Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

2 de agosto de 2010

LA CADUCIDAD DE LAS FACULTADES DELEGADAS

ESTOS SON REPRESENTATES DE LA DEMOCRACIA (COMO GERARDO MORALES QUE ESTUVO Y NO SALIÓ EN LA FOTO IGUAL QUE MACRI, EL CANDIDATO DE CLARÍN Y LA RURAL)
No sé si te pasa a vos como a mí, que esta foto me hace sentir la inestabilidad de lo que estamos viviendo como hecho político nacional y popular dirigido por CFK. Ahí en el cartel hay una amenaza.

Si no estás enterado, las facultades delegadas no son una delegación excesiva y graciosa; son una necesidad imperiosa que todos los Congresos le otorgan a todos los Presidentes, no sólo en la Argentina, porque si no, sería imposible gobernar. Todos estos infames que hoy se hacen los estrechos no dudaron en dárselas a De La Rúa, imaginate.

Hay mucha literatura donde podés leer sobre esta asunto. Es cosa de la Constitución anticuada y dubitativa que no termina por poner un límite claro y operativo entre el Legislativo y el Ejecutivo, porque es un problema establecerlo, y además la Constitución resulta vetusta en relación a los tiempos actuales. Pero no importa tanto, porque los defectos se suplen con un poco de criterio honesto. Se supone que gente de mínimo criterio responsable, accede a delegar las facultades sin ninguna discusión, a no ser que sea gente de avería, pero mala gente en serio.

La insistencia en una división estricta de poderes en el sistema presidencialista se corresponde en plenitud con el concepto del estado mínimo propio del siglo XIX. En forma paralela al aumento del rol del Estado en todas las comunidades, el Poder Ejecutivo ha ido concentrando atribuciones que son necesarias para actuar en sociedades que generan cambios veloces.

A partir de la Primera Guerra Mundial la mayoría de los Estados adoptaron modificaciones que implicaron una simplificación de los trámites de las leyes a fin de mantenerlas en armonía con los constantes cambios de la situación política, económica y financiera. La institución de la delegación legislativa desempeñó un papel importante en ese cambio.

Ahí hay un cartel que dice cosas muy feas de todos los que están sentados, de la oposición al gobierno. Habla de su miserabilidad humana. Están sentados ahí, haciendo terrorismo a favor del enemigo de la democracia, y sólo para servirlos, sólo para quitarles las retenciones, que ese es su único plan de gobierno futuro. Es mentira que no se ponen de acuerdo. Están todos de acuerdo: el patrón (en algunos casos como Macri y Narváez, el socio) de todos esos es La Rural. Hay una sola cosa en la que no se ponen de acuerdo: cada uno de ellos quiere ser el Presidente que quite las retenciones al "campo". Cada uno de ellos tiene los colmillos afilados y por la comisura de los labios le cae la baba. Cada uno de ellos no vale nada, pero tiene la suficiente ambición como para querer poner a toda costa, su trasero en el sillón de Rivadavia.

En el cartel ese dice: ahora vas a ver cómo te corto las piernas. Claro que la Presidenta tiene el recurso del veto. Pero otra vez van a recurrir a la Justicia contra el veto, y otra vez un juez de morondanga de un pueblito recóndito, uno de esos jueces que dan asco, va a impedir por meses que la Presidenta pueda tener piernas para caminar.

Y ahora viene la Ley de Entidades Financieras, y tal vez le siga la Ley del Aborto. Mientras seguimos agregando derechos a los ciudadanos preparando un país vivible para la mayoría, estos vergonzosos elementos de la "clase política" se preparan para el saqueo al pueblo.

Siempre las cosas fueron así, siempre la oposición o el oficialismo fueron alfombra de la Rural. Pero nunca los lacayos se mostraron tan desfachatadamente. Poner ese cartel, y ponerse abajo de ese cartel, es insoportable de mirar.

A Duhalde le preguntaron (a lo que no contestó) ¿si usted es Presidente, va a vetar la Ley de Matrimonio igualitario?

No queda duda. Si cualquiera de los candidatos de la oposición sube, van a vetar todas y cada una de las leyes sancionadas por este gobierno que traen respiro a la vida. Y van a indultar, claro que van a indultar a los genocidas. No le van a alcanzar las dos manos para hacerlo, cualquiera de ellos.

Hoy temprano estuve viendo el Canal Rural, donde se muestra el extraordinario desarrollo del campo, pero las críticas al gobierno son despreciativas e irrespetuosas, desde un lugar soberbio, elitista, donde las espaldas tienen el ancho que ningno de nosotros los ciudadanos del común tenemos. Ellos tienen espaldas para aguantarse no gobernar, nosotros no tenemos.

La sensación de vivir el aquí y el ahora no es buena para mí. Necesitaría poder sentir que algo de lo conseguido es para siempre. Se está por ver en las futuras elecciones. Y antes, en el rodeo del Congreso, donde seguirán dinamitando los rieles de las vías por donde circula el tren del gobierno.


Según Dato, es falso afirmar que el 24 caen las retenciones.



33 comentarios:

Mariano T. dijo...

El oficialismo tambien puede proponer un cambio en la Constitución del 94 (donde Cristina fue convencional), y que esas atribuciones sean directas de PE, sin necesidad de delegación.
O directamente reemplazar al PL por una CAL nombrada por una Junta, así molesta menos.
Hoy no rige una Constitución de hace 150 años, sino una de 15 años.

Diego E. dijo...

Una constitución que quince años atrás declaraba que, en su artículo 76, que se prohíbe la delegación de facultades legislativas en el poder ejecutivo, “excepto aquella que el Congreso de la Nación ratifique expresamente por una nueva ley”.

El chiste es que el Congreso debía legislar (y todavía debe) al respecto, e inventariar puntillosamente cuáles facultades son expresamente materia del poder legislativo y cuáles quedan en el ámbito del poder ejecutivo.

Ahí hay una tarea patriótica para el maravilloso grupo A. Podrían ponerse de acuerdo, reunir el quórum, y armar una legislación al respecto que no de vergüenza ajena ni contenga artículos tales como "esta ley no puede ser vetada. Y pido gancho."

En cuanto al post, que le hayan delegado facultades a De la Rúa es, a pesar de cuánto pueda despreciarlo uno, entendible. Era un presidente.

Pero esta recua de iletrados acicateaba al Congreso desde las páginas de Clarín, denunciando con indignación tilinga que los diputados demoraban la delegación de "superpoderes"... ¡a Cavallo!.

El Congreso de la Nación delegó facultades extraordinarias en un hombre que ya había estatizado la deuda privada, que nos había endeudado ominosamente y que terminaría poniéndole el moño al desastre con el megacanje.

Que ahora hagan pantomimas republicanas para disfrazar de patriotismo lo que sólo es oposición desesperada, linda con el ridículo.

