Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

19 de enero de 2011

QUERIDO LECTOR TE PIDO UNOS MINUTOS DE ATENCIÓN, ES UN PEDIDO MUY ESPECIAL

Aunque en primera instancia no veas la importancia del tema del que te quiero hablar, por favor lector, concedéme la confianza de CREER que te digo la verdad, si te digo que al leer este texto, lo considerarás importante para tu vida, y para los que te rodean: tus padres, tus hijos, y toda la sociedad argentina.

Hay muchos temas como éste, embretados en la impunidad, amparando intereses subalternos, perjudicando a la población, sin posiblidad de ser revertidos gracias a nichos de poder corporativo.

Muchas veces pensé en usar este blog para contar a la población, y que se difunda, la incorrecta y sugestivamente inexpugnable modalidad que persiste en la Argentina, a pesar de que en el mundo entero ha fracasado y se ha revertido, de la división entre oftalmólogos y ópticos para ordenar y confeccionar un anteojo recetado. ¿No le ves la importancia? Seguí leyendo, por favor. ¡¡¡ No abandones acá !!!

Me contuve hasta ahora, porque no quise contaminar mi acción bloguera de apoyo al gobierno, con la sospecha de una intención de beneficio personal, estilo propagandístico de mi actividad profesional. Me contuve también porque el lector desmerecería la importancia del tema, ya que no tiene idea de qué se trata este asunto.

Ayer estuvieron en la óptica para hacerse anteojos conmigo Ezequiel Meler y su mamá. Es un bloguero muy conocido y estimado en la blogósfera. Este es su blog.

No estoy haciendo ninguna infidencia, tengo que aprovechar la situación de tener un testigo especial, conocido por ustedes, que refrendará mis dichos, y será una garantía de que lo que voy a decir es verdad. En ninguna otra ocasión pude presentar un testigo conocido por mis lectores, que no me dejará mentir, y su testimonio será suficiente prueba de los dichos. Así como ellos dos, pasaron y pasan cientos, cuyos testimonios no hubieran servido por desconocidos, ni habría forma de recabarlos formalmente.

Lo que pasó ayer en mi óptica, es reiterado, constante, permanente desde hace dos décadas por lo menos, si no tres. Desde que la medicina empezó a ser un negocio de las corporaciones privadas, y un servicio deficiente de las obras sociales. Desde que el oftalmólogo no cobra honorarios acordes en su consultorio por una visita privada del paciente, como era antes, cuando atendía al paciente con el tiempo necesario en lugar de la atención masiva y numerosa a la que está obligado, cobrando migajas de las medicinas prepagas y obras sociales.

Las recetas que traían tanto Ezequiel como su mamá estaban erradas. ¡¡¡Por favor no abandones la lectura acá !!! Confeccionar esos anteojos hubiera significado un perjuicio para los dos, de una envergadura considerable para sus vidas. Una envergadura que solamente yo puedo observar y evaluar en la justa dimensión, y no así el neófito, ni el perjudicado. Por eso quiero difundirlo.

Ezequiel tenía recetada una evolución de su miopía que no había ocurrido. De hacer ese anteojo, Ezequiel no se hubiera dado cuenta del problema, se hubiera acostumbrado a llevar un anteojo con mayor graduación de la requerida, teniendo menor visión de la que podría tener con la graduación correcta. Hacer ese anteojo significaba disminuir la visión de Ezequiel. Disminuir la visión de un miope es criminal, ya que de por sí la tiene reducida. Las consecuencias son insospechadas. Podría haberlo perjudicado en su desempeño como profesor. Podría haberlo perjudicado en su psiquis, al sentir que sus capacidades disminuían sin darse cuenta de que era el anteojo.

