Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

4 de diciembre de 2008

Una furtiva lágrima

24 comentarios:

MP dijo...

Eva:
Siempre me había impresionado la versión de Alfredo Kraus hasta que escuché la de Carlo Bergonzi, verdaderamente insuperable. Pusiste una gran versión de Pavarotti, discípulo de otro grande como era Giuseppe Distéfano. Un hermoso recuerdo, sin dudas y una gran versión, desde ya.
Saludos
Mario

Eva Row dijo...

Mario, sos amante de la ópera!!!
Es para hablar horas del tema. Vos sabés que a mí Pavarotti es el que menos me gusta en interpretaciones, pero su voz es algo que me conmueve tanto, que en ocasiones supera la cuestión interpretativa. Si comparo la calidad interpretativa de Plácido Domingo con la de Pavarotti, el pobre Luciano no tiene nada que hacer al lado de Domingo. Pero esa voz, ese timbre, por favor, cómo pudo suceder algo así en una garganta...me llena de emoción y me olvido de la historia que hay detrás. No sè si me estoy explicando bien.
Desde el punto de vista operístico más profundo lo más excelso es la capacidad interpretativa aunada a la voz, pero...éste caso de Pavarotti, puede conmigo y con todas mis exigencias anteriores, a él le concedo todas las disculpas.

MP dijo...

Es eso. La coloratura de la voz de Pavarotti lo hace único, incluso en su decadencia seguía siendo impresionante. Es verdad lo que decís sobre que la ópera exige no sólo la voz sino la capacidad de interpretar el carácter profundo del personaje. Creo que Pavarotti logró algunas interpretaciones emocionantes, más por su caudal impresionante que por su expresividad. Recuerdo haber visto un Cavaradossi muy bueno de él, no recuerdo con quién. Igualmente la mejor versión de Tosca (una de mis preferidas) es la de Dístéfano Y Callas. En fin, de esto hay que saber y yo se poco y nada. Me limito a escuchar y disfrutar.
Saludos Eva
Mario

Eva Row dijo...

Mirá Mario, yo tenía un vecino que conocìa una sola òpera,Rigoletto. La amaba, la escuchaba todos los sábados, la iba a ver al Colón cuando la daban. Como yo iba seguido, me pedía que le avise si la daban esa temporada. ¿Sabía de òpera?, bueno, sì bastante, claro que se perdía de mucho, pero en fin, es bastante.
¿Qué importa saber? ¿Saber qué? Si uno conoce sabe, si a uno le gusta sabe.
Mis òperas preferidas son las de Puccini. Empezando por Tosca, siguiendo por Butterfly, Turandot, Manon Lescaut, me enloquecen Gianni Schicci e Il Tabarro del tríptico, y también La Rondine que tuve el privilegio de verla en el viejo Teatro Argentino de La Plata.
Son tantas, y tantas. Y Verdi, Rigoletto, Il Trovatore, y los rusos Tchaikowsky Eugenio Onegin, y Mussorgsky: Boris Godunov, que las ví todas el año que la dieron Mario, 14 veces seguidas, todos los ensayos generales y todas las funciones de Abono y Extraordinarias, fue el acontecimiento más grande de mi vida, no lo voy a olvidar jamás, jamás, los coros del pueblo ruso, el Coro del Colòn habiendo aprendido el ruso perfectamente para cantar esa òpera. Gracias por dejarme hacer estos recuerdos.
¿Y vos? ¿Cómo llegaste a la ópera? ¿Cuántas viste? ¿Cuál es la que más te gusta? Contame.

chelus dijo...

Si se me permite, creo que la diferencia es esa capacidad natural de Pavarotti lo que lo diferencia del resto. Domingo, Carreras, Krauss, bah, todos, hasta los que alguna vez cantamos en un coro (no en el Kennedy, por favor) impostan la voz, lo que de alguna manera los iguala, les da un tono muy parecido.
En vez Luciano, tiene una voz privilegiada, como tienen Sinatra, la Negra Sosa, y hasta Celeste Carballo.
Y cantando el Nessun dorma, se me caen las medias.
Un abrazo.

Eva Row dijo...

chelus, claro, qué buena explicación. Es verdad, como Gardel, como Edmundo Rivero, tenés razón, tenès razón, es como si estos tipos no necesitaran aire, abren la boca y cantan y les sale la voz con una pureza, con una limpieza, no es que no estudien, pero no impostan, es eso, es natural, bueno, qué alegría me da resolver una incógnita. Gracias Chelo.

