Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

21 de julio de 2010

YO SOY COMO SOY: HETEROSEXUAL SIN CULPA DE SERLO


Lo que bien se llama el mundo judeo-cristiano es el cristianismo, que recuerda de dónde viene, de dónde sale. El cristianismo sale del judaísmo. Sale para romper algunas cosas pero no todas y constitutirse en algo diferente, antagónico al tronco, y a la vez continuador. Ambas cosas, las que rompe y las que continúa, muy importantes.

A diferencia del judaísmo, el cristianismo introduce el concepto de individuo. En el judaísmo el individuo no es la célula, sino la "comunidad". Dios no habla con cada hebreo, busca un intermediario elegido. Dios no escucha a cada hebreo, escucha al pueblo, a la comunidad. El Dios hebreo no quiere saber nada con individuos comunes, sólo elige comunicarse con individuos especiales. En cambio el cristianismo inaugura la relación directa de cada hombre con Dios: una relación personal, íntima, introspectiva, sentimental, mística. Según algún pensador, ésto inaugura la modernidad. El comunitarismo hebreo hubiera significado quedar atrasados en cuestiones como la ciencia. El capitalismo hubiera sido imposible sin la indivualidad cristiana.

Así también el cristianismo crea una "culpa interior" nunca antes conocida. Esa culpa interior en el judaísmo no existe. El Dios hebreo no anda inspeccionando interiores humanos, y no expide certificados personales de absolución. El judío no sabe si es perdonado el Día del Perdón, eso es cosa de Dios y se verá por la suerte que le toque en la vida ese año. Tampoco el judaísmo ahonda en el "arrepentimiento" como un sentimiento verdadero, no sólo declamado, a lo que alienta el cristianismo. El judaísmo está interesado en la reparación de los daños más que en el arrepentimiento. Si no hay arreglo a los daños producidos, de nada vale el arrepentimiento interior. Si hay reparación, eso vale como constatación de arrepentimiento.

Esa culpa interior, deberían revisarla los cristianos que la practican, con todas sus consecuencias, porque es un flanco débil. Porque además de ser un modo moderno de vivir la vida como persona individual, única y significativa, es también un modo sofisticado de penetración dentro del individuo para su control que, aprovechan personas para su beneficio, también individual, que haciendo uso de esa herramienta de control, someten a los más débiles desde muchos ámbitos como el económico y el político.

A través de esa culpa que enseguida aflora a la superficie, los cristianos están rápidamente dispuestos a autoflagelarse. Advierto que el mundo occidental todo es cristiano, que los judíos también nos hemos empapado de esta modalidad culposa autoflagelante, porque la cultura se transmite.

Entonces, se entiende mal por ejemplo el concepto de igualdad. Cuando se habla de igualdad, se pretende saltar por encima de las diferencias para hermanarnos en la semejanza. El buen cristiano está dispuesto a "entregar" lo que lo hace diferente y someterse a fundirse con los otros en un caldero que aniquila sus esencias más auténticas aunque no hagan daño a nadie.

No es así. La igualdad es la aceptación del otro que es diferente. Para eso no es necesario dejar de verlo diferente. Todo lo contrario. Eso precisamente es la trampa de la culpa: rápidamente dejo de sentirme diferente, borro mi individualidad, la desprecio, me flagelo, y ya me parezco al otro, y se me aligera la culpa que me consume.

No me doy cuenta de que si dejo de verlo diferente, vuelvo otra vez a rechazarlo. Al otro tengo que poder verlo diferente a mí, lo que quiere decir que yo no tengo que dejar de verme diferente al otro.

Se trata de aceptar los derechos del otro, se trata de respetar los derechos del otro. No se trata de que te niegues a vos mismo lo que sos para entregarle al otro la flagelación de tu alma en regalo de amor.

No hace falta amar al prójimo. Hay que respetarle los derechos.

