Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

3 de agosto de 2009

PUBLICITARIOS CON CEREBRO DE "TRÁNSITO LENTO"


Dijo Ram, en un comentario al post anterior:

Yo no diría que los programas de cocina son los que tienen una visión sesgada y diminutiva de la mujer - Todo lo que se hace en televisión y para la mujer es sesgado y diminutivo, incluyendo muy especialmente a la publicidad.
Esas bellas y apenas treintaañeras madrecitas abrazadas a una sábana reluciente o una remera blanca, son de antología.
La mujer formateada en la televisión no estudia, no labura afuera, vive en un country y no tiene más inquietudes que conseguir el mejor jabón, el mejor detergente, el mejor brillo para pisos, el mejor sobrecito para saborizar sopas y así.... hay estereotipos masculinos por cierto pero no son tan insoportablemente minúsculos como los de las chicas.
Si "Utílisima" se llamara "Boludísima", sería justicia.
El camino es largo y arduo... paciencia.


Los que son boludísimos son los publicitarios. Hace décadas que insisten con la mujer que trae el caldito humeante a la mesa. Pero el problema no es el caldito sino la cara de estúpida de la mujer. Creo que todas las mujeres que vivimos una vida diferente a la estupidez que trasuntan esas caras, miramos absortas el fenómeno.

Hace muy poco se hizo un aviso muy interesante, donde una mujer moderna tiene una conversación muy sui-generis con el marido que no quiere ir a un casamiento. Ella muestra desenvoltura y desprejuicio. Y el que parece un boludo es el marido.

El móvil del aviso es vender una tarjeta de crédito, y deben tener conciencia de cómo son las mujeres que pueden elegir una tarjeta de crédito. El asunto es por qué creen que esas mujeres no se ocupan del hogar, no compran jabón en polvo, ni detergente ni brillo para pisos. Me gustaría saberlo.

El caso más curioso es el de las propagandas que venden productos para ayudar a los intestinos a evacuar cuando hay constipación. Por supuesto que esas cosas sólo les pasan a las mujeres, por eso siempre aparecen mujeres, siempre dos, una madre y una hija o dos amigas. Una de ellas sufre porque se le hinchó un poco la pancita y se tiene que abrir el pantalón. Entonces o una o la otra se refieren "al problema" utilizando la expresión "tránsito lento". La verdad es que nunca escuché personalmente esa expresión a ninguna mujer.

Hace muchos años hubo un producto para el problema que se llamó Opomedex. Un locutor decía en off "Se te nota... ¡¡¡ Se te nota el Opomedex!!!" Grandes y chicos repetían esa expresión que se hizo famosa. Pero estos nuevos creativos no pueden más que inventar sobre estereotipos, no les dá para hacer un aviso como el de Opomedex.

Mirando qué imagen poner para acompañar este post, encontré un aviso gráfico de Opomedex. Se vé que los creativos de la parte gráfica no pudieron prescindir de una cara preocupada de mujer. No les dio para tanto.

15 comentarios:

El tanque dijo...

Jaja! Muy buenas las observaciones (muy buenos los post de suicidios, estaba leyéndolos y apareció este post) del pantalón desabrochada y las generaciones femeninas. Se me ocurre esto para ver por qué son siempre mujeres las padecientes en estas publicidades de estos (¿)creativos (?). Supongamos que son hombres, abuelo, padre e hijo (este en mi cabeza sería adolescente, un niño se me acopla más a las mujeres) y dicen "tránsito lento", no va. Supongamos que las mujeres dicen "¿Tenés problemas para cagar?" o mejor, hace 10 días que no voy a cagar (jaja) y una voz en off dice: mmmm, ¿problemas intestinales?... Yo creo que el publicista que haga una de estas de varones que se juntan a comer y cae uno y al ver que hay paella dice "¿me están jodiendo? sabían que hace 10 días que no puedo cagar, ¡como van a hacer paella!" y el piola le dice: "no te preocupes gordo, traje sobres de sopapol, comé tranquilo un montón (primer plano guiñando el ojo)"
Saludos y perdón por la poca seriedad!