J. P. dijo...

Coincidimos, Eva, esta gente es una mierda.
Pero no coincido en que porque sean una mierda, los que estén "enfrente" sean buenos.
La administración Kirchnerista sostiene la misma lógica que el resto, esto es: el capitalismo corporativo. Sólo que sus amigos son otros. Algunos de esos amigos son organizaciones sociales, es cierto. Pero el criterio de elección de amistad creo que no pasa por si la organización o la empresa es "más justa", sino si conviene en términos electorales (ahí está el poco apoyo a las empresas autogestionadas en comparación con las subvenciones al grupo Roggio).
Del lado de los de a pié, nos vamos muriendo por glifosato con o sin retenciones, nos vamos muriendo con cianuro a cielo abierto (venga de Canadá, China o desde el estado), seguimos aumentado las arcas de los accionistas con o sin reforma de ley de entidades financieras...
Creo que la estrategia de los que nos interesa en serio la gente (a los que nos duele cada injusticia, cada pibe que se muere...) debería ser la de abogar por la abolición de todos los prejuicios y las instituciones que sostienen una lógica que va en contra de la vida en comunidad. Eso, creo, llevaría pegarle tantos palos a la oposición como a la administración kirchnerista. Creo que con esa lógica de "hacerle juego a la derecha" (como si derecha no sería ir a un encuentro con empresarios -canadienses, chinos, argentinos, da lo mismo- a decirles que el estado es su mejor socio) se silencian opciones y posiciones que irían extendiendo la democracia (si entendemos por democracia algo diferente a ir a votar de vez en cuando).
Es mi opinión, claro, y entiendo que no pueda compartirla.
Abrazo.-

Eva Row dijo...

Diego E

Simplemente impecable, todas y cada una de las cosas que decís. Imperdible palabra por palabra. Gracias.

Diego E. dijo...

J.P.:

No dudo de tus buenas intenciones. No dudo, siquiera, de tu buena moral, si es que existe tal cosa.

Dicho esto, espero que tomes el que te considere ingenuo como un esfuerzo de mi parte para evitar epítetos peores.

Sin embargo, creo que vale la pena aclarar, aunque más no sea para ejercer docencia de causas perdidas: nunca entenderé la costumbre de quedarse con menos porque se cree merecer más.

Me remito a la historia, no tan lejana. El mejor marxista que hemos tenido (un estudioso y militante de verdad, no de los que proclaman estupideces desde el partido obrero), fue Milcíades Peña. Te aconsejo leerlo.

Milcíades Peña fue, además, crítico de Perón. Un crítico feroz pero, sobre todo, acertado. Esa, por supuesto, es la crítica que más duele.

Sin embargo, para la historia Peña dejó un párrafo como este: Sindicalización masiva e integral del proletariado fabril y de los trbajadores asalariados en general. Democratización de las relaciones obrero-patronales en los sitios de trabajo y en las tratativas ante el Estado. Treinta y tres por ciento de aumento en la participación de los asalariados en el ingreso nacional. A eso se redujo toda la "revolución peronista".

A eso se redujo la revolucion peronista. Las comillas son de Milcíades. El desprecio también. Hoy miramos esas despreciables concesiones como un sueño poco menos que irrealizable.

Hago notar, también, que se decía que Eva guardaba para sí enormes sumas de dinero que decía repartir. Que Perón hacía negocios y negociados varios, que se enriquecían en la función pública. Y con todo el asco que pueda darme su último gobierno, cuando volvió muriéndose para sacar del poder a Cámpora -un olvidado presidente, de los mejores que hemos tenido- y pasarle la suma del poder público a una mujer sin luces y a un hombre que se dedicaba a apagarlas, lo cierto es que su primer gobierno fue el de los mayores logros de nuestra historia.

Y los papanatas de siempre buscan en los escritos de Perón -que apenas si puede encuadrarse como un hegeliano de segunda mano- las justificaciones teóricas de su política. Perón explicaba como podía lo que sabía que debía hacer. Entonces iba a la CGT y daba un discurso, para luego ir a la Bolsa y decir lo contrario. Es parte de la política. Como lo es el reunirse con empresarios. Si vos considerás que hay que salirse del sistema capitalista, firmo donde quieras. Pero eso sí, levantá el culo y empezá la revolución, porque desde el otro lado de la pantalla no suena muy inteligente el marxismo bloguero.

Dicen los revisionistas que ese avance habría ocurrido con o sin Perón. Ignoran (fingen ignorar) los revisionistas que uno de los revolucionarios del 43 fue Ramírez, y que antes estaba decidido el triunfo de Patrón Costas. Pero predecir el pasado es un ejercicio sumamente grato. Sólo Carrió y Biolcati, duchos en pifies, podrían errarle.

De vez en cuando, en estos blogs nos enteramos de alguna adquisición de los Kirchner. Nos enteramos, gracias a una activa tribu de trolls -muchos, sí, rentados- que se enriquecieron por una ley de la dictadura. Que no son buena gente. Que no quisiéramos invitarlos a almorzar. Que beben sangre de vírgenes las noches de luna llena.

¿Por qué para tanta gente es tan difícil superar la etapa prepolítica del análisis? De verdad, me resulta un enigma. Supongo que porque la moral es algo que nos fue incorporado en la educación, por nuestros padres y maestros, mientras la inteligencia política requiere un esfuerzo. Requiere ir a buscar ese conocimiento, pensarlo. Incluso, de ser posible, militarlo.

Diego E. dijo...

Podría narrar varias anécdotas pero, para no extenderme (más), me quedaré con una: como soy muy cabrón, dejé de mirar canales de noticias hace años, antes de saber de la existencia de Kirchner. Parecía un loco malo insultando a la televisión. Muchas veces puteé a la clase política por no sacarse de encima al FMI. Finalmente, me convencí de que era un imposible. Un día, una amiga me llamó para ver la noticia en directo. Entre risas, esta chica me empujaba el maxilar hacia arriba porque yo, literalmente, estaba con la boca abierta. En un acto de prestidigitador, el presidente había dicho: les pagamos, chau, gracias de nada. Era posible.

Eso le agradezco a los Kirchner, y eso esperé siempre de la política. No que solucione todos los males ahora mismo. No espero, siquiera, llegar a vivir para ver todas las soluciones que quisiera. Espero que la política empuje los límites de lo posible. Era posible volver al sistema previsional. Era posible una ley de medios; al final, no era tan difícil diferenciar los mandatos católicos de la legislación civil. Era posible considerar hermanos a los países latinoamericanos.

Todos ven esos avances. Lo curioso, es que los ven más y mejor desde la oposición que desde el campo popular, desde, como vos decís, "quienes nos interesamos por la gente". A tal punto los ven, que Mirtha, olfateando el cambio de aires, denuncia que sufrió una desaparición en su familia. Biolcati habla en contra de los golpes de estado y el radicalismo puja por el 82 por ciento móvil para los jubilados. Han visto a tal punto los avances, que advirtieron que no era rentable golpear por derecha. Y hay ingenuos que, seguramente, les creen.

Por eso mi opción por los Kirchner. No porque sean lo mejor posible, sino porque son lo mejor que hay. Hoy. Mañana veremos. A largo plazo, decía Keynes, somos cadáveres.

Diego E. dijo...

