Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

2 de febrero de 2009

ANTISEMITA "PORTADOR SANO": URGENTE

Esta entrada fue comentada hoy, 03/02/09, en el programa de radio "El Tren" ,de Gerardo Yomal y Hugo Presman, que se difunde por Radio Cooperativa AM 740, todas las noches, de 20 a 21 horas. El programa se puede escuchar on-line.

El calificativo de URGENTE, que pusimos en el título de esta nota, intenta llamar a la reflexión a quienes expresen su pensamiento en relación a los hechos ocurridos en Gaza, y a toda cuestión que tenga que ver con "los judíos".

El tema del antisemitismo conspira maliciosamente contra el efecto de las acusaciones a la política del gobierno del Estado de Israel.

Muchas acusaciones bienintencionadas adolecen de falta de conocimientos sobre el léxico correcto. Además de exponerse el que las emite, a una denuncia y causa judicial por antisemitismo, desvirtúan el sentido con el que fueron expuestas, y redundan en un efecto peligrosamente contrario.

La cosa y la causa, desde el comienzo de los hechos, dió una batalla por el léxico correcto, obteniendo un verdadero éxito en este círculo pequeño, que son los blogs y los comentaristas del núcleo afín al que pertenecemos por adscripción virtual y casual. Vemos con mucha satisfacción, que el cambio de lenguaje se ha dado.

Pero presenciamos hechos desgraciados por desconocimiento de la política de lenguaje correcto, no solamente en personas tan expuestas como Luis DElía, sino inclusive, en la misma directora del INADI, cosa que resulta imperdonable.

Desde este blog, hicimos una especie de test sin rigor y con ribetes satíricos, que apuntaba exclusivamente a enfrentar a los lectores con su propio desconocimiento, y a impulsarlos a leer sobre el tema para incorporar conceptos sólidos, o tomar medida de la propia incapacidad para entender los acontecimientos a partir de no comprender los conceptos fundamentales, al no poder distinguir términos.

Desde otra entrada NO ME VENGAS CON EL SIONISMO, intentamos hablar muy sintéticamente del origen e historia del sionismo, de la utilización malversada que se hace hoy en el Estado de Israel de ese nombre, y también de los motivos por los cuales hay desconocimiento de estos asuntos en el mundo cristiano. En esta entrada, intentamos ofrecer una oportunidad a quienes no siendo antisemitas militantes, pueden incurrir en faltas graves en el lenguaje, y en el pensamiento de la situación, ya que los conceptos (los significados) pueden no coincidir con los nombres que se usan en las afirmaciones.

La consecuencia de la mala utilización de los términos, hace un juego fatal, en principio, para los judíos que no somos de derecha y que no apoyamos las acciones del gobierno del Estado de Israel.

Pero también es un juego fatal para la causa de la humanidad, ya que el recurso de recusar una afirmación por antisemita, conspira contra la acción humanitaria de parar la masacre del pueblo palestino, y puede ahondar su sufrimiento.

Es fatal para los judíos que no somos de derecha, porque la derecha judía proisraelí de todo el mundo, insite ella en considerar sinònimo al término "judío" con el término "sionista". La coincidencia entre esa polítca de nombres y la de sus enemigos, es curiosa y llamativa. La identificación de judío con sionista que hace Hamas, por ejemplo, es otro despropósito, que no puede ser otra cosa que antisemitismo, ya que nos ignora a los judíos que no somos sionistas.

De tal manera, los judíos no tendríamos otra existencia que no fuera a través del sionismo. No siendo sionistas, los judíos no sionistas somos ignorados en nuestra existencia por la política oficial de un Estado territorial, y la de sus enemigos. Somos el pato de esta boda. Y no parece que sea justo, ser el pato en ninguna boda, para quien no es ningún pato.

Volviendo, cuando una afirmación se convierte en antisemita, pierde totalmente la validez que intentaba tener.

Esta entrada en forma de aviso es para los que no son antisemitas, porque los verdaderos antisemitas, conocen perfectamente de qué modo disfrazar sus afirmaciones.

TODOS DEBERÍAMOS SABER que HAY QUE EXCLUIR de las afirmaciones la palabra "JUDÍO" si está aislada de toda subcategorización, y que en esa subcategorización no haya otra vez una generalización que incluya a personas que puedan reclamar por expresiones discriminatorias. Lo mejor es que la subcategoría sea ideológica, o institucional, siendo la institucionalidad una situación de automática relación con los hechos condenados.

Por ejemplo: no podemos decir "los judíos" cuando nos referimos a "los israelies", porque hay judíos que no son israelíes, y tal vez sean la mayoría. A nadie se le ocurriría decir "los católicos", si se refiere a los ciudadanos que viven en el país El Vaticano, aunque Israel no es comparable, por ahora, con El Vaticano, porque no existe el papado judío.

Tampoco podemos referirnos a "los judíos" cuando hablamos de "los israelíes", porque allí viven ciudadanos de origen árabe y de profesión de fe musulmana o cristiana. Tampoco podemos referirnos a "los judìos israelíes", si queremos referirnos a los que apoyan la invasión a Gaza, porque entre ellos hay los que están en contra de la invasión. Es correcto decir la derecha israelí, o los judíos israelíes de derecha, si se quiere.

No podemos referirnos a "los judíos" cuando hacemos una crítca o denostación, porque la afirmación es inmediatamente comprendida como antisemita, porque lo es.

Es muy posible, que en el fondo, el que emite una expresión antisemita sin intención, sea un antisemita cultural, un portador "sano", como el del SIDA, cosa que no es nada extraña, incluso en forma incosciente, ya que como avisé en la entrada NO ME VENGAS CON EL SIONISMO, el pueblo de fe cristiana, ha hecho del judaísmo su otredad, su alteridad existencial, y es difìcil erradicar estas cosas que llegan de la cuna a la cultura.

El adoctrinamiento en el lenguaje es un modo muy efectivo de lucha contra la discriminación, que hoy mejor que nunca, debe agudizarse, aprovechando la situación de lucha que da el mundo civilizado contra la barbarie irracional de la derecha, para que la lucha no se desvirtúe, para que no caiga en saco roto, y peor, para que la lacra del antisemitismo no reflote en medio del un lenguaje fangoso.