Otro tanto ocurrió con la mamá. Ella también tenía sobregraduada la prescripción. En este caso la molestia se iba a hacer presente, y el anteojo iba ser rechazado violentamente por ella al tenerlo confeccionado. Ezequiel no iba a registrar la diferencia, pero ella sí. Se trata de presbicia. Un anteojo sobregraduado para presbicia implica mareos y hasta náuseas. Sin embargo, si ella hubiera tenido la mansedumbre habitual, si hubiera querido subordinarse a la receta, por cuestión de obediencia al profesional, también hubiera terminado acostumbrándose, a costa de reducir la profundidad del campo visual, otra vez impidiendo la realización de acciones necesarias para la vida, como la de poder ver la computadora cómodamente. Ella necesita la computadora para su trabajo, no es una simple diversión.

Los resultados psíquicos de anteojos mal prescriptos van a parar a depresión anímica y a confusión racional. Hay una sensación de pérdida de las capacidades que acosan anímicamente al perjudicado, llevándolo a pensar que ha dejado de ser el buen lector que era toda la vida. La lectura de un libro o de un diario le traen sueño. Se duerme cada vez que empieza a leer, aunque tenga un examen y esté bien dormido, y piensa que su vida está cambiando para mal. No piensa que es un problema de la visión. No imagina que el sueño viene por no poder enfocar correctamente y por agotamiento del esfuerzo de los ojos. Si acaba de hacerse un nuevo anteojo eso está descartado. Lo acosa el miedo al futuro, de no poder continuar estudiando, de no poder continuar trabajando.

Algunos directamente no ingresan al uso de la computadora, piensan que no es para ellos, otros se convencen de resignar el uso de la computadora después de haberla usado con eficiencia, otros a pensar que deben confesar a la patronal su incapacidad insuperable a riesgo de equivocarse en algo grave (un bancario por ejemplo), otros a pensar que deben abandonar el manejo de su automóvil, o no manejar más de noche. Todo esto tiene consecuencias perjudiciales para la vida de las personas.

El caso más grave que me ha tocado en mi vida de Óptica, fue una nena tratada por autismo, con la condena de un diagnóstico equivocado, que iba a depararle la exclusión social. Fue la maestra la que sospechó un problema visual y le pidió a la mamá que por las dudas la llevara al oculista. El asunto es que el oculista no se esmeró, frente a la dificultad comunicativa de la nena. Fui yo la que tuvo paciencia y fui asombrándome e indignándome cuando avanzaba en el descubrimiento de una miopía enorme que tenía a la nena separada del mundo social, de la clase escolar, concentrada solamente en el pequeño reducto físico que veía con claridad muy cerca suyo. Por eso la nena dibujaba en el cuaderno y no copiaba lo que la maestra escribía en el pizarrón, ni se relacionaba con sus compañeritos en el patio, concentrada en algún jueguito consigo misma. La psicóloga le diagnosticó AUTISMO. Pero la nena era miope. Una vez confeccionado el anteojo correcto, desapareció el autismo. Ella hoy está casada, terminó la escuela correctamente y salió del designio fatal que la hubiera excluído para siempre de la sociedad, y vaya a saber a qué desarrollo psíquico alterado.

En todo el mundo ocurrió lo mismo. Como el capitalismo no tiene vuelta atrás, no va a volver nunca el sistema de atención antigua, donde el oftalmólogo podía dedicarle un tiempo considerable al paciente. Para desgracia de la Argentina, la computadora que da un diagnóstico veloz aproximado de los defectos refractivos visuales, en lugar de ser una herramienta meramente consultiva e interesante, es usada muchas veces como factor de acortamiento del tiempo de auscultación, y se toman los resultados de ese estudio, como definitivos, para perjuicio enorme del paciente. Y los pacientes contentos por haber sido auscultados con una computadora ineficaz para la definitiva refracción.

En todo el mundo comenzaron a fallar, por lo tanto, las recetas de anteojos que provenían del oftalmólogo. Además, la velocidad de la vida moderna impide a los pacientes solucionar con rapidez un problema de anteojos, ya que deben pedir turno con anticipación y la mayoría de las veces los turnos son larguísimos en tiempo. ¿Qué hace una persona que pierde un anteojo? ¿Tiene que pasar treinta días sin ver?