Olvidé decir, y debo decirlo por respeto a Milcíades Peña, que siendo el opositor que era -el mejor- el día que la Rural, la Iglesia, parte del Ejército y toda la oposición bienpensante bombardearon Plaza de Mayo, Milcíades, que era opositor pero no imbécil, fue a la CGT a pedir armas. Las armas que había comprado Eva y que ya no estaban ahí, porque Perón las había sacado.

Y, cuentan testigos, se lo escuchó putear "a este cagón de mierda que se va cuando más lo necesitamos". Se refería a Perón, claro.

Milcíades era, también, un hombre de buenas intenciones. Y un hombre sabio, culto e inteligente. A diferencia de nuestra oposición inculta, Milcíades sí sabía la diferencia entre poco y menos.

Eva Row dijo...

JP

No entiendo cómo el glifosato o el cianuro sean elementos al extremo tan venenosos, con tanto poder nocivo, como para alcanzar a anular el efecto benéfico de las retenciones y de la Ley de Entidades Financieras.

Del lado de los de a pie, nos estábamos muriendo sin retenciones cuando Lavagna vino a salvar al Estado, a la Nación, a la República, al campo, a la industria, a la gente, al país de todos. Y ahora mismo nos moriríamos de hambre, los de a pie, si no fuera por las retenciones. Y conste que la resistencia que tuvo este gobierno para aguantar los embates destituyentes de este sector privilegiado, y mantener erguido al poder del Estado tiene un significado mucho mayor que mantener las retenciones. Tiene el logro de haber disputado quién es el dueño de este país, si es una republiqueta sojera o una República democrática.

La Ley de Entidades Financieras es la posibilidad de que ciudadanos comunes como vos o yo, podamos tomar un crédito para comprar una vivienda por ejemplo, que pequeñas y medianas empresas accedan al crédito que no pueden hoy, que se pudan formar cooperativas de crédito que compitan con los bancos bajando los intereses de los mismos bancos (cosa que los bancos no quieren), por eso el Proceso terminó con el regimen coopertivista de crédito: sería otra vida para todo el mundo. Si no se reemplaza la ley del Proceso que anuló las cooperativas de crédito, si no sale esta ley, si el oficialismo no la vota, ahí me voy a enojar, pero no lo creo.

Tu idea de pegarle tantos palos a la oposición como a los Kirchner te puede dejar sin palo, porque si tenés un palo en la mano, y gana la oposición, la oposición te lo quitaría, y con Kirchner lo tenés asegurado. ¿Qué le vas a hacer? Es una limitación insuperable. Si le pegás a Kirchner el palo se te desaparece de la mano. Claro, el palo ese sólo sirve para pegarle a la oposición.

Pero te equivocás de estrategia: al caballo sobre el que estás montado no le tenés que pegar para derribarlo, le tenés que pegar para que ande más rápido, evitando que se caiga, porque vos estás arriba.

Por otro lado, ¿vos pensás que para mí los Kirchner son el ideal soñado? NO. Los Kirchner son: EN EL ÁMBITO DE LO POSIBLE, LO MENOS ALEJADO DE LO SOÑADO QUE ME PROVEE LA REALIDAD.

Ninguna otra opción es viable. Solanas no llega a Presidente, votarlo es tirar el voto y arriesgar que Kirchner se caiga.

Imaginate que Kirchner pierde y gana Biolcati. Lo primero que van a hacer es indultar a Videla y a todos y cada uno de los represores presos. Si eso sucediera ¿Cómo te sentirías por haberle dado palos al que lo puso preso?

Eva Row dijo...

Diego E,
Escribi mi respuesta antes de leer las tuyas que son magníficas. Firmo al pie de tus comentarios. Efusivamente.

Diego E. dijo...

Eva: no me extraña que estemos en sintonía, pero terminamos escribiendo prácticamente lo mismo.

Sin embargo, ya que lo mencionaste, un tema que decidí pasar por alto es el de la "contaminación".

Baleno decía hace un tiempo en el blog de Lucas (cito de memoria): ¿desde cuándo nos gustan las pymes? Si para el peronismo, históricamente, una fábrica eran 5000 obreros por turno. ¿Desde cuándo nos parece progresista plantar una lechuga por metro cuadrado? Que a eso se lo llame orgánico, no quita que, con ese método de cultivo, la humanidad se extinguiría.


En cuanto al dichoso tema de la minería -que me tiene francamente podrido por la ignorancia supina que demuestran quienes tanto cacarean al respecto- mi referente es este blog: Es puro verso.

Hace un tiempo, el autor, que trabajó durante años en minería (por lo cual puede hacer algo más que cháchara en el tema), escribió una serie de posts al respecto:

La maldita minería I
La maldita minería II
La maldita minería III
La maldita minería IV
La maldita minería V
La maldita minería VI
La maldita minería VI b
La maldita minería VII
La maldita minería VIII
La maldita minería IX
La maldita minería X
La maldita minería, epílogo

Hay datos que a uno, que viene de una actividad ajena al tema y todo lo que ha escuchado al respecto han sido vociferaciones nunca fundamentadas, lo dejan con la boca abierta. Y sintiéndose un boludo, además, por no haberse hecho preguntas básicas. Porque uno ha visto en las películas que la minería comme il faut es bajo tierra, con cascos con linternas y un loro en el fondo del túnel. Y Derek Zoolander cargando cascotes.


Pero, claro, está la dificultad de que hay mucho para leer, y es más fácil repetir los balbuceos que se escuchan en TN.

la gallega dijo...

Eva, te leo y siempre coincido contigo. Hoy quiero agradecer a Diego su claridad y poder de síntesis: excelente.

Eva Row dijo...

Gallega,
sí lo sé que estás de acuerdo, y yo también le agradezco a Diego.
Un abrazo y gracias a vos por estar presente.

Bob Row dijo...

Diego: Lo que contaste de Milcíades Peña (padre, porque el hijo...) me conmovió. Yo he leído toda su serie de Historia argentina y algún otro. Pero nunca leí nada organizado sobre su vida y su suicidio. ¿Podrías pasarme tus referencias?
Ahora recuerdo que hubo un libro de Tarkus que dejé pasar. Tal vez sea hora de conseguirlo.

Envidio a Eva la calidad de comentaristas que se ha ganado con su apasionada actividad blogueril. Un abrazo.

Eva Row dijo...

Diego E,

si escribimos lo mismo, vos lo hacés mejor que yo, y por otro lado somos dos, que es más que uno, y el número en estos casos importa y mucho.

Lo de Baleno, lo de las Pymes, que desde cuándo le importaron las Pymes al peronismo? Si estás esperando cantidad de fábricas con 5mil obreros por turno se acabó el peronismo. Me hace acordar a la película "Lo que el viento se llevó" después de la guerra, con la casa señorial quemada y sin nada que comer, dos esclavos se negaron a plantar zanahorias porque se consideraban "sirvientes de adentro".

En cuanto a plantar lechugas orgánicas, claro que eso haría morirse de hambre a la humanidad.

Sobre el tema de la minería, por supuesto que leí todos esos posts. No sé de dónde fui a parar a ese blog, puede ser que del tuyo. Pero queriendo saber me puse a leer y no es tan difícil resumirlo:

1) Sin metales la humanidad no podría existir. La minería es indispensable, ineludible e insustituible.

