Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

2 de mayo de 2011

Sobre "no entender" el peronismo

El punto central es que quienes agitan el "no entendés", como si se tratara de la teoría de supercuerdas, tampoco entienden o, de lo contrario, lo explicarían didácticamente. Y, si la razón por la cual no se entiende es que tal entendimiento no se alcanza por mecanismos racionales, simplemente estamos entrando en el terreno de la oligofrenia mística. Autor: Diego E.


Soy peronista. Y esa es una entre muchas razones por las cuales no soy un iletrado. El gorilismo vernáculo ha hecho malabares conceptuales para endilgarle a los peronistas el epíteto de brutos. Como el mismo adjetivo se aplica mundialmente a los negros, todo queda dicho en "negro peronista". Y algunos negros y algunos peronistas terminan por hacer suyos los argumentos del amo. Así es como terminan por considerar que cualquier cuestionamiento razonable al peronismo está motivado por el no entendimiento del peronismo. Como si se tratara de una cuestión mística, o futbolera. El hincha de Estudiantes no "entiende" la pasión del hincha de Gimnasia, que celebra a un club que no ha ganado siquiera un campeonato de la B. Problema resuelto.

Se suma a lo anterior una pulsión básica de todo sujeto: la seducción de poseer un conocimiento oculto, inaccesible al no iniciado. Ser peronista sería, en este caso, como ser masón, o saber que los amos del mundo son una raza reptiliana venida de Alfa Centauri. Nosotros sabemos, ellos no. He visto cosas que tus ojos no podrían creer... Si uno es un adolescente, obedecer a esta pulsión para diferenciarse del resto mediante una identificación tribal, es comprensible. Si uno dejó atrás la adolescencia hace unos años, debería ser vergonzoso el intento de demostrarse poseedor de un arcano inaccesible a los extraños.

Y la verdad es que no hay mucho que entender del peronismo como doctrina. Explicar el fenómeno es otra cuestión, esa sí, inabarcable. Pero mucho más académica. Pretender que sea difícil entender el peronismo es un insulto a la inteligencia y al propio peronismo. No fue concebido como un movimiento que requiriese enormes cuotas de esfuerzo intelectual. En lo más básico de su formación, hay una palabra que solía decir Perón casi como muletilla: ¡natural!. Porque tan natural como es el lenguaje para los humanos, lo es la organización para alcanzar metas. Esto no lo descubrió Perón, y ni siquiera Marx, que ya lo había dicho antes.

Si se quiere leer el corpus teórico sobre el cual se asienta, se puede sin demasiados esfuerzos. No son escritos iniciáticos a los cuales se accede luego de un rito en catacumbas. Las 20 verdades peronistas y el Manual de conducción política. De nuevo: pretender que cualquiera de estos escritos es difícil de entender es insultante.

Hay algo más, por supuesto: la práctica. Y la práctica no determina tanto el entendimiento, como la aceptación. Y ese es el punto que quienes acusan de no entender no entienden.

¿Cómo explicar a la vez el marco teórico y la práctica?.

Creo que la mejor forma de explicárselo a alguien "de afuera", es dar una mirada, precisamente, desde afuera, aunque no tanto. Perón era, suele decirse, hegeliano de segunda mano. Esto se debe a que los manuales de estrategia militar con los que se formó (¿hace falta recordar su formación militar?) eran todos de autores hegelianos. Perón, en su juventud, entendió a Hegel a partir de esos manuales. La filosofía de Hegel es una filosofía del devenir (¿les suena movimiento?). La primera de ese tipo. Las anteriores, eran estáticas. Hegel intenta comprender el proceso de cambio como subproducto de fuerzas contradictorias. Para que surja la síntesis son necesarios dos opuestos: la tesis y la antítesis. Esto tiene profundas implicancias, no tanto por lo que hay que entender, como por lo que hay que aceptar. Hegel pone como ejemplo la Revolución Francesa (1789), que en sí misma fue sangrienta (tesis); la respuesta de la Historia fue el período conocido como El Terror (antítesis); luego siguió la bonanza y consolidación de los avances logrados (síntesis). Es decir: si queremos la síntesis, tenemos que digerir un par de sapos. Esta manera de analizar la realidad se denomina "positivismo moral". Es, en sí misma, un sapo. Positivismo moral implica que lo que es, es bueno porque es. Si fuera malo, no sería. Si aún así, es malo, será combatido por su antítesis en el momento oportuno, y luego será otra cosa, que nuevamente, será buena mientras dure. Insisto: es difícil de tragar, no de entender. Hay otra manera de expresar el positivismo moral: "la única verdad es la realidad" (nota al margen: recomiendo "La revolución es un sueño eterno" de A. Rivera, donde se responde a esa frase desde la izquierda jacobina con "la realidad no es la única verdad").

Las consecuencias del positivismo moral son de larguísimo alcance, y el motivo por el cual se suele criticar al peronismo desde la izquierda. Si en un momento dado, para alcanzar el objetivo, hay que aliarse a Clarín, nos aliamos. Y al día siguiente los enfrentamos, para movilizar la realidad. Lo peor que puede ocurrirle a un movimiento es la parálisis (no, no es chiste). Si se necesita una burguesía nacional, nos aliamos a unos cuantos oligarcas con deseos de invertir y hacemos crecer a otros tantos pequeños burgueses hasta que ellos mismos sean el enemigo a batir. Si lo mejor que tenemos en efectividad en Buenos Aires es Scioli, vamos con Scioli. Hay mejores, pero no los vota nadie. Y si hay un disenso interno (los hay todo el tiempo) se decide cuál es la línea ganadora (normalmente, la presidencial). Y todos se encolumnan detrás (acá se ve la formación militar de Perón), incluso quienes no están de acuerdo. ¿Por qué? porque si ganó en un momento dado esa línea, es buena hasta que se demuestre lo contrario (tesis-antítesis). Lo contrario es lo que hacen esos que Carrasco llama "renovadores de la política": a cada disenso se abren y fundan un nuevo partido, atomizando más y más la fuerza de sus bases, hasta verse en la obligación de formar alianzas con cualquiera para conservar algún peso político. El peronismo pelea desde una posición de fuerza, precisamente evitando esa fragmentación. Se los podrá criticar por malos, feos o sucios, pero sigue siendo aún hoy la única fuerza capaz de transformar la realidad. Y esto desde 1945.

Y si no se entiende, es que se tiene un problema cognoscitivo serio.

Pero debo hacer una salvedad sobre las razones por las cuales alguien puede agitar el (no) entendimiento del peronismo: orgullo. Y comparto eso. Suele decirse (esto también está en el Manual...) que a los políticos les conviene una masa inculta, porque pueden llevarla adonde quieran. Lo cierto es que el peronismo fue la única fuerza política con poder electoral que se ocupó en educar a la masa. Esto lo aprendió Perón de los anarquistas que le dieron forma a las luchas populares a comienzos del siglo XX (la mayor parte de los clubes de fútbol y bibliotecas populares que aún perduran, fueron fundados por anarquistas). Porque es mucho más fácil conducir a una masa que conoce los objetivos y está capacitada para comprender los aspectos tácticos de una lucha, que conducir a una masa informe que sigue su primer impulso. Esto lo entienden también -y lo envidian- las fuerzas políticas que son incapaces (o consideran inconveniente) de educar a sus partidarios. De allí la recurrente acusación de clientelismo y compra de votos que se le hace al peronismo. De allí la demonización de La Cámpora, ante la imposibilidad por parte de los políticos que militan en horario central de TN de formar algo similar, debido a que sus objetivos son inconfesables. Puede verse -si uno tiene un rapto de masoquismo frívolo- en youtube un video de Macri arengando a la "juventud PRO". "Vamos los jóvenes", es todo lo que puede decir.

Esa masa que entiende la política, es la que suele verse en estos blogs defendiendo decisiones como la Ley de Medios o la reestatización de las AFJP. También puede encontrarse la otra, la que, por falta de formación o vocación política, apenas si balbucea un discurso moral: cualquier decisión política estaría opacada, según estos otros comentaristas, por tenebrosas intenciones ocultas, o por algún otro problema que todavía no se ha resuelto o tan siquiera enfrentado. Pero en este caso ya no hablamos de entender o no el peronismo, sino de entender o no la política. Una visión estratégica, versus una visión anecdótica (pudo verse en la discusión Dolina-Pinti).

Finalmente, como Perón entendía al movimiento bastante mejor que estos cancerberos del peronismo que repiten su monserga "no entendés al peronismo, no entendés al peronismo"; incorporó, literalmente, a todos. Es memorable ese reportaje en que acaba diciendo: ah, peronistas son todos. También los que cuestionan desde la izquierda o los que pujan por un corrimiento a la derecha. Porque la idea de un movimiento es incorporar en sí todas las contradicciones (de nuevo: tesis-antítesis), para que en cada momento dado surgiera un conductor capaz de representar el -perdonen el barbarismo- momento sintético de la sociedad. ¿Es malo? ¿Es bueno? Hegel respondería: es.

Una última acotación (ya me arrepiento de haber empezado a escribir sobre el peronismo; no voy a terminar más). Desde la izquierda más cercana a los escritos de Marx, los cuestionamientos que suelen hacerse lindan con lo ridículo. Primero: Marx pensó una teoría para el centro. La periferia -nosotros- permaneció como una incógnita en los escritos de Marx. Fue Trotsky quien analizó la realidad política de los países periféricos. Y lo hizo bien: en nuestros países, la presión imperialista opaca el poder de la burguesía nacional, por lo cual nuestros gobiernos adoptan dos formas de bonapartismo. Un bonapartismo reaccionario, que se apoya en las naciones imperialistas para oprimir a los trabajadores, y un bonapartismo progresivo, que se apoya en los trabajadores para enfrentar la presión imperialista, cuyos representantes son la más alta burguesía de nuestros propios países periféricos.

Doctrinariamente, no sólo no es difícil de entender. Ni siquiera hay mucho que entender.

Nota de la edición: Diego E. es un escritor que distinguimos desde la primera hora, por su capacidad de expresar con asombrosa claridad, un denso patrimonio conceptual intelectual. En este post Diego E expone con transparencia sorprendente, de qué se trata el secreto conocimiento críptico del peronismo, ese conocimiento que parece a veces esotérico, pero que en este texto adquiere por fin la entidad necesaria y suficiente para que el incauto deje de ser víctima de manipulaciones impropias por parte de quienes diciéndose peronistas, tratan de complicar el terreno conceptual para hacer sentir al inocente que jamás podrá alcanzar el Nirvana.


82 comentarios:

Anónimo dijo...

Escribí el comentario 61 en el post anterior y luego leo lo del tal Diego. Bueno, eso eso es lo que quería decir. Que casualidad, a ver si a él se le entiende mejor

argentinolibre@hotmail.com dijo...

Gracias, Eva.
Qué lujo el compañero Diego E.

Saludos

Jorge Devincenzi dijo...

Bueno Diego, Silvio Frondizi no murió en vano

Jack Celliers dijo...

Viendo Cazadores de Utopías recuerdo a un ex-dirigente de la FAR creo, que hablando del viraje de 180º que hizo Migeneralcuantovalés desde apoyar a las "formaciones especiales" antes de tomar el poder hasta el auge de Osinde, Brito Lima, Lopecito y cía; explicaba en tono didáctico algo así como que nosotros no nos dábamos cuenta de que formábamos parte de una estrategia más amplia.

Lo decía con ese leve pero inequívoco dejo de suficiencia de quien explica un secreto a un no iniciado. Suficiencia que me hizo comprender que yo podría no entender demasiado de peronismo, pero definitivamente ese tipo no lo entendía en absoluto.

Traducida la reveladora frase quiere decir algo muy simple: "Perón nos usó y nos descartó". Cuando uno pierde el norte político que le indica por qué lucha (o sea: la perspectiva de clase) uno queda atrapado en las "estrategias más amplias" del maquiavelo burgués al que sirve como un soldadito. Hoy sos la juventud maravillosa, animémonos y vayan; mañana sos un infiltrado y te mando a la Triple A.

Y cuando uno intenta que un peronista (de esos de izquierda, con los que uno tiene un diálogo fraterno, no con los mogos irrecuperables que tragan lo que sea que venga con la marchita) le explique eso, se encuentra con esas inexplicables admisiones de haber sido utilizados profilácticamente... y dichas con orgullo, casi con admiración: "Pero mirá qué hábil el general, ¡que canchera y macanudamente nos jodió! ¡Qué talento!".

La pérdida del horizonte de clase fue lo que hizo que los diputados de la "Tendencia" fueran a reunirse con Migeneralcuantovalés el 22 de enero de 1974 para ni ellos sabían bien qué. Frente al avance imparable de la ultraderecha y la configuración de un modelo jurídico cada vez más represivo, es patético pero instructivo revivir la desorientada sumisión de la "Tendencia" (hasta el nombre es dubitativo: "tendemos"). No tiene desperdicio:

http://www.taringa.net/posts/info/4463677/1974-asalto-al-regimiento-10-de-Azul-por-el-ERP.html

Comenzaron con un tímido e impreciso cuestionamiento para terminar definiéndose como soldaditos tan obedientes y disciplinados que uno piensa "menos mal terminó ahí", porque parecía que un poco más y ellos mismos iban a formar la Triple A para "defender al gobierno popular".