Entonces en el mundo en general, en toda Europa, en Israel, en EEUU, en Colombia, se ha decidido desde hace varias décadas, que el oculista abandone la prescripción de anteojos. Se ha reemplazado la carrera de óptico por la de optometrista. Las personas van a la óptica cuando necesitan anteojos y el optometrista obtiene la refracción y confecciona el anteojo. Si alguien va al oculista y le dice que necesita anteojos, el oculista lo manda a la óptica. El se dedica solamente a enfermedades de los ojos y cirugía.

Pero acá es imposible conseguir el cambio. Los oftalmólogos presentan recursos de amparo amparados en una ley obsoleta que nadie intenta cambiar. Y la población argentina se ve sometida a ese absurdo derrotero de padecer la visión deficiente, y sus consecuencias absurdas y evitables.

Es tan tenaz la acción de impedimento de los oftalmólogos por continuar prescribiendo anteojos, que todo intento de cambio es interceptado ferozmente. De la Universidad de Colombia vino hace unos veinte años, un curso de Optometría privado, al que yo concurrí, y hay algunos que finalizaron teniendo el título, inútil, sin permiso para el ejercicio de la profesión. Yo no me molesté en obtener el título. Fue habilitado el curso oficialmente, pero no el ejercicio de la profesión. Son los absurdos de la Argentina gobernada por los políticos que se debieron haber ido todos, cuando la gente les decía "que se vayan todos".

Llegaron los oftalmólogos a ser tan perseguidores celosos de seguir siendo los dueños de la prescripción del anteojo, que opusieron un recurso de amparo para impedir una maravillosa tarea solidaria de Cuba, líder en oftalmología, que envió una cuadrilla de optometristas al norte argentino para recetar anteojos a personas que nunca habían sido ausculatadas.

Ibarra intentó habilitar la optometría en la CABA, pero otra vez hubo un recurso de amparo.

Alguien debe interesarse por esta situación. Estoy cansada de observar cómo se arruina la vida de la gente, y cómo se tira la plata confeccionando anteojos deficientes. No es posible esto en nuestro país, cuando tenemos un gobierno que va por más.

Si alguien lee esto y puede cambiar las cosas, que lo impulse, por favor.

QUE SE HAGA LA CARRERA DE OTPOMETRÍA EN LA UNIVERSIDAD PÚBLICA, Y QUE SE HABILITE EL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN.



24 comentarios:

Marcelo dijo...

Pasa algo parecido en Chile. La carrera de Tecnología Médica abrió hace algunos años la especialidad de oftalmología, pero con una habilitación mínima, que sólo les permite ser ayudantes de un médico. Atenti que estamos hablando de una carrera de 5 años, pero aún así los médicos oftalmólogos se reservan el curro de recetar anteojos.

Eva Row dijo...

Gracias Marcelo por tu aporte sobre Chile.
A principio de siglo XX, que fuera el oftalmólogo el que recetara anteojos fue un avance magnífico, de ese modo la población pasaba por la revisión médica que auscultaba no solamente los problemas refractivos, sino también detectaba enfermedades. Pero ahora no tienen tiempo para tomar la presión ocular a toda la población y detectar glaucoma, por ejemplo. Hay que decir que algunos oftalmólogos son muy capaces y son eficientes. Pero otros no tienen el suficiente compromiso como actuar responsablemente y emiten prescripciones deficientes. La prescripción de un anteojo NO DETERMINA LA CALIDAD DE UN OFTALMÓLOGO. Es una temática menor, específica, que debe corresponder a un optometrista, como han hecho los países que aplican soluciones a los problemas concretos sin amparar privilegios corporativos sin sentido.

Eva Row dijo...

ME CANSARON LOS TROLLS. VUELVO A HABILITAR LA MODERACIÓN. TENÉ PACIENCIA, EN POCOS MINUTOS HABILITO TU COMENTARIO.

Unfor dijo...