2) Los métodos de acceso a los minerales a "cielo cerrado" han sido durante toda la Historia, terroríficamente nefastos para el hombre, mucho más que hoy la de "cielo abierto".

3) El método de minería a cielo abierto es uno de los progresos de la humanidad que no tienen retroceso.

4) Querer impedir el método a cielo abierto es pretender volver al método de "cielo cerrado", nada más absurdo puede proponerse.

5) De lo que hay que protegerse es del mercantilismo capitalista y esmerarse en controlar la contaminación llevándola a niveles no contaminantes y dejar de utilizar el tema para el escándalo políticamente utilitario, engañando a tanta gente inocente.

Eva Row dijo...

El minero era el peor esclavo que se ha conocido, viviendo en la oscuridad, condenado a morir aplastado en un derrumbe dejando a cientos de familias enteras todas juntas desamparadas ante el derrumbe de una mina, donde moría a veces el padre y los hijos.

Emile Zola, escribió su novela "Germinal", con la cual podríamos presentarle a Pino "Escándalo" Solanas un documento sobre la minería a cielo cerrado. Todos deberían leer esa novela para conocer de qué se habla cuando se rechaza la minería a cielo abierto.

Aquí unas palabras de Zolá sobre los mineros que soñaban con cambiar su vida miserable e iniciaban la huelga:

"La negrura de la mina y de la vida de los mineros contrasta notablemente con un cielo muy azul y acribillado de estrellas. En este entorno duro y cruel, un hombre puede ser un héroe, pero una multitud que se muere de hambre carece de fuerzas”.
"Cuando fuesen millones de trabajadores unidos, el dios harto y acurrucado reventaría al instante, y terminaría para siempre el monstruoso ídolo oculto en el fondo de su tabernáculo, en ese lugar lejano y desconocido donde los desgraciados le alimentaban con su carne, sin haberlo visto nunca”.

Así describía Zola la desgraciada vida del minero, siempre en la oscuridad picando con el hacha sobre las paredes, por un salario miserable, sabiendo que no llegaría a viejo porque a cada minero le llegaba el día de morir aplastado en un derrumbe.

Y para qué hablar de la explotación que hicieron los españoles de las minas en Amércia usando a los indios que eran descartables, los usaban hasta quedar exhaustos y los tiraban a la fosa cuando terminaban muertos.

Sí que la minería ha aportado muertos inocentes a la Historia. Pero eso, por suerte, se terminó para siempre.

Diego E. dijo...

Bob: Supe de la existencia de Milcíades cuando, siendo yo muy joven, asistí a una charla de Rivera, en la que casi me hago pis cuando elogió un trabajo (que visto a la distancia no era tan bueno y ni borracho publicaría) que yo había escrito sobre La Revolución es un sueño eterno y que un profesor -sin que yo supiera- le había alcanzado.

La anécdota de la CGT -narrada entonces, con puteada incluída, oralmente por Rivera-, está contada por el propio Milcíades en la revista Fichas (te debo el número), cuya colección está en la Facultad de Humanidades. Obviamente es posterior a 1955. Es del 56 o el 57. Pero la vuelve a narrar Tarcus, no recuerdo si en El Marxismo olvidado (sobre Frondizi y Peña), que recomiendo encarecidamente, o en Diccionario biográfico de la izquierda argentina. Y la narra otra vez Feinmann en el último libro que escribió sobre el peronismo (una versión previa se encuentra todavía en Página/12, en formato pdf separado por capítulos sumamente incómodos de leer). A propósito, sé que Feinmann no lee blogs, pero que alguien le haga llegar este pedido: flaco, por favor, hablá con tu editor, con Kirchner o con Papá Noel, pero tratá de que tus libros cuesten un mango menos, porque tengo que argumentarme a mí mismo para convencerme cada vez que los compro.

La cita de Peña es de "El peronismo". Alguien lo vende en mercado libre (no soy yo, ni lo conozco ni tengo relación).

En cuanto a un estudio biográfico más organizado, lo mejor que he leído es el propio libro de Tarcus, aunque por momentos parezca demasiado panegírico y tampoco sea una biografía propiamente dicha.

Diego E. dijo...

Como dice el chiste,. mejor espero a que salga la película: Aníbal Fernández sobre la dichosa minería.

Es otro ejercicio encomiable del oficialismo. El ministro se salta los intermediarios, los usos y hasta las buenas costumbres del periodismo, para responder directamente preguntas de los ciudadanos.

Nota para más jóvenes: arriba di por sentado que era obvio quién es Rivera. Andrés Rivera, escritor, militante de izquierda (bien, bien a la izquierda), ex obrero textil y autor de algunas novelas tan memorables que hay gente que se las sabe de memoria.

J. P. dijo...

Diego y Eva.
Ambos tienen razón: la administración Kirchner es la mejor de las opciones posibles es este momento. Y está lejos de ser buena en términos morales, éticos o lo que sea. En lo que no coincido es en la defensa desde lo discursivo. Creo que la estrategia de defender esta administración desde lo discursivo es equivocada (no así el sostenerla con el voto). Honestamente, creo que abogar porque la gente tenga una educación como la de uds es lo correcto. Una educación crítica que daría como resultado justamente lo que uds sostienen: hay que sostener esta administración porque es la mejor de las opciones posibles, hoy. Pero si uno se queda en la defensa, creo que uno no está abogando por ese tipo de educación, sino que ronda siempre en la justificación.
A ver, me cuesta explicarlo (Diego, soy el Javier de Mundo Perverso, el mismo ignorante e ingenuo pero con buenas intenciones) pero creo que si tenemos una opción es que positiva en un +2, y una oposición que es negativa en un -8, si nosotros nos quedamos en la defensa del +2, se hace más complicado llegar a un +10, porque justamente para llegar a ese +10, el que sostiene el +2 de hoy se nos va a poner en contra. Entiendo que pensar en la política es pensar en los términos de una sumatoria de a poco (vamos del +2 al +3 y así...) y eso incluye cosas como hacerse compañero de Moyano y de Roggio (y acá pecaré de ingenuo, pero creo que realmente gente como esa tiene una idea de política y de moral muy diferente a la mía, y no creo que sean buenos para la comunidad) y creo que esa misma gente te va a poner palos en la rueda cuando vos quieras un avance que vaya en contra de sus intereses. Por eso creo que está bien apoyar con el voto, pero no está bien defender "el modelo". Cuando uno defiende la administración que estatizo las AFJP, o promulgó la "Ley de Medios", cae en el error de defender la administración aliada con el gobernador que manda a pegarle a la gente que no se quiere morir porque una empresa canadiense le viene a contaminar el agua y la tierra (por poner un ejemplo).
Para que me acusen de un tipo de ignorancia (no leí los artículos que linkeás, Diego, pero lo voy a hacer): sí, creo que el cianuro y el glifosato son elementos al extremo tan venenosos. Coincido también con los 5 puntos que hiciste sobre la extracción de metales.
Entonces sale, también, otro tipo de ignorancia: la ignorancia del que no vive ahi. Quiero decir que desde acá (CABA) o desde Rosario, Diego, es fácil poner esos puntos, pero otra cosa es ver a unos matones que te vienen a pegar porque vos querés que a tu tierra (y acá no hablo de un "tu tierra" relacionado con la nacionalidad, sino con la pertenencia a la tierra que los de la ciudad no tenemos) no le pase lo mismo que esas mismas compañías hicieron que pase en otras tierras. Y encima saber que el tipo que manda a esos matones fue a comer con el gerente de la empresa que te quiere cagar la tierra, y fue acompañado del presidente al que defienden en Buenos Aires o en las ciudades.
(continúa)