No se modifica el lenguaje por "la fuerza" de la ley, es cierto. La fuerza de la ley contra la discriminación, a través de la penalización del lenguaje discriminatorio, no utiliza la penalización meramente para castigar a los que ofenden a las minorías, sino para influir de este modo en la cultura, logrando que se revisen "los conceptos" que originan los términos discriminatorios. Una persona que ha modificado los conceptos discriminatorios, habla en términos moralmente correctos, y también legalmente correctos, sin necesidad de reprimirse.

Aconsejamos borrarse de la boca el término "judío" o "judíos" a secas, para hacer una crítica a personas. Si el concepto no está acotado en forma ideológica, la afirmación es discriminatoria. Ni siquera corresponde su uso sólo acotado por el orden territorial, porque vuelve a ser discriminatorio. No se puede decir "los judíos argentinos son..." si se hace una crítica. Aunque la adulación masiva, también es "sui generis", digna de ser considerada de antisemitismo reprimido, como por ejemplo "los judìos son muy inteligentes".

Piénsenlo el que no maneja el tema, vale la pena dar el salto cultural, todos constituímos en algunos casos, algún tipo de minoría o género indefenso. La condición femenina, la vejez y la niñez...son condiciones humanas compartidas por todas las religiones, etnias, ciudadanías y clases sociales.

Pero más que nada, vale la pena no facilitarle una herramienta al embate contra la crítica, al gobierno del Estado de Israel y a sus socios, "los judíos de derecha proisraelíes" del mundo.

37 comentarios:

Laura dijo...

Hola Eva, haciendo docencia, veo!
Obviamente el uso del lenguaje es un problema, y más cuando involucra cuestiones subjetivas. Cuando hablábamos hace un tiempo de la guerra de Irak, por ejemplo, no había demasiada discusión, estaba claro quién era el agresor y se estaba a favor o en cuntra. En el caso de Gaza, la cosa es distinta. Fijate que vos misma ponés al principio del post "los hechos ocurridos en Gaza" cosa que se podría haber escrito de muchísimas formas distintas (ojo, sabés que no es toy juzgando lo que pusiste, no?) Se me ocurre una comparación con la cuestión indígena. Indios, indígenas, aborígenes, pueblos originarios...cada una de estas categorías aclara y oscurece a la vez, y además son históricas.Cómo se identifican ellos, qué nombres los discriminan o los excluyen es otra cuestión. Creo que la cuestión se salda, sabiendo quién dice qué cosa,en qué contexto y entendiendo si es de buena o mala leche...Un beso

Eva Row dijo...

Hola Laura, más que haciendo docencia, que sería un poco soberbio de mi parte, estoy salvando mi pellejo, que se chamusca todo el tiempo con la complacencia de quienes gritan a cada rato ¡Antisemitismo!

jose ruben sentis dijo...

Muy bien,comparto y comprendo tu esfuerzo.

Cacho Rojo dijo...

Muy bueno el analisis de los terminos que,a veces usamos de forma inconsciente y terminamos ofendiendo sin razon. Con respecto a "los sionistas" a quienes te referis,¿podrias contarnos algo?
Un abrazo, Cacho Rojo

Eva Row dijo...

josé rubén sentis,
gracias

Cacho Rojo,
sionismo es una ideología nacional fundada para solucionar el problema judío del antisemitismo, mediante la concentración del pueblo judío en un territorio propio pero no en cualquiera, sino en Sión, nombre hebreo que identifica al territorio que ocupa el Estado de Israel. Las tesis de la necesidad de territorio propio no fueron únicamente sionistas, hubo ideas de migrar hacia Uganda, incluso a la Patagonia, para lo cual hubo ricos judíos dispuestos a comprar territorio con escritura, como hizo el Barón Hirsch en Entre Ríos, donde se fundaron muchas colonias de inmigrantes rusos judíos. La idea de que tiene que ser el territorio de Sión, viene de la idea de la "continuidad histórica" y la vinculación de los judíos con ese territorio que originalmente les perteneció hasta la expulsión de los romanos. La historia antigua del pueblo judío transcurre en ese terreno, que fue perdido hacía dos mil años cuando fue recuperado.

Sionista es el que adhirió a esa teoría mientras no existía el Estado de Israel. Una vez que se construyó, el Estado de Israel es cuestionado en su derecho a la existencia, entonces sionista llaman al que defiende la existencia de Israel invocando las tesis del sionismo, el derecho a constituir un estado en esas tierras. No necesariamente el que defiende la existencia del Estado de Israel es sionista. Se lo puede defender en su existencia por mera cosa creada, por reconocimiento a la voluntad de las Naciones Unidas, o por defender un status quo difícilmente pasible de ser cambiado.

En lo personal, defiendo la existencia del Estado de Israel, no su legimitidad, sino el hecho real, "la cosa juzgada". Preguntame, si querés saber algo más y yo te puedo contestar.

Martin CPS dijo...

Eva:
Uno dice (yo digo) "argentino judio", "argentino catolico", por ejemplo, pero digo "mapuche argentino", "mapuche chileno". Vos decis "judio israeli" y yo hubiera dicho "israeli judio". Tal vez sea muy sutil la diferencia o, incluso no haya tal diferencia.
Aparte, es interesante la figura del portador sano (si bien no se usa para la infeccion por VIH) porque hay muchas enfermedades que son trasmitidas por ellos mas que por los enfermos y todos los demas, salvo que esten inmunizados se los considera suceptibles. Aunque no siempre es bueno extrapolar razonamientos de la epidemiologia clasica a otros campos.

Carlos dijo...

Quien en 1940 hubiera dicho: "defiendo la existencia del Tercer Reich, no su legimitidad, sino el hecho real, 'la cosa juzgada'", ¿en qué se hubiera diferenciado de un pro-nazi?. A menos que al "defiendo la existencia" se le dé un valor no político sino ontológico, del tipo "defiendo que sí existe, que no es una ilusión". Yo admito que el Estado de Israel existe, claro, pero no sólo no defiendo su existencia sino que la considero un monstruo belicista y un escollo para la paz mundial. Ud., en cambio parece defender que siga existiendo -seguramente con otro gobierno, quizás con otro régimen- porque es "cosa juzgada". También fueron "cosa juzgada" el Imperio Romano, la América virreinal, los enclaves en África -por mencionar sólo ejemplos- y sin embargo la lucha contra ellos prescindió de toda noción de "cosa juzgada" hasta que los derrotó y derribó. Que es precisamente lo que ocurrirá con el Estado de Israel cuando se alcance una Palestina única, laica y no racista en la que convivan en paz etnias, credos e identidades diversas, como sucedía hasta 1947.

schussheim dijo...

carlos, usted dice cuando Palestina estaba bajo el mandato del imperialismo británico; cuando el Mufti se proclamaba admirador del Führer; cuando musulmanes, cristianos y judíos convivían entre pantanos llenos de malaria o desiertos en los que no crecía nada? Usted se refiere a ese lugar_ que no Estado_ y mucho menos laico? En serio?

