Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

20 de febrero de 2009

¿Cómo anda tu IMC?

Toda la vida, los que lucharon contra los kilos de sobra, quisieron saber cuál debería ser su peso normal. Los médicos decían que el peso ideal era, en kilogramos, igual a los centímetros que excedían al metro en la altura. Que si uno mide 1, 70 m tiene que pesar 70 kilos.

Y siempre supimos que eso no era del todo verdad. Que había personas que parecían normales teniendo kilos de más según esa fórmula, y otras que cumpliendo esa fórmula parecían en el límite del exceso. Pero siempre supimos, cualquiera lo sabe, que el peso está en relación a la altura.

En los últimos tiempos, la legislación de protección a las minorías, a los discapacitados, a ciertos enfermos, avanza en otorgar derechos, entre otros a la obesidad.

Es necesario entonces, establecer con rigor qué peso indica obesidad en cada persona. Para eso hace falta un número que salga de una fórmula científica. Hace falta establecer márgenes justos que permitan establecer quién es y quién no es, objeto de derecho en la materia obesidad.

Tomando en cuenta la enormidad de estadísticas con las que cuentan las Academias Médicas, se pudo establecer qué peso, en qué rango de pesos, se encuentra la normalidad para cada altura. Y por supuesto, también establecer las diferencias de tono en cada rango: mayor o menor sobrepeso, mayor o menor delgadez.

Esas estadísticas mostraron que los centímetros que acompañan al metro en la altura, no indican con precisión la realidad del peso normal. Los datos dicen que el peso normal de los más bajos, es proporcionalmente mayor que en los más altos.

Por ejemplo: se considera que una persona que mide 1,50 m tiene peso normal hasta los 56 kilos, en cambio, que una persona que mide 1, 95 comienza a tener sobrepeso desde los 95 kilos. Todo esto según el acuerdo y la consideración de los médicos, en la que entra el concepto de factor de riesgo para la salud.

Debió haber habido un problema político con estas cuestiones. Porque debe haber habido seguramente resistencias, sobre todo en los EEUU al avance de estas legislaciones de protección que afectan intereses privados y del Estado. No nos olvidemos que un enorme porcentaje de los habitantes de ese país padecen obesidad.

Deben haber habido amenazas de recurso de amparo de los empresarios y condena de parte de los ideólogos de que el Estado “achique sus gastos”, recusando la aptitud que alcanzaron los investigadores médicos para establecer científicamente un número o una fórmula que determine con rigor quién es y quién no es obeso.

La necesidad de que haya rigor en la identificación de un sujeto de derecho, para la ley es imprescindible. Por eso apareció el IMC, índice de Masa Corporal, número que sirve para determinar si el sujeto es o no es obeso, mirando en otra tabla que publica la OMS. ¿De dónde salió esa fòrmula?
En realidad no obtuvieron nada más que lo que ya habían obtenido, conclusiones absolutamente válidas, fruto de la observación de las estadísticas. Sin embargo, consiguieron darle a las estadísticas una apariencia de fórmula científica que aventara dudas sobre la acientificidad de la determinación de quién es y quién no es obeso.

Consiguieron hacerle creer a todos que la determinación de quién es obeso, no depende ni de un acuerdo ni de una calificación de los médicos, sino de una fórmula científica que se aplica con rigor y sin dudas para cada caso.

Tomaron las estadísticas y encontraron la manera de que una fórmula con apariencia de fruto de arduas investigaciones médicas, las reflejara. Apareció de pronto la fórmula del IMC, índice de masa corporal.

A los empresarios, políticos y legisladores, los impresiona ese nombre contundente, esa nueva entidad que refleja sin lugar a dudas un concepto novedoso en Medicina de Investigación.

La fòrmula del IMC tiene todas las propiedades de la de Einstein, sobre todo, porque tiene una elevación al cuadrado de una de sus variables. Pero aparece más compleja que la de Einstein, en la que el cuadrado se aplica a una constante que opera como factor (la velocidad de la luz). En la fórmula del IMC, el cuadrado se complica siendo una variable que aparece en el divisor, cosa que hace las cuentas más complicadas.

Para los que entendemos qué es una fórmula matemática, está claro que ésta fórmula establece una relación directa entre peso y altura, tan directa pero tan tonta, que ni siquiera puede incluir las pequeñas diferencias que la observación médica incluyó en sus conclusiones de las estadísticas. Y para establecer esas diferencias, se debe hacer desde afuera, con una indicación de acotamiento de los resultados. Si fuera una fórmula médica, el resultado diría directamente qué peso debería tener uno según su altura, y decirlo exactamente.