J. P. dijo...

Entonces la pregunta es: qué se hace? Creo que la respuesta no la tengo yo, pero creo que entre los dos bandos en pugna (gente que vive en el lugar vs políticos y empresarios que buscan ganancias), que proponen cursos de acción me voy a poner siempre del lado de la gente (creo que esa gente puede ser manipulada, también, como cuando los llevaban a votar por Kirchner en Formosa). Si entre las opciones que hay, alguien a kilómetros y kilómetros de distancia elige la que va a hacer que gente tenga cáncer, o que aumente la posibilidad de que mis hijos salgan con deformidades, creo que está muy mal. Y creo que está peor todavía si esa gente me dice que es lo mejor que se puede hacer, mientras en otra parte del planeta "disfrutan" de los metales obtenidos a costa de años de vida de la gente.
Acá hay muchísimas historias para contar: los invito no a leer, sino a viajar por el interior del país y encontrarse con el cáncer, la desocupación, la indignidad de la indigencia que resulta de las prácticas corporativas. Y antes de que me digan que esta administración en realidad está pensando en lo mejor para ellos, vayan a Andalgalá, a Famatina, o a algún pueblo lindero a cultivos de soja a ver cómo repercuten las políticas hechas bien lejos de la tierra en esas gentes.
Creo que tenés razón Diego, hay que empezar a mover el culo y hacer la revolución. Yo estoy dispuesto porque la verdad entiendo que por más que mi vida ahora esté bien (tengo un trabajo que gano más de 4 lucas), con cada cosa que hago dentro de la lógica coporativa imperante hago que los que vengan después de mi tengan la vida peor.
Cómo arrancamos Diego? No tengo ni la más puta idea. Acaso sea saliendo, viajanado y ayudando a la gente a organizarse para que sus tierras sirvan para sostener a la comunidad (acá no estoy tan seguro de que lo que propone la Vía Campesina no pueda sostener la cantidad de habitantes actuales del planeta, y como vos habías hecho notar: hay que empezar con el control de la natalidad, no por ley sino por concientización de la gente). Acaso sea haciendo un blog. Acaso sean necesarias las armas.
Lo que sí entiendo es que sostener teóricamente el hecho de que es inevitable que la gente se muera porque alguien gane plata es sólo posible cuando no nos toca, y ese es todo un tema para la democracia representativa.
Abrazo a los dos, y me anoto para la revolución, mientras venga del lado del activismo y no de la militancia.
Nos juntamos a ver qué podemos hacer?

P.D.: voy a leer a Milcíades Peña, y no soy marxista (no leí un pito de Marx, aunque tengo ganas).

Eva Row dijo...

JP
espero que te conteste Diego E, pero te recomiendo que no sigas tus impulsos porque los impulsos son lo más peligroso que existe, y porque de todas las cosas hay conocimiento, y hay que acceder a él antes de proponerse nada, menos una revolución.
Lo único que te puedo decir, después de escuchar tu confesión franca de ignorancia política, de la cual no hay que avergonzarse porque se cura aprendiendo, es que ganando 4mil pesos estás en derecho a pensar que lo mejor para vos es lo mejor para los demás. Quiero decirte que analices tu propia situación (económica) y pienses cómo estabas antes y cómo estás ahora, y cuánto de tu buena situación se debe a este gobierno.
Si fueras Biolcati, tendrías 3 aviones como él, entonces no te diría lo mismo.
Cuidá tu situación y vas a cuidar la de los de Andalgalá.

Eva Row dijo...

JP
acepto la propuesta de reunirme contigo y si alguien más quiere también. Escribime a mail: evarow@fibertel.com.ar

J. P. dijo...

Supongo que lo de los impulsos fue por lo de las armas. Creame que nada más lejos de mi intención actual (pero no sé en el futuro, porque no sé qué pasará en el futuro). Ahí le mandé un mail con otro abrazo.
Nunca me pregunté qué hizo este gobierno para que yo gane esta plata, la verdad. Sería una respuesta complicada, porque mis circunstancias cambiaron.
En la época menemista a mi no me interesaba la política (la peor de las ignorancias) y vivía en Santa Fe capital, trabajando de albañil, pintor, changas en general y en el peor trabajo de mi vida que fue atender la base en una remisería por 1$ la hora. Del 2003 para acá fué masomenos lo mismo, pero se le agregó fugazmente el de repositor en un "todo por $2". Hace poco más de 4 años me mudé a Capital Federal y empecé en un call center, mi primer trabajo en blanco a los 24 años. Hoy, después de haber pasado por un par de empresas de telecomunicaciones estoy ganando lo que gano. El tipo de cambio incide muchísimo. Pero también otras cosas, como la mayor oferta de trabajo en capital vs Santa Fe (aclaro que mis capacidades siempre fueron masomenos las mismas, pero en el interior no hay oferta de este tipo de trabajo). No le quito mérito a la permeabilidad con la que las administraciones kirchneristas dejan pasar los reclamos sociales, pero tampoco creo que sea mérito exclusivo de ella.
La verdad es que no me interesa que el resto de la gente esté en mi posición (laburando para una multinacional que en su versión yanqui trabaja para el departamento de defensa de USA), sino que a mi me gustaría volver al trabajo manual (mis años de albañil, en el sentido estrictamente del día a día y no de la retribución, fueron los mejores), pero entiendo que ni este ni otro gobierno hizo nada para que eso mejore sustancialmente. A esto lo digo porque mi amigo y compañero en mi época de albañil sigue ganando dos mangos, y sigue trabajando en negro.
Y me gustaría volver a ese tipo de trabajo porque creo que es del tipo de trabajo necesario, y no estas mentiras de trabajo donde uno gana porque le hace ganar mucho más plata a algún CEO y accionistas. Las buenas retribuciones siguen estando del lado de los que hacen que el sistema de protección de la propiedad privada y su acumulación siga andando. Que no se me interprete mal: no estoy diciendo que quiero que la gente esté peor, sólo que creo que yo no estoy mejor, tengo más cosas, pero no estoy mejor en los términos que yo entiendo como "mejor"
Y honestamente, creo que cuidando mi situación no cuido a los de Andalgalá. Sí me da la posibilidad de aportar para que alguien en Salta tenga un par de útiles y libros más para estudiar (cosa que hago), pero no aporta nada en absoluto para que a la gente de Andalgalá no la caguen a patadas cuando se sienta frente a una retroexcavadora.
Igual entiendo el "espíritu" (tengo que poner todo en comillas sino por ahí alguno cree que yo creo en el espíritu posta) de lo que dice, y es por eso que me gustaría juntarme con gente como usted/vos.
Abrazo.-
P.D.: para Diego: un grande Rivera, conozco al hijo que es abogado y mago. Me prometió libros firmados del padre y nada... Vos tenés el libro "La lenta velocidad del coraje"? Lo busqué en todos lados por acá y no aparece.