MP dijo...

Es como dice Chelus. Es el caudal, el color único de esa voz lo que hizo de Luciano algo único, como una fuerza de la naturaleza (sento una forza indómita). En fin. Legué a la ópera yo solito. Un día, hace años, en una casa de venta de discos y libros usados, di con un tríptico en vinilo de Madama Butterfly (Prefiero a Puccini sobre todos los demás y tengo un paréntesis especial para Pietro Mascagni y su Cavallería Rusticana, esesa vísperas sicilianas que me vuelven loco por su potencia y la pasión de Turiddu por todas las cosas). Creo que la ópera, más que cualquier otro género, comete la hermosa imprudencia de comunicar sentimientos, además de, sencillamente, contar una historia. Tenía un amigo, ya fallecido, amante de la ópera, que decía que los viejos tiempos era mejores porque cualquier vendedor callejero sabía la letra de un aria de cualquier ópera y eso lo hacía más culto que cualquier persona de la actualidad. Y era así, en gran medida. Así como vos me contaste esa hermosa anéctoda de Boris Godunov, para mí fue algo muy impresionante cuando me compré el disco de la Cavallería... que el día que lo traje estaba en casa el abuelo de mi mujer, italiano. Había sido carbonero toda su vida, pero no se perdía UNA SOLA ópera, cuando podía ir a verla. La cuestión es que pongo el disco, empieza y el viejo ¡sabía la letra a la perfección! Fue algo muy emocionante porque me di cuenta de que mi amigo tenía razón. Bueno, quélindo esto, no? Me pasaría una hora hablando de la ópera.
Un saludo, Eva
Mario

Tomás dijo...

Uh, Eva, qué temón. Yo nunca había escuchado ópera, y tenía todos los prejuicios habidos y por haber de un pibe de 20 años. Hasta que vi "Match Point", la peli de Woody Allen que arranca con Una Furtiva Lágrima y me voló la cabeza. Buenisimo.

la señora bibiloni dijo...

El color de la voz de Pavarotti y la naturalidad de la produccion son maravillosos. Pero si te gustan los tenores liricos, me permito recomendarte a Juan Diego Florez, al que Pavarotti califico como su sucesor: http://www.youtube.com/watch?v=ZV73hCD0tZI&feature=related
Besos!

Contradicto dijo...

Una furtiva lagrima
negli occhi suoi spuntò,
quelle festose giovani
invidiar sembrò.
Che più cercando io vo?
Che più cercando io vo?
M'ama, sì,m'ama, lo vedo, lo vedo!
Un solo istante i palpiti
del suo bel cor sentir!
I miei sospir confondere
per poco ai suoi sospir!
I palpiti, i palpiti sentir,
confondere i miei coi suoi sospir!
Cielo, si può morir...!
Di più non chiedo, non chiedo.
Ah! Cielo, si può, si può morir...!
Di più non chiedo, non chiedo.

Una lágrima furtiva
en sus ojos despuntó,
a aquellas alegres jóvenes
envidiar pareció.
¿Qué más estoy buscando?
¿Qué más estoy buscando?
Si me ama, sí, me ama, es claro.
¡Un solo instante los latidos
de su hermoso corazón sentir!
Mis suspiros confundir
al lado de los suyos.
Los latidos, los latidos sentir,
¡confundir los
míos con sus suspiros!
¡Señor, puedo morir...!
No pido más, no pido.
¡Ah! ¡Cielo se puede, se puede
morir...!
No pido más, no pido.
Se puede morir...
¡Se puede morir de amor!

nosabenocontesta dijo...

La ópera mucho no me gusta.
Pero hablando de ópera y películas, me viene a la cabeza la escena de Philadelphia, Tom Hanks con la Callas de fondo.

Estremecedor.

Eva Row dijo...

MP ¿Vos viste a Pavarotti en Tosca en vivo? Creo leerlo así, ¿o lo viste en un video?
¡Qué linda historia la del abuelo carbonero que cantaba Cavallería sabiendo la letra!

­_¡¡¡ Hanno ammazatto... Cumpá Turiddu !!!