En la misma línea están la socarrona y psicótica definición de Bonasso que ya mencioné en el otro post ("somos como los árabes, un día estamos a los besos y al siguiente a los tiros"), la freudiana afirmación de Dante Gullo en el '83 ("Perón nos retó como un padre reta a sus hijos", ¿o sea que necesitabas un papá, querido niño?) o la fantástica definición del compañero Caparrós: "con Perón nunca sabías si te estaba dando una palmada en la espalda o una patada en el culo".

Y bueno flaco, si seguís a gente así de confiable no te extrañe que al final nada cambie. Y no, hasta ahí no te puedo seguir: luchar contra la burguesía podemos hacerlo juntos, pero acompañarte a hacerse dar patadas en el culo porque sos un soldadito de papá... No gracias. Si eso es "entender" prefiero seguir siendo un trosco boludo.

Jorge Devincenzi dijo...

Tú también necesitas un padre, Jack, o lo tienes. No será un general latinoamericano, sino algún intelectual euroipeo. Pero lo tienes

Anónimo dijo...

Jack: no sé gullo, caparrós y fulano y mengano. Yo no reivindico las cagadaos de Perón, sino el peronismo y tampoco reivindico los errores que considero nuestros. Digo "nuestros" en este caso como peronista de izquierda (por lo pronto yo estaba en el jardín de infantes cuando los Montoneros) pero tengo la concepción política de aceptar como propia la historia que reivindico sin beneficio de inventario, es decir con los sapos incluídos que habrá que asimilar como corresponde cuando uno toma una postura y se tiene que hacer cargo no solo de lo que le gusta.
Anonima tito

Jack Celliers dijo...

Estmado Jorge:

Me maravilla que me conozca tan bien, tengo que decir que la cyberpsicología instantánea es una disciplina en constante alza cuyos practicantes no dejan de aumentar.

Gracias por su valioso -sobre todo por lo fundamentado- aporte que me ha abierto los ojos, creo que voy a buscarme algún intelectual europeo que tenga mucha guita para reclamarme hijo suyo.

Salute.

Jack Celliers dijo...

Tito:

La crítica es ácida pero la intención es fraterna. Mi pregunta es simplemente qué postura asume un "peronista de izquierda" cuando el conflicto social desborda al peronismo y desde tu propio movimiento te empiezan a cagar a tiros.

Está muy bien asumirlo, pero no estaría mal darle alguna explicación. Yo -que no entiendo nada- doy una marxista. Las que encuentro en el peronismo de izquierda -las expongo- son desde arrepentimientos más o menos indefinidos hasta tipos que me han dicho que volverían a militar junto al C de O porque "para un peronista..."

El peronista de izquierda ¿qué es? ¿alguien que quiere derrotar a la clase capitalista o alguien que quiere ser la pata izquierda del "movimiento" conducido por un líder incuestionable que va... vaya a saberse dónde?

Seguramente hoy esa pregunta sólo tiene sentido histórico, pero me parece interesante plantearla por si en el futuro llega a darse una situación parecida ¿no?

Anónimo dijo...

Diego:es un placer leerte, y lo hago desde "el afuera", porque no tengo nada que ver con el peronismo.
Cada frase invita a debate jugoso,porque no hay nada mejor que debatir con gente de mente abierta y de eso no hay mucho ultimamente.Vos crees realmente que un peronista se banca a si mismo verse aliado con "el enemigo" como parte de un plan estrategico? No lo veo. Veo desde el afuera mucha gente cerrada que no ve la realidad cotidiana, veo mucha gente cerrada que se aferra a la teoria y hace despliegue de intelectualidad.
Cada logro que realiza el oficialismo relega algo pendiente que va a parar a una estadistica donde se diluye como si lo pendiente fuera un tema menor, y se aferran a esa estadistica como una realidad mucho mas importante que el logro obtenido.
Que no te quepa duda que si las 20 verdades peronistas fueran una realidad tangible muchos de los "de afuera" estariamos alineados.SBB

Carlos G. dijo...

El post de Diego es esclarecedor. Nunca he encontrado una dificultad para "entender" la doctrina justicialista, lo que sí me resulta más difícil es comprender que, según quién sea el conduce el proyecto de país o de sociedad pueda llegar a ser antagónico con la misma.
Para tomar un ejemplo claro de Diego F, "Si lo mejor que tenemos en efectividad en Buenos Aires es Scioli, vamos con Scioli. Hay mejores, pero no los vota nadie." la pregunta es si Scioli, en caso de conducir el movimiento irá en la dirección que tiene en gobierno de de Néstor o Cristina.
Se entiende que se puedan realizar alianzas estratégicas con sectores antagónicos pero siempre y cuando esos sectores no me impongan su proyecto.
¿No es eso lo que hizo Menem?
Yo digo que no soy peronista pero no me gusta definirme por la negación, lo que digo es que el gobierno iniciado en 2003 me representa como no lo ha hecho ningún otro hasta hoy.
El "no entendimiento" de tantos como yo, parte de no poder incorporar dentro de un mismo proyecto a Perón, Cámpora, Menem, Duhalde, Reutemann, Rodriguez Saá, Kirchner, dado que las direcciones que toma el país son inconciliables.

Anónimo dijo...

Jack: supongo que estás consciente que este debate no es equivalente, dado que yo hablo de Perón y de izquierda peronista lo cual implica práctica política activa, gente que ha metido mano en barro y ha bailado con todos ritmos y a tomado a su cargo las cosas. Y vos hablás blandiendo libros, concepciones teóricas porque Marx no gobernó nada y los marxistas argentinos (todavía no sé a que rama pertenecés)no han tenido tampoco, lamentablemente si querés, ocasión de mostrarnos como aplican sus ideas en nuestro país.
También creo que tenés en claro que el peronismo no tiene un manual, o llamemoslé como decimos en derecho constitucional una CONSTITUCION escrita, codificada, racional normativa, rígida y con cláusulas pétreas con mecanismo pautado de modificación (lo cual sería la bibliografía marxista de base que vos manejás en lo político) En ese sentido somos como el sistema constitucional inglés (ja!), nuestra regla fundamental no está mayormente escrita, es dispersa, se transmite por tradición oral y fundamentalmente por derecho de la costumbre por lo cual es modificable según el devenir de la realidad, siempre prevalece lo que en un momento dado se considere que es factible de ser recorrido por la mayoría del conjunto. Asimismo creo que no vas a negar que el peronismo desde su origen representa esencialmente a la clase trabajadora, vos opinarás que no la representa bien pero supongo que admitirás que la realidad indica que clase trabajadora sí se siente representada por el peronismo y eventualmente parte de la clase media también.
Estás de acuerdo?

Anónimo dijo...

10,56 soy anonima tito. Perdón la falta de costumbre

Jack Celliers dijo...

Anonima tito:

supongo que estás consciente que este debate no es equivalente, dado que yo hablo de Perón y de izquierda peronista lo cual implica práctica política activa, gente que ha metido mano en barro y ha bailado con todos ritmos y a tomado a su cargo las cosas. Y vos hablás blandiendo libros, concepciones teóricas porque Marx no gobernó nada...

Afirmación tan infundada como repetida, chicana bah: "nosotros metemos las manos en el barro, vos sabés mucho de libros"; perdoname pero es cansadoramente berreta: la praxis política, haber metido las manos en el barro y bailado el cha cha cha no tiene nada que ver con haber estado en el poder; es más, muchas veces es lo contrario. Bauzá estuvo en el poder y de barro se habrá hecho una mascarilla, y Roby Santucho no llegó al poder pero con toda seguridad pisó las villas. Así que no empecemos con facilonguerías.

Y desde ya, si se me va a condenar por leer, entonces dejemos cualquier debate: escribir es incluso más al pedo que leer, y acá estamos todos escribiendo. Si queremos debatir no empecemos con las -perdón la franqueza- pelotudeces de pelar CV, vos mucho libro pero yo conozco la universidad de la calle y blaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Acá nadie es a priori más que nadie y se debaten -limitaciones del medio si querés, pero no hay otro remedio- ideas e historia, presente, pasado y quién sabe si futuro.

Si no somos capaces de articular ideas, o las despreciamos porque son paja mental, entonces ¿qué hacemos en un blog, no? Somos todos anónimos -al menos yo no te conozco- y no dudaré de lo que afirmes, pero no empecemos con quién metió más las manos en el barro porque eso es quién la tiene más grande, y no me interesa.

Curiosamente, antes te hice una pregunta bien concreta, nada teórica y referente precisamente a la praxis política de un momento histórico que vivió el peronismo. Pero más que lo del barro y el bailongo no me dijiste nada concreto.

el peronismo no tiene un manual, o llamemoslé como decimos en derecho constitucional una CONSTITUCION escrita, codificada, racional normativa, rígida y con cláusulas pétreas con mecanismo pautado de modificación (lo cual sería la bibliografía marxista de base que vos manejás en lo político)

Para calificar algo hay que conocerlo, yo me tomé el trabajo de leer al General Pocho ¿vos te tomaste el mismo laburo con Marx, Trotsky, Lenin, no sé... alguno? Si me vas a contestar que leer es al pedo, entonces te repito: escribir lo es aún más, dejemos todo acá.

Es curioso cómo desde el posmodernismo la palabra "racional" pasó a ser sinónimo de "rígido", "pétreo" y bla. De hecho la razón humana es una herramienta muy flexible, adaptable y cambiante; para no hablar de la dialéctica. La razón humana es pautada si querés, cómo no; pero mirá, te pongo un ejemplo bien concretito: si pretendés salir por el balcón de un quinto piso y caminar por el aire lo más probable es que te rompas el cráneo. La razón -suerte que tenemos- nos marca pautas y nos indica que -por ejemplo- caminar por el aire no se puede.

Toda esta cosa tan pautada, rígida e hinchapelotas del marxismo se debe a que Charlie Marx intentaba comprender racionalmente la historia humana- tarea compleja- e interpretarla desde un punto de vista filosófico y político. Nuevamente si a vos esto te parece una forrada, paja mental, palabras sin valor, entonces nuevamente te invito a que hagas tu experiencia y vayas del bracete con el C de O y los Demetrios a ver si esta vez se pueden hacer amigos.

Jack Celliers dijo...

nuestra regla fundamental no está mayormente escrita, es dispersa, se transmite por tradición oral y fundamentalmente por derecho de la costumbre por lo cual es modificable según el devenir de la realidad

Claro, por eso el devenir de la realidad nos llevó de Cooke a Matera, de Cámpora a Osinde, de Sabino Navarro a Corach ¿no? El devenir de la realidad transformó a la juventud maravillosa en los estúpidos imberbes y se llevó puesta a gente valiosísima del peronismo (lo digo sin la menor ironía) como Ortega Peña o Rodolfo Walsh a manos de gente que el propio JuanDo mandó para que pongan orden.

Se lo dijo clarito a la carota pasmada de los diputados de la Tendencia: Si no tenemos ley el camino será otro, pero les aseguro que puestos a enfrentar la violencia con la violencia nosotros tenemos más medios, y lo haremos a cualquier precio...

O sea: con la ley o sin la ley, represión ilegal que le dicen... ah! pero no sabía nada de la Triple A, ¿eh?

La periodista Ana Guzzetti (militante peronista desde hacía 13 años) le preguntaba a Juancito el Sonriente el mismo año:

- ...en el término de dos semanas hubo exactamente veinticinco unidades básicas voladas (...) hubo doce militantes muertos, y ayer se descubrió el asesinato de un fotógrafo. Evidentemente, todo esto está hecho por grupos parapoliciales de ultraderecha.

-Perón: ¿Usted se hace responsable de lo que dice? Eso de parapoliciales lo tiene que probar. (dirigiéndose al edecán aeronáutico dijo) ¡Tomen los datos necesarios para que el Ministerio de Justicia inicie la causa contra esta señorita!


Nac&pop, sin duda.

Lo que yo intento debatir son hechos como estos, que entiendo si sos realmente un "peronista de izquierda" deberían interesarte porque se trataba de aquellos que considerarías compañeros tuyos. Intento dar una explicación política a estos hechos, porque un viejo dicho dice que no hay peor pelotudo que el que no aprende de su historia, porque está condenado a repetirla.

Si en cambio a vos esto te parece demasiado "teórico", no te atañe, te chupa un huevo bah, entonces no tenemos nada que debatir. Mejor seguí diciendo que vos metés las manos en el barro y yo leo libros, que esa imagen tranquiliza mucho.

siempre prevalece lo que en un momento dado se considere que es factible de ser recorrido por la mayoría del conjunto

¿El gobierno de Isabelita se consideraba factible de ser recorrido por la mayoría en su conjunto? ¿Qué es una mayoría política? ¿La gente vota con libertad, votó a Charlie Mendez habiendo otras opciones de libre elección? ¿O se trató del resultado de un montón de mentiras en medio de un incendio?

la realidad indica que clase trabajadora sí se siente representada por el peronismo y eventualmente parte de la clase media también.
Estás de acuerdo?