Yo no quiero que nadie me ame por ser judía. Quiero, exijo el respeto a mis derechos. Su amor vuelve a borrar mi diferencia. Yo quiero seguir siendo lo que soy, no quiero que me vean como igual. Quiero que me vean como diferente. Y quiero que a pesar de eso, respeten mis derechos.

En este tiempo en que se votó la ley de matrimonio igualitario, hemos visto llorar a la población democrática autoflagelándose, carcomidos por la culpa de ser heterosexuales, como si fuera eso sinónimo de perversión, de inquisición a los homosexuales.

No mi amigo heterosexual, no hemos sido los heterosexuales los que hemos dañado por centurias a los homosexuales. Fueron otros los que los dañaron. Fueron ellos los que te metieron en la cabeza que es una enfermedad a la que debías temerle, que debías temer que le suceda a un hijo tuyo. Han sido los poderosos de siempre, recluídos en su egoísmo militante, controlador y esclavista. Los que se sienten socios de tu Dios, los que usan a tu Dios para someterte.

NO mi amigo heterosexual, vos no sos culpable. Dejá de rasgarte las vestiduras. Dejá de autoflagelarte. Vos podés seguir siendo heterosexual sin verguenza y con felicidad de serlo y también tenés derecho a desear que tu hijo siga tu mismo camino.

Tenés derecho a querer ser abuelo de un nieto cuyos padres biológicos sean tu hijo y tu nuera. No te lo niegues. Tenés todo el derecho a desearlo. Tenés derecho a compartir con tus consuegros la felicidad del nieto forjado por dos familias que van construyendo una trascendencia compartida, atada a una historia consecutiva. Es una gran felicidad que no tenés por qué negártela.

Pero no tenés derecho a pensar que lo distinto a lo tuyo es una enfermedad. Y recordá que la condición sexual no se elige, por lo tanto no hay recriminación moral posible que hacerle a quien no puede cumplir con tus deseos. El otro es otro, y puede ser distinto a vos. El tiene que seguir sus propios deseos, no los tuyos, aunque sea tu hijo.

Yo soy como soy. Soy heterosexual.


PD: Si sos lector por mail, te animo a que me hagas comentarios a mi correo, si es tu deseo. Muchos han optado por hacerlo así, y es muy bienvenido ese modo de comentar. Para enviarme un mail, podés pinchar acá: evarow@fibertel.com.ar

12 comentarios:

Jorge Devincenzi dijo...

Muy bueno es de SOS COMO SOY, QUIERO QUE ME VEAN COMO DIFERENTE porque somos realmente diferentes, pero en algún lugar quieren que no creamos iguales o no apreciemos realmente la diferencia. Seré monotemático: creo que esto se explica por la sociedad de consumo, donde todos somos iguales ante la góndola, como consumidores, pero diferentes porque hay cada vez consumos más diferenciados. Es interesante también tu visión del cristianismo, que según veo se divide en 2 grandes visiones: por un lado Pablo de Tarso y San Agustín están preanunciando a Lutero, donde la individuación convierte al nuevo burgués, el de la reforma, en un capitalista. Ya lo vio Max Weber. Y la otra visión, la tomista. Otra perspectiva de análisis es ver que el cristianismo quiere terminar con cierto matriarcado mediterráneo.

Eva Row dijo...

Jorge,
una vez Marco Denevi, del cual fui amiga, escribió un artículo en la revista Raíces que se llamaba.
AMAR A LOS JUDÍOS: UNA FORMA DE ANTISEMITISMO REPRIMIDO