Se obtiene un número como resultado que no dice nada, por eso le pusieron un nombre rimbombante, para impresionar a los giles, como se dice en buen porteño. No dice nada más de lo que cualquiera sabe, hasta un chico. Que a mayor altura hay mayor peso. Que el peso depende de la altura.

Para los neófitos, esta fórmula del "IMC", con su nombre grandilocuente, les parecerá un hallazgo de la "Ciencia". Para los neófitos en matemáticas y en Medicina, esta fórmula les parecerá un hallazgo de la Medicina en la Rama de la Nutrición. Pero no. No es tal cosa. Los médicos lo saben.

En el artículo de Wikipedia que habla del IMC, se dice que el apellido del autor de la fórmula le ha puesto su nombre al índice, y como referencia al autor, se dice que es un "estadístico" y no aclara para nada que sea médico. Si lo fuera lo aclararía, creo yo. Es alguien que sabe hacer cuentas con números. Y no necesita saber nada de Medicina ni de Nutrición para hacer lo que hizo.

Y claro, la fórmula simple de Peso /Altura no sirve a los efectos gráficos y significativos para lo intuitivo, porque entre los distintos resultados las diferencias no son importantes.

Como lo que sirve para graficar es una sucesión de números que se expandan en el espectro de la numeración para cumplir una función elocuente, en lugar de concentrarse en un intervalo pequeño, hubo que elevar al cuadrado al denominador, cosa que no afecta la verdad de la relación, la cual sigue siendo que el peso depende de la altura. Es un mero artificio insignificante, técnico matemático, tan poco trascendente, que lo conoce cualquiera que sepa matemáticas.

Lo que sí ha ocurrido de interesante, es que esta expansión que permite la fórmula, facilitó a los médicos la graficación de las estadísticas obtenidas. Y a su vez, facilitó que la OMS pudiera publicar un informe sobre la relación entre la altura y el peso de las personas, que antes de hacer esa treta matemática, no hubiera sido posible. Con el golpe de efecto del nombre del Índice y la fórmula que aparece compleja, todos los opositores a poner plata solidaria se deben haber quedado mudos de asombro.

Pero la cosa ha tenido consecuencias de otra índole. “Hay que establecer cuál es tu Indice de Masa Corporal”, dice ahora el médico nutricionista gravemente. No te pongas contento, ni creas que te van a aplicar la fórmula de la relatividad. Van a mirar la clasificación que hicieron los médicos observando casos, donde consta què peso tiene que tener cada quién, por experiencia médica.

Digamos que lo criterioso tuvo que encontrar su fetiche para poder imponerse legalmente. Que lo meramente criterioso ya no tiene cartel en la sociedad. Es necesario presentarle un fetiche que oculte con sus luces de colores el verdadero saber, que es el de la experiencia.

Digamos claro, el Indice de Masa Corporal es un número que sirve para poner en el ruedo la experiencia de los médicos, sin que se note esa operatoria.

La autora de este blog se preguntó por qué no podía encontrar una tabla de pesos y alturas, como hubo siempre, por qué todas las tablas fueron reemplazadas por el convite a realizar confusas operaciones de elevación al cuadrado y fracciones con denominadores que semejan a la fórmula de Einstein, con el cuadrado de la velocidad de la luz.

"Es para vosotros que sóis las ovejas de un rebaño, que guiamos nosotros los pastores, llevando a guisa de cayado el título universitario", se burlan ahora de nosotros.

Como la autora de este blog escapa siempre que puede a todo cayado, decidió hacer esa tabla, gracias al programa Excell, que hace las cuentas en un santiamén. Elevó al cuadrado todas las alturas desde 1,50 m hasta 2 m, luego encontró qué rango de peso correspondía a las numeraciones de IMC, y listo, ahí estaban los pesos de cada rango. Como son relaciones directas, no es necesario estar aplicando cada vez la fórmula, basta con una tabla.

Si IMC = peso /altura², → peso= IMC x altura²

Si tenemos los números del IMC que dice la OMS que son peso normal, sobrepeso, y peso deficiente, entonces sólo tenemos que poner los resultados en una tabla y darla a publicidad para que la gente sepa qué peso corresponde a su altura, sin necesidad ni de nombrar al IMC.

Y si vas al nutricionista, decile que ya sabés tu peso ideal por una tabla, que no necesita hacer ninguna cuenta, que no te quiera seducir con peces de colores.


clickear para ampliar

11 comentarios:

Sergue dijo...