Martin CPS dijo...

Carlos: Aun quedando claro que pretendes la desaparicion del Estado de Israel (lo que afirma su existencia), el razonamiento que lo sustenta es falaz (es una falacia).
En realidad, la comparacion deberia ser:
Defiendo la existencia de Alemania, no la legitimidad del tercer reich. Similar a: defiendo la existencia de la Argentina, no la legitimidad del proceso de reconstruccion nacional

DIALECTICA dijo...

Buenas,

excelente las explicaciones que das sobre el tema, hay mucha gente en el campo popular -o piantavotos de Felipe II- que no diferencian y usan un lenguaje innapropiado y peligroso que termina poniendonos mas cerca de los fachos que de la causa que queremos defender...

Sin conocer este blog en el blog de la banda que toco se armó un debate parecido y lamentablemente aparecen las mismas pavadas que confunden...

Un abrazo
Gabriel de Dialéctica

http://dialecticarock.blogspot.com/2009/01/estamos-todos-locos.html

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Carlos: es reaccionario aceptar un estado de cosas cualquiera solo porque existe como hecho consumado, aunque sea nefasto para millones de personas. En política nada es definitivo y espero que el estado de Israel desaparezca de una puta vez para dar cabida a un estado palestino sin distinciones etnicas o religiosas.

La comparación adecuada sería:
"defiendo la legitimidad de un único estado palestino donde arabes y judíos vivan en igualdad de condiciones y derechos (o sea sin distinciones étncias o religiosas), no defiendo la legitimidad del estado de Israel como "estado judío" (o sea un estado etnicista que no reconoce los derechos palestinos a su tierra).

Carlos dijo...

Schussheim: Yo no me refiero a eso y sólo se trata de leer, cosa que Ud. no hace. El argumento sobre desiertos y pantanos es sionista, es racista y apunta a la superioridad judía: "nosotros" hicimos vivible esto que los inútiles que lo habitaban nunca pudieron hacer. Ud. es un sionista hecho y, sobre todo, bien derecho.
Martín CPS: Pretendo la desaparición del Estado de Israel pero no hace falta su pobre pirueta lógica acerca de su existencia; dije que "admito que el Estado de Israel existe, claro". Ud. parece ser otro que no lee. La comparación es la que hice y no la que Ud. hubiera preferido que hiciera. Como buen sionista, Ud. quiere dejar a salvo el derecho a la existencia del enclave imperial, confesional, racista y fascista. Yo no.

schussheim dijo...

carlos: leo que usted habla de "una Palestina única, laica y no racista en la que convivan en paz etnias, credos e identidades diversas, como sucedía hasta 1947.", sociedad que nunca existió.
Lo que usted quiere entender por sionismo no es muy diferente a lo que se puede entender por catolicismo: si la iglesia es la de los curas que se juegan la vida por los pobres, es una buena iglesia; si es la preconciliar, es el peor catolicismo que exista.
Si sionismo es la transformación de esos pantanales y desiertos en tierra fértil, adonde se dan los avances científicos que ayudan a toda la humanidad, soy sionista.
Si sionismo es lo que hacen los gobiernos israelíes en contra del pueblo palestino , soy furiosamente antisionista.

Vincent Vega dijo...

Preguntaría, una vez más, por qué se le exige a Israel lo que no se le pide a los otros países de la región. Carlos dice que Israel es un enclave confesional, racista y fascista. Imagino que, como a Irán, Irak, Pakistán, Afganistán, Arabia y tantos otros también les caben esos sayos, también luchará por su eliminación. Digo, como para ser coherentes.

Eva Row dijo...

Carlos, en los años fundacionales, los judíos sionistas y no sionistas eran los palestinos de hoy, los sintierra, los sin estado, los perseguidos, los masacrados, los expulsados de sus casas, y los enviados a un territorio ajeno, todo digitado por el imperialismo colonial y el naciente imperialismo mercantil, desde la misma idea sionista, creada por ellos para sacarse a los judíos de encima de Europa en la más enorme expulsión que vimos en el Siglo XX.

Hacer desaparecer al Estado de Israel es la misma idea (si avalás una, avalás la otra) que tuvieron los israelíes cuando hicieron desaparecer a los 800 mil árabes del territorio reconocido por las Naciones Unidas como Estado Nacional, a lo que los árabes se opusieron violentamente, no digo que no hayan tenido razón, lo que sí digo que hicieron mal los cálculos de posibilidades, perdieron en esa guerra militarmente, y fueron expulsados.

Dicen que Ben Gurión dió la orden a Rabin que expulse a todos los árabes que hicieron la guerra al otro día de nacido el Estado. Rabin contestó que él no podía hacer lo mismo que se hizo con los judíos en Euroopa, y entonces Ben Gurión replicó que "hacer lo mismo" sería matarlos a todos, que como no se quiere eso, le pide a Rabin que los expulse, y mejor que lo haga, porque Sahrón está dispuesto a enfrentarlos hasta la muerte, y no quiere una masacre.

Esto es efectivamente lo que trajo al mundo la expulsión de los judíos de Europa, ciudadanos de Francia, Alemania, Polonia,Rumania, Hungría, hasta Grecia, fueron sacados de sus casas por millones y la mayoría muertos. ¿Cuál era la necesidad de semejante despropóstio?

Judíos viviendo por dos mil años en Europa, sin ejército y sin armas, fueron la fantasía perversa de muchos sobre su condición maléfica, hasta que por fin lograron convencerlos de que debían irse por sus medios, pero no se fueron salvo una minoría, por eso murieron ahí.

La mayoría de los que se fue lo hizo a América. Una ínfima minoría, seguramente aquellos que no tenian pariente en América, se fueron a construir el Hogar Nacional Judío en tierras de propiedad legal del Mandato Británico.

