Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

21 de enero de 2009

Una señora confundida

Yo trabajaba en Óptica Foto Suárez, y ya empezaba a entender de máquinas fotográficas. El dueño me daba un extra de sueldo por atender fotografía cuando no había clientes de óptica.

El 20 de julio de 1969 los astronautas llegaron a la luna. Al día siguiente vino una señora a revelar un rollo 127 de la cámara Kodak Fiesta. Era una camarita elemental, con un rollo de película enorme, que lograba fotos hermosas, todas en foco, y hasta tenía un flash a lamparitas, que permitía sacar fotos de noche. Los rollos que se traían a la mañana, se entregaban a la tarde, ya revelados y con las copias de las fotos.

La señora vino a buscar su rollo. Abrió el sobre y vió que no había salido una sola foto. Su decepción fue enorme, y me preguntó ¿por qué no me salieron las fotos? Es la primera vez que me pasa.

Yo miré los negativos y estaban todos sin imágenes, nada de nada, no había penetrado la luz en ellos. Y la señora volvió a preguntarme ¿por qué no salieron las fotos?

No sé señora, a ver, le dije, ¿sacó de noche? ¿Usó el flash?

Sì, me dijo, siempre uso el flash de noche, y me salen hermosas las fotos.

¿Y qué sacó? Le pregunté.

Le saqué fotos a la Luna, quería tener un recuerdo de los astronautas. Y le juro que usé flash, yo no entiendo por qué no salieron.

Señora, le dije, el flash tiene un alcance de tres metros como mucho, y en lugares cerrados, con paredes que reflejen la luz, o cortinas. Nunca al aire libre.

¡Què lástima me dijo! ¡Y yo que me preocupé tanto! ¡Todo el tiempo tuve miedo de que el flash los asustara y que los astronautas se vinieran para abajo!

11 comentarios:

sin dioses dijo...

Buenisimo me hace acordar una anecdota en los comienzos de la informatica, cuando a una señora queria llevar las cuentas de su negocio, y dice este programa no me refleja lo que estoy haciendo. Y que hace ud le preguntan, dejo las facturas al lado de la computadora y esta no hace nada.

Eva mis padres me compraron una Kodak Fiesta, tengo todavia mis fotos en Miramar y en Mar del Plata sacada con esas fotos todavian conservan su buen color. LA camara no se tiro, la tiene guardada mi madre.

Eva Row dijo...

sindioses, tengo una nostalgia tan grande por esos objetos, será porque esos fueron muy buenos años, de buen trabajo, de reconocimiento del esfuerzo, la Kodak Fiesta era una maravillita, al ser el negativo tan grande, tenía alta resolución, y al ser las fotos cuadradas, era difícil que alguien fallara en el encuadre.

Lo que contás de esa mujer es increíble. Yo conocí una mujer que cuando le dijeron que el diskette tenía virus, preguntó si se podían infectar los otros diskettes que estaban al lado y ese virus contagiaba a los humanos.

Ana dijo...

Yo recordé a una viejita que cada vez que se disponía a sentarse frente al televisor, en los comienzos, para ver su programa favorito donde había un señor que para ella era un ¨buen mozo¨, se cambiaba, peinaba y pintaba los labios.

MP dijo...

Tengo una Kodak fiesta que era de mi viejo. Está joya, pero no creo que se consiga rollo. Buen recuerdo, Eva!

Gladys dijo...

Es verdad todo esto que cuentan? no puedo creerlo me hace acordar a algunos textos de Galeano cuando cuenta cosas de pueblo, tiene una sencillez, una inocencia y una profundidad hermosísimas.

Eva Row dijo...

Sí Gladys, lo ùnico es que esta señora era una señora "paqueta" que vivía en Martinez, la zona residencial lindera a la Capital, que está llena de casas lujosas. Ella misma tenía una presencia de "bacana", como decía Edmundo Rivero, que nadie hubiera creído tal grado de ignorancia.

Marice dijo...

Esto me hizo acordar una anecdota de mi abuela gallega. En La Plata, por los años 30 ó 40 para hablar por telefono había que llamar a la operadora y pedirle el número. Mi querida gallega pedía el número y si la operadora le decía que no contestaban ella les decía, según el caso: insista mijita, debe estar barriendo la vereda,,, o: insista, es medio sorda, jajaja,,,,
gracias por el recuerdo
saludos patagónicos

Elena de Cacharí dijo...