No sé si lo escribo bien...pero vos sabés a qué me refiero... y el grito del final...Cavallería, qué gloria por favor, y siempre la ví junto a I Pagliacci...

recitar...se tu fosse un hom...tu sei pagliaccho...vesti la giubba e la faccia enharina...la gente paga e rider vuole puoi....

qué letra por favor: la gente paga y después quiere reirse...!!!

Voy a hacer un post sobre cómo empecé a gustar de la ópera. El próximo.

Eva Row dijo...

Tomás, la ópera es un rubro del que hay que tomar conocimiento, no por una cuestión de cultura, sino por una cuestión de placer, reúne varias artes juntas y en realidad hace un arte nueva. Hay que empezar por una ópera completa, primero leer el argumento para entender de qué se trata la historia, después oir siguiendo el texto para entender qué están diciendo. Lentamente uno se va familiarizando con el leit motiv que siempre tiene una ópera y va gustándola, en reiteradas veces de oirla, hasta que se la domina por completo. Hay que ir alguna vez al Colón, pero no caer como paracaidista, leer primero bien el argumento. Hay que darse la oportunidad de poder estar en condiciones de apreciar la ópera, y sobre todo, teniendo al Teatro Colón, uno de los mejores del mundo, que es nuestro, de los ciudadanos argentinos, que bien podemos estar orgullosos.

Un beso grandote.

Eva Row dijo...

la señora bibiloni (ex picolotti)

Gracias por el dato, lo escuché, es un bombón.

Besos !!!
---------

Eva Row dijo...

nosabenocontesta,
está bien, hay quienes no gustan de la ópera, no tiene que gustar a todos, es cierto que hay un tipo de sensibilidad, que no es mejor que la otra, que predispone para la ópera, yo lo conozco perfectamente, hay gente que tiene raport con la ópera, y otra no, y es absolutamente respetable.

Lo que es absurdo pero ABSURDO, es pretender que alguien que gusta de la ópera por eso es CULTO. Yo he visto personas sumamente ignorantes, hasta insoportablemente ignorantes, y que son amantes de la ópera.

Eva Row dijo...

CONTRADICT, DE SAINT PIERRE. LE THELME !!!

GRAAAAAACIAS POR EL TEXTO Y POR LA TRADUCCIÓN, SOS UN BOMBÓN !!!

Eva Row dijo...

CHELUS !!!

Contame cómo fue tu encuentro con la ópera, dále.
Te cuento que en mi casamiento le hice cantar a Roberto el Nessum Dorma, no me lo perdona, pero tiene una voz hermosa y canta muy bien, aunque no es Pavarotti...ni mucho menos. Amo es aria, como vos, pero sólo por Pavarotti, nadie la puede cantar como él, me fanaticé...

Jorge Schussheim dijo...

Bueno. Pavarotti fué un cantante pop. Una hermosa voz y perfecta afinación, pero con poquísimo caudal y escasa musicalidad que le hacía cantar todo al máximo. Nunca lo escuché hacer un pianíssimo.
Hagan la prueba de buscar en youtube su versión de Nessun Dorma y la del enorme Alfredo Kraus, oíganlas y comparen.

Eva Row dijo...

Bueno Jorge, tengo que reconocer que tenés razón, y que decís las cosas con las palabras justas.

No se ve tanto la diferencia en "La furtiva lágrima" como en el "Lamento de Federico", un aria de extrema delicadeza, que cantado por Pavarotti a todo volumen, pierde la profundidad que tiene en la voz de Alfredo Krauss. En el final, en esa frase "Mi fa tanto mal..." con la que termina el aria, se nota el dramatismo al que llegó con Alfredo, y el que no alcanzó con Luciano. Abajo pongo los dos vínculos.

¿Sabés qué pasa? Es verdad que en mí hubo un cambio ideológico que me apartó de la línea anterior y me integró a lo pop, y te juro que sueño con el sandwich de chorizo que me voy a comer mañana a la noche en la Costanera, imbuída de ese sentido popular que le dimos al choripán, y te aseguro que si me dijeras que lo reemplazara por el plato más exquisito no lo cambiaría. Jorge, te estoy hablando en serio, no quiero que parezca risueño lo que estoy diciendo. Cuando leì tu comentario me hizo un impacto que me retrotrajo a mis discusiones en contra de Pavarotti. He sido amiga, (hace mucho no lo veo), de Jorge Podestá que hizo aquí el club de fans de Alfredo Kraus, autorizado por Alfredo, y con Jorge nos reíamos de Pavarotti. Estoy hablando de más de trinta años atrás. Pero me alejé de esas sutilezas, y olvidada de todo aquel afán, me quedó Pavarotti para ponerlo todo al máximo, sin sutilezas, reemplazándolo todo con la tremenda emisión y el color bellísimo de su voz.