J. P. dijo...

Diego, me terminé de leer los artículos sobre minería en "Es puro verso".
No tengo los conocimientos para juzgar la veracidad, y como suelo ser ingenuo y crédulo, los tomaré por ciertos.
Lo que me llama poderosamente la atención es la lógica que hace creer que una causa popular es estar en contra de lo que la mayoría de la gente del lugar cree que es lo mejor para ellos. Puede que esa gente este manipulada (como todo el mundo sabe que se puede hacer a través de varios y muchos mecanismos), pero suponer que ellos están manipulados por la oposición y que las administraciones provinciales (y nacionales) no están manipuladas por el poder corporativo, no es un error? Y suponer que el análisis del "desarrollo" se tiene que medir necesariamente en términos de costo/beneficio monetario, no es otro error? Y no nacen esos errores (de ser errores, claro) de sostener los imperativos institucionales que sostienen el actual sistema de producción? Y seguir sosteniendo esos imperativos institucionales es una causa "justa" (con una semántica intuitiva de "justa", lejos de ideas religiosas)?
La verdad es que leyendo estas cosas me surgen más y más interrogantes, lo que está muy bien para dejar atrás mi ignorancia y mi candidez.
Lo que sigue sin surgirme es la necesidad de defender este "modelo" basandome en imperativos institucionales y un pragmatismo que, a largo plazo y teóricamente es insostenible. Veo que muchos de los comentarios son anulados con cosas como "vos vivís en este mundo?". Y eso, en vez de generar la resistencia a esos imperativos institucionales, da como resultado resistirse a cambiarlos porque aparentemente no queda otra, o adscribir a una administración que en la primera que le jodés, te mete una causa penal (pero claro, no te tira la gendarmería, eso lo dejan para los gobernadores aliados).
Es esa la única salida? No conviene repensar la cosa y buscar una alternativa?
Chomsky (a quien leí y mucho) decía en una discusión con Foucault que hay dos tareas intelectuales. Por un lado hay que pensar que hay que tener un horizonte (no completamente definido, claro) hacia dónde uno cree que las cosas deben ir, teniendo en cuenta los datos (fragmentarios, parciales y fundados en un modo de saber que puede estar equivocado) que uno conoce. Y por otro lado tomar las acciones que lleven hacia ese lugar, mientras se mantiene abierto a que nuevos datos modifiquen esa idea original del hacia donde ir.
El tema con defender esta administración (o cualquier otra), creo, es que olvida la primer tarea, pensando que eso "no es vivir en este mundo", para dedicarse a la segunda tarea, ignorando, tal vez, que dedicarse sólo a la segunda tarea hace cada vez más difícil llegar a un estado "mejor", porque les da poder a los que sostienen esos imperativos institucionales (poder que, en algunos casos, se vuelve contra la gente de a pie). No así, creo, está el defender las políticas llevadas a cabo, sin defender a la administración que las llevó a cabo. Por esto insisto en la idea del activismo, y no de la militancia. Acá puede saltar el argumento constante de "hacerle el juego a la derecha", pero cualquiera que me conzoca sabe que cuando hablo con la gente que me rodea, queda bien claro que aunque critique a esta administración, no votaría ni apoyaría a alguien como Macri, Duhalde, De Narváez, Reutemann o tantos otros. Puedo estar errado acá, puede que todos uds hayan reflexionado sobre esto, y hayan tenido en cuenta otros datos que les hacen sostener esa postura. Yo soy, después de todo, un advenedizo en esto de pensar la política.
Abrazo.-

Diego E. dijo...

Javier (me parecía que estaba teniendo una discusión "familiar"...), como la discusión que planteás es muy densa, en términos de que hay muchos datos, a pesar de haber leído todo lo que planteaste, trataré de sujetarme a los puntos que considero más relevantes.

Hay un pueblo en particular que despertó el activismo contra la minería. La actividad no se inventó ahora (la minería). Existe desde hace décadas. Sólo ahora, un pueblo, está furioso.

No conozco el pueblo (no estuve, quiero decir). Y no escuché esas voces. Creo que hubo una nota en TN, pero ni me molesté en mirarla, porque aceptar una nota implica necesariamente confiar en la honestidad intelectual de quien filma, edita y proyecta. Y no es el caso.

El Estado tiene -y no desde ahora, sino desde siempre- la facultad de expropiar tierras. Siempre, cuando el Estado expropia, otorga a cambio tierras de valor habitacional más alto y casas por lo menos de idéntico valor. De no ser así, no habría autopistas, ni rutas, ni tendido eléctrico, ni centrales hidroeléctricas. La presidente dijo algo al respecto hace un tiempo: que si es necesario mudar un pueblo, se hará sin reparar en costos.

Entiendo que la gente de este pueblo ame a su tierra tanto que no quiera dejarla. Hubo civilizaciones -y religiones- construidas con esa temática. Parte de lo que vagamente llamamos progreso, consiste en el avasallamiento de esos sentimientos que a un citadino le son completamente extraños.

Como ya has notado, no soy especialmente optimista, o lo soy con cierta prudencia. No espero de este ni de ningún régimen que erradique por completo la miseria. Sólo que la mantenga dentro de límites tolerables. Lo tolerable, claro, es una medida bastante subjetiva.

Como alguna vez te dije, mi reproche a ese emprendimiento, es que sea efectuado por una empresa canadiense. Preferiría una empresa de capitales nacionales.

Lo demás, francamente me parece literatura. Y de la mala. Otra cuestión es el desmonte, que sí me parece dañino y necesario detener. Pero trasladar a un pueblo que vive en un desierto que parece, a decir de Rulfo, un cuero de vaca reseco, qué querés que te diga, no consigo ver la crueldad en eso.

sigue

Diego E. dijo...

El otro tema: la política es una máquina de tragar sapos. Es así, fue así, será así.

Cuando se reúnen en el Congreso a votar una ley, vale tanto el voto de Bussi, como el de Rossi o el de Bortolozzi. Así que hay que juntar a quien sea para que la ley en la que uno cree salga.

Una vieja frase, creo que de Churchill, dice que la guerra es la continuación de la política por otros medios. Una versión más moderna, dice que la política es la continuación de la guerra por otros medios. La democracia es eso. No hay derechos delimitados claramente con una raya (mis derechos no terminan donde empiezan los tuyos), sino derechos superpuestos en zonas grises. Esa lucha de intereses es lo que llamamos democracia.Y en función de esos intereses se tejen y destejen alianzas.

Como ejemplo, a muchos no nos resulta nada simpático Scioli. No porque sea un mal tipo. En persona es agradable. No es naturalmente amable, por lo que se le nota cierta hosquedad que intenta disimular. Pero no es el punto. El punto es que por formación (contra la que él mismo lucha, hay que darle crédito por ello), cada vez que tiene una idea propia, es de un derechismo asquerosamente rancio. Sin embargo, eso mismo lo ha convertido en un aliado: arrastra votos que no ganaría Kirchner por sí mismo, toma también los votos de Kirchner y, mientras responda como lo ha hecho, es un miembro valioso). Eso, Javier, es la política. Apasionante y vomitiva.