Marmaduke/Eddie/Matt dijo...

Tiene razón usted, Eva. Por alguna misteriosa razón aquí en USA sucede lo mismo: según los comerciales en TV sólo las mujeres pueden tener necesidad de usar laxantes o purgantes. Supongo, no sé, que es porque se supone que son más "limpiecitas".
Me acuerdo del comercial de Opomedex:
"Se te nota la alegría
optimismo y bienestar
que te brinda Opomedex
el laxante familiar.
Opomedex, Opomedex,
Opomeeedex!"

Eva Row dijo...

El tanque,

está bien lo que decís y cómo lo decís, porque eso sigue cerrando con que el varón tiene forzosamente que decir las cosas a lo bestia, es algo inherente al machismo considerar que el varón no puede ser medianamente refinado para hablar sobre cuestiones como esas. Sin embargo no es cierto, cualquier varón utiliza la expresión "ir de cuerpo" igual que cualquier mujer. O la expresión "ir al baño" que también todos utilizamos. Pero no se considera posible que un varón le diga al otro con cara compungida en la oficina: "¿Sabés? hace dos días que no voy al baño, y que un compañero de oficina le diga que tome yoghourt con Actis Regularis. Simplemente en la mente de los publicitarios no cuadra presentar una situación como esa. ¿Qué pasaría si se mostrara algo así? ¿Acaso un marido no le dice a la mujer que no puede ir de cuerpo hace unos días?

sin dioses dijo...

Eva: creo que va más allá de los publicitarios, hay un gran sector de las féminas que avala este discurso, y una sociedad que lo fomenta. Sino fuera así los publicitarios se tendrian que meter su discursete justo ahí. Necesitamos crecer democráticamente. Pero por lo que veo vamos para atrás.

ada e ido dijo...

Este ram no debe lavar nunca la ropa para toda la family y por eso le importa tres pepinos el polvo para el lavarropas.
a veces tb se nota que los varones ningunean especialmente los quehaceres q usualmente hacen las mujeres.
Por cierto , los tipos suelen salir tb bastante boludos en las publicidades.
Nosotr@s suponemos q el problema puede ser la cuestion unidimensional que usan para los personajes.

Eduardo dijo...

Eva, las publicidades buscan vender una imagen ideal, no la realidad.
Todos sabemos que hoy en dia que la cara de felicidad pelotuda que tienen esas mujeres que llevan el caldo en las propagandas no existen.

Las propagandas buscan vender un producto basicamente diciendo, que si compras tal cosas, vas a ser feliz y por lo tanto, muestran una vision idealizada de esa felicidad.

No son tontos los publicistas. Esas propagandas funcionan. Por mas que vendan una imagen prejuiciosa, venden.
El marketing hoy en dia esta muy estudiado, hay muchos datos empiricos, mucha ciencia.

Las publicidad que vemos hoy en dia estan explicitamente hecha de esa manera

Ricardo Moura dijo...

Lo que los publicistas jamás tienen en cuenta —no lo deben saber— es que a menudo provocan RECHAZO con su tilinguería y saturación. Un botón de muestra: Hace añares, cuando vivíamos en México, nos saturaban con comerciales de un jabón para la roppa llamado "VIVA", en los que siempre aparecían unas descerebraditas insoportables haciendo la V de la Victoria diciendo con voces chillonas "¡Sea una chica VIVA!" "Ni soñando voy a ser una "chica viva", decía mi esposa, y nunca compramos el producto. Una vez, en el súper, una promotora (por el estilo) nos dio una bolsa de "VIVA" como muestra gratis. Y ahí quedó, meses y meses. Hasta que un día en que nos habíamos olvidado de comprar jabón y se había acabado, decidimos usarlo... "¿Sabes qué? ¡Es buenísimo, excelente!" Dijo mi mujer, MUY sorprendida. Moraleja: si hubieran dado más muestras gratis y gastado menos en carísimos (y estúpidos) spots televisivos... Pero, como dije, de eso hace añares, y aún no conozco publicistas que se hayan dado cuenta del rechazo que pueden provocar.