Me parece que hay un error conceptual muy importante en el diseño de la fórmula para el IMC.
La fórmula está diseñada para establecer la relación entre la altura (1 dimensión), con la masa que está fuertemente correlacionada con el volumen ( 3 dimensiones), ahora bien por lo que recuerdo de la primaria para pasar de 1 a 3 dimensiones se eleva al cubo no al cuadrado, alto, ancho y espesor ¡ En el diseño de la fórmula se olvidadon del espesor!.
Puede que esto no afecte demasiado al que mide 1.65m o 1.70m, pero para el de 1.40m o 1.95m la diferencia es importante.

Belanix dijo...

bueno... en el "Pasaporte al bienestar" de Cormillot hay dos tablas. La tradicional de cual deberia ser tu peso, segun tu altura, corregido por contextura. Y otra de altura, peso, imc.
La primera, siempre me resulto arbitraria. En definitiva, bajo que parametros se decide que alguien de 1,60m tiene que pesar X?
El imc "suena" mas racional. Pero tambien tiene su parte arbitraria de si estas entre X y X2 tenes obesidad morbida.
Tiemblo de pensar tu critica a la formula de Cormillot del "peso posible".
;-p
saludos

Eva Row dijo...

Sergue,
La fórmula no es más que peso sobre altura, que esté al cuadrado es sólo para que salgan mejores resultados para graficar.

A nadie afecta esta fórmula, sobre todo porque tiene forzosamente que ir acompañada de la tabla de la OMS para tener algùn sentido.

En la tabla de la OMS se expresan los acuerdos médicos, que son los que valen.

No hay que buscar ninguna fórmula, vale con una tabla que experse los criterios y acuerdos de los médicos, que saben muy bien por estadísticas, quièn tiene obesidad y quién no la tiene, según cuánto la alimentación ha afectado su salud, más que su aspecto físico de obeso.

Elena dijo...

Mi peso esta para la mierda, tendría que bajar como 10 kilos. Con mi edad , se me caería todo. Amen del esfuerzo tremendo. Que se supone que haga?

Eva Row dijo...

¿Ves lo que te pasa Belanix?
¡El IMC te resulta más racional
Pero es sólo peso sobre altura. Nada más que eso. No significa nada, sin cotejar el número que resulta con la tabla de la OMS.

Eso hice yo en mi tablita. Ahí está la tabla con las conclusiones que acepta la OMS.

Ésto es lo racional, no la fórmula. Haber acordado una realidad sobre la expriencia de millones de casos.

¿Quién es obeso? Lo establecen las estadísticas, con muy buen criterio.

Cariños.

Luis Quijote dijo...

Pido disculpas y aclaro:
Mi comentario era un chascarrillo que fue malentendido.
De todos modos, no volveré por aquí.
Que sigas bien.

Mrs Miga dijo...

Buenas Noches,
sugiero vayan al médico.AL MEDICO, que estudió largamente.No se puede "pesarse" en un blog,es lo máximo...

Pablo dijo...