Si el peronismo es algo tan vago que no se puede definir, entonces difícil que represente a nada. Muchos jóvenes trabajadores que hoy apoyan a este gobierno (el mejor que hubo en Argentina en 30 años) no hubieran soportado cinco minutos de Celestino Rodrigo, Tachuela también es peronista ¿no? ¿o sí? ¿El menemismo es, fue peronismo? ¿Qué define a un peronista más allá de las cuatro consignas que pueden repetir a coro la Guardia de Hierro y los Montos antes de cagarse a tiros?

Hoy día el kirchnerismo (no el peronismo exactamente, aunque CF sigue bajo el paraguas) tiene un alto índice de adhesión, sobre todo entre los trabajadores jóvenes. Y te digo más: si me preguntás a quién votar ahora mismo, votaría a CF. Nada de eso impide que me dé cuenta que estamos en la repetición de un ciclo y que crea que se trata de hacerlo terminar de otra manera.

Para eso sirven esas pelotudeces que se escriben en los libros, además de la militancia claro, que te aseguro no me falta.

Salud.

Anónimo dijo...

El peronismo es una religión picaresca.

Jack Celliers dijo...

Ay caramba, mandé un post antes y parece que no salió.... se habrá perdido por el camino? Ufa.

Jack Celliers dijo...

Lo que le había dicho a Anonima tito es que todo ese folklore de "yo meto las manos en el barro, vos leés libros" es una chicana bastante gastada. La praxis política, meter las manos en el barro, y bailar el cha cha cha no tiene nada que ver con estar en el poder: Bauzá de barro se habrá hecho una mascarilla mientras que Santucho -sin haber llegado al poder- sí que pisó varias villas.

Y si se va a descalificar a alguien por leer libros, entonces no sé qué hacemos en un blog. Escribir es aún más al pedo que leer, y acá estamos todos escribiendo y debatiendo ideas. Si las ideas son pura paja, entonces dejemos el blog y vamos a hacer un asado.

Anónimo dijo...

Jack: cuando dije meter las manos en el barro supuse que era obvio que con la metáfora me refería a ejercer el poder. Es decir sabemos que dijo y que hizo concretamente Perón y el resto de los peronistas de toda laya porque han estado en el poder. Y como ya te había aclarado que me identifico como peronista de izquierda y entiendo que tengo que hacerme cargo de TODO el movimiento al que adhiero sin beneficio de inventario sé y acepto que por ej. alguien como vos en este caso tiene el campo orégano para montarse en cualquier tipo de cagadas y contradicciones, que serían válidas y comprobables porque además no acostumbro a negar la realidad. Lo mío está expuesto y sobre la mesa a tiro para que vos te regodees con gente con nombre y apellido que ejerció y ejerce el poder y que tuvo activa participación en la política argentina en los últimos 60 años, incluyendo conductas públicas expuestas en períodos de proscripción, persecusión, oposición activa con porciones importantes de poder como en el gob. de de Alfonso y anque períodos de exposición máxima a los tiros. Muy bien, vos me hablás desde la voz el marxismo en la Argentina y ni siquiera se de cual. No es que tenga problema en dar exámen y que me bochen pues no sería la primera vez, pero quién es en este caso el profe? Uno que solo me dice de lo suyo que tiene los libros de Marx? Por eso lo de la alusión a la falta de equivalencia en la discusión. Porqué también consideré que obviamente en tu buena fe, no ibas a permitir desarrollar un debate en el que vos tuvieras ventajas de antemano, no sería justo para con tu honestidad intelectual porque no sos un oportunista. La idea es entendeNOS, no? Pero bueh...
saludos che.
anonima tito

Anónimo dijo...

ah, y lo de correrte con ir a la villa y los libros vs. la calle y todo eso ni se me ocurrió
naaa de esas chicanas no uso, no necesito, no me sirven. Santucho fue a la villa y sabe de Marx, como tantos, muchos peronistas no fueron a la villa, muchos marxistas se hicieron peronistas, muchos peronistas leyeron a marx, miles de peronistas no, y tampoco tuvieron que ir a la villa porque ya viven ahí ¿¿Y??? No proyectes con las chicanas...
ahora sí, el deber me llama

Diego E. dijo...

Carlos G. :
Precisamente por eso hago hincapié en "aceptar", más que en "entender". Entender, lo entiende cualquiera, porque es simple. Para aceptarlo, admito que hay que tener estómago.
El movimiento fue el modo que encontró Perón de hacer política (esto es: disputar el poder) de manera efectiva. El peronismo es, en la práctica, una herramienta para pelear el poder. Lo que hay adentro, es una tremenda puja de ideologías y caracteres contrapuestos. En cada momento histórico, subirá a la superficie el que mejor represente ese momento del país. Y sí, Menem fue -es- peronista. Quedará en la Historia como un traidor, que se deshizo de la militancia peronista para usar el triste remedo de la militancia ucedeísta. Pero negar que es un peronista es una chiquilinada. ¿En qué momento surgió? Justo después de que el radicalismo fracasara -con Terragno a la cabeza- en su intento megaprivatizador. Y cuando el peronismo, finalmente, resurgió de las sombras en que se hundió desde el regreso de Perón. Pero subrayo esto: fue en ese momento la única fuerza capaz de transformar -para mal- la sociedad.

Volvió a serlo después del 2001. Con otro peronista: Duhalde. Peronista de la rama mafiosa, si querés. Pero peronista. Y esto puede ser provocador, pero tengo para mí, que si Duhalde hubiese cumplido su palabra de retirarse de la política, se habría ganado el bronce. Mató a dos militantes y sacrifició la economía del país en el altar de dos empresas. Pero no fue peor que sus predecesores. De hecho, fue mejor. Y esto no tiene que ver con que me guste o no me guste (no me gusta, si es que tal cosa importa).

Imagino que aquí no debo detenerme en la defensa de Kirchner o CFK.

Mis discusiones con la izquierda generalmente bienintencionada, apuntan hacia el hecho de que esa forma de hacer política (un movimiento) se ha mostrado tremendamente efectiva para la disputa del poder. Respeto la idea de que se puede hacer política de otra forma. Sin el positivismo moral; con cierto optimismo de Mayo Francés. Demuéstrenlo.

Un intento que parecía prometedor, fue el de Pino Solanas. Supongo que tampoco debo explayarme en sus derrapes y traiciones recientes.

En definitiva, el mundo es el que es, no el que me gustaría que fuera. La política realmente existente es esta. Si hay otra que funcione, me chiflan.

Jack Celliers dijo...

Anonima tito:

...alguien como vos en este caso tiene el campo orégano para montarse en cualquier tipo de cagadas y contradicciones,...

sobre la mesa a tiro para que vos te regodees con...

Muy bien, vos me hablás desde la voz el marxismo en la Argentina y ni siquiera se de cual. No es que tenga problema en dar exámen y que me bochen pues no sería la primera vez, pero quién es en este caso el profe?

Porqué también consideré que obviamente en tu buena fe, no ibas a permitir desarrollar un debate en el que vos tuvieras ventajas de antemano, no sería justo para con tu honestidad intelectual porque no sos un oportunista...

Por todo esto me parece que hay que hacer varias aclaraciones, o enfoques, o no sé:

No entiendo un debate como un lugar para competir, regodearse o tomar examen, no me interesa ninguna de esas cosas. Por eso no entiendo qué es eso de "un debate en el que vos tenés ventajas". Estás enfocando esto como una competencia deportiva más o menos, y no es lo que me interesa.

Cuando hago una pregunta, no la hago con el objeto de señalarte algo que no puedas responder ("ves?? ves?? jajaaaaa, te cerré la boca, ahí tenés!"). De hecho creo que sí podés responder y que la respuesta puede ser interesante. Si no, al pedo hacer la pregunta.

Yo formulo una explicación para describir si no todo (tengo algunos posts en mi blog que intentan abarcar todo) al menos una parte del peronismo. Me interesa tu propia descripción de esa parte, tu interpretación: ¿No te resulta raro estar en un movimiento político donde el tipo que hoy te abraza mañana te puede pegar un tiro sin cambiar de bando? ¿Un partido que aplica indistintamente políticas neoliberales, represivas, populares, progresivas, etc.? ¿No son fenómenos que estamos tratando de comprender, si entiendo el sentido del post?

Bueno, simplemente te planteo esto y cómo lo veo desde mi perspectiva ¿Necesitás que pertenezca a algún marxismo oficialmente reconocido? Lo lamento, si querés te describo algunas de mis posiciones: marxista-leninista, trotskysta, la 4ta internacional me parece a estas alturas un circo, los partidos de izquierda en Argentina me dan pena (acaso algo menos el PO, pero no mucho menos), y para colmo abomino del feminismo. Coincido con las tesis de Abelardo Ramos en lo que refiere a historia del continente hasta el siglo XIX.

Tengo el vicio de pensar por mi cuenta y me interesan las ideas, no las etiquetitas. No me siento con una camiseta en particular compitiendo con vos en una justa del saber, más bien me interesa debatir para compartir puntos de vista con quien quiera que tenga el caletre y la cortesía suficientes.

Salud.

Diego E. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego E. dijo...

Tito (o anónima tito) y Jack están enzarzados en una discusión a la que no sé por dónde entrarle. Porque discuten en mundos paralelos (nunca se cruzan).

Por un lado, Tito, coincido con tu primer comentario (el número 6, de las 10.00). Pero luego caés en la misma gorilada de plantear que la doctrina peronista no está escrita (sí lo está) y que el peronismo sería algo así como un sentimiento que hay que vivir porque es inaccesible a la razón. Más adelante, sin embargo, le hacés notar a Jack que no estás planteando una dicotomía barro (las manos en el barro es una metáfora de Sartre) - libros. Sin embargo, esos comentarios tuyos, yo los entendí como los entendió Jack. Por lo que debo concluir que, en vista de lo último que escribiste, no entendí tu planteo. Tal vez si lo aclararas un poco mejor...

Jack. Puedo resumir tu cuestionamiento en esto: el peronismo no está por encima de la lucha de clases. En serio, creeme que no tengo ánimos de ofenderte, pero eso es más o menos como decir que Perón no levitaba porque estaba sujeto a la fuerza de gravedad. No sé si alguien podrá tomarse la molestia de poner en duda que la lucha de clases cruza el peronismo (y cualquier manifestación social). Supongo que si esto no es obvio, no se puede ni empezar una discusión.

Por otra parte, cuestionar los 70 sin mencionar cómo se llegó ahí, ya es una toma de posición que impide cualquier tipo de reflexión. Encima, discutirlo es larguísimo. Porque a los 70 se llega después del bombardeo a la plaza; se llega después de 18 años de proscripción, durante los cuales Argentina no estuvo en una burbuja de un universo alternativo (revolución cubana y guerra fría, nada más para empezar); se llega luego de que Perón alentó la organización armada desde España y luego de que los adalides de la honestidad (Illia, por ejemplo) aceptaran participar de una pantomima democrática con el partido mayoritario proscripto; se llega a los 70 con Perón creyendo que pegando un par de gritos puede parar lo que él mismo alentó (y que los conservadores motivaron). Y no, es obvio que no podía. Y se llega cuando el mismo partido militar dejó volver a Perón porque lo consideraba ya domesticado.

Sin embargo, no he visto a ningún peronista jamás reivindicar el último gobierno de Perón. A menos que contemos a De Narváez, claro.


Jorge Devincenzi: recuerdo a Dolina. Decía el negro que hay personajes que se han ganado una reputación de grandes polemistas teniendo como todo patrimonio un tonito de perdonavidas y un par de visajes cancheros. "Bueno, si vos lo decís..." "Con lo que dijiste la terminaste de embarrar; no, dejá, para qué agregar algo...".

Silvio Frondizi no murió en vano, como John William Cooke no engordó al pedo. Jo jo, qué vivos que somos.

Anónimo dijo...

Diego: tal vez me expresé confuso, estaba pensando en teorías constitucionales y bue.
Con "no escrita" la idea era decir que para mi si bien hay cuestiones escritas por Perón son bastante menos y mas simplificadas que si comparamos con las obras de Marx, Engels, etc... y además muchísimos peronistas de todos los tiempos no las han leído, no las han aprehendido desde el lugar de la teoría pero eso no le impide a nadie comprender el peronismo, y no porque sea algo emocional, para inciados o místico ni que la marchita tenga un embrujo,sino que se trata de otro tipo de abordaje.
Lo de los dichos de Sartre la verdad que no los conocía, así que sacale esa connotación porque yo no tengo idea del asunto. Para mi el peronismo es un movimiento de poder, de hacer, está concebido para hacerce cargo de las cosas (tiene esa voluntad y agrego que encima parece que el resto también se ha acostumbrado por lo cual están achanchados y cuando la cosa se pone bien peluda ruegan que los peronchos agarren las papas calientes y procedan) el peronista es de gestión y de jugar para ganar no se conforma con kioskos y el análisis contemplativo por lo cual siempre está expuesto a las críticas de por sí. Si aso le sumamos la característica que vos bien marcas de albergar un espectro de ideas amplio
etc, etc ...eso nomás.

Carlos G. dijo...