Sobre el tema, Perón decía que "si voy nada más que con los buenos, voy con muy pocos", y así convirtió al peronismo en esta indominable bolsa de gatos, que es estéticamente impresentable, intelectualmente deplorable, pero ha sido, hasta hoy, el único grano en el culo para la derecha argentina. Lo coparon en los 90, y están listos para coparlo de nuevo. Pero el peronismo les sigue doliendo, como no les dolió nunca, por caso, el Partido Comunista.

sigue

Diego E. dijo...

Mencionaste a Moyano, y es un buen ejemplo. Yo agregaría a D' Elía. Son personajes que caen mal. Dejan mala impresión, tal vez por prejuicios propios, sumados a la pésima propaganda en contra desde los medios.

Te propongo un ejercicio que yo ya hice: preguntale a un camionero qué opina de Moyano. Moyano era un referente social importante ya en los 90, cuando Kirchner era el esposo de una senadora y "ah, creo que también gobierna una provincia".

Luego, preguntá en La Matanza, en Isidro Casanova, concretamente en el barrio El Tambo, qué opinan de D'Elía.

Cuando cualquiera de nosotros logre tanto por tanta gente (ya me gustaría a mí mejorar la vida de todo un barrio), empezamos a discutir la moral, la bondad y la estética de Moyano y D'Elía.

Si hay moraleja en esto, es que los ogros, a veces, son menos fieros en la vida real que en los medios. De no haber existido 6,7,8, dentro de unos años habríamos hablado de la corrupta Milagro Salas.

Nota: como te declaraste recién llegado a la política, te paso el link de wikipedia sobre D'Elía.

Diego E. dijo...

¿Qué más? Ya estoy perdido.

¿Qué hacemos?, es la pregunta recurrente en tu prosa. Estás desesperado por acción, y lo entiendo. Y las opciones, realmente, no son tantas.

a) Si querés ayudar a unas pocas personas, alcanza con ser un buen tipo. Colaborar en algún emprendimiento social, ayudar en lo que se pueda.

b) Si querés algo más grande en número de personas, hay otras dos opciones:

1) Militancia. Los punteros políticos son muy mal vistos y en general no creo que sean tipos muy queribles. Sin embargo, esos denostados punteros son el puente entre un Estado que no termina de organizarse y la gente ajena a la política. Un puntero es, en todo caso, el representante de un barrio ante un funcionario público.

2) Activismo. También un accionar que se circunscribe a un barrio, o un pueblo pequeño como mucho. Pero a diferencia de la militancia, el activismo persigue un fin concreto y no más, que va desde el ecológico hasta el religioso. La política es mucho más amplia.

c) Si la idea es mejorar la vida de mucha gente, entonces

1) volvemos a la militancia. Y, por supuesto, con nulo afán de protagonismo, porque uno no milita esperando llegar a la presidencia, sino con la certeza de que lo que uno quisiera hacer, en el mejor de los casos lo hará otro y se llevará los laureles. Que los disfrute. Por este camino, lo quieras o no, te espera tragar muchos sapos.

2) La tan mentada revolución. Probablemente sea la mejor salida, salvo por un pequeño detalle: debe hacerla simultáneamente mucha gente. La teoría del foco es una atrocidad guevarista, que fracasa siempre. Y una característica de nuestro pueblo, que muchos aprendieron a los golpes, es que no quieren la revolución socialista. Quieren una casita modesta, tal vez un auto pequeño, un perro y una parrilla para comer un asado los domingos. Eso, para casi toda nuestra nación, es la felicidad. Por lo que, por empezar, deberías descartar un domingo como el día para la revolución, porque es muy probable que muchos deserten por un asado.

Diego E. dijo...

Algo que había olvidado: defender esta administración desde lo discursivo, como la mejor opción hoy desde un lado crítico, es tan necesario como el voto.

En discusiones familiares, entre amigos, sin exabruptos, he conseguido que mucha gente que repetía a pie juntillas cosas como "la soberbia", "el autoritarismo" y demás sarandangas, reviera su posición. Si las sostenés en el discurso exclusivamente crítico, las llevás al voto por Macri.

En lo que hace a la defensa de ese "2", que naturalmente te parece poco, es eso y no otra cosa la politica. Acá, en Escandinavia o en la ex URSS. Si el pueblo peronista, que era mayoría, hubiese defendido el, digamos, "4" del 45-55, hoy estaríamos discutiendo otros derechos, más elevados, que nos daría más orgullo y menos vergüenza discutir.

Lo que me importa es que cada avance signifique, no un techo, sino un piso que no se debe tocar.

J. P. dijo...

Entre las opciones del qué hacer, no hay una opción intermedia como la del activismo coordinado (ponele el movimiento de fábricas recuperadas)? Por que la solución sólo puede ser la militancia o la revolución? Yo creo que con las posibilidades que brindan las telecomunicaciones de hoy se puede tener grupos de gente sin partidos coordinados en actividades que sumen muchos.
Lo de la minería me sigue haciendo ruido, acepto los argumentos del blog, pero me hace también ruido el tono "patetoril" de las respuestas a los comentarios que no son flores (no critico las formas porque sí, sino lo que en la mayoría de los casos esas formas ocultan). Claro que puede que no sea el caso del autor del blog, pero como me vienen metiendo en cada bolsa a mi también (diciendo cosas como "lo que vos decís es lo mismo que dicen los sojeros"), me permito hacerlo una vez.
De nuevo, creo que acá hay un tema de principios que se rompen con el hacer de la política, y el resultado para algunos es seguir con ese hacer, porque no queda otra alternativa. Vos en serio creés que el "piso" que logra el kirchnerismo se sostiene si viene otra administración? Yo creo que no, pero no porque sean límites del kirchnerismo, sino del partidismo. Una democracia verticalista, igual que lo que le critican (le criticamos) al PO. El verticalismo necesitará siempre de líderes y nunca hará una democracia participativa, hace una democracia participativa a través de instituciones, que no representan a nadie más que a sus intereses y los intereses de los amigos. El hacer político nos dictará entonces que nos tenemos que hacer amigos de los dueños del circo, y así la espiral no termina más.
De nuevo, es mi opinión, y fundada desde la necesidad de un hacer, pero no del hacer político actual. Creo que ahí hay una incidencia de la edad: no estoy seguro de que los viejos militantes piensen en las herramientas actuales que nos dan las telecomunicaciones como una herramienta capaz de muchos mejores usos que la ciber-militancia. Por ejemplo la posibilidad de organizarse fuera de un partido: ahí está el llamado de Eva, que si bien no es eso, sí es una muestra de lo posible.
Abrazo.-

Diego E. dijo...

no hay una opción intermedia como la del activismo coordinado (...)

Escribí esto:

(...)Pero a diferencia de la militancia, el activismo persigue un fin concreto y no más, que va desde el ecológico hasta el religioso. La política es mucho más amplia.(...)