El plan de construcción de un conflicto en Medio Oriente contra los árabes, de un enclave de conflicto, se ve claramente. Se ve claramente lo que los Británicos y sus nuevos socios los EEUU pensaban de la estragia de conflictos para la zona. Pero no sólo eso, también la Unión Soviética pensaba tener un aliado en el Estado socialista de Israel, por eso fue el primer país que votó a favor de su creación.

El Estado de Israel fue una muy mala idea, pero no la inventaron los judíos, a nadie se le hubiera ocurrido una cosa tan loca como esa. Resulta que al final de la guerra, no habiéndose creado ningún estado judío, les tiraron los últimos sobrevivientes con sus huesos y todos, y les crearon el Estado de Israel.

Ahora es otra cosa. Barenboim explica muy bien los cambios sucedidos. Ahora el Estado de Israel masacra palestinos, y no me cabe duda de que es una política de exterminio.

Pero destruir al Estado de Israel es otra vez una idea loca, idea demencial, sedienta de venganza, manifestada con la sangre brotando de las comisuras de tu boca. Parece que querés sangre, más sangre, otra sangre, sangre por sangre.

Me gustaría saber si sos palestino, porque podría entenderte, como tuve que entender la locura de mi padre que veía en cada alemán argentino un nazi con uniforme, no es fácil ser víctima y ser ecuánime. Las víctimas no están en condiciones de un jucio desafectado de emociones.

Ya que empezamos a hablar en forma personal, ya que descubriste que algunos de los comentaristas son sionistas por estar orgullosos de haber secado pantanos con mosquitos infectos en una podrida zona que no se parece a Luxemburgo, ya que avanzaste sobre el conocimiento de los demás, decinos si sos palestino, ahí por lo menos yo, te disculparía, y aprovecharía para darte toda mi solidaridad.

schussheim dijo...

Eva: en 1948 Sharon era apenas jefe de una compañía de soldados.
No lo veo a Ben Gurión teniéndole miedo (no todavía) a un tenientito de 20 años.

Abel B. dijo...

Eva:
Valoro lo que estás haciendo en todos tus posts, e hice referencia a ello en mi blog. Pero creo que el esfuerzo (a la INADI) de impulsar un "lenguaje políticamente correcto" corre el riesgo que acompaña a todo el concepto de la "corrección política". Que asume que toda persona culta, con buenas intenciones y buenos sentimientos va a ser naturalmente de izquierda, progre y va a pensar más o menos parecido. Esta misma columna de comentarios ya te demuestra lo contrario.
Un abrazo

Eva Row dijo...

Te agradezco muy sinceramente Abel, tu reconocimiento, ví que me pusiste en tu blog al lado de Laura Guinzberg, que es un verdadero orgullo para la Argentina.
Yo apuesto también a las batallas perdidas, siempre sale algo bueno, y lo poco que sale vale como un éxito. Pero apuesto mucho al cambio de lenguaje, porque creo que la condición humana se funda en el lenguaje. A través del lenguaje se manejan los conceptos, y discutir un concepto es discutir el lenguaje. No me parece bien imponer las cosas por la fuerza, pero si asiste derecho a las víctimas, en última instancia, de conceptos falsos, de reclamar por el cambio de lenguaje, eso supone la posibilidad de una revisión del lenguaje por parte del "acusado". Mientras existen esos tribunales donde se dirimen las cuestiones de lenguaje, la población se hace eco de cada discusión, el lenguaje va cambiando, no solamente por conveniencia o por hipocresía, también hay un resto que lo hace por convicción. Eso creo.

luisk dijo...

Rabin es probablemente un trágico testimonio de la interrupciòn de un camino, el de los acuerdos de OSLO, uno de los niveles mas significativos que se alcanzó en la bùsqueda de la paz.
Efectivamente habìa recibido órdenes de BEN GURION de desalojar aldeas árabes, proceso que se llevó a cabo con asesinatos incluìdos.

En la primer ediciòn de su autobiografìa, asì lo reconocìa (en la segunda, que fue la traducciòn al inglés, el gobierno le pidiò que suprimiera la admisiòn de estos hechos y asì lo hizo)
(I.RABIN,Memoires, Paris, Buchet-Chastel,1980)

La cruz svástica sobre la caricatura de su uniforme y los ataques a su persona, que tuvieron como corolario la agresiòn que terminò con su vida, son un reflejo de antagonismos extremos que subsisten hoy en la sociedad israelì.

Coincido EVA, con tus observaciones.
De acuerdo a los registros històricos, BEN GURION ordenò que no se expulsara a los palestinos en las aldeas donde la convivencia era posible. Esto es lo que dicen o se les escapa a algunos libros de texto que llegan a los escolares israelìes actualmente. Digo que se les escapa porque la versiòn oficial era que los árabes abandonaron sus aldeas por el pànico que les causaba la guerra y la incitàciòn de sus propios dirigentes.
Versión que naturalmente resulta contradictoria cuando se admite que en algunos casos Ben Gurion hablò de "no expulsar".

Dentro de la transformaciòn que RABIN experimentò, abordò la idea de que aunque el pasado no podìa cambiarse, por lo menos podìa revisarse como un aporte a negociar desde posiciones más leales o menos tramposas.

Rabin dirigiò personalmente las expulsiones de unos 70.000 palestinos que vivian en Lod y Ramleh. Reportaba al general Ygal Allon, quien sì recibìa òrdenes de Ben Gurion.
Efectivamente, JORGE S; Ariel Sharon era un teniente en esa época. Segùn sus biògrafos (UZI BENZIMAN)ya entre 1948 y 1950, intentaba lograr autorizaciòn de Ben GURION para actuar con una unidad a su cargo, más allà de las fronteras de ese entonces. Esa temprana inquietud podrìa explicar sus campañas de treinta años despuès y mejor no sigo porque si narro lo que los investigadores universitarios le atribuyen a Sharon ,cuando no era mas que un teniente, me voy a ligar una fatua y quiero terminar la tarde tranquilo.

Eva: total apoyo a cuidar el lenguaje y le agregarìa: abrir la historia.

Eva Row dijo...