Diego E:
Gracias por tu respuesta a mi comentario.
Tengo claro el concepto que trasmitís, pero por eso mismo es que no soy peronista.
Según lo explicás con claridad (y coincido) el peronismo se ha convertido en una mecanismo para obtener el poder, independientemente de para qué se lo quiera usar.
Es decir que obtener el poder es más importante que para qué lo quiero.
Y no veo porqué, como un ciudadano común uno deba "aceptar" esa circunstancia.
No es la idea que tengo de para qué sirve o debiera servir la política.
Entonces seguiré apoyando a gobiernos como el que afortunadamente tenemos (tengan el sello partidocrático que tengan) y estaré siempre en la vereda de enfrente de aquellos que sigan la linea política de lo 90, vengan del partido que vengan.

Saludos

oscarfquinteros dijo...

Estupendo lo de Diego E. sin elucubraciones fantasticas, sin tirarnos la biblioteca encima, sin tanto Gre Gre para decir Gregorio, a expresado lo que muchisima gente no puede o no lo sabe decir, pero que lo siente en el corazón, gracias Diego.

Anónimo dijo...

y Jack: no mirá, no estoy pensando que por ahí mañana los compañeros de la derecha peronista me van a venir a tiros. Yo no caracterizo para nada a esta etapa del peronismo ni la de la argentina y el mundo como la que se configuró en los 70, no veo el panorama excento de problemas ni mucho menos pero me parece que tomaron un caríz diferente.

Geraldinho dijo...

Muy buen texto, como aficionado a aprender de estas cosas sin que se me trate de tarado, agradezco mucho.

Anónimo dijo...

Bien Jack! citando a Gambini, exponente destacado de la revolución fusiladora... en fin..

Jack Celliers dijo...

Che, me encanta que alguien encuentre que cito a fulano o mengano sin que yo mismo me dé cuenta ¿Gambini? ¿Lo cité? Mirá vos, gracias por avisarme, no me dí cuenta.

Jack Celliers dijo...

Diego:

No sé si alguien podrá tomarse la molestia de poner en duda que la lucha de clases cruza el peronismo (y cualquier manifestación social). Supongo que si esto no es obvio, no se puede ni empezar una discusión.

Pero qué optimismo desbordante. Yo creo que no es obvio ni mucho menos que eso para más de cuatro. Empezando por los propios peronistas, que creen que el movimiento está por encima de las clases, que es lo que enseñaba Migeneralcuantotedebo, y todos los "grandes movimientos históricos" burgueses en general.

Por otra parte, cuestionar los 70 sin mencionar cómo se llegó ahí

No estoy "cuestionando los '70", estoy cuestionando al peronismo. Me olvidé de agregar respecto de mis posiciones políticas que la expresión de la izquierda revolucionaria más consecuente, que logró arraigar en la clase obrera a pesar de su corta vida (antes de ser exterminada, claro) compitiendo contra el peronismo en su mejor momento (o "más revolucionario si se quiere") fue la experiencia del PRT-ERP.

-Pero cometieron muchos errrooooooooores - dice gente que por ejemplo votó a la Alianza. Y sí, errores cometieron. Pero de lo que no se habla jamás es de los aciertos. Entre ellos, el no confiar jamás en la conducción de Pocho la Pantera.

- Buuu, trosco, gorila, perdieeeeeroooonn, buuuuuu...

- Zzzzzzzzzz...

Jack Celliers dijo...

Anonima tito:

Para mi el peronismo es un movimiento de poder, de hacer, está concebido para hacerce cargo de las cosas (tiene esa voluntad y agrego que encima parece que el resto también se ha acostumbrado por lo cual están achanchados y cuando la cosa se pone bien peluda ruegan que los peronchos agarren las papas calientes y procedan) el peronista es de gestión y de jugar para ganar no se conforma con kioskos y el análisis contemplativo por lo cual siempre está expuesto a las críticas de por sí...

Si entiendo este comentario y algún otro tuyo, me parece que lo que proponés es una dicotomía entre:

- La gente idealista, modélica, atada a ideologías de libritos y esquemas perfectos (marxistas, troscos, etc.). Gente bienintencionada pero incapaz de entender "lo concreto" porque es fundamentalmente "contemplativa".

veeeersussssssss...

- La gente con voluntad de "hacerse cargo de las cosas", actuar en la realidad. Y claro, para actuar en la realidad tenés que ensuciarte aunque sea un poco, es la humana condición. La realidad te saca de la nube de pedos platónica de los modelitos rígidos y racionales. Esta gente son los peronchos que vienen a sacar las papas del fuego y hundir las manos en el barro... Qué sacrificio che.

Esta dicotomía es falsa. Perón ya lo había dicho: "para construir algo también puede usarse bosta" porque "hay que ir con todos, porque si vamos con los buenos, son muy poquitos". Lo requetebuenísimo es que el Padre Eterno es el que se encarga de juntar a todos y decidir quién es bosta y quién no llegado el momento.

Y es exactamente lo que Perón hizo: mezcló bosta con margaritas para "llegar a algún lado". Pero ese lado era simplemente el timón del estado burgués. Le hizo a la juventud el versito del "socialismo nacional" (mmmmhhhhh...) cuando los necesitaba porque en Argentina NADIE daba dos mangos por ningún partido burgués. El peronismo ni siquiera hubiera funcionado -con todo su capital político y el prestigio que le dio el período '45/'55- si se hubiera presentado como cualquier otro partido burgués defensor del sistema. Tenía que seducir a los trabajadores jóvenes, tenía que ser "revolucionario".

Jack Celliers dijo...

¿De qué revolución se trataba? Nunca quedó claro. El Padre Eterno le dice a cada uno lo que quiere oir: socialismo, socialismo nacional, capitalismo distributivo, bla bla. Luego se reserva el derecho de decidir para dónde vamos ¡Síganme!

Por eso el peronismo (y sin ser específicamente fascista comparte muchos rasgos del bonapartismo) es básicamente antiintelectual, anti-ideológico, de hecho antipolítico. Franco decía: "haga como yo, que jamás me metí en política" y Perón repetía: "En política soy un aficionado, en lo que soy profesional es en la conducción".

El secreto de la "conducción" es muy curioso: para asegurarla hay que no revelar jamás para dónde se va, y afirmar que todo es seguir al líder ¿Ideología, clases sociales, capitalismo, socialismo? Todo eso es paja mental señores, acá hay que hacer "lo concreto" ¿Y qué es lo concreto?

Lo concreto es: mientras haya momentos favorables en el contexto internacional, forzar a la burguesía a distribuir una parte del excedente. Con esto el peronismo acumula capital político. Y no hay con qué darle, porque es cierto: lo "concreto" es que los trabajadores nunca habían tenido derechos laborales como a partir del '45 (de hecho un poco antes, cuando Perón se hizo astutamente con la modesta dirección de trabajo).

Lo mismo ocurre hoy con el kirchnerismo, la pos-segunda-década infame y la crisis internacional.

En los momentos de recuperación imperialista sólo el peronismo es capaz de hacer una campaña atractiva gracias a su capital político: triunfo del FREJULI en el '73, triunfo de la rata en los '90. En ambos casos se atacó y golpeó a la clase trabajadora hasta que hubo que levantarla del suelo con espátula.

Y hoy es verdad: si comparás con los últimos 35 años, este gobierno es el mejor. Pero como decía Groucho Marx: La mujer más bella que haya besado nunca... lo que no significa demasiado.

Por último:

y Jack: no mirá, no estoy pensando que por ahí mañana los compañeros de la derecha peronista me van a venir a tiros.

OK, pero al menos ¿se te ocurre qué pudo haber pasado en los '70? Yo tampoco digo que eso vaya a ocurrir mañana (aunque ojo, pensá que Mariano Ferreyra podría haber sido un trabajador peronista o kirchnerista), pero sí que el conflicto latente no está resuelto, que seguimos siendo un país subdesarrollado en un contexto de crisis mundial y que la lucha de clases sigue ahí, muerta de risa.

Shalú.

Jack Celliers dijo...

Esa lucha de clases es la que se expresa en los términos "izquierda" y "derecha" que vos mismo utilizás dentro del peronismo ¿Qué significan sino para vos esos términos, que valor tienen y de dónde salen?

Diego E. dijo...

Jack: Cuando Perón hablaba de superación de la lucha de clases, le estaba contestando al comunismo. Por lo tanto, hablar de superación de la lucha de clases, y tomarlo literalmente, hace que tal afirmación se convierta inmediatamente en sarasa. Y refutar la sarasa es tan fácil como aburrido.

Un poco de contexto: cuando Perón asume la Secretaría de Trabajo, se da una natural confluencia de intereses entre una incipiente organización gremial, y el propio Perón, que fue el primero en notar que, producto de una tímida industrialización, había un nuevo sujeto social. Intereses. No hablo de hombres buenos o malos. Perón fue el primer político con poder real que vio a ese nuevo sujeto. Que había un temor en la burguesía local al avance comunista, no es ningún secreto. Que Perón no era Lenin, tampoco. Y Perón plantea entonces: si trasladamos la lucha de clases a una interna en el movimiento, le damos curso a esas fuerzas sin necesidad de abolir la propiedad privada, ni de ser una colonia agroexportadora. Por eso las simpatías de Perón hacia Mussolini (simpatías que no eran sólo de Perón, y nada tenían que ver con antisemitismo): Perón notaba (como Noble, por ejemplo) que Mussolini había encontrado una forma de industrializar un país atrasado, adoptando un movimiento de masas que se apoyaba en ese nuevo sujeto social (nuevo en países periféricos) que eran en nuestro caso ex peones rurales devenidos obreros.

Entonces, esta cita: "Creía que la lucha de clases es un agente de destrucción y no de construcción, y, la humanidad para ir a un puerto seguro no debe emplear nunca el sistema de la destrucción, sino el da la construcción." está dirigida tanto a ese sujeto social, como a tranquilizar a la burguesía que temía un comunismo al cual (increíble que haya que decirlo) Perón no suscribía ni remotamente. A eso, se lo llamó tercera vía.

Cuando dije "cuestionar los 70", también pensé que era obvio que me refería a tu cuestionamiento al peronismo en los 70. De peronismo estamos hablando. Y lo que reclamo, una vez más, es algo de contexto.

sigue

Diego E. dijo...

Soy el tipo de peronista a quien le embola tener que citar páginas del "Manual..." (es un documento fácil de obtener, fácil de leer...). Pero vamos de nuevo: Perón funda un movimiento, porque considera que los partidos (lo estático) constituían un sistema agotado. Opta por algo dinámico, que pudiese durar más allá de la muerte de su líder. Y escribió esto:

"Pero el mal que los aquejó siempre (a los partidos) fue el envejecimiento de las fuerzas políticas por falta de evolución, otro de los males de la organización política antigua. Porque como se basaba en hombres y en caudillos, así como envejecía el caudillo, envejecía el partido. Como ellos no iban detrás de una doctrina que pudiera palparse y practicarse racional y conscientemente, los organismos envejecieron con sus hombres."

Exactamente el mismo párrafo es aplicable al tercer mandato de Perón, ese contra el cual estás despotricando desde el primer post. ¿Esperás que algún peronista aplauda o elogie ese tercer mandato? Cuando Perón vuelve muriéndose y sabiendo que se moría, más viejo y con menos ideas, acompañado de una estúpida y un asesino, para decirlo suavemente, cometió un error. Eso no impide que el movimiento que creo, las reformas que disparó en 1945 fueran de tal potencia, que incluso perduraron a pesar de él mismo.

Con respecto a los diversos chistes que contaste sobre "la orga", tengo otro, que cuenta Feinmann en su último libro sobre el peronismo: Están Quieto y Firmenich a punto de ser fusilados. Entonces Firmenich dice: "no te preocupes, seguro que es otra genialidad del viejo". Siempre se hacen chistes sobre las fuerzas políticas. Mi favorito sobre el kirchnerismo, es que los Kirchner (todavía vivía Néstor) nos quieren llevar al paraíso a patadas en el culo. Todos expresan algo, lo que no evita que todos sean una falacia. Lo llamamos sentido del humor, algo que, a veces, expresamos los seres humanos.

Ninguno de los jóvenes peronistas de los 70 eran unos boludos engañados por el viejo. Eso es una recreación alfonsinista, armada en los 80 para incorporar de algún modo esas luchas sin tirarse a la izquierda encima. No coincido con el foquismo (el ERP, por ejemplo). No por cuestiones ideológicas puras, sino porque no funciona, nada más. Así de cínico soy. Y no coincido con el pase a clandestinidad de Montoneros (¿qué necesidad había? ¿qué se ganó?), y en general podría señalar, desde mi cómodo sillón, cien mil cagadas que no empezaron con Montoneros, sino la noche en que se fusiló a Valle.

Pero discutir todo esto no tiene sentido alguno, y menos en este thread. Es lo que pasa siempre que el peronismo discute con la izquierda: se tiran muertos unos a otros, se sacude un poco la historia de la Triple A, y la verdad es que lo único que logramos es saber que en el fondo estamos de acuerdo, pero nos vemos en la obligación de hacer un ritual de dominación, como los perros.

Diego E. dijo...

¡Geraldinho! Un honor tenerlo por aquí.