Si vos vieras la cantidad de puestitos que hay en los alrededores de Plaza Once vendiendo anteojos de aumento a unos $ 25.
Entre otras aberraciones, los dos cristales tienen la misma graduación!
Brutal falla del Estado que los permite.

Marcelo dijo...

Yo trabajo con tecnólogos médicos especializados en laboratorio y banco de sangre. El trabajo que ellos hacen comenzó como una sub-especialidad médica, que con el tiempo se separó. Entre ellos también está presente la división entre los que encuentran el placer de hacer bien su trabajo y los que echaron panza apretando botones de aparatos que imprimen resultados, y se limitan a firmar "lo que dice el aparato". Cuando "el aparato" empieza a decir boludeces y llega un médico a tirarles por la cabeza un informe que firmaron ellos mismos, me llaman a mí para decir "el aparato anda mal".

Y volvemos a lo de antes: los tecnólogos a su vez emplean técnicos laboratoristas, que aprietan los botones con más dedicación, y cuando están bien entrenados saben diagnosticar problemas en los aparatos antes de que empiecen a decir boludeces. Pero no creo que haya que pasar parte del trabajo de los tecnólogos a los técnicos: hay que apretar a los que tienen que hacer bien su laburo.

Lamentablemente estamos todo el tiempo peleando entre los que quieren hacer su trabajo bien y los que facturan cualquier cosa sin que les importe un pepino. Ahí está el tope, todo el tiempo, en todas las especialidades. En las que se relacionan con la salud se nota un poco más porque las consecuencias se pagan con el cuerpo, pero el problema es siempre el mismo.

Lamentablemente los que están en condiciones de hacer cambios también están en condiciones de pagar por un trabajo mejor, así que les preocupa poco. Este tema lo discutí personalmente con más de un legislador, y me salen con argumentos endiabladamente idiotas. No pueden reconocer que en un "mercado" en que hay una asimetría de información tan grande como el mercado de la salud, las regulaciones no sólo no van "contra el espíritu del mercado" sino que son éticamente exigibles.

Mordi dijo...

Eva, es muy bueno este comentario. Existen varias profesiones cuya normativa es obsoleta y eso trae serios prejuicios a la ciudadanía. Un ejemplo son los estudios de impacto ambiental (que los ecólogos no pueden firmar) o los permisos de pesca (me refiero a pesca industrial), que están en manos de los veterinarios y no de biólogos poblacionales.
¿En qué facultad se estudia óptica u optometría? ¿Es una disciplina cercana a la Física o a las Ciencias de la Salud?

Eva Row dijo...

Unfor
la ley esa obsoleta, prohibe los anteojos pregraduados, a pesar de eso, Cavallo habilitó su venta con la ley de Desregulación. Llegó Néstor Kirchner y los prohibió, hace poco decomisaron un contrabando de 400 mil anteojos pregraduados. Entran por Brasil, en cualquier valija llena, traen miles de esos apretados unos sobre otros. El asunto es que debería ser legal, porque son descartables, pero la población argentina, dada la mala provisión de anteojos recetados y toda la complicación que expliqué, decide quedarse con ellos como definitivos. Es otro síntoma de lo mal que funciona la cuestión. Si uno fuera a la óptica y nada más, muchos optarían por ponerse los anteojos especialmente graduados por un optometrista. Pero la gente está cansada de que le tomen el pelo. Si alguien pierde un anteojo, si no fuera por los descartables, se volvería loco. Eso sucedió siempre, pero antes el oculista te atendía enseguida en su consultorio, ibas y nada más, te atendía en el momento.

Eva Row dijo...

Marcelo, en este caso no hay nada que hacer, el oftalmólogo está de más, no hace falta. La refracción es una temática específica para un técnico que entienda bien de eso y se dedique sólo a eso. Por supuesto que tiene que formarse, estudiar materias de anatomía y fisiología, para entender lo que sucede con el ojo en relación a cada defecto refractivo. La carrera tiene que durar 5 años y ser únicamente para eso. Y los oftalmólogos deben ser liberados de la carga de atender decebas de personas por día a quienes no pueden dar la satisfacción que merecerían y con nada para ganar a cambio, que no sea sospechable para cualquiera que lo piense bien.