Acá están los dos cantando "El lamento de Federico", qué buena oportunidad para el pensamiento profundo de tantas cosas !!!

http://es.youtube.com/watch?v=cJlA22pufPI&feature=related
http://es.youtube.com/watch?v=vVsJLx7alpQ&feature=related

Jorge Schussheim dijo...

Bien, Eva! Sos otra de las que no se dejan engañar por el voto de las mayorías! No hay ni comparación entre el fraseo y la dinámica del principe Kraus contra el toda máquina del carnicero de la ópera.
Vi a Pavarotti en el Metropolitan de Nueva York a fines de los '60 cantando Tonio, de La Figlia del Regimento. Claro, la gringada se vino abajo con ovaciones frente a tantos do de pecho. Mi prima Ann, que se dedicaba desde hacía décadas a promocionar la Metropolitan por el mundo y yo nos miramos despavoridos tanto ante los gritos del tano como de los del público.
No hay nada que hacer: lo facilongo vende más que lo dificilongo. Y si no, preguntale a Tinelli.

Eva Row dijo...

Jorge, mis exigencias de refinamiento llegaron al extremo de decirme que no iba a ir más al Colón, que sólo iba a sufrir. La última vez que fui a ver ópera, hace exactamente 15 años, fui a llevar a mi hijo a que viera Turandot, que se la conocía de memoria. El lo disfrutó tremendamente, pero yo no pude aguantar el acento del tenor ruso, que no podía dejar de pronunciar las "eles" guturales, y empañaba el idioma italiano. Me dí cuenta de que ya solo podía escuchar las versiones mejores, por las mejores voces, y que todo lo demás era sufrir.
Pasó el tiempo y la ópera quedó atrás, y me siguió sin embargo el afán por la música, en particular por continuar escuchando las sontas de Beethoven, que no me va alcanzar la vida para poder abarcarlas.
De pronto empecé a escuchar a Pavarotti con otra pretensión, y a pesar de que conozco la diferencia, me colgaría de los balcones del Metropotilan para gritar como una carnicera más. No sé si entendés lo que te quiero decir. El fenómeno popular de Tinelli no se compara con el de Pavarotti, ni tampoco comparto con los idiotas que sólo escuchan los gritos y su fanatismo por la grosería.

Me cuelgo de la belleza sencilla, de un hombre sin delicadezas, pero que canta con el alma, el alma que tiene, que es el alma de la calle, el alma de la gente simple, del color radiante y del sol pleno.

No me digas que no se te caen las medias escuchándolo cantar una canzoneta napolitana.
Escuchá O sole mío, dale, bajate de las alturas para mirar un poco también la belleza de las manos callosas, la de ese carbonero que contaba en los primeros comentarios MP, que se sabía Cavallería Rusticana de memoria...

Fijate cómo canta La Donna é mobile, si no es para comerlo a besos, en esa escena tan mal armada que te hace reir un poco porque la mina le mete la copa en la boca y no lo deja cantar:

http://es.youtube.com/watch?v=xCFEk6Y8TmM&feature=related

Jorge Schussheim dijo...

Eva: Pavarotti era exactamente eso: un cantante de canzonette elevado a divo por la crítica y la televisión. Y conste que amo las canzonette y que me crié oyendo a Tito Schipa, que las cantaba como los dioses, además de cantar ópera como pocos.
Y ahora, y pasando a temas mucho más trascendentes que la ópera italiana: mañana se hace la choripaneada aunque llueva????

Eva Row dijo...

Jorge, mañana el pronóstico dice que va a haber lloviznas a la tarde pero mejora después. Pero SI LLUEVE, nos encontramos en "El Español", que está en Alsina y Rincón a las 20 horas. Los blogueros que confirmaron tienen mi celular, creo que vos también. Yo tengo el tuyo, cualquier cambio te aviso. Si a las 19 está lloviendo, nos vamos a El Español.

chelus dijo...

Se metió Schussheim, que sabe, lo que le permite ser una autoridad en el tema, y a uno lo corre automáticamente. Pero me suena un poco elitista, lo que me corre aún más.

Gracias Eva por la pasión.

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...