Tengo varias anegdotas : viví en el campo 12 años, tenía un vecino (a dos km, más o menos) a quien siempre visitaba para tomar unos mates y charlar con él y su señora. Hablando sobre los astronautas se confesó totalmente incrédulo,estaba convencido que el tamaño de la luna era el que él veía y que estaba colgada en el cielo. No puede convenser nunca a Don Ruperto.
Cuando llegamos, en el pueblo había una centralita para los teléfonos con la telefonista (Poto Vidal conocía todas las conversaciones de los vecinos), al tiempo colocaron los aparatos para discar. Mi vecina (no del campo sino de mi consultorio), me llamó desesperada porque no podía comunicarse: Joaquina nunca pudo aprender que era necesario levantar el tubo para discar, seguía como antes o sea dando vueltas la manija (en este caso discando) para que la atendiera la telefonista, sin levantar el tubo.Hasta que murió me esperaba para comunocarse con la hija.
Me estoy dando cuenta cuanto a cambiado todo en no tanto tiempo : de la centralita a celular y a internet!! Y tendría que buscar más en mi memoria . En los pueblos la vida es increíble a pesar de que los porteños muchas veces pensemos que es aburrida y no pasa nada. Saludos Eva. Siempre te leo

MONA dijo...

Bueno. Yo también tengo anécdotas... Hace muuuuchos años, fui maestra de adultos, de una zona muy carenciada de Paraná, Entre Ríos. En una clase, para explicar la rotación de la tierra sobre sí misma y alrededor del sol, utilicé linternas y globo terráqueo... Pero uno de mis alumnos, un hombre grande, me dijo que él no creía nada de lo que le estaba diciendo, porque era demasiado evidente que el sol salía por allá, y después se escondía del otro lado... Finalmente, y aún después de mostrarle lo que decían las enciclopedias, y las fotos, NO me creyó!!!
Me sirvió para darme cuenta de varias cosas:
- el conocimiento que se imparte en la escuela está alejado de los hábitos de vida de cierta gente. Por eso ellos nos ponen en el lugar de "extraños" o bien de "no creíbles"... Pero me dieron otras lecciones además. Compartíamos varios asados, y de bebida, Coca, solamente (imaginate mi miedo si alguno se embriagaba en el horario que "casi" coincidía con mis clases...) Era de noche, y en un lugar que era el volcadero de basura. Por eso mis alumnos eran los CIRUJANOS (por cirujas) Un día se organizaron: armaron una comisión de 2 de ellos para hablar en privado, y gestionar el VINO, porque si no, "el asado no baja"... Les conté cuáles eran mis temores... y, obvio, negociamos. Te aseguro que nunca, NUNCA se chuparon al punto de hacer disparates...
¿Te cuento más? Con un subsidio los llevé de "viaje" de estudios, por un solo día a ellos con sus familias a una Colonia de vacaciones. Muchos no habían salida nunca de su barrio y aledaños. Tenían un conjunto de chamamé... así que tocaron casi todo el tiempo, y el resto bailaba... a la noche, cuando volvíamos, teníamos todos la cara surcada de hilos de barro, causado por la transpiración y la tierra que levantaban los bailarines en el ambiente.
Mis alumnos fueron el antecedente de los piketeros: se ponían de a 10 delante del colectivo, para hacerlo parar, así yo lo alcanzaba... (la escuela estaba alejada de la parada, en zona que ya no figura en el mapa)
Espero que les dé placer la lectura como me fue para mí, contárselos...
Un abrazo!

Casta Diva dijo...

¡Qué máquina la Kodak Fiesta! Fue mi primera cámara. Mis viejos se habían comprado una cámara con no sé cuantos chiches pero cuando iban a buscar las fotos reveladas siempre exclamaban: ¡Las de la "cuadradita" son las mejores! Aclaro que la que era cuadrada como cajón de Vermouth era la Kodak Fiesta, no yo.
En cuanto a las anécdotas de la tecnología una amiga me contó que una conocida (Medalla de honor en su carrera universitaria) pensaba que las fotos digitales eran muy "pesadas" cuando retrataban a mucha gente junta...

Eva Row dijo...

Elena de Cacharí,

precioso recuerdo, buscá en tu memoria y si te acordás de algo ponelo acá, los recuerdos esos hay que sacarlos de donde están y compartirlos, toman nueva vida después de ser rescatados del olvido..

los cambios son increíbles, conocí un arquitecto cliente mío Elkin, muerto hace muchos años, que una vez me dijo : yo soy del tiempo en que ni siquiera había radio...

Mona,

muy hermosos tus recuerdos, un placer leerlos,

el hombre que no te creía, me hace acordar a una empleada doméstica que tuve, que se llamaba Dominga, y había nacido cautiva en una estancia de Salta. Ella trabajaba por horas en mi casa y después se iba a lo de otra señora que era judía, igual que yo. Dominga me saludaba diciéndome: me voy a lo de la judía. Yo le decía: Dominga, yo también soy judía. Ella me contestaba: ¡Qué va a ser judía usted!

Casta Diva,

esa conocida creía que la gente se contaba con dígitos, cuantos más dígitos, más pesada, qué increíble...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...