Ezequiel Meler dijo...

Eva:
Aprovecho para refrendar el debate y recordarte que a Lili, mi vieja, le habían encontrado un astigmatismo inexistente. No deja de ser curioso que los peores profesionales, muchas veces, sean los más jóvenes.

Un saludo grande.
Ezequiel

Eva Row dijo...

Mordi, optometría acá no se estudia. Se estudia óptica. Pero a su vez hay dos carreras, una del Enet que es un secundario técnico y otra en la Universidad, en la de Buenos Aires, en la Facultad de Farmacia y otra en la de Morón. Es un caos. Hay Técnicos Öpticos y Öpticos Técnicos. Te atiende tanto alguien que salió del industrial como el que salió de la Facultad. Igual las carreras esas están intencionalmente hechas para que el óptico no se involucre con el paciente, para que sea un mero realizador de la orden del oftalmólogo. En fin, muchos ópticos no entienden los problemas de los pacientes y se lavan las manos dejando al paciente abandonado a su suerte, confundido. Yo en cambio me he involucrado, no permito que de mi intervención salga un solo anteojo mal hecho. Además de lo que estudié por obligación me perfeccioné en Refracción leyendo mucha bibiografía al respecto y también formando mi propia experiencia, disfrutando de un verdadero arte que es descubrir el defecto refractivo con 100 porciento de eficacia, con un método, sin guitarrear.

Eva Row dijo...

Ezequiel
Le estamos haciendo un favor a muchas personas y tal vez impulsando un cambio. Gracias por testimonio y compromiso.
Es cierto de tu mamá del astigmatismo inexistente. Lo que pasa es que se dejan llevar por la computadora que da solamente lo que se llama el reflejo corneal. Pero dentro del ojo continúan los defectos refractivos de los elementos que se combinan para la acción de llevar la imagen al cerebro a través de la retina. Y seguro que el aparato detectó un astigmatismo corneal que se compensa con algún otro del interior. Efectivamente en la revisión subjetiva ese astigmatismo corregido produce una visión molesta. Tu madre no necesita corrección astigmática.
Un abrazo enorme, Ezequiel.

Diego E. dijo...

Aclaracion: llevo unos cuantos dias con mi maquina principal rota, por lo cual escribo desde una de bajisimos recursos. Uso un browser en modo texto que no acepta acentos. Asi que por unos dias mas escribire asi, sepan disculpar.


Ahora, sobre el tema: tengo una anecdota de una amiga que se opero en la clinica de Hansen, en La Plata. Eva seguramente lo oyo nombrar, si es que no lo conoce. Hansen es un oftalmologo de enorme reputacion, muy conocido entre sus colegas, por lo menos en Latinoamerica, e igualmente famoso por su caracter podrido. Tuvieron, mi amiga y Hansen, mas o menos este dialogo (Hansen respondiendo de muy malos modos):

Paciente: ¿Es cierto que luego de la operacion, si la miopia sigue desarrollandose, puedo tener problemas?.

Hansen: ¿Querida, como va a desarrollarse mas tu miopia, si no es degenerativa y tu ojo dejo de crecer cuando terminaste la adolescencia?

Paciente: ¿Como que me dejo de crecer? Si a mi casi todos los años el doctor X me aumenta las dioptrias.

Hansen: el boludo ese le aumenta las dioptrias a todo el mundo porque tiene los aparatos de medicion rotos. ¿Te vas a operar o no?

Cuando supe de este dialogo, la sensacion de espanto fue dejando lugar, paulatinamente, a una carcajada. Toda una vida drasticamente cambiada, usando lentes mas y mas potentes cada año, porque una computadora funciona mal...

Finalmente, la operacion fue un exito y desde entonces, hace años, esta chica dejo de usar lentes.

Juan y La abanderada de los humildes por siempre dijo...