Mirá Luis, yo entiendo hoy a Hamas, y también entiendo a los sionsitas de ayer. La historia a veces sirve para juntar moho. Se busca en la historia culpas de las culpas, para justificar despropósitos de hoy. Las cosas llegaron hasta hoy y hoy hay que arreglarlas haya sido por lo que haya sido. A la hora de arreglar las cuentas, vamos a evaluar los daños y las reparaciones o indemnizaciones. Para eso sirve mirar para atrás, para pagar las deudas y empezar de cero. Para dejar atrás el dolor y comenzar de nuevo.

Anónimo dijo...

Eva, tu versión de la historia del sionismo es ridícula. El sionismo fue creado por judíos como Herlz que trató durante años de convencer a las clases dominantes europeas para llevar adelante su proyecto. El apoyo lo lograron con la declaración Balfour, surgida de la misma presion de figurones judíos sionistas como Samuel o Rothschild (con interese economicos en la zona). Sin dudas podía haber afinidad entre quienes querían "sacarse de encima" de Europa a los judios y los sionistas que propulsaban la inmigración, pero responsabilizar a los europeos por la creación de Israel, es demasiado: fueron los sionistas los responsables pero lograron el apoyo de las autoridades británicas sin mucha convicción y por influencia de de ese tipo de personajes mencionados.

luisk dijo...

EVA: lo que computaron RABIN y otros que lo acompañaron, fue el trascedente significado que tenìa no pasarle a los palestinos una versiòn cambiada de lo que perdieron y sufrieron.
Fuera de eso, coincido en que las cosas hay que arreglarlas hoy como esa expresiòn que se traduce: - ES LO QUE HAY -

Alejandro S dijo...

Eva, por favor desburrame. Vos decís "La identificación de judío con sionista que hace Hamas, por ejemplo, es otro despropósito, que no puede ser otra cosa que antisemitismo ...".
Yo tenía entendido (desde la primaria) que tanto judios como árabes eran descendientes de Sem (creo que hijo de Abraham, hace tanto que me hicieron estudiar religión que entre el tiempo y mi ateísmo ya me olvidé), por lo que de ser correcto mi recuerdo, los árabes no pueden ser antisemitas porque ellos mismos serían semitas.
Disculpame esta pregunta que tal vez sea básica, pero el tema me tiene algo confuso desde hace tiempo.

Eva Row dijo...

Mensaje 21,

¿Cuántos años tenés, 15?
Una cosa, no llames por su nombre a quien no conoce el tuyo.

Eva Row dijo...

Alejandro S,

Si, te desburro, si puedo, pero hacé un esfuercito, ¿o te tengo que poner una zanahoria delante de las narices?

la palabreja, mala, pésima, imbécil como sus mentores, fue elegida por quienes se llamaron a sí mismos, "antisemitas", no la eligieron los judíos, no no no,

ahora no le vengas a hacer cargo al baleado, de llevar en el cuerpo la bala de la balacera,

si la mamá le puso un nombre a su hijo ¿cómo querés que se lo llame? ¿querés convencer a la madre de que se equivocó de nombre? hacélo, pero te aviso que la madre se murió,

qué bueno hubiera sido convencerla de que se equivocó de haber parido un hijo como el que le nació,

si el nene se llama Floripondio, le decimos Floripondio, ese nombre es feo ya lo sé, pero ese es el nombre que su madre le dió,

Leé la Wikipedia y dejate de ocuparte de estupideces. Buscá la palabra "antisemitismo" y fijate quién la inventó. Y después escribi para pedir disculpas.

Y mejor "desasnate", "desburrarse" no existe, se dice "desasnarse".

No es que no sea lo mismo un burro que un asno, pero si te gusta tanto la lingüística, apegate a las reglas vos, antes de exigir a los demás que hagan lo que vos mismo no hacés:

ANTES VE EL BURRO LA PAJA EN EL OJO AJENO QUE LA VIGA EN PROPIO

Anónimo dijo...

Eva, tengo algunos más de 15. Tu aproximación al tema del sionismo apunta a quitarle responsabilidades por el desastre que hicieron en Palestina. Resulta que la culpa la tienen siempre los demás... los sionistas eran "víctimas" de los europeos y ahora lo seran de los yankies... Todo sea por defenderlos!

Gustavo

Eva Row dijo...

Gustavo,

los sionistas que fueron a Palestina antes de la creación del Estado y los que se les agregaron después de la guerra, que no eran sionistas, sino sobrevivientes, ellos no tuvieron otra opción que irse a ese lugar porque lo determinó Europa primero, cuando los persiguió y sacó de sus casas y no les permitió volver aún estando vivos, y segundo cuando el Mandato Británico decidió "irse" de esos territorios y abandonar a los contendientes a su suerte creando dos estados, y dejando un incendio del cual no pudieron salir sin guerra. Eso fue al principio.

A mí me interesa presentar razones poderosas que EXCULPAN A LOS JUDÍOS SIONISTAS Y SOBREVIVIENTES NO SIONISTAS, de la fundación del Estado de Israel y devuelven la pelota a los verdaderos fundadores de la idea y del Estado, y de la situación creada. Eso es todo lo que digo. Que unos pocos locos y desesperados hayan aceptado que su único destino era ir a desecar pantanos infectos a una tierra inhóspita, dice todo.

Luego, le hago cargo a Israel de los acontecimientos posteriores, desde la misma guerra de los seis días en adelante.

Alejandro S dijo...

Eva, me disculpo si te molesto mi pregunta. No tuve ninguna otra intención y como vos siempre sos clara intenté que me desasnaras.
No hay ni había en mi otro motivo que el de aclarar una duda con alguien que creo maneja muy bien los términos, porque no estoy interesado en la lingüística pero si en la política.
Por otro lado lo había escuchado a Luis D´Elia manifestar algo así en estos días, no recuerdo si por radio o televisión.
Lamentablemente encuentro muy agresiva tu respuesta, pero que le voy a hacer, es así como la siento aunque no creo que fuera esa tu intención.
Nuevamente disculpas

Eva Row dijo...

Alejandro, si la pregunta era inocente, disculpame vos, ese asunto de tirarse contra la palabra antisemitismo echándole la culpa a los judíos que "la usan mal", es algo constante y me tiene aburrida, pero si no era tu caso, disculpame, volví a leer y me vuelve a pensar en esos operativos insidiosos, qué difícil es ésto...

Alejandro S dijo...

Reitero, pregunta totalmente inocente.
Comprendo la causa de tu respuesta y ahora la entiendo.
Fue solo un roce sin secuelas para mí.
Gracias

Eva Row dijo...