Y es así. Cuando alguien me dice ¡Ay, yo amo a los judíos, son tan inteligentes y se ayudan tanto unos a otros! Tengo ganas de ahorcarlo porque muestra todos sus prejuicios. Los judíos no somos mejores que nadie. Hay de todo como en todos los pueblos. Hay violadores, ladrones, fascistas, miserables, como también hay gallegos así, tanos así. Hay una raza de mala gente que tiene adscriptos de todos los pueblos.
Yo no amo a los japoneses. A mí no me gustan Oriente. No me gusta el arte oriental, ni los arabescos ni las flores, ni los árboles pintados, ni los dragones chinos, ni la música china, ni la música árabe. ¿Y qué?
Me gusta el mundo occidental, su música, su literatura. Amo mi idioma el castellano, lo amo con locura, mi vida es mi idioma. ¿Está mal?
No aguanto la comida con especias extrañas, no me gusta la menta en ni me gusta la canela en la comida salada. Me gusta un bife con ensalada mixta. Me gusta un sandwich de vacío y me parece que los giles andan por el mundo sin saber qué es un choripán.

Soy como soy. Pero daría mi vida por que todos pudieran ser como son, mientras no le hagan daño a nadie.

Jorge Devincenzi dijo...

A ver si puedo sintetizarlo en pocas palabras. La Revolución industrial trajo aparejada una serie de consecuencias a nivel, digamos, ideológico. En lo legal, se estableció una frontera clara entre conductas públicas y privadas. El romanticismo convive con la revolución industrial: la interioridad herida y macerada por una realidad exterior horrorosa. Goethe, el mundo pastoral de Beethoven, con muchos etcéteras. Y cito al romanticismo porque me parece paradigmático. Doy un salto en el tiempo y llegó a esta nueva época donde lo privado se hace público y deja de haber una frontera clara entre uno y otro. Los privados se apoderan de lo público. Neoliberalismo, capitalismo financiero. Lo privado se muestra, se exterioriza. Es una nueva moral, en la que para ser políticamente correcto, lo privado se hace público, por ejemplo, circulando libremente en las redes sociales. Y esa elección moral o ética no es democrática, no es voluntaria: uno está obligado ahora a exhibirse. Se me dirá que esto no es cierto, pero tengo una respuesta: estamos en una época de cambio donde convive lo viejo y lo nuevo. La industria cultural te dice no solo qué está bien y qué está mal, sino además, cómo debés sentir, desear, que tenés que pensar y qué no, qué idea, que conducta, que actitud tenés que consumir para ser parte de algo, para identificarte. Y el proceso de identificación, que en el pasado estaba en manos de lugares precisos (la familia, la madre, el padre, la escuela, etc.) ahora lo está en los íconos de la economía, en las corporaciones privadas. Uno es porque va al McDonald, etc., siempre con muchos etc. Un enmascaramiento central de este proceso de apropiación de la interioridad, cuyo objetivo es lograr que el tipo piense y sienta lo que desde afuera se quiere que piense o sienta, es que simula (nunca mejor aplicado esto: simulación) ser un proceso de liberación cuando es todo lo contrario. Un avance hacia una nueva forma de esclavitud por parte de las corporaciones privadas, que usan los métodos de manipulación que comenzaron con el conductismo o la reflexiología, desarrollados con nuevas palabras (PNL por ej., que se refiere precisamente a "programar que se debe pensar y cómo se debe actuar"). Es una especie de nuevo hitlerismo del consumo donde las conductas, actitudes, etc están cada vez más intimamente asociadas con los productos que uno consume. Lo peor es que todo esto se está dando en una época donde la gente cree haber llegado por fin al reino de la libertad. Las corporaciones colonizador el espacio, el capitalismo ocupó todos los espacios, y cuando ya no hay espacio por ocupar, ¿que queda sino ocupar al ser humano? El capitalismo es una ideología de dominio. Por eso Nietszche habla de voluntad de dominio, etc. Y no me pidas más a esta hora: la seguimos cuando esté más despierto. Abrazo

Eva Row dijo...