Y el Ministro pseudo K, don Manzur que opina al respecto? no olvidemos que no todo es dengue o gripe...este sr. es bastante mediocre y esta en el gabinete hace rato...debería decir algo

Unfor dijo...

Claro Eva, pero mirá, sin ir mas lejos tengo un cliente que los usa permanentes (los de 20 mangos).
Le dije; -"Viejo, no te falta plata para hacerte unos anteojos adecuados, te vas a cagar la vista".
Me contesta;
-"Veo bien, no voy a gastar en eso".

Vos hablás de los efectos nocivos que tienen estas prácticas.
Es jodido el tema. Falta, entiendo, una concientización sobre la cosa. Algo como lo que estás haciendo en este post.

M. Ángeles del Hoyo dijo...

Qué espanto! cuánta irresponsabilidad desconocía la carrera de Optometría, sería bueno que exista en la UBA

Eva Row dijo...

DiegoE

me maté de la risa, cuánto te agradezco el cuento de esa anécdota. Ese Hansen es un fuera de serie. Ese diálogo, que ocurrió entre dos personas y a lo sumo lo saben tres, ahora lo van a leer unos cuantos que entren al blog. Ojalá se cuenten unos a otros esa historia.
Lo que decía el Dr Hansen es que la chica tenía una edad en la que la miopía por carga genética no podía agregarse porque el ojo le había terminado de crecer y se había estabilizado. Y como no hay enfermedad degenerativa, no había peligro de que aumente la miopía. En realidad hasta poco antes de los 30 años todavía puede agregarse miopía por carga genética.
Estuvo extraordinario diciendo lo que tenía que decir con todas las palabras.

Buenísimo.

Eva Row dijo...

Juan y La abanderada de los humildes por siempre

esto es lo de menos, extraño al Ministro de Néstor.

Eva Row dijo...

Unfor

aprovecho para decir que nadie se puede arruinar los ojos por usar descartables, lo que es absurdo es que siendo la óptica una ciencia tan antigua y tan barata en realidad para el beneficio que provee, que alguien con dinero no se de a sí mismo la oportunidad de tener un anteojo ajustado a sus ojos con exactitud es deplorable. Pero insisto que el sistema de oftalmólogo-óptico separados a dos puntas, desalienta a las personas por el tiempo que tiene que pasar hasta que el anteojo se concreta entre el turno con el oculista y la llegada a la óptica. Es demasiado complicado, la gente se compra un descartable y lo resolvió. En cambio si sólo tuviera que ir a la óptica y resolver el problema de uno o dos días, todo sería distinto.

silcapitanich dijo...

Muy interesante el post. Hay muchas fallas en el sistema de salud.. y siendo un tema tan importante deberían impulsarse políticas serias en todos los campos. Esperemos que este gobierno que tantos apoyamos plantee soluciones de fondo. Siendo médica desde hace poco empiezo a ver mas de cerca las falencias que hay en donde mires. Un abrazo. Y gracias por compartir el testimonio.

Eva Row dijo...

silcapitanich

me alegro que hayas escrito, ser consciente de este problema es ya un paso adelante, y siendo médica no te vas a olvidar del tema y tal vez lo comentes con colegas. Eso va a ayudar a cambiar las cosas. Impulsemos los cambios necesarios. Es para bien de todos.

Saludos

Sonia Hel dijo...

Interesantísimo, Eva, y lo reenvío...

Y como siempre me dispara un par de reflexiones.

El problema no es sólo en los ojos, todos los médicos deberían dedicar tiempo a sus pacientes.

Yo muchas veces detecto, por los análisis, cosas que los tipos se "comieron". El caso más serio, y no fue hallazgo mío, era una chica a la que el médico le había calzado el diagnóstico de hiv... cuando lo que tenía era fiebre hemorrágica. Casi se muere si no la llevan a Pergamino a tratarla como corresponde. Y el tipo no la quería dejar salir del sanatorio.