Diego E. dijo...

Y bueno, empiezo a bajar la persiana. Esperaba que vinieran los peronistas paladar negro que en el otro post jugaban a tener el santo grial bajo el poncho. Pero supongo que será en otra ocasión.

Redondeando:

Jack, ideológicamente, lo creas o no, tenemos muchos puntos de contacto. Tal vez el peronista con el cual más me identifico sea José Pablo Feinmann. Y buena parte del peronismo no lo quiere demasiado, y él mismo no quiere mucho a buena parte del peronismo. Esa relación amor-odio es parte, también, de un movimiento.

Pero en lo que hace a esta discusión, te concedo todos los argumentos, menos uno. A saber:

- El peronismo detuvo la revolución. Concedido. Detuvo también la segunda venida de Cristo. Total, para discutir contrafácticos te discuto también el sexo de los ángeles, o no te discuto nada, que es lo mismo.

- El ERP tuvo mayor coherencia interna que el peronismo. Concedido. Sólo acoto el pequeño detalle de que fallaron en todo, sin obtener un logro (uno) para la masa trabajadora.

- El peronismo es una bolsa de gatos. Concedido.

- El tercer gobierno de Perón fue de una inoperancia asesina. Concedido. Si querés un peronista que defienda ese gobierno, hablá con De Narváez. Por ahí, quién te dice, discutir con él es más interesante.

En lo que no estoy de acuerdo, -y no es que hayas expresado ese argumento- es en que los métodos alternativos hayan sido mejores. Ya mencioné al foquismo e insisto: no tengo nada en especial, ideológicamente, contra la lucha armada emprendida por el ERP. Mi única objeción es que no funciona. ¿Cómo lo sé? Porque están todos muertos y sus logros ascienden a cero.
Hubo otros intentos, más tímidos si se quiere. Proyecto Sur, Alianza, Frente Grande, PI, y varios que me dejo en el camino porque no quiero esforzar demasiado la memoria. ¿Menciono sus éxitos?. ¿Los éxitos de los eternos renovadores de la política?.

Cierro en el siguiente post.

Diego E. dijo...

Para ir terminando (a menos que algo me interese especialmente, no respondo más en el hilo), un par de apostillas sobre el peronismo de los Kirchner (permítanme no aclarar a cada rato la ausencia de Néstor).

¿Qué se le critica, desde afuera, a los Kirchner? Alfonsín y Pino Solanas, por ejemplo, han dicho reiteradas veces que, de ganar, mantendrían los aspectos positivos de esta gestión: AFJP (Anses), AUH, Aerolíneas, etc. En la lista incluyen prácticamente todo; lo único malo del kirchnerismo serían las maneras y las intenciones. Nótese el paralelismo con la oposición a Menem: ambos, Bordón y luego De la Rúa, cuando ya no había reelección, tenían como propuesta hacer lo mismo, pero con honestidad. Como si el problema de fondo hubiese sido, alguna vez, la corrupción, que era un medio para llevar adelante la política que la oposición debió combatir (pero con la cual estaba de acuerdo). El primero, habiendo reelección, perdió. ¿para qué votar a la copia, si está el original?. Hay un paralelismo internacional: Bush estaba hundiendo la economía de Estados Unidos, y una vez más los había embarcado en una guerra inútil. John Kerry se presenta a elecciones y por demagogia o convicción, sostiene que mantendrá las tropas en Irak y no aumentará los impuestos a los ricos, que Bush había bajado. Ganó Bush.
El segundo -De la Rúa-, como no estaba Menem, ganó. El resto es historia conocida.

Pero volvamos a los Kirchner. Se les critica desde Proyecto Sur, siempre, las oscuras intenciones que habría detrás de medidas técnicamente correctas. Pino Solanas tiene un nombre para eso: el disfraz progresista.
Señor lector: lea La buena voluntad kantiana y luego vuelva que la seguimos. Por favor, no se lo saltee. Léalo y cuando vuelva estará en mejores condiciones de leer lo que sigue. Lo envío allí, para no copiar todo ese texto acá.

Seguimos.
Por si no se entendió: debajo del disfraz de progresismo, estamos todos en bolas. Las intenciones, una vez consumado un acto, no le importan a nadie. Y menos en política.

Me permito un ejercicio contrafáctico: Kirchner, justo antes de terminar su mandato, aprueba la fusión Cablevisión-Multicanal. La intención era sumar apoyos para la elección de Cristina, y luego contragolpear. Sabemos esto porque ocurrió. ¿Y si no ocurría? Si no ocurría, porque Cristina no ganaba las elecciones, o porque la guerra gaucha triunfaba en 2008, con las intenciones habrían tenido que hacer un bollito y metérselas donde les cupiera. No es por las intenciones que se juzga a un gobierno, sino por sus actos. Dicho en términos del propio Perón (y vuelvo al "Manual..."):

En el arte de la conducción hay sólo una cosa cierta: las empresas se
juzgan por los éxitos, por sus resultados. Podríamos decir nosotros: ¡qué
maravillosa conducción!, pero si fracasó, ¿de qué sirve?
La conducción es un arte de ejecución simple: acierta el que gana y
desacierta el que pierde. Y no hay otra cosa que hacer. La suprema
elocuencia de la conducción está en que si es buena resulta, y si es mala,
no resulta. Y es mala porque no resulta y es buena porque resulta.
Juzgamos todo empíricamente por sus resultados. Todas las demás
consideraciones son inútiles.


¿Se nota el positivismo moral, o tengo que explicarlo?. Ese mismo párrafo es aplicable a toda la izquierda testimonial, a toda la gente en estado de indignación republicana permanente y, desde luego, a los propios peronistas. Tus intenciones contáselas a un cura en el confesionario. Ni a mí ni a nadie les resultan relevantes.

Los Kirchner, que de política entienden mucho, y de peronismo otro tanto, saben esto. Pino, que entrevistó a Perón, todavía no lo entendió.

Politico Aficionado dijo...

Llegué medio tarde al post, pero aprovecho para señalar mi acuerdo, en general, con la clara exposición de DiegoE.

Mas allá de como haya sido su cuna Eva Row es mas peronista que el curioso gruo de detractores que la acusa de no entender.

Y hablando de no entender, los que no quisieron entender quien era la conducción del movimiento peronista, que quiere que le diga, lo menos que puede decirse es que cometieron un trágico error.

Eva Row dijo...

Político Aficionado

Este post de Diego E y el debate que se generó, significan para mí el punto más alto de este blog. Desde fines del 2007 hasta hoy, llevo tres años de defender con uñas y dientes el gobierno peronista de Néstor y Cristina Kirchner. Usted lo sabe porque me sigue siempre y siento su presencia permanente, y su aliento. Gracias por considerarme peronista. Yo me siento honrada.

argentinolibre@hotmail.com dijo...

El insomnio así da gusto.
Gracias, Diego E.
Gracias, Jack Celliers.
Gracias, compañera Eva Row.

Anónimo dijo...

Gali,matías
argentinolibre te olvidaste de incluir a "Anónimo tito" que dio pie y peso. Excelente todo y todos. Gracias Eva.

Geraldinho dijo...

Diego, un honor que me diga eso! Me interesan mucho todos estos temas, aunque no suelo arriesgar opinión ni entremezclarme en estos debates por dos razones: 1) siento que me falta aprender mucho; 2) a quién le importa lo que opine yo (ya ni a mí me importa); 3) me da mucha fiaca; nada más, buenas tardes, saludos a todos.

Jack Celliers dijo...

DiegoE:

Sí veo que hay muchas coincidencias, y no me importan en lo más mínimo los "rituales de dominación". Simplemente creo que hay una leve diferencia en la interpretación de los hechos.

Vos cifrás la descomposición del peronismo de los '70 como un efecto de la decrepitud de Perón y los errores derivados de ella. En mi opinión no se trató de ningún error sino de la ejecución consciente de una política destinada siempre a preservar el capitalismo argentino a como dé lugar.

El carácter inescrupuloso que señalo en Perón (y que los peronistas muchas veces admiran, porque viene vendido con sonrisitas gardelianas, frases campechanas y toda esa performance actoral que tanto le gustaba a JuanDo) es perfectamente funcional a la política que desplegaba.

Los jóvenes peronistas revolucionarios no eran idiotas, nunca dije eso, pero no hace falta ser un idiota para que alguien te engañe. Montoneros y los sectores combativos del peronismo no fueron masacrados sistemáticamente porque Perón "cometió un error".

¿Tan difícil resulta verlo? la respuesta de Perón a Ana Guzzetti, el discurso que les espeta a los diputados de la Tendencia es muy evidente: Señores, mi política es otra, el "socialismo nacional" no existe y si tengo que aplastarlos por la fuerza y por izquierda lo voy a hacer. Lo dice claramente, sin balbuceos y sin que Lopez Rega le mueva la cabecita desde atrás. Ni lopez Rega, ni chabela, ni ninguno de los fascistas de los que se rodeó lo manipulaba, Lopecito mentalmente no le llegaba a Perón ni a los talones.

Las reformas que disparó el peronismo a partir del '45 fueron posibles sólo gracias al contexto internacional, no gracias a que Perón era joven. Es el contexto internacional lo que cambia en los '70, y es ahí donde se demuestra que la abundancia del '45 no era obra de la política peronista (no exclusivamente al menos) sino que el margen de maniobra que tuvo Perón en aquella época para forzar a la burguesía a una cierta heterodoxia se había acabado. En los '70 ya no había lugar para sustituir importaciones, ni a la burguesía le interesaba el menor proyecto de desarrollo capitalista autónomo, porque no era negocio.

El Perón de los '70 se limitó a hacer lo que hizo siempre: defender al estado burgués. Era el único que podía hacerlo, que tenía ascendente sobre las masas para hacerlo.

Por eso traigo a colación a la Triple A, no para tirar muertos sobre la mesa sino para discrepar con vos en esto: no se trató de ningún "error", de ninguna "macana". Un error es una excepción, aquí no hay excepciones: Ottalagano, Ivanissevich, C de O, Guardia de Hierro, Osinde, la masacre de Ezeiza, Lopecito y chabela. El discurso frente a la Tendencia y la botoneada asquerosa con la que amenaza a Ana Guzzetti; no, no son errores: es un plan.

Los chistes que conté no fueron inventados por gorilas, fueron cosas que decían los propios peronistas y el propio Perón. Admirar la sagacidad de alguien para engañar al enemigo está muy bien, admirar la sagacidad de alguien que te engaña a vos es masoquismo. Es el resultado de no saber contra qué y contra quién se lucha.

En cuanto a que el PRT-ERP "no consiguió nada"... Es una frase que provoca cierta sonrisa amarga. Lo que ocurre Diego, es que luchar contra el poder tiene esas cosas ¿no? El poder va y te rompe la cabeza. Más pragmático quizás es agacharla y esperar que te caigan unas monedas, así podés mostrarlas y decir: "¡miren, conseguí algo!".

Sí, pero ese algo que conseguiste ¿cuánto te costó?

Salud.

Diego E. dijo...

Jack: por si no quedó claro, te concedo todos los argumentos. Jamás dije que Perón fuera un buen tipo. Ni siquiera me importa.

El positivismo moral no es algo elogiable. Es algo que funciona, nomás. El positivismo moral es lo más parecido que pueda encontrarse al cinismo. Pero funciona.

El costo, aún siendo elevado, sigue siendo inferior al que tuvo que pagar una organización como el ERP. Y los beneficios fueron mayores. Aún en las etapas de dominio de la derecha, no pudieron retirarse la mayor parte de los beneficios obtenidos antes.

¿Te recuerdo el último coletazo del ERP?
Gorriarán Merlo decidió que, para hacer la revolución, antes debían estar creadas las condiciones. No lo decidió en 1974, sino en 1987.
Aportó una buena cifra (no recuerdo cuánto; 100, 200 mil dólares) para la creación de un diario que oficiara de contrapeso a las voces dominantes.
Un par de años después, llamó desde su residencia en México a Lanata (sí, ese Lanata) apodado en aquel entonces el Flaco (sí, el mismo Lanata).
-¿Y? ¿Cómo va el diario?
-Y... vendemos diez, quince mil ejemplares. Veinte mil los días buenos.
-¡Veinte mil revolucionarios! ¡Salgo para allá! Junto a los muchachos y esperame en La Tablada.

Gorriarán daría, luego, otra versión de los hechos. Pero la suya es muy absurda.

Y, de nuevo: ni siquiera lo juzgo moralmente. Mi punto, es que no funciona, que no se obtiene nada y que la respuesta del poder es muy, muy superior a cualquier cosa que pueda soportar un pequeño grupo armado.
Te recomiendo (porque es bueno y disfrutarás su lectura) este artículo de José Pablo Feinmann sobre otra lucha armada, pero como ésta, a nivel local. La respuesta, aquella vez, y cualquiera, fue internacional. Y terminante.

PD: Un detallito muy al margen: el periodista encargado de seguir el juicio y despegar a cualquier costo a Gorriarán de Página/12, mintiendo en lo que fuera necesario, se llamaba Tenembaum. Sí, ese Tenembaum.

Anónimo dijo...