Marcelo dijo...

Ricardo tiene razón en su observación, pero eso sólo demuestra que el público al que apuntan esos avisos no somos nosotros, sino otra gente que sí acepta ese mensaje. Y la conclusión es evidente: los que preferimos otro tipo de mensaje compramos menos.

Cuando veo esa clase de propagandas simplemente pienso "no me están hablando a mí", y algunas veces, cuando estoy muy aburrido, trato de imaginar a quién están hablando.

Una de las respuestas me la dio un publicista, respecto de los avisos de jabón en polvo: en los hogares de mayores ingresos, la decisión de compra de esos productos no la toma la "dueña de casa" sino la "empleada doméstica" (no me tiren tomates, el lenguaje no es mío).

Entonces los publicistas se asocian con psicólogos que elaboran un mensaje bastante rebuscado que sería algo así como "si la dueña de casa tuviera que elegir, compraría XX; así que si ahora vas y comprás, ella va a estar contenta y vos te vas a sentir como ella". ¿Nefasto? ¡Por supuesto!, pero no es que estén locos, no. Es mucho peor que eso: son mala gente.

Eva Row dijo...

Yo por lo menos, me dispongo mal contra los avisos esos de jabón. Yo compraba un jabón en polvo que se llama Ariel y que ganó el mercado con muchos avisos, es el jabón más caro, pero es muy bueno. Cuando empezó la propaganda de Ace, que me hartó hasta lo indecible con su "prueba de la media", me fijé el precio y leí los componentes y ví que lo fabrica el mismo que Ariel, y tiene la misma composición. Así que como es más barato,empecé a comprar Ace, muy a mi pesar porque hubiera querido hacerle la contra.
No queda duda que todo lo referente al marketing está hecho por gente que intenta manipular. El producto puede ser jabón o un candidato a presidente. Es un arte de malas artes.

ram dijo...

No imaginé que un comentario mío pudiera dar lugar a un post completo, aunque es bueno pensar que pude contribuir a una ampliación del tema original.
Personalmente creo que el tema publicitario excede a la cuestión de géneros, los fines y las motivaciones son básicamente económicos y los estereotipos sirven en tanto homogeinizan las franjas de posibles compradores de lo que se ofrece.
No coincido con Eva en que los publicitarios son giles, en general son tipos que usan su imaginación para sus clientes; las empresas grandes o chicas, y es ahí, en la mentalidad empresaria o comercial, donde está la mayor o menor imbecilidad del comprador "ideal" que pretenden. O la imbecilidad del que vende, claro.
En buena medida han tenido éxito en tanto y en cuanto está instalada la idea de que la "realización personal" no depende de los méritos propios sino de los consumos. Un nabo en un BMW es casi una "personalidad" y un físico nuclear en bicicleta "no existe". Es nadie, o peor, un gil.
Me llama la atención ese comentario de que no sè lo que es lavar ropa - como si fuera un amish que reniega de lavarropas automáticos y jabones de buena calidad - cuando el tema en cuestión no es la comodidad (o no) para hacer una tarea inevitable, sino que el tema del comentario mío es que se quiere vender que determinado jabón representa la "ideología" del ama de casa. Lo fastidioso no es el lavarropas, es esa idea ínfima hacia la mujer que las pavotas bonitas de los avisos representan. Las mujeres reales son un poquitín más interesantes y complejas que éso, en buena hora.
Saludos.

ram

El tanque dijo...

