los desmanes, los asaltos a los supermercados, esas imágenes que dieron la vuelta al mundo. Me emocionó un mail privado que me enviaron de común acuerdo: estaban dispuestos a mandarme dinero a través de una colecta que harían entre ellos y me preguntaban cuánto necesitaba para sobrevivir. La oferta me sobresaltó, y me emocionó hasta las lágrimas. Por supuesto que no acepté. Entonces los de España me pidieron por favor que les buscara una entidad para donar dinero porque no podían permanecer ajenos a tal desastre.

Hice el contacto para que enviaran una donación a un Comedor infantil del conurbano. El colistero de Costa Rica no encontró forma de enviarme su solidaridad y con una carta bellísima llena de amor y solidaridad latinoamericana me despachó por correo varios libros de literatura de un clásico autor costarricense que conservo y sigo releyendo. Una de las prosas poéticas más bellas que he leído en mi vida. Algùn día voy a publicar acá algún cuento de esos.

Mientras tanto, la mirada introspectiva del triste espectáculo de mi ansiedad por lo que estaba pasando en mi patria, y en mi vida por culpa del desastre, me llevó a la conclusión de que debía usar esa energía brotada de la indignación y colocarla en trabajo enfervorizado, para contrarrestar la parálisis a la que estaba condenada, como todos en la Argentina. Hice dos cosas, una: dedicarme a aprender a hacer una página Web en forma autodidacta para rescatar el material que se publicaba en la lista y tenerlo a la vista, y la otra: aprender una técnica que había descubierto que se llama Vitraux Tiffany, pero esto último lo cuento en otro capítulo.

El aprendizaje de hacer una página Web sin tener idea de lo que estaba haciendo, me consumía horas y horas de jugar al acierto y error, de concentración e irritación de la vista, hasta que los ojos se me caían de sueño. Así fui llevando adelante el proyecto hasta poder cumplir el sueño de hacer una página Web en el sitio Geocities. Y así fue cómo no caí en la depresión, pasando horas vacías de clientes en la òptica, con la sensación de que el mundo se había terminado, pensando en un futuro que se veia impredecible en sus consecuencias aterradoras. Pero no quería desesperarme. Decidí pelear contra la caída de los brazos moviendo los brazos para cualquier lado. Hacer, hacer, hacer cosas, construir, construir, aprender, aprender. No pensar, no desmayar, no desesperar.

Por fin llegaron a los comercios de la capital los "patacones" que salvaron apenas el parate absoluto del mercado de circulación, luego los "lecops". Empezó a moverse algo el trabajo, que no servìa para mucho pero dos o tres cositas por día entraban en la óptica. Cosas sin importancia, todos arreglos mínimos. Asì pasaría el 2002, con los negocios del Once cerrándose y cada vez más locales vacíos. Imposible reponer mercadería. Lo que vendía, que había pagado en dólares, lo vendía en pesos al mismo valor, como si continuara el uno a uno, porque nadie me pagaría 100 dólares por un armazón en enero de 2002 con el dólar a tres pesos, cuando me lo pagaban en diciembre de 2001 con el dólar uno a uno. Entonces me iba deshaciendo de la mercadería acumulada en el stock, a la tercera parte de su valor. Me descapitalizaba por todas partes. Yo entregaba un armazón de origen francés, que había pagado más caro de lo que lo cobraba, y en lugar de sufrir hacía de tripas corazón y pensaba que esa noche íbamos a tener para comprar comida, o para pagar algún servicio, y que no podía perder una venta de ninguna manera, que debía conservar mis clientes, me costara lo que me costara. La mayoría de ellos no supo el sacrificio que hice para sostenerlos. Entregué armazones que me costaron 50 dólares a 100 pesos, así hasta agotar el stock.

Pero yo contrarrestaba la tragedia con la energía metida en hacer una página Web.

(continuará en el próximo post)

Leer completo...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...