Jack: vos te preguntás a qué aspira un tipo que se considera de izquierda dentro del peronismo. Solo te puedo responder por mi: aspira a conducir el peronismo, a que el peronismo sea al menos en un momento dado el instrumento que imponga en la Argentina una izquierda nacional. Ningún peronista aspira a ser una línea interna, trata de conducir; y el peronismo no aspira a ser un partido o agrupación mas, trata siempre de tomar el poder, y necesita tener una concepción desde el vamos inclusiva no una de partir ante los desacuerdos. O se acepta en algún grado o...no se soporta y no se puede ser peronista, que va ser.
Visto desde el marxismo es una ridiculez, de acuerdo, porque el peronismo no te da garantías aunque lo lograras, no te da garantías casi de nada, pero yo diría salvo de su capacidad de transformación...aún cuando está lleno de conservadores, es paradojal pero yo lo veo así. No será revolucionarido pero no conozco peronista de ninguna cepa que no se anime aunque sea a la transgresión. Lo ves como algo imposible? y sí, lo es. Pero me asombra cuando un marxista no comprende un imposible, no sé acá sectores que vos levantás han querido hacer en un monte la revolución cubana, supongo que lo creerían posible y no los considero locos y ni el enemigo, al contrario. Y que hago mientras tanto con los terribles sapazos y las contradicciones? las peleo, gracias a la experiencia de Montoneros que los reinvindico ampliamente pude ver algunas cuestiones que espero no repetir y que a veces me han tentado, no los culpo ni les doy con un caño, no sé si tenían muchas otras opciones tal como se configuraron las cosas en la Argentina desde tiempo atrás, fueron hijos y catalizadores de un balurdo muy grande de la argentina que TODO EL MUNDO consintió y ellos no le sacaron el cuerpo, casi considero inexorable lo que pasó (ojo, no la represión y todo lo que la rodeó).

Anónimo dijo...

16,40: soy anonima tito.

Anónimo dijo...

Diego E: te agradezco tu claridad y sobre todo haberme recordado que tengo que leer mas a Peron y no tanto a los que hablan sobre Perón.
Anonima tito.

uno dijo...

Que buenos debates!

Realmente Diego no me queda claro que sea tan fácil de entender la cosa. Más bien tengo la impresión de que cada uno la entiende como quiere, y después de casi 70 años no hay mucho consenso al respecto. Por ejemplo las 20 verdades me producen un rechazo absoluto, me parecen muy simplistas y estúpidas en su mayoría, por ejemplo, que quiere decir esto?

"Ningún Peronista debe sentirse más de lo que es y menos de lo que debe ser. Cuando un Peronista comienza a sentirse mas de lo que es, empieza a convertirse en oligarca."

Sin embargo olvidandome de estas cosas y viendo en la práctica qué efectos tuvo el peronismo del 45, y cómo fueron los gobiernos a partir del 55 siento una identificación grande con el movimiento. Creo que le termino dando la razón a Tito en lo de la constitución no escrita. En lo personal la identificación no viene por la doctrina, ni por el pensamiento de Perón, sino por los efectos positivos que tuvo para la clase obrera.

Diego E. dijo...

Esa frase se entiende fácil con un ejemplo:

Miralo a Solá. Creyó que merecía -por ser Solá, nomás- mucho más. Y en privado lo ha dicho muchas veces: él se fue del kirchnerismo porque no le dieron un lugar relevante.

Y no creerse menos de lo que se debe ser, es una forma de alentar a la tropa, a no rehuír cargos o tareas.

Claro que es simplista. Por favor, no consideren esto una especie de insulto racista, pero tanto las 20 verdades como el "Manual..." tienen como objetivo su lectura por parte de obreros de la década del 40. Gente que leía, tal vez, más que un obrero (o un adolescente) hoy. Pero que no necesariamente estaba capacitada para leerse "La crítica de la razón práctica", de Kant, y refutarla.

Además, si querés construir un movimiento, y para su ingreso vas a pedir algo equivalente a un título de doctor en ciencias políticas, probablemente conseguirás buena "calidad del voto" (a decir de un gran revolucionario), pero eso sí: tres votos.

Por esa misma razón me repatea que alguien diga "no podés entender...".

Pero sí, hay buena parte de verdad en lo que expresa Tito.

Diego E. dijo...

Un somero balance. Quise hacerlo anoche, pero se ve que aún había cosas que decir. Y seguramente aún las hay, más allá de que no sé cuánto puedan aportar.

1) La idea del post surgió a raíz del hilo anterior, en el cual unos cuantos usuarios hacían gala de un conocimiento que no querían mostrar. Esto es algo, en cierta forma, natural. Todos hemos oído la frase "el fervor de los conversos". Participo en algunos grupos de desarrollo de Linux. Es algo cotidiano que aparezca algún chico que el día anterior instaló Linux, a dejar mensajes tales como "Windows es una basura, Linux es el sistema más poderoso" y otras frases irreproducibles. También es normal la respuesta de los más viejos: "no, flaco, no se trata de eso...".
Creo que pasó algo similar en el hilo anterior. Algunas personas que probablemente conocieron el peronismo y la militancia ayer, gracias a Néstor y Cristina (y enhorabuena), decidieron hacer gala de una fidelidad furiosa que nadie les pide. La idea no era discutir sobre la bondad/maldad del peronismo, sino sobre qué es, simplemente. Que, si de verdad había alguien que no lo entendiera, pudiera entenderlo.
El post era, en buena medida, una bravuconada ante el maltrato innecesario. Una forma de decir: a ver, ustedes que lo tienen tan largo (al entendimiento), vengan y ládrenme a mí.
No aparecieron. También debí esperar eso, pero a veces tengo raptos de optimismo que a mí mismo me causan gracia.

2) En general, disfruté mucho la calidad de los comentarios/comentaristas. Algo que probablemente no hubiese ocurrido si el post cumplía su cometido inicial.
Debo destacar (no porque los demás comentarios fueran malos, sino porque estos funcionaron como ejes), la discusión entre Anónima Tito (en serio, registrarse no cuesta nada) y Jack Celliers. Es obvio que estoy más cerca, al menos en la praxis, de Tito. Pero la posición de Jack no sólo es coherente, sino que nunca puede dejar de tenerse en cuenta. Porque esa oposición define, en buena medida, al peronismo, y nos permite, parafraseando a Perón, no creer que el peronismo es más de lo que es. La cabeza en las nubes, si se quiere, pero los pies en la tierra.

3) Si hace falta aún resumir mi posición, o aclararla, cuando le respondo a Jack que le concedo todos sus argumentos, no es porque su opinión no me importe. Es porque, efectivamente, sé que el peronismo defiende en los hechos al Estado burgués. Voy más lejos: defiende al Estado represor burgués, de Hobbes. El de Leviatán. A quienes no nos gusta eso, debimos aprender a convivir con ello. Por lo del punto dos: los pies en la tierra. Si la revolución ha de hacerse algún día, estoy seguro de que no será hoy. Ni mañana. Ni, claro, hace 40 años. Esto es lo que hay, hoy. También los Kirchner han recibido críticas por "poco revolucionarios". Y lo cierto es que nunca aspiraron a la revolución; apenas a un capitalismo más o menos serio.

4) Agradezco, a mi vez, a todos los que postearon diversos mensajes de agradecimientos y elogios, acá y en La cooperativa. Sabrán entender que no tenga mucho que decirles.

Marcos dijo...

Eva, el haber leìdo las veinte verdades es la razòn principal por la que no soy "peronista"

Jack Celliers dijo...

Anónima Tito:

Pero me asombra cuando un marxista no comprende un imposible

Lo posible y lo imposible me parecen cosas difíciles de determinar, sobre todo en política. Pero sí me parece que existen las concepciones más o menos acertadas.

acá sectores que vos levantás han querido hacer en un monte la revolución cubana, supongo que lo creerían posible y no los considero locos y ni el enemigo, al contrario

No considero el enemigo a toda la militancia peronista, Anónima tito (loco ¿de dónde sacaste ese nick?), pero sí considero el enemigo a parte de ella, una parte minoritaria de hecho, pero justo la parte a la que Migeneral le puso el garrote en las manos para cagarlos a palos a ustedes y a nosotros (tomando los pronombres muy genéricamente).

Si estás en el mismo generoso movimiento con una manga de fascistas criminales y tu jefe primero les da manija a ustedes para recuperar el poder, pero una vez que llega al poder les da la metra a ellos... Y bueno ¿qué puedo decirte?

No sos mi enemigo, de hecho tus enemigos son los míos; pero se me hace una cuestión casi del más pedestre sentido común preguntarte qué hacés en la misma bolsa con ellos. Y si el comportamiento de tu jefe (que ayer te pasaba la mano por el lomo para que fueras al combate, y hoy te dice que sos un imberbe y un pelotudo) no te parece un poquitín sospechoso.

Hoy no veo el mismo horizonte inmediato, pero sí similitudes entre este proceso y el del '45 (similitudes, no identidad). Pero el conflicto de clase no ha desaparecido, sigue ahí aunque atenuado. Me parece importante sacar conclusiones acerca del pasado del peronismo (y de la izquierda, por supuesto) para examinar errores y no repetirlos.

uno dijo...

Perdón pero me quedé con lo de Gorriarán, Diego, decís que él fundó Página12? Nunca lo había escuchado.

Jack Celliers dijo...

El costo, aún siendo elevado, sigue siendo inferior al que tuvo que pagar una organización como el ERP

Estoy hablando del costo para la clase trabajadora, no para un organización en particular. Los militantes del PRT-ERP (así como muchos del peronismo revolucionario y otras organizaciones) no medían el costo que tenía para ellos.

Aún en las etapas de dominio de la derecha, no pudieron retirarse la mayor parte de los beneficios obtenidos antes

Si querés te concedo que los trabajadores y desocupados de la Argentina menemista aún estaban un poco mejor de lo que hubieran estado en el Congo. Pero como discusión de horizontes para la clase trabajadora me parece un poquitín deprimente.

Respecto del MTP, no era el PRT-ERP. Y así y todo prefiero a los delirantes del MTP antes que al menemismo, que era el futuro "coletazo" peronista de entonces.

la respuesta del poder es muy, muy superior a cualquier cosa que pueda soportar un pequeño grupo armado

Bueno, esto ya lo sabía Lenin. Es notable que cuando se habla de la experiencia del PRT-ERP se hable de la actividad armada. El PRT-ERP fue mucho más que eso.

Es cierto que sufrió de una autonomización de la actividad armada (que no es lo mismo que "militarismo"), y que algunas de sus concepciones eran ingenuas o incompletas. Pero también es cierto que ideológicamente aportó concepciones novedosas (estaba lejos de un marxismo ortodoxo y académico) y en una cortísima vida política, bajo una represión feroz y compitiendo con un peronismo sin el menor desgaste, fue el partido marxista que mejor arraigó en la clase obrera.

La burguesía lo declaró enemigo número 1 a vencer en el orden de prioridades luego del golpe, cuando Montoneros era militar y numéricamente más fuerte. No es casual.

La revolución no la hace un pequeño grupo, nunca fue esa la intención. Pero tampoco la ha hecho jamás ningún Bonaparte. Y el marxismo al menos sí ha demostrado que el cielo no es inaccesible, que la burguesía puede (y como va el mundo, debe) ser derrotada.

La revolución no va a ser mañana, seguro, y hoy por hoy esto es lo que hay (que convengamos, sólo es mejor que hace 10 o 15 años, pero no es para tirar cohetes tampoco), totalmente de acuerdo. Es muy probable incluso que vote a CF, ante la ausencia de partido revolucionario de la clase obrera con dos dedos de frente.

Pero queridos amiguitos nac&pop, créanme que esto no es para siempre. Argentina no está en una espiral de desarrollo capitalista autónomo, y el capitalismo global mismo -hay que pensar también un poco globalmente- ya no es siquiera capaz de asegurar un suministro de recursos a mediano plazo sin contraer brutalmente el consumo mundial.

Nuestra burguesía pesca a río revuelto y CF es una política de fierro que la obliga a abrir la mano, todo muy lindo. Pero ojo porque incluso a Perón la burguesía se le retobó en el '55. Lo gradual es gradual porque alguien te permite que lo sea, pero en la historia de la humanidad jamás ha habido un cambio gradual en los modos de producción, las clases dominantes no dicen: "bueno, ok, me jubilo".

Y sin cambio en los modos de producción, la humanidad tiene un futuro que técnicamente calificaría así: muy choto.

Les agradezco que hayan soportado mi insolvencia general, me gustó mucho el debate, enconado pero leal y no exento de fraternidad política.

Salute.

Eva Row dijo...

Jack,
te pido que me aclares a qué te referís con el texto siguiente:

Y el marxismo al menos sí ha demostrado que el cielo no es inaccesible, que la burguesía puede (y como va el mundo, debe) ser derrotada.

¿Qué considerás vos que es la prueba de que puede derrotar a la burguesía?

Jack Celliers dijo...

La revolución rusa puso el control de los medios de producción bajo control de los trabajadores.

- Pero Stalin...

Cuando se juzga un sistema político hay que hacerlo con objetividad: el socialismo comenzó con la Rusia de los zares, en otras palabras, un estado atrasado y aislado, precapitalista.