Qué tema la incomunicación del habla !!!

luisk dijo...

Suele suceder, ALEJANDRO, que se cuenta la historia como si las Naciones Unidas hubieran votado a favor del Estado de Israel y es curioso que no se efectúe este relato aclarando que la resoluciòn de la ONU (la 181 del 29 de noviembre de 1947) establece un plan de particiòn de la Palestina en dos estados: uno judìo y otro propiamente palestino o àrabe.
Parece redundante, pero un escolar israelì lo sabe a medias, por lo comprometido que resulta escarbar en este antecedente. Y ni hablar en el resto del orbe.
En la zona que le daban al futuro Estado judío
(aprox. 14.000 KM 2) habìa algo asì como un millòn de habitantes, mitad árabes y mitad judìos.

En la zona que le quedaba al Estado árabe, 11,500 Km 2 , porque los palestinos pensaban que ya la tenìan y no que la adquirìan, habìa 800.000 palestinos y 10.000 judios.

No sè si se advierte que la propuesta era inaceptable y carente de equidad, para los árabes, pero los dirigentes israelìes tenìan total claridad sobre esta ventaja injustificada y desde ese momento se prepararon no solo para la guerra que se desencadeno, sino para negociar con la monarquìa hachemita la no creaciòn del Estado palestino, que finalmente nunca vio la luz.

Ben Gurion adoptò sus previsiones desde el primer momento y mucho más cuando la votaciòn se concretò. La ùnica forma de instalar un Estado viable era expulsar a los palestinos que se iban a resistir y eso està perfectamente documentado en sus obras, como un tema de realpolitik.

Si alguno de los muchachos o las chicas cree que exagero, màs tarde busco datos que comprueban lo que acabo de escribir.
Esto serìa como la semillita de la monumental y tràgica confrontaciòn en la que hoy continuamos inmersos y si bien, como apuntas EVA, el pasado no tiene arreglo una mirada sobre el mismo ayuda mucho màs que continuar con el collage de falsedades que giran alrededor de esto.

luisk dijo...

Me parece que quedò algò confuso en la redaccion.

Lo que quise aclarar es que los palestinos no vivìan la resoluciòn como una norma que les otorgaba un Estado, sino que pensaban que tenìan todo ese territorio y que en realidad les estaban sacando una parte para dàrselo a los judìos.

Por eso esos 11.500 KM de la resoluciòn, donde vivían màs de 800.000 árabes y 10.000 judìos, que jamas llego a constituirse como una naciòn,
eran en la disposiciòn de la ONU una norma virtual.

Carlos dijo...

Eva: voy a responderle en razón de que es más o menos amable e inteligente en las respuestas en su propio sitio. No coincido en nada con usted, pero respeto su tono... en general.
1. No brota sangre de las comisuras de mi boca (y pasaré por alto esta suerte de provocación y velado insulto de su parte) porque la destrucción de un Estado genocida no significa el asesinato de los habitantes de su territorio. No creo que los millones que enfrentaron de diferentes modos al Tercer Reich quisieran el genocidio de los alemanes. Un Estado es un aparato político- militar y cuando digo que abogo por la destrucción del Estado de Israel -"una mala idea", sin lugar a dudas- no me alienta sed alguna de sangre. Se trata de una posición política largamente reflexionada que no tiene que ver con venganzas ni con sangre derramada.
2. Con todo respeto, su pregunta acerca de si soy palestino para entonces poder entenderme y disculparme (?), resulta segregacionista y racista. A usted seguramente le ofenda que le pregunten si es argentina o judía para recién entonces evaluar su opinión. Sí, soy palestino e iraquí y afgano y tutsi y aymara y bantú y gitano y armenio y también soy hebreo. De hecho no sé ni me importa: quizás soy todo eso y seguramente más. Como usted, soy argentino (lo cual me significa poco), bastante castellano y un poco francés, gallego y vasco. Es probable que un poco árabe y -decía mi padre- tal vez judío, y -supongo yo- quizás gitano. Soy cristiano, católico, por tradición pero ateo convencido desde hace décadas. ¿Qué relevancia tiene todo esto en cuanto a una posición política?
3. Yo no empecé a hablar en forma personal respecto de nadie y si "descubrí" que algunos comentaristas son sionistas -y sinceramente, usted también lo es, en mi humilde opinión, por más que coincida con muchas de sus posiciones más radicales-; yo sólo me referí al discurso aquí vertido y de lo "personal" de cada cual no sé nada. Sobre "haber secado pantanos con mosquitos infectos" no sé si alguno de quienes comentan aquí lo ha hecho o no pero no me resulta relevante para juzgar su posición: es un típico argumento sionista y lo seguiré combatiendo en tanto tal, es decir, políticamente.
Por último, sé que critica mi uso del término "sionista" pero no coincido en absoluto con su concepción de que el sentido sólo remite al origen de cada palabra y debemos respetar tal filología. Esos juegos políticos con el lenguaje -que patinan muy mal con otros términos- son típicos de la intelectualidad sionista, de izquerda, laica y progresista.

Eva Row dijo...

Carlos- comentario 7 (original),
Eva Row- comentario 15,
Carlos- comentario 34,

Carlos, la aclaración sobre lo que significa para usted "destruir un Estado", es importante en esta discusión. Ahora está claro que para usted "destruir" un "Estado " no es lo mismo que asesinar a los habitantes de su territorio.
Había que aclararlo.
Fíjese lo que pasó en la Argentina con el verbo ANIQUILAR: cuando Luder hizo ese decreto de "aniquilar la guerrilla", los militares aniquilaron la guerrilla aniquilando a los guerrilleros, y a unas cuantas personas más. Tanto los aniquilaron, que no dejaron ni el cadaver.
Luder debió haber aclarado.
Además, los que quieren "tirar los judíos al mar" utilizan precisamente la frase "destruir al Estado de Israel",
Pero más que aclarar, mejor es no usar verbos como esos. Nunca se habló de DESTRUIR EL ESTADO DE SUDÁFRICA cuando era racista y hacía el appartheid. Y sin embargo, en lo profundo, el sentido real es la destrucción de un estado racista y el nacimiento de un estado inclusivo de toda su población.
Imaginémonos, qué se podría interpretar de una frase que diga: HAY QUE DESTRUIR EL ESTADO NORTEAMERICANO. Y la verdad, es que en este caso, destruyendo el estado no ganamos nada, porque el mal no está en su constitución. A mi entender tampoco el mal del Estado de Israel está en su constitución, sino en la posteriorior sociedad que se hizo con los EEUU, y lo que ésto significa en el mundo. Ya sé que para usted el mal está en el sionismo, que usted cree la perla de la ostra como término explicativo, y sin embargo, es una encerrona lingüística que oculta el verdadero origen del mal, una encerrona en la que lo mete a usted el mismo Estado de Israel, que dije hasta el cansancio utiliza el sionismo como nombre para tapar su verdadera ideología. El sionismo de los ilusos, que no logró ni siquiera constituir por las propias ningún Estado, ese sionismo no hubiera masacrado a nadie. Esto no tiene nada que ver con el sionismo. Nada.
Lo que sigue de su comentario acerca de mi pregunta sobre si su origen era palestino, ya no debería responderle, porque ya aclarado que no quiere asesinar a los habitantes, no tendría nada que disculparle de su posible enojo personal que sólo podría entenderse siendo víctima directa, cosa que hubiera podido llevarlo a obnubilarse en la idea de una venganza sangrienta sobre civiles, en un ojo por ojo.