No es intermedio de nada. Es activismo. Y persigue un fin concreto. ¿Sabés qué actividad tiene la capacidad de coordinar reclamos más amplios? La política.

El tono, que llamás patoteril, forma parte inevitable del hartazgo. Porque no es que somos espías, ni tenemos una capacidad de investigación digna de cuento policial. La información que manejamos es pública, y cansa un poquito escuchar una y otra vez los mismos reclamos que son versiones más o menos diluídas de notas de Clarín. Que el reclamante no lea Clarín es un hecho menor.

Por ejemplo, sumado a la frase que autocité arriba, otro punto que parecieras no haber leído (lo que me hace sentir que estoy monologando):

Vos en serio creés que el "piso" que logra el kirchnerismo se sostiene si viene otra administración?

¿Y se puede saber de qué carajos estábamos hablando?.

Para amalgamar con tu idea de fábricas recuperadas, sin restarle méritos a la gente que se arremanga y saca adelante esas fábricas, ¿vos creés que pueden hacerlo ahora, más o menos en paz, por casualidad? Ya van dos administraciones, del mismo signo, que han izado como bandera la no represión de la protesta pública. Duhalde y De la Rúa los cagaban a palazos.

Creo que ahí hay una incidencia de la edad: no estoy seguro de que los viejos militantes piensen en las herramientas actuales que nos dan las telecomunicaciones como una herramienta capaz de muchos mejores usos que la ciber-militancia.

Primero, de viejo tengo poco. Segundo:

Creo que ahí hay una incidencia de la edad: no estoy seguro de que los viejos militantes piensen en las herramientas actuales que nos dan las telecomunicaciones como una herramienta capaz de muchos mejores usos que la ciber-militancia. Por ejemplo la posibilidad de organizarse fuera de un partido: ahí está el llamado de Eva, que si bien no es eso, sí es una muestra de lo posible.

¿Eso lo escribiste en serio?
¿Y qué resultaría de esa organización, sino un partido político?

Es el último post que escribo sobre el tema, porque noto que se me agota la paciencia, y prefiero no generar resquemores que sean irrecuperables.

Pero tu problema no es sociopolítico. Tu problema es semántico. A vos te gustaría hacer política, pero llamándola por algún otro nombre.

El concepto de democracia participativa que estás manejando se da de patadas con lo que realmente significa democracia participativa.

Y, finalmente, vos tenés la necesidad de "un hacer", pero sin mancharte esa alma blanca y prístina (no viene al caso que creas o no en el alma, no te molestes en refutar eso). A vos te encantaría militar en un mundo ya arreglado. Ahí sí formarías parte con gusto: un lugar con reglas claras, caballerosidad, respeto permanente, donde nadie pretenda avasallar los derechos del otro.

Nunca he visto, siquiera, una fotocopiadora estudiantil que se pueda gobernar de ese modo.

Por eso en estas discusiones, siempre terminás encontrándote con la frase que no te gusta leer: estamos en el planeta tierra. Y te la van a repetir en todos lados, porque deberías empezar por proyectar cualquier plan sobre este planeta. O sobre el rinconcito que te tocó.

Por mi parte, desisto. Ojalá Eva, que tiene mejores modales, te lo explique mejor.

Eva Row dijo...

JP,
lo que dice Diego E, no lo podía decir sin enojarse, no hay otra forma, está haciendo política, está teniendo una discusión política contigo, y eso se dá sin "miramientos". Las discusiones políticas son así, o no son nada. Y los que entienden que eso es la política, no se ofenden, porque no están en el living sentados en sillón tomando una copa, sino en un espacio neutral de todo tipo de solemnidades.
Y justamente creo que Diego E se rebeló contra la situación de formalidad porque quería asumir la entidad política de la discusión, que es en definitiva lo que se está discutiendo contigo.
Hacer, "actuar", dar, es como dar limosna. Un profesor mío que era comunista decía "la limosna humilla al que la recibe y envilece al que la da."
Vos te referís a las empresas "recuperadas", pero te preguntaste ¿por qué existe en la Argentina y desde cuándo esa categoría, ese concepto, ese rubro designado con esas palabras, y cómo se sostiene legalmente?
Nunca antes del 2001, creo yo, existió algo parecido en la Argentina. Yo lo ví por primera vez en el 2001 cuando el corralito y los patrones de las empresas huían, desparecían abandonando a los obreros sin siquiera declararse en quiebra, porque parecía que el mundo se terminaba.
Fue entonces que en empresas como Brukman y muchas otras, fue necesario elaborar una legislación para que pudena seguir funcionando en manos de sus obreros que tomaron la dirección de la producción. Fue necesario decidir qué forma iba a tomar esa empresa, si una empresa cuyos ex-empleados se convertían en dueños y socios, si la empresa iba a ser estatizada, o si los empleados iban a formar una cooperativa. Me acuerdo en ese momento militar al lado de Beatriz Baltroc y concurrir a la legislatura a la discusión de una ley de la ciudad para dar amparo legal a esas fábricas y empresas recuperadas.
Fue necesario una discusión política para ello, y enfrentarse por ejemplo a la posición del PO que a toda costa propiciaba la estatización, porque creía que el proceso era prerrevolucionario. Nosotros queríamos la cooperativa, que es un tipo de empresa de mercado solidario, que prepara el camino para la multiplicación de las empresas solidarias con un destino social común. Allí no había nada que hacer salvo hacer política. Claro que uno si está allá ayuda, le lleva sándwiches a los que están hambrientos, colabora con lo que sea, pero es aparte. Si no estás trabajando en dar un forma que encuadre legalmente al hecho, estás perdiendo el tiempo lamentablemente, siendo un iluso franciscano que como todos los ilusos son parte del aniquilamiento más que de la solución.

J. P. dijo...

Diego, creo que tenés razón (lo digo sin ironía, posta) mi problema es semántico. Entonces no queda otra que estar en un partido político. Mi alma blanca y prístina (ya manchada por trabajar en corporaciones) todavía se rebela en contra de pensar en que se puede sacar a la gente de su tierra porque es mejor para el desarrollo, ese avasallamiento no sólo no me gusta: me choca de una manera que me dan ganas de ir y cagar a trompadas a unos cuantos (pierdo las formas, tambén). De ahí a que tenga que estar alineado con el kirchnerismo es la otra parte que queda por convencerme (y Eva en esto hace un muy buen trabajo). Supongo que debe haber kirchneristas que crean que "el modelo" (que posta sigo sin entender, y no porque me cueste entender las cosas, más allá de que vos lo creas, Diego) debe ser aún más a la "izquierda" de lo que es. Si se puede hacer algo desde dentro sin que los aliados más poderosos (en el sentido de poder de gente como Roggio) del kirchnerismo mismo no se te tiren en contra, no lo sé. Para un advenedizo como yo, todas estas discusiones son sumamente enriquecedoras. Gracias a los dos por eso.
Eva, ahora tengo más ganas de la juntada, se va armando?
Abrazo.-

Eva Row dijo...

Sí JP, recibí varios mails, vamos a ir armando esto. Pero quiero apurarme y voy a comenzar enviando invitaciones personales. Ya tengo mucha experiencia y es lo mejor.

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...