Sin embargo, y a pesar de la reacción burocrática cuya causa principal es justamente el triunfo del socialismo no en una potencia industrial (Alemania, que es lo que esperaban en realidad los revolucionarios rusos) sino en un país precapitalista, el balance entre la Rusia zarista y la URSS es claro si lo miramos en términos de educación, salud, vivienda, alimentación, etc. La comparación entre el antes y el después de la revolución rusa en lo que respecta a desarrollo humano -con todo lo que se quiera achacar al stalinismo- no resiste el menor análisis.

Cuba es otro ejemplo, siempre sin perder de vista sus deformaciones burocráticas. Una isla prácticamente monocultivo (el azúcar se vendía a la URSS con precios "de amigo"), que no puede comerciar en igualdad de condiciones en el mercado capitalista mundial (existen un sinfín de trabas y encarecimiento de precios, ahorro ejemplos para no alargar). Y sin embargo Cuba todavía resiste la presión del imperio.

Para ser sincero: no soy optimista respecto de la evolución cubana, la presión del imperio provoca incremento en los gastos de defensa, pero también provoca otro efecto peor: la restricción económica genera un aumento del poder de la burocracia.

Marx explica que el socialismo precisa de los logros tecnológicos de la humanidad. Lenin decía que el comunismo es el poder de los soviets más la electrificación. El socialismo no puede realizarse sobre la base de una miseria material y técnica. De hecho la división de nuestra sociedad en clases (si me permiten una fantasía "utópica": algún día, si la humanidad sale adelante, la gente verá como una curiosa aberración el hecho de que las sociedades pasadas dividieran a los seres humanos en "clases"), es una rémora de la primitiva escasez que sufrió la especie en sus comienzos.

Se ve claro que es una rémora si pensamos lo siguiente: con la tecnología actual es perfectamente posible darle a toda la humanidad condiciones dignas de vida sin agotar los recursos del planeta. El hecho de que seamos capaces de inventar internet y no seamos capaces de asegurar alimento para todos indica que -a nivel social- estamos más o menos como en las cavernas, todos contra todos.

La burocratización no es un efecto indisolublemente vinculado al socialismo -como perversamente intentan hacernos creer- sino un efecto del triunfo del socialismo en estados atrasados, precapitalistas o capitalistas subdesarrollados. Trotsy explicaba que cuando el socialismo triunfó en Rusia, tras la revolución y la guerra contra seis ejércitos de intervención, la miseria material, educativa y técnica era inmensa. En ese contexto es inevitable la creación de un aparato burocrático monstruoso: ante la extrema escasez las instancias administrativas cobran un poder desproporcionado.

El viejo León postulaba el ejemplo de un almacén con pocas mercaderías y mucha gente haciendo cola: quien "ordena" la cola cobra un poder inmenso, que no tendría -porque sería innecesario- si el almacén tuviera mercaderías para todos.

Jack Celliers dijo...

Esta es si se quiere la crítica más importante que puede hacerse al marxismo, a saber: el problema es que la cadena de la economía global siempre se ha roto hasta ahora por su eslabón más delgado, presentando al socialismo siempre panoramas extremadamente complejos.

Lenin, Trotsky y los revolucionarios de octubre jamás pensaron en la aberración del "socialismo en un sólo país", lo que esperaban era que la revolución rusa sirviera de primera ficha que hiciera caer fundamentalmente a Alemania (y a toda Europa). El triunfo del socialismo en la industrializada Alemania, con un proletariado fuerte, educado y con recursos técnicos mucho mayores a su disposición, hubiera dado como resultado un socialismo mucho menos burocratizado.

El socialismo se impondría luego en Alemania del Este y otros países, pero ya bajo el control político de la burocracia. Trotsky lo llamaba "imponer el socialismo por medios burocrático-administrativos".

La experiencia del socialismo real, con todas sus lacras, enseña que incluso haciendo la experiencia en países atrasados, aislados y sometidos a la presión imperialista, el balance entre el antes y el después es netamente favorable se mire por donde se mire. Que la burguesía no es invencible y que acabar con el hambre no es una utopía delirante.

Me quedo con esta frase genial de Trotsky, que demuele el previsible cinismo de quienes afirman que el socialismo es un utópico "paraíso en la Tierra":

La base material del comunismo deberá consistir en un desarrollo tan alto del poder económico del hombre que el trabajo productivo, al dejar de ser una carga y una pena, no necesite de ningún aguijón; y que el reparto de bienes en constante abundancia, no exija más control que el de la educación, el hábito, la opinión pública.

Hablando francamente, es necesaria una gran dosis de estupidez para considerar como utópica una perspectiva a fin de cuentas tan modesta.
(La revolución traicionada, cap. III)

Lo menciono en este post si me permiten citarme:

http://jugodeladrillo.blogspot.com/2009/11/la-utopia-me-tiene-harto.html

Muchos de nosotros, sino todos, podemos considerarnos privilegiados. Por eso no nos cuesta demasiado el automatismo de llamar "utopía" a un mundo sin hambre y sin violencia. Sin embargo para enormes masas del planeta la famosa utopía es simple y urgente necesidad. Y al ritmo que va el capitalismo mundial -más allá de los subibajas puntuales de los ciclos de crisis- hay que preguntarse cuánto falta para que la utopía adelgace al punto de que se convierta en comer todos los días, si no para nosotros, para un par de generaciones.

Seguramente fui muy extenso y poco claro, pero espero vuestra perspicacia sea mayor que mi impericia.

Salud.

Politico Aficionado dijo...

Perón consideraba que el mundo marcha hacia el socialismo, pero estaba convencido que este pasaje no sería determinado por lo que sucediera en la RA.

Su idea era la de "cabalgar" esta transición. Esto significa mejorar la situación de los trabajadores, los desocupados, los enfermos, etc. HOY, y no cuando haya caído el capitalismo, y mostró que esto era posible.

En este sentido apuntó a la organización de los trabajadores, la unidad latinoamericana, la universalización de la jubilación, la vivienda, el desarrollo industrial, la salud pública y unas cuantas cosas mas.

Sin ser leninista el General tenía claro que nuestra contradicción principal era con el imperio y que la forma de avanzar era aprovechando los resquicios y no la confrontación.

Jack Celliers dijo...

Una de las cosas que le critico especialmente a la izquierda marxista argentina es precisamente la incapacidad de generar espacios de debate como este entre su militancia y la kirchnerista. Sería beneficioso que algo como esto fuera promovido.

Y no porque acá hayan escrito los iluminados, más bien al revés: si aficionados como yo sacan provecho de esto me imagino que tiene que pasar lo mismo entre gente que sepa mucho más, que aporten más puntos de vista, que se discuta contra qué se combate y por qué y cómo, cuáles son las perspectivas.

Una instancia de diálogo así se puede dar a través de encuentros con la participación de quien se le cante, que se debata, que se discuta. Si aquí se puede civilizadamente y sin chicanas monótonas no tiene por qué no poderse en instancias más amplias. Toda la militancia saldría de ese diálogo fortalecida, con más elementos teóricos; obligaría a estudiar las propias posturas, a explicarlas, a sostenerlas, etc.

Digo, es una idea.

Jack Celliers dijo...

Como para que no se diga que uno está en la pura paja mental.

Marcela de Bernal dijo...

Eva me conoce y sabe que soy de poco comentar,pero sí lectora de varios blogs aunque últimamente distanciada.Posiblemente un tanto asqueada de debates inconsistentes y para peor casi todos inundados de los que caen,peronómetro en mano,a descalificar a fulano o mengano porque viene del marxismo.Y como soy una vieja peronista (o peronista vieja?) de ese discurso al “Ni yanquis ni marxistas” que tanto padecimos,hay una delgada y peligrosa línea.
Bueno nada.Por no entrar tan seguido a leer me estaba perdiendo este fantástico texto de Diego E (cosa a la que nos tiene acostumbrados) y los extraordinarios comentaristas que tuvo el post.Los felicito y les agradezco el nivel del debate porque me reconcilia con muchas cosas.Fué un lujo leerlos.
Un abrazo

uno dijo...

Que bueno, sigue el debate!

Jack:

"Sin embargo, y a pesar de la reacción burocrática cuya causa principal es justamente el triunfo del socialismo no en una potencia industrial (Alemania, que es lo que esperaban en realidad los revolucionarios rusos) sino en un país precapitalista, el balance entre la Rusia zarista y la URSS es claro si lo miramos en términos de educación, salud, vivienda, alimentación, etc. La comparación entre el antes y el después de la revolución rusa en lo que respecta a desarrollo humano -con todo lo que se quiera achacar al stalinismo- no resiste el menor análisis."

No lo comparto. Nunca leí mucho sobre el zarismo, pero tuvo actos comparables a las hambrunas premeditadas de Stalin en Ucrania y otras repúblicas? A nivel interno no le veo muchas diferencias al Stalinismo y al Nazismo por ejemplo.

Jack Celliers dijo...

El cuento de la "hambruna premeditada en Ucrania" es interesante, no te califico así por repetirlo, pero fue y es muy usado por el fascismo ucranio.

Lo perverso de la frasecita es que supone que hay otras hambrunas que no son premeditadas. Como si el hambre que se padece hoy fuera cosa del destino, de la casualidad y del demonio que mete la cola y no fruto de políticas perfectamente premeditadas de las cuales sus autores conocen en detalle las consecuencias.

Así que por una "hambruna artificial comunista" yo te puedo poner sobre la mesa decenas de hambrunas capitalistas. Pero si querés podés consolarte pensando que son "hambrunas naturales".

Si de verdad te interesa saber qué ocurrió en Ucrania, podés leer "La Revolución Traicionada" de Trotsky, quien fue el primero en denunciar el aplastamiento de los kulaks como uno de los desesperados zigzags políticos de Stalin.

Stalin se apoyó en los kulaks (campesinos ricos, algo así como "el campo" en Argentina, salvando ciertas distancias) durante mucho tiempo. Mientras la Oposición de Izquierda reclamaba una rápida industrialización para aumentar la capacidad productiva, Stalin hacía buenas migas con los kulaks, dejando que acumularan un poder tal que en determinado momento estrangularon a las ciudades provocando unas hambrunas de las que el fascismo ucraniano y los reaccionarios de toda la vida nunca hablan

El resultado fue el que predijo Trotsky: los kulaks comenzaron a amenazar directamente el régimen de propiedad colectiva. Y la burocracia soviética si bien oprimía al proletariado, no podía dejar caer el régimen de propiedad colectiva porque era la base social de su poder. Así que Stalin tocó a rebato e inició una "colectivización de guerra", totalmente innecesaria, mal hecha y que dejó no sólo a Ucrania sino a la URSS en un estado de debilidad extrema.

Trotsky explica estos zigzags derecha-izquierda a la desesperada como fruto del papel profundamente contradictorio de la burocracia stalinista: se apoyaba naturalmente en los privilegiados, pero no podía permitir la liquidación de la propiedad colectiva.

Esto, si es que a alguien le interesa el asunto seriamente. Si la idea es tirar panfletitos, no hace falta leer nada de esto. Ni de nada, bah.

Jack Celliers dijo...

En cuanto a las similitudes entre el stalinismo y el fascismo, las hay, ambas son fruto de derrotas del proletariado, pero derrotas de orden distinto. Sin embargo las similitudes entre uno y otro régimen tienen un límite preciso.

También podés leer un análisis que hace Trotsky en el mismo libro sobre ambas burocracias (stalinista y fascista) señalando sus similitudes, pero para entender de lo que estamos hablando deberías conocer lo que era la vida de un proletario en la rusia de los zares y en la URSS, y lo que ocurrió en Alemania desde Weimar hasta Hitler.

Por último, conviene recordar que sólo hay una persona que durante esa época haya matado más comunistas que Hitler: Stalin.

Jack Celliers dijo...

Para conocer lo que era la vida en la Rusia de los zares, nada mejor que leer a Gogol y a Dostoievsky. Un análisis brillante y muy placentero sobre Gogol lo hace Trotsky en Sobre Arte y Cultura.

Eva Row dijo...

Jack,

Me tocó vivir un poco de cerca el último tiempo de la URSS, por casualidad, porque por 15 años atendí a la Embajada en la óptica (hice anteojos para los diplomáticos), hasta que se cayó la Unión Soviética. Hice una amistad personal con el embajador Oleg Kvasov, el último embajador en la Argentina, y con mucha gente de la diplomacia de aquel tiempo, que me comentaba con lujo de detalles todo lo que estaba pasando. Así que supe cosas muy de adentro y muy de buena fuente.

El último tiempo fue crucial. Cuando la Unión Soviética podría haber superado definitivamente al stalinismo residual enquistado en la burocracia, y pasar a ser un país socialista consolidado y constituirse en un ejemplo viviente, allí la URSS se vino a pique. Y no sabemos bien por qué. No sabemos por qué. Sólo se dicen cosas inconsistentes para mi gusto. No se creía que el socialismo pudiera tener vuelta atrás tan fácil.

sigo...

Eva Row dijo...

La URSS se fue, se evanesció, y resulta increíble. Hoy, miles de muchachas rusas, bellas jóvenes de ojos celestes, se ofrecen como prostitutas en diarios de Europa.