Eva, primero que nada quiero decirte que me encanta tu blog. Me gusta esa manera peleadora que tenes para defender tu posición, pero que a su vez sos capaz de escuchar y rectificarte.
Creo que tu blog llego a su máximo nivel durante el bombardeo de Israel a Gaza. Me pase leyendo y buscando información que me ayude a pensar en medio de un informativo periodístico “toxico” (diarios de Argentina, Espania, USA y Australia). Tu blog y las discusiones que generaron fueron excelentes. Gracias. Nunca participe de esas discusiones porque consideraba que yo no tenía suficiente conocimientos sobre el tema (solo mi indignación y dolor por los muertos y heridos). Te escribí una solo vez cuando Lucas se piro y vos estabas muy preocupada (y yo también, entrerriano pelotudo, no te enojes Eva , es un chiste, ya sé que a él lo defendes siempre).
Ahora voy a al punto. En tu último post pareces enojada, me costó entender cuál es el punto de crítica. Parecería a que estas respondiendo a alguien. Por ahí leíste algo más de lo que escribiste, no sé, pero mi área de estudio es la obesidad, la regulación neuronal del peso corporal, entonces me pareció que podía contribuir al debate.
Primero, científicamente como se define a la obesidad: Es una excesiva proporción de grasa corporal, de suficiente magnitud para producir efectos adversos en la salud. O sea, tenes que tener un exceso de grasa, pero además eso tiene que asociarse o predisponerte para alguna enfermedad. Cuáles son las enfermedades asociadas con la obesidad?, hay muchas pero las más importantes son dos: Diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular (o enfermedades cardiovasculares).
De la definición de obesidad se desprende que el parámetro necesario para definir obesidad es el porcentaje de grasa corporal. Ahora bien, como se mide?. Los mejores métodos implican el uso de aparatos, como DEXA scan, luz infra-roja, medición de la densidad corporal et. Existen otros métodos más baratos pero un poquito más inseguros, como el de la bioimpedancia (se suele utilizar en las balancita chiquitas).
Los métodos que han sido utilizados en medicina, en general son los antropométricos, son métodos que miden algún/algunos parámetros del cuerpo para estimar la grasa corporal. Por ejemplo, en pediatría se usa la medición de pliegue subcutáneo en diferentes partes del cuerpo usando un aparatito que creo que se llama plicometro. Otra forma de medir la grasa es utilizar el peso corporal, pero eso no alcanza porque todos sabemos que el peso depende de la altura. Lo que tiene de buenos estos métodos es que son baratos y se puede estudiar qué pasa en poblaciones enormes. Así llegamos al IMC. No es una fórmula mágica, solo una estimación de la grasa corporal. Solo se necesita una balanza y un metro. Porque se usa la altura al cuadrado?, bueno, porque de esa manera la formula se ajusta a la realidad, (Sergue dice que hay un error conceptual en la formula, pero no es así, la formula solo tiene que tener una relación directa con el parámetro que estima). Como se llego a esa fórmula? Probablemente compararon los resultados obtenidos de la medición de grasa corporal por alguna de las técnicas comprobadas (Usando radioisótopos, Dexa scan, etc) en un grupo de personas, de diferentes pesos, edades, sexos, etc. y después buscaron parámetros corporales que correlaciones con los resultados.
O sea, la formula es nada más que una estimación del contenido de grasa corporal. Ojo, tampoco la formula es fantástica, no se puede utiliza en chicos o en físico culturistas, porque los resultados no expresan la realidad.
Ahora bien, el problema es que nadie puede decirte cual es el peso que vos tener que tener para estar saludable (el peso ideal). Por supuesto que si tu IMC está en los extremos de la clasificación de la OMS (< 18 o > 30) tenes una altísima probabilidad de que el contenido de grasa corporal sea una factor adverso para tu salud, pero si tenes un IMC “normal (19 a 25), no podes descartar que no tengas problemas por el contenido de grasa, por ejemplo si se acumula grasa abdominal (“panza”) incrementas el riesgo de enfermedades metabolicas aunque tu IMC sea normal. Por eso el IMC tiene utilidad para estudios poblacionales, pero solo como una aproximación. En cuanto al valor individual, no es un buen parámetro por ejemplo para evaluar la efectividad de una dieta o una terapia. Por ejemplo, si mejoraste tu dieta o empezas a hacer ejercicio, puede ser que no modifiques tu peso (el IMC se mantiene igual), Pero vos estas disminuyendo el contenido de grasa corporal e incrementando el tejido muscular, o sea estas mejorando tu salud pero el cambio no se ve reflejado en el IMC.
En conclusión, coincido con tu idea de que hay que desmitificar el valor de un número. Y darle la importancia en su justa medida.
Perdón por la extensión. Un abrazo grande
Pablo

Casta Diva dijo...

A mí todas las tablas me dan para la miércoles, tengo como 10 kilos de más y todo ese acopio es, absolutamente, responsabilidad mía. Aunque debo reconocer caigo facilmente bajo la seducción de las góndolas de Disco (hay un jamón crudo espectacular), el olorcito de la pizza y de las empanadas, y la llamativa etiqueta con esos preciosos colores de la cerveza Schneider.
¡Ay, me dio hambre!

Emilio dijo...

Deci lo que quieras

¿Alguna vez pensantes que tenias algo para decirle a algún referente de la vida política de la Argentina?.... Deci lo que quieras Blog dedicado a compartir tu opinión acerca de los distintos actores y referentes de la vida política y social de nuestro país. Expresa tu opinión libremente, anímate a compartirla con los demás cibernautas.

http://deciloquequierass.blogspot.com

Eva Row dijo...

Pablo, no sé qué pasó con la respuesta que te dí cuando escribiste, se vé que no la tomó el blog. En cualquier momento pongo la respuesta, creo que la tengo en algún lado, los eventos del derrumbe me distrajeron.

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...