Sobre la ideología sionista que usted descubrió en mí, eso es falso, de una falsedad que me ofende.

No podría ser sionista alguien que ni siquiera le interesa defender la idea misma de Estado. A mí me parece que todos los estados nacionales del regimen mercantilista globalizado son más o menos ejecutores del asesinato de sus propios habitantes, los más pobres, y que habría que "destruirlos" sin que ésto signifique matar a nadie, ni hacerlo de modo "revolucionario", sino de a poco, ir cambiando la exclusión, ir aumentando la distribución, ir reacomodando los factores internos de poder para aumentar la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos. La palabra más adecuada sería disolverlos, diluirlos, no "destruirlos".

Que quien dijo que estaba orgulloso de que hayan secado pantanos es muy posible que sea sionista en el sentido que usted usa, pero yo no, no lo soy en ningún sentido. Mi comentario fue en el sentido de qué poco destino tenían las personas que tuvieron que ir a secar esos pantanos, más de uno habrá maldecido su vida por tener que hacer eso, y ahora se transformó la desgracia en un orgullo. Orgullo de los que no levantaron una pala en su vida. Pura literatura heróica, verso.
Y sí que es el típico argumento sionista, pero otra vez, sionista al modo actual, que se lleva los oropeles del sacrificio que hicieron otros en su infelicidad, y se usa para justificar atrocidades.
Yo no critico el uso que "usted" le da al término sionista, critico el uso que le dan todos, sepa que tengo una posición personal, que no la leí en ningún lado, que es mía propia, y que la defiendo con toda la garra porque todo lo demás está viciado de desinformación y mala entraña, viniendo del país Israel, de sus amigos y de sus enemigos, y de ignorancia de la mayoría.
Todos coinciden en hacer de este tèrmino un caballito de batalla mentiroso, cuando acá lo único que está en juego son los negocios, además de la vida de los palestinos.
No me interesa el sionismo ningún sionismo, ni nunca hubiera apoyado que la solución al antisemitismo fuera la concentración territorial de los judíos y la creación de un Estado. Para mí la solución era avanzar en los derechos humanos. Y supongamos que hubiera transado con la creación de un Estado Nacional, yo hubiera exigido el territorio de Köenigsberg, en Europa, nunca en otro lado que no fuera Europa. Pero igual es una locura trasladar a los habitantes de un lado para el otro. Una locura. Yo hubiera peleado por que nadie aceptara ninguna loca idea como la de crear un Estado aparte.
Y yo no juego con el lenguaje ni soy filóloga, intento acordar sobre el significado de los conceptos y los términos, algunos coinciden con su filología, otros no.

Carlos dijo...