También la Alemania del Este desapareció. Y China está haciendo ese engendro de comunismo en el campo y capitalismo en la ciudad. Y Cuba sigue paralizada, aunque todos coman (mal pero comen) y tienen salud y educación, pero los graduados universitarios te corren por la calle si sos turista para hacerte de guía, y te cuentan que no hay mucho que hacer en Cuba. Recién ahora abrieron la posibilidad de vender en un pequeño mercado interno manufacturas primarias, cuando podrían haberlo hecho tantos años antes. Hasta hace poco cualquier actividad privada, la más mínima estaba prohibida. Me parece una locura inconcebible que hayan considerado que el mercado interno no puede funcionar con actividad privada pequeña y mínima, controlada y planificada. Al fin y al cabo el mercado existió siempre, antes del capitalismo. No veo por qué fueron tan necios, que una ama de casa no pudiera hacer alfajores para venderle al vecino, o no pudiera tener una panadería familiar sin empleados, por ejemplo. No necesitaban someter a la población al mandato del Estado para igualar con un corset.

Los errores no han sido solamente la burocracia. Me parece que es fácil criticar al capitalismo, pero construir el socialismo es mucho más difícil y no alcanza con ganarle a la burguesía. Y no hay mucho para leer al respecto, que yo sepa. Por lo menos que lo piensen o lo hablen por estas tierras. Tal vez en la ex-URSS habrá muchos que se sienten a tomar un té y digan cosas importantes que nosotros no sabemos.

sigo...

Eva Row dijo...

Tengo un amigo que vivió en Cuba muchos años y se ocupó allí de la economía socialista. Hizo un libro que tengo en mis manos. La problemática de cómo pagar sueldos justos relativos en el socialismo, te rompe la cabeza en varias partes. Ahí te sentís huérfano. En el capitalismo los precios los pone el mercado y su crueldad. Pero en el socialismo ¿cuál es el precio del trabajo humano? No se si imaginás el problema. ¿Cómo ponerle precio al trabajo del maestro de escuela y al médico y al diputado?

Parece más fácil vencer a la burguesía que conseguir el cielo prometido. Porque para mí el socialismo no es ni debe ser conformarse con comer y no morir de hambre. No es verdad que eso solo justifique al socialismo, no es verdad. Si del socialismo no nace un hombre feliz y gozoso de la vida, después de lo que cuesta en sacrificios de vidas humanas llegar a ello, para estar en un chaleco de fuerza y comprar el diario más aburrido del mundo porque todo son elogios al secretario del Partido, te sentís infeliz.

Una vez que el individuo puede tener salud y comer y no morir de hambre, recien ahí empieza a buscarle el sentido profundo a la vida que es mucho más que sobrevivir.

Cuando el individuo tiene hambre no ha accedido a la categoría de lo humano. Es apenas un organismo animal luchando por seguir vivo, que no puede alojar ningún otro deseo más que el de comer.

Decirle a un pueblo que come y tiene salud, que eso es todo a lo que puede aspirar, y eso es bastante de le puede dar el socialismo y tienen que dar las gracias porque si no fuera por el socialismo serían menos que humanos, no es algo que se pueda decir así no más, sin pagar las consecuencias.

Creo que falta teoría sobre la construcción de un socialismo con mercado, con pymes y cooperativas, controlado todo por el Estado. Destruir la propiedad privada, construir la propiedad pública, no precisamente estatal. Que el Estado regule la actividad pública manejada por el colectivo en el mercado.

Jack Celliers dijo...

Porque para mí el socialismo no es ni debe ser conformarse con comer y no morir de hambre

Para mí tampoco, ni tiene por qué ser así. Sin embargo así y todo, si hay que prescindir de iPADs para que todo el mundo coma, lo prefiero a una sociedad con 400 brillantes marcas de desodorante y gente que no come. Porque en definitiva esas tampoco son cosas tan maravillosas.

En la URSS la gente no sólo comía, también tenía un acceso a los bienes culturales que no existía por ejemplo en EEUU. Cualquiera podía ir al teatro, cualquiera podía educarse en lo que quisiera. Aún y así, la vida era un embole en muchos aspectos, pero no es cierto que la gente "solamente comiera".

Respecto de Cuba el problema es la presión imperialista. Cuba no puede comprar nada en el mercado internacional sin sufrir las presiones de EEUU. En Cuba me contaron un caso de compra por parte de EEUU de una empresa de autobuses francesa que estaba dispuesta a vender a Cuba. Cuba tiene enormes problemas con insumos básicos como la soda cáustica (necesaria para hacer jabón), cuya venta tienen que triangular internacionalmente y es muy costosa. También sufre restricciones en el acceso a ancho de banda para internet.

Juzgar al socialismo por la experiencia de estos países ignorando la presión a la que son sujetos por parte del imperialismo es dejar escapar datos de análisis. Sin embargo te invito a que preguntes a cualquier cubano, incluso opositores, cómo se vivía en Cuba en la década del '80.

La propuesta de abrir el mercado me parece malísima. En primer lugar porque quienes están mejor posicionados en ese mercado, quienes consiguen permisos, mejores condiciones, etc. son... los que tienen amigos en la burocracia. La burocracia no abre el mercado sin asegurarse antes una cuota del mismo.

En segundo lugar chocás con el problema de siempre: si permitís la pequeña producción ponés en marcha un mecanismo capitalista. Quien produce a pequeña escala y gana, luego quiere producir a gran escala y ganar más. En ese momento tenés dos alternativas: o redistribuís (y con eso al tipo lo desalentás, porque ¿para qué se va a gastar más si igual no podrá quedarse con todo el excedente?) o dejás que crezca con lo cual el socialismo ya se fue al joraca.

Son precisamente "las armas melladas del capitalismo" de las que hablaba el Che. Y es el camino por el que va Cuba ahora.

Jack Celliers dijo...

La solución es exactamente la contraria: más socialismo significa que la burocracia decline todos sus privilegios y conciba su función como un servicio al pueblo y a la revolución, por eso el Che -como vos mencionaste acertadamente en otro post- no permitía que se sacara ni un cigarrillo de más. No se trataba de un moralismo monástico sino de la conducta más rigurosamente práctica: TODOS tienen que estar seguros de que NADIE saca ventajas.

Los pueblos son capaces de resistir si ven que los dirigentes no son privilegiados, es el estímulo moral. Por el contrario, si ven que hay privilegio, lógicamente los valores se pierden, y ahí empieza el desbande. La apertura del mercado es precisamente parte de ese desbande, es una compensación que la burocracia cubana otorga ("OK, que cada uno vea lo que puede pescar") justamente para consolidar y acrecentar sus privilegios.

Mercado no es necesariamente capitalismo, pero el mercado socialista es otra cosa. No es un asunto fácil el tema de los precios en el socialismo, es verdad, pero no es de cálculo imposible. Hay que tener en cuenta el trabajo como producto social global, el valor de uso de los bienes en las condiciones actuales (porque existe una variación en el valor de uso según la situación: si hay una inundación un bote es más valioso que un matafuegos), y obviamente el valor-trabajo. No puedo dar una receta porque no la tengo (hay que leer a los que saben); pero en cualquier caso en una sociedad socialista mundial estos serían problemas menores a los actuales, en los que sencillamente un montón de gente no tiene acceso a nada.

Trotsky decía que la propuesta de los anarquistas de eliminar el dinero "es un buen ejemplo de pensamiento mecánico". El viejo afirmaba que el dinero desaparecería en la nueva sociedad comunista, pero que para eso tenía primero que cumplir su ciclo.

El dinero en la sociedad socialista se convierte en lo que nunca debió dejar de ser: un simple medio de contabilidad y transacción. El dinero debe perder el poder de elevar al cielo hundir en el infierno. En una sociedad comunista probablemente perdería su función y el concepto de "precio" perdería sentido: el trabajo sería una función natural de las facultades creadoras y debido a que el riesgo de escasez -gracias a la tecnología- sería mínimo, a nadie se le ocurriría -por ridículo e innecesario- acumular.

La pasión por acumular está lejos de pertenecer a la "naturaleza humana", es simplemente un reflejo ante la escasez y la inseguridad. Desaparecidas ambas, desaparece la acumulación, el lujo innecesario, y toda una serie de valores éticos y estéticos vinculados a una época que se puede calificar sin demasiadas reservas como de barbarie.

Eva Row dijo...

Jack
Yo quiero un sistema que modifique por sí la moral de los hombres, no un sistema que dependa de la moral de los hombres. Nada me garantiza que los hombres van a ser como deben ser para que el sistema funcione. Si esperamos eso, tenemos que estar preparados para la represión, y el castigo, y después viene la persecución. Es como vos decís de cuando no hay suficiente para repartir y el que ordena la cola se vuelve poderoso. El que decide quién obró contra la Revolución se convierte en un pequeño o gran Stalin.
La aparición de Stalin en la Revolución Soviética, dista de ser exlicada meramente como un accidente. Es casi imposible de creer que habiendo habido en la URSS tantas personas dispuestas a dar la vida por una causa, y tantas personas concientizadas, ese hombre haya podido llevar adelante la crueldad y la atrocidad que desplegó. Parece imposible que el socialismo pueda llevar a un Stalin. Pero llevó a eso, y no se pudo salir de eso. Falta analizar la cosa. Falta saber por qué. No sirve decir que justo Trotsky salió a cazar patos y se engripó.

Eva Row dijo...

De cualquier manera, como dice Eduardo Galeano, la Revolución funciona como un horizonte que siempre hay que tener a la vista para ir en determinado rumbo, aunque nunca se alcance. Sabemos que el socialismo es la sociedad de mayor justicia, entonces debemos luchar en el capitalismo con el derecho que asiste a defenderse de este sistema esencialmente injusto, insuperablemente injusto, tratando que en el mientras tanto, los dolores humanos puedan aminorarse.

Pero sobre todo, teniendo conciencia de dónde está la injusticia capitalista, la víctima tiene argumentos válidos para defender sus derechos básicos con razones irrebatibles.

En eso estamos defendiendo a un gobierno que intenta recuperar un aparato productivo industrial y está incluyendo en el área laboral a muchos que habían quedado excluídos. Y que además agrega derechos, y favorece los intereses de clase de la clase obrera, aunque no lo reconozca en esos términos. A mí no me importa que el peronismo no se de cuenta que hay lucha de clases. Me importa que la está haciendo, y está del lado del que está más abajo.
No sabemos cuánto va a durar, pero que dure lo que dure, mientras tanto otra cosa mejor no podemos hacer. Y si la va a haber, nos vamos a enganchar.

uno dijo...

uh, había puesto un comentario y se borró creo.

La hago corta. Jack, aún con todo el contexto y los crímenes que habrán cometido también los kulaks, aceptás que Stalin cometió un genocidio contra millones de personas en Ucrania? No defiendo el capitalismo en absoluto, pero me cuesta comparar Drácula contra el hombre lobo.

Jack Celliers dijo...

Yo quiero un sistema que modifique por sí la moral de los hombres, no un sistema que dependa de la moral de los hombres

De acuerdo, es un principio netamente materialista.

Sólo te señalo que el socialismo del que hablamos (el cubano) es un régimen que no se desenvualve más que bajo la presión imperialista. El socialismo no es un sistema aislado, se desarrolla en un marco de relaciones internacionales. Si no sería facilísimo declarar el socialismo en cualquier barrio.

La aparición de Stalin en la Revolución Soviética, dista de ser exlicada meramente como un accidente

Nadie ha dicho eso, Stalin es el fruto de un proceso que involucra fuerzas sociales, el agotamiento de la revolución luego de años de guerra en un estado atrasado y aislado.

Y no "falta analizarla", creeme: Trotsky da una explicación muy detallada de cómo y por qué se formó la burocracia soviética, las fuerzas sociales participantes y el rol contradictorio de la burocracia frente al proletariado al que oprime. No conozco estudio mejor ni más detallado que La Revolución Traicionada. Tiene datos, análisis, predicciones exactas, es muy bueno.

Jack Celliers dijo...

Uno: Sí, pero no entiendo a dónde querés llegar con eso.

Si para vos la ecuación es Stalin = marxismo = genocidio, dejame decirte que es muy pobre.

uno dijo...

Claramente no, pero me hacía ruido esa parte que escribiste:

"La comparación entre el antes y el después de la revolución rusa en lo que respecta a desarrollo humano -con todo lo que se quiera achacar al stalinismo- no resiste el menor análisis."

Me parece que en vista de lo que fue el stalinismo hablar de una mejoría no tiene mucho sentido. Hablo de la revolución rusa en particular, no del Marxismo.

Anónimo dijo...

Yo sé como se vivía en los 80 porque estuve viviendo allí. Pero no olvidemos que Cuba era una economía subsidiada. La verdad ante todo

Jorge Devincenzi dijo...

Dolina dijo en la presentación del libro de Aníbal: el kirhcnerismo sólo pudo surgir del peronismo

Eva Row dijo...

Jorge

Bueno, ya estás llegando a entender ;)

Anónimo dijo...

EVA o yo no te entiendo o a vos cualquier bondi te deja bien

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...