Eva, mi comentario era intencionado, básicamente sería la publicidad opuesta a la que impera en estos productos. Me parece que cualquier ficcionalización estereotipa, lo único que escaparía sería una foto del producto y un voz en off que dijese un slogan circunscripto a "problemas de tránsito lento, tome tal, consulte a su médico". El resto es todo estereotipo, hasta la que s te ocurre a vos de hombres medianamente refinados en una oficina, la oficina tambien es un estereotipo. Igualmente sigo creyendo que, en este caso, "mi publicidad" es más contraria. ¿No les parece un poco exasperante la corrección de estereotipos sociales por mayorías cívicas tiránicas? ¿No les parece mejor ir contra el estereotipo publicitario que contra un supuesto machismo, como si fuese una ofensa una constipación? En las pubñiciades de toallitas es muy claro, yo no atacaría el estereotipo del efecto hormonal (y la visión social negativa de la menstruación)en la mujer, sino más bien el líquido azul, lo tengo muy claro; yo ccomo dueño de una fábrica de toallitas lo hago rojo.
Abrazo!

Casta Diva dijo...

Hace más de 10 años vi en un programa de tv una entrevista a un publicista y recuerdo que contó algo muy interesante y que me dejó pensando acerca de la "mentalidad" de los destinatarios de las publicidades.
El señor contó que habían hecho un comercial de un nuevo vino común muy barato mostrando a una familia de trabajadores en su casa consumiendo dicha bebiba. Su cliente se quejaba porque nadie compraba el producto y habían invertido mucho en esa publicidad. Los publicistas decidieron cambiar la "onda" de los avisos mostrando que el vino se consumía en una casa de clase alta, entre personas vestidas de gala y en una casa suntuosa. Resultado: aumentaron considerablemente las ventas del vino en los barrios de clase trabajadora pero no en los de clase media alta o clase alta (que de ningún modo consumirían dicho producto).
"Es una cuestión de identificación", terminó diciendo el entrevistado.

Los manejos de la publicidad son repugnantes pero conviene estar al tanto de los mismos porque quienes trabajan en ellos son muy conocedores de las "mentalidades", y eso puede ser últil para no cometer errores ya que no siempre gana el que tiene razón o el que dice la verdad. Lamentable, pero es así.

Eva Row dijo...

Casta Diva,
buenísimo tu comentario.

Anónimo dijo...

Será aquello de grupo de pertenencia y grupo de referencia? Por eso macri ganó en barrios "inesperados" para la lógica? Siempre da resultados vender "espejitos de colores",... y hasta cambiarlos x oro.
La Gallega

Claudia dijo...

Coincido con lo que decís Eva.
En general las publicidades tienen un destinatario estereotipado con el que no me identifico para nada. Pero hay unas que me encantan: las de mamá Lucchetti. Los personajes son amorfos y tan tarados como uno mismo! Obviamente están dirigidas al ama de casa y me parece un guiño genial que el marido sea un pavo bárbaro jajaja! Por fin siento que me venden algo! Lástima que sean unos fideos...
Me parece que los yogures "laxantes" apuntan hacia la mujer porque es la que tiene el mandato de estar flaca-superflaca, en especial se dirige hacia las que se ponen histéricas cuando terminan de comer y tienen la panza hinchada. El mensaje no es comé sano y después un yogur, es "tené la panza plana". El hombre no tiene, para nada, la obligación de verse delgado, por eso no vale la pena ofrecerle un producto así.
Además, me molesta cuando para vender dicen tener pruebas científicas de que tus hijos están en peligro de enfermarse porque hay bacterias y virus por todos lados y para evitar tal peligro hay que usar tal lavandina o coso desinfectante o darle tal otro coso que aumenta sus defensas. Meten el miedo absurdo de que convivís con una muerte que está escondida atrás del zócalo o entre las canillas de la cocina. Rápido! rápido! A limpiar obsesivamente toda la casa si no sos una mala madre!
Por favor…

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...