Es un problema de soberbia del médico, ya he hablado contigo del tema, y tambien, de la "redistribución de la riqueza" como digo amargamente, cuando los que más cobran son los dueños de los grandes complejos, y los que dedicamos tiempo al paciente, cobramos cada vez menos.

Más de una vez recalco que OSDE gasta mucho más en sueldos de marketineros, gerentes y secretarias bien vestiditas, que en pagar a un bioquímico lo mismo que me paga la obra social de los maestros provinciales.

Es probable que vos sufras también los grandes pulpos, el médico que receta y recomienda "vaya a tal lugar".

Y acá me voy del tema, pero me he enterado hace muy poco, que los médicos jóvenes, recién recibidos, para trabajar en los centros privados, tienen que PAGAR...
Es increíble, pero el chico con su guardapolvo dobladito bajo el brazo, para entrar a trabajar en una clínica, tiene que "comprar acciones". ¡Capitalismo explícito! ¿No tenés plata? Vení, haceme la guardia del 24 a la noche, y te la pago para el 25 de mayo. ¿No te gusta? Vago, andate a trabajar al Impenetrable.

Siga así, compañera, me gusta mucho su pluma.

¡Pluma! ¡Se me nota el almanaque!

Un abrazo.

Sonia

Josefina Rodriguez Vizoso dijo...

querida y respetada eva: soy enfermera, y leí atentamente tu nota, con la que estoy totalmente de acuerdo; y no solamente en cuanto a las incumbencias de oftalmólogos, optometristas y ópticos, sino entre todas las otras especialidades de la salud, particularmente entre obstetras y parteras, causa de la virtual desaparición de éstas últimas . Aunque en este caso la situacion se está revirtiendo, juicios de mala praxis de por medio...que sucedería si tuviéramos jueces que condenaran penal y civilmente a un oftalmologo que indica anteojos de graduación incorrecta? y como responsable solidario a las instituciones que les exigen cantidad sobre calidad? o se condene al clínico que receta a un anciano medicamento sobre medicamento hasta la cantidad de 15( siii, quince!)comprimidos diarios, hasta el punto que el pobre paciente se convierte en una persona sin existencia real, pendiente únicamente de que no le falte la receta que lo provee de la mágica sustancia que lo mantiene vivo...y sin un peso de sus magros ingresos para solamente alimentarse.
En fin, hay mucha catarsis para hacer sobre el tema. te saludo, y AMO a KRIS!!

Daniel dijo...

Trabajé en Lutz Ferrando de Santa Fe a principios de los ochenta. era muy común que llegaran los clientes que habían visitado tres oculistas, con tres recetas diferentes... Cada doctorcito con su librito. También pude enterarme cómo era el negocio de los oculistas, paciente que entraba al consultorio salía con una receta de anteojos. Como la óptica debía asentar las recetas en un libro que todos los meses dejaban en el Colegio de Médicos, los oculistas pasaban para saber cuántas recetas suyas habían sido convertidas en anteojos y luego por teléfono, en un arreglo que ya estaba previsto con el gerente, solicitaban la comisión. Los venededores de anteojos, empleados de la óptica, recibían el 1,50 de comisión, los médicos oculistas el 30 por ciento de cada venta. ¿Se dan cuenta por qué no existe la medicina preventiva en la oftalmología?

Carlos Gregorio dijo...

Con respecto a la carrera de Optometrista, los oculistas no permiten que se enseñe dicha especialidad (en otros paises esta hace mucho), dado que se le termina el yeite de las recetas; Yo me dedique a la profesion de Optico durante 30 años, trabaje varios años en Pfornert Cornealent y tuve varias Opticas, siempre luche contre el AnaAna 30% y no pude.Dado que las grandes Opticas tienen visitadores medicos y ofrecen la cometa o regalos de pasajes a los Oculistas.Desde el 2001 soy desocupado de la Prefesion .Ahora soy feliz jaja. Un abrazo para todos los lectores abajoDUHALDE Y APOYEMOS A CRISTINA 2011. Carlos Gregorio

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...