Eva:
Tan extensa y amable (y no es ironía) ha sido usted en su respuesta que me motiva, a su vez, a responderle.
Destruir un Estado es, como usted dice respecto de Sudáfrica: "Mejor no usar verbos como esos [pero] el sentido real es la destrucción de un estado racista y el nacimiento de un estado inclusivo de toda su población". ¿Mejor no decir la destrucción pero el sentido real es el de destrucción? Yo prefiero decir lo más próximo que pueda al sentido real.
Asesinar a los habitantes, limpiar al supuesto enemigo, ya acordamos, es una aberración humana. Lo ha sostenido usted respecto de los palestinos y lo sostengo yo respecto de los israelíes en su conjunto. Pero estoy convencido que es la política oficial del Estado de Israel que acaba de ser ratificada masivamente en elecciones.
¿Por qué digo "israelíes en su conjunto"? Porque me parece evidente que muchísimos de ellos -concretamente sus miembros del ejército genocida, que en Israel son un cuasi-partido y un factor central de poder; sin contar que la ciudadanía está obligada a prestar servicio militar permanente, so pena de prisión que muchos heroicos objetores cumplen bajo silencio internacional-, no van a estar de acuerdo en conformar una Asamblea Constituyente que funde un Estado inclusivo de toda la población, hoy israelí y palestina. Combatirán con las armas, como desde hace más de 60 años, y muchos, de ambos lados, caerán, pese a mi ideal de una pacífica mesa de organización del Estado común, laico, etc. Habrá sangre, lamentablemente, pero hay sangre a diario y desde hace más de 60 años. Mi horizonte político no desea más sangre sino una solución a la hemorragia que, vale decirlo, es desproporcionadamente palestina. ¿Podremos evitar la sangre? Acordemos e impulsemos un programa de boicot a Israel que apunte a poner de rodillas al belicismo sionista y entregar todas sus armas de destrucción masiva y genocida. No lo veo fácil pero tal vía pacifista sería ideal.
Los que supuestamente quieren "tirar los judíos al mar" usan una legítima metáfora contrapuesta a quienes invadieron sus casas y tierras y los expulsaron a ghettos y campamentos de refugiados: la inmensa mayoría de esos colonos invasores vinieron desde más allá del mar. Usted dirá que el término "judíos" es inconveniente -y tiene razón- pero resulta que los fascistas que los expulsaron y asesinaron lo hicieron en nombre del "hogar nacional judío", del "estado judío" y del "judaísmo"; y usurparon la estrella de David del judaísmo para plasmarla en su bandera nacional- fascista y en las insignias de los aviones que hoy bombardean Gaza (sí, hoy). ¿Quién es responsable de ese uso del lenguaje y de un símbolo religioso milenario?
A mi juicio, el mal del Estado de Israel sí está en su constitución y, de hecho, eso coincide con mucho lo que usted ha dicho aquí: "No me interesa el sionismo ningún sionismo, ni nunca hubiera apoyado que la solución al antisemitismo fuera la concentración territorial de los judíos y la creación de un Estado. Para mí la solución era avanzar en los derechos humanos. Y supongamos que hubiera transado...". Coincido pero, un momento, no transe: aquellos, como usted, que se reivindican judíos por razones religiosas (lo respeto) o étnicas (no lo entiendo ni comparto), tienen el mismo derecho que cualquier otro a vivir libremente en cualquier lugar de mundo, máxime en el país que nacieron y crecieron.
Para mí el mal está en el sionismo, sí, porque concibo al sionismo (no por ignorancia histórica sino por actualidad política) como la defensa de la legitimidad de un Estado "judío" en Palestina: "una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra", esa falacia fascista es para mí el sionismo. Y usted, es justo decirlo, oscila: dice que "se lo puede defender en su existencia por mera cosa creada, por reconocimiento a la voluntad de las Naciones Unidas, o por defender un status quo difícilmente pasible de ser cambiado"; y también dice que "nunca hubiera apoyado que la solución al antisemitismo fuera la concentración territorial de los judíos y la creación de un Estado. Para mí la solución era avanzar en los derechos humanos".
Disculpe si la ofendí con mi caracterización de sionista pero ahora voy a matizar: la 1ra Eva es una *judía* sionista de izquierda; la 2da Eva es un auténtica "judía* antisionista (siempre en el sentido contemporáneo del término, claro).
No comparto en absoluto su programa reformista "de a poco, ir cambiando la exclusión, ir aumentando la distribución, ir reacomodando los factores internos de poder para aumentar la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos". Eso explica porque usted es kirchnerista y yo jamás, pero en relación al tema que nos ocupa, la "igualdad de oportunidades" entre israelíes y palestinos depende de la destrucción del aparato político- militar llamado Estado de Israel.
Respecto de las responsabilidades en la creación y evolución del Estado de Israel de Europa y, hoy, de los USA y la UE (y muchos otros, entre los socios menores, la Argentina) no tengo disidencia: es parte de la historia objetiva. También es parte de la historia que el kirchnerismo (hay que decir la verdad: el que firmó fue Cobos) promulgó la Ley 26.437 que cierra una serie de convenios secretos de cooperación científico- industrial (esto es, industrial- militar) con el Estado de Israel. Curiosamente, lo hizo justo en medio de la ofensiva genocida contra Gaza, mire usted. No hubo veto ni marcha atrás por parte de C. Fernández. No soy amigo de los gobiernos de Venezuela y Bolivia (ni de Mauritania y Qatar) pero han tenido una postura política mucho más decidida, valiente y digna. Mientras, nuestro gobierno, promulgaba una ley de colaboración científico- financiera con los genocidas Olmert, Livni y Barack.
Sobre el orgullo de secar pantanos, "Sí que es el típico argumento sionista, pero otra vez, sionista al modo actual, que se lleva los oropeles del sacrificio que hicieron otros en su infelicidad, y se usa para justificar atrocidades- [...] Orgullo de los que no levantaron una pala en su vida. Pura literatura heróica, verso". De acuerdo: yo no juzgo al "judío" expulsado de Polonia y deportado a la fuerza a Palestina, que debió levantar una pala en 1948; yo juzgo al sionismo invasor y fascista que inició el genocidio palestino incluso antes de la institución ilegal de un Estado. Y me niego a diluir al enclave colonial imperialista llamado Estado de Israel en el nombre y memoria de miles y miles de "judíos" exiliados que no tuvieron más opción que secar pantanos. Lo que me saca es el uso sionista- fascista de aquellos por este Estado de Terror. Y, como bien ha dicho usted, ni siquiera el uso de aquellos, exiliados, sino de los millones de asesinados: eso no tiene perdón alguno. Quien manipula la memoria de un genocidio para cometer otro, sólo amerita mi repudio y condena.
"Acá lo único que está en juego son los negocios, además de la vida de los palestinos", claro. Pero resulta que los aviones israelíes que siguen bombardeando Gaza llevan la estrella de David y se dicen "Fuerzas de Defensa Israelíes", es decir (por ellas), "judías". Siempre estuvieron por delante los negocios y por detrás la vida. Debía ser difícil para los habitantes de Palestina en el año 1100 -turcos, árabes, hebreos, otros- discernir si esos milicos cruzados que portaban la cruz en su pecho y se decían cristianos, eran todo el cristianismo o sólo su avanzada ultraderechista y militar. Si yo hubiera vivido en Palestina hace 900 años hubiera apoyado, en primera instancia, la consigna de "tirar a los cristianos al mar". Elemental resistencia que, entonces, no hubiera repercurtido mundialmente como "brote anticristiano" (pues el Papa aún no tenía bien organizada ninguna hasbara).
Respecto del término "sionismo", Eva: el sentido es el que se le da y no el que usted le daría ni el que se le dio hace 100 años. De hecho hay mucha documentación de Theodor Herzl de principios del siglo XX donde de socialismo no hay nada y de acuerdos imperialistas, todo. Que haya habido sionistas "socialistas" no lo discuto: también hubo "socialistas" en el origen del fascismo italiano, del nazismo alemán y, obviamente, del stalinismo ruso.
En definitiva, creo que "lo judío" es una entelequia, como tantas otras, pero tiene pleno derecho a existir -pero no con supra-derechos- en cualquier lugar del mundo. Cuando "lo judío" usurpa una tierra ocupada por otros bajo la máxima de "una tierra sin pueblo para...", no le reconozco ningún derecho allí y abogo por la destrucción de lo que se construya en ese nombre, a la vez usurpado.
Ojalá un día podamos ser todos libres e iguales, aunque no soy muy optimista al respecto.
Saludos.

Eva Row dijo...

Carlos: ésta es una prueba que hago para saber si usted se suscribió a esta entrada, porque recién hoy, 10 de marzo, la he recibido por correo, ya que estaba detenida por un virus. Me gustaría contestarle, pero querría saber si usted va a leer la respuesta. Gracias.

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...