Si cuando estás dormido escribís así, carajo!!!
Estoy con la boca abierta. Muda.
Extraordinario. Ahora entiendo lo de las corporaciones que decías antes.
Tenés toda la razón. Un hallazgo. Todo el mundo sale a poner el trasero abierto en Facebook, sabiendo que la CIA va a tener a cada uno fichado como toma fotos desde el espacio sobre todo el territorio. Lo triste es que vamos voluntariamente marchando, como las vacas van al matadero.
Gracias Jorge!!!

Marcelo dijo...

El tema se sigue complicando.

El mercado publicitario suele aprovecharse de estos sentimientos de culpa para ponernos anteojeras: culpa por no ser "adecuado", culpa por no ser "distinguido".

Respecto del "amor por..", sigo quedándome con la definición de Saulo de Tarso, el mejor resumen de su propio judaísmo señalando la raíz del cristianismo. El mismo Saulo remata su definición afirmando que todo pasará menos el Amor.

Anónimo dijo...

No es que seamos pavos y usemos facebook u otras redes y quedemos fichados por la CIA. Es que esas redes son el nuevo territorio donde se libra la batalla cultural(?). Mejor llegar primero y familiarizarse. Ocuparlos.

Max

Jorge Devincenzi dijo...

Anónimo: creer que se pueden ocupar las redes es tan ingenuo como es paranoico limitarlo al control de la CIA. Son un nuevo territorio, sí, pero no el único ni el principal

Sujeto de la Historia dijo...

Perdón, llego a los postres...
ya que estamos, colaboramos con el caos: hay una noción que sería interesante intercalar, y es la de la Singularidad. Al menos como se me ocurre entenderlo, la igualdad debiera serlo en relación a las posibilidades, es decir, desde el campo de los derechos, mientras que la diferencia estaría justamente en aquello que nos "recorta" del fondo: la singularidad de cada uno de nosotros.
Respecto a la culpa, no quiero hacer una invasión psicoanalítica, pero, desde la óptica de este campo del (no)saber, la culpa es lo que sentirá el Yo frente a lo que "se supone"(mos) "DEBER SER".
Es decir, para Freud (y también para Lacan, con muchos más elementos a mano) es una cuestión ligada a la estructura, no una contingencia propia de un momento histórico.
Saludos

Anónimo dijo...

¿Uno es igual o diferente con respecto a qué?¿De qué parámetro se parte para decir que una persona que es homosexual es diferente?¿La elección sexual es el atributo constituyente de una persona?¿Acaso una persona es solamente eso,homosexual?¿Una persona que se dice judía es solamente eso,judía? Si yo acepto al otro que es diferente, es sólo porque es parcialmente diferente. Hay otros atributos que necesariamente se anteponen y me igualan, me hermanan con esa persona:la lengua,el territorio,la nacionalidad,lo humano...
Obligarme a la individualidad,visto desde la otra vereda, también es despreciarme y fagelarme por ser semejante.
La igualdad también puede ser la aceptación del otro que es igual(con un par de retoques anecdóticos)
Yo no soy heterosexual,soy muchas más cosas.

Saludos
Andrés

Sujeto de la Historia dijo...

Así es Andrés. Es el problema de la reducción de la persona a un atributo, o a un rasgo, como un significante que te represente. El tema está que el significante siempre deja un resto. Por eso hablo de la singularidad de cada uno, una constelación de cosas, digamos, el resultado de una constelación de cosas, que te hace único e irrepetible, obviamente, lo opuesto a subsumir al otro a un rasgo.
Saludos

Anónimo dijo...

Eva deja flotando en el aire el extraño concepto de "culpa exterior".
La culpa siempre es interior, pero Eva necesita redundar por dafault.

Anónimo dijo...

Hacía tiempo que no me sentía tan cerca del corazón de otro ser humano. Es un texto sabio, hermoso, que trae paz al alma.
Soy diferente a casi todos los que han posteado. Eva: sos una persona sabia con una gran capacidad para amar al prójimo.b

Me llamo Allí Shamir, soy musulmán y heretosexual

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...