Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

2 de junio de 2009

¡¡¡ FRAUDE EN EL RECUENTO DE VOTOS !!!


La creencia general es que es imposible hacer fraude en el escrutinio de la mesa. Mentira. Ahí se hace fraude si los fiscales no entienden nada. Sepan cómo se prepara un fraude sencillo. Me enteré, con militantes avezados, que es absolutamente normal. Sólo hace falta que los fiscales no estén presentes o no entiendan nada. A mí me agarró de sorpresa. Tengan los ojos bien abiertos en el escrutinio.

EL HOMBRE EN EL ÁRBOL
Eran las siete de la mañana y yo ya me había hecho presente. No había nadie, no había llegado nadie. Solamente un hombre estaba apoyado en el tronco del árbol de la puerta de entrada. La calle vacía. Yo la única fanática.
Toqué el timbre y salió una mujer policía. Me dijo que no había llegado nadie, que volviera 7 y media. Salí y miré la cara del hombre apoyado sobre el árbol. Me fui y volví a la media hora, menos cinco minutos. El hombre seguía apoyado sobre el árbol.
En el hall de entrada había ya unas cinco personas. Se abrió la puerta de la Escuela y un policía nos invitó a entrar. Nos dijo que todavía no habían llegado los empleados del Correo que traen los útiles del comicio. Que nos sentáramos a esperar.
El hombre que estaba apoyado en el árbol, ahora estaba apoyado en una pared de la sala cubierta donde esperábamos que llegara el Correo.
Llegó más gente y ya el lugar estaba bastante concurrido cuando empecé a preguntar en voz alta si alguien era Autoridad de Mesa de la que me tocaba ser fiscal. No había llegado nadie de mi mesa, me contestó el policía. Una joven que me escuchó vocear el número de mi mesa me dijo: yo soy fiscal de tu mesa. Ah, fiscal de Macri, le dije, con todo el disgusto que da tener que compartir un día con esa gente. Ella se quedó al lado mío, tenía cara de chica normal, sencilla, no parecía la votante de Macri, me daba bronca que una chica con ese aspecto normal fuera de ese extracto político.
De pronto llegan los empleados del Correo, y en ese momento se produce un pequeño desbande general, todos se abalanzan sobre ellos para hacerse de los útiles y la urna y poder empezar a tiempo. El enigmático hombre que estaba recostado en la pared fue llamado por el policía con un gesto de la mano, y le fue entregada la urna que correspondía a mi mesa.
No entendí por qué no me había dicho que era el Presidente de Mesa de mi mesa, cuando yo anduve preguntando. Pronto se develaría el cruel misterio. El hombre tomó la urna y nos dirigimos al primer piso: él, la fiscal de Macri y yo, la fiscal de Ibarra.

LLEGA EL VICEPRESIDENTE

Nos sentamos a la mesa frente al aula “cuarto oscuro”, y el enigmático hombre ahora Presidente de Mesa, nos invitó secamente a las dos fiscales a ver cómo él ponía las boletas en el cuarto oscuro. Era una elección bastante anormal, había sólo dos contrincantes, y había sólo dos pilas de boletas. Nos sentamos enseguida. Yo me ví el panorama del día bastante aburrido, el Presidente de Mesa era un amargo, la fiscal de Macri no era bicho de interés para mí, pero llegó el Vice acompañado por el mismo policía. Acá llegó el Vicepresidente le dijo al Presidente.
El muchacho que llegó era un encanto. Fue mi "salvación". Se sentó entre el Presidente amargo y yo. Nos pasamos la velada en forma encantadora. Me fue contando su vida. Que había sido 10 de promedio absoluto en Matemáticas en el Secundario, que por eso se decidió a seguir ingeniería, y como yo también estudié matemáticas, tuvimos mucha conversación, muy agradable. Pero estaba un poco exaltado, como demasiado acelerado, y me daba también demasiada bolilla, me hablaba y me hablaba, como queriendo ser simpático. Yo me imaginé estos chicos exigidos por los padres, deseando sobresalir por vaya a saber qué mandato familiar.

LA "FISCAL" DE MACRI

A la media hora más o menos, la fiscal de Macri se para y dice que va a ver si hay boletas en el cuarto. Me pareció un poco exagerado, si recién empezábamos, pero yo no la dejé ir sola, me paré y la acompañé. Entramos juntas. Miramos las dos pilas, Me sentí medio estúpida, y salimos. Nos sentamos.
Al poco rato, dice de nuevo que va a mirar si hay boletas. Yo me vuelvo a parar y no la dejo entrar sola, por supuesto, como corresponde. Yo sabía que no iba a poder hacer gran cosa adentro, porque era ridículo que se quisiera robar las boletas de Ibarra, ya que eran sólo dos candidatos. Eso se hace cuando hay muchos y la pila faltante pasa desapercibida entre las demás. Así que no entendía bien a esta muchacha, pero la seguí y entré con ella.
Adentro veo que esta vez la pila de boletas de Macri bajó sensiblemente en relación a la pila de Ibarra, y no sin tristeza le digo: tenés que estar contenta, mirá cómo va ganando tu candidato. No es "mi" candidato, me dice. Y sigue: Macri paga buena plata por ser fiscal. Me avisó una amiga que buscaba gente, y yo necesito la plata, porque tengo un bebé y soy soltera. Pero le tengo una bronca a Macri, yo quiero que gane Ibarra.
¿¡En serio!? dije, ¡compañera! Y ella en voz baja siguió, como compensando la bronca de haber tenido que venderse por plata: y eso que ves de la pila que bajó, es una orden de Macri, de mantener la pila de él siempre más baja que la de Ibarra, así el tipo que entra ve que está ganando Macri, y como el argentino vota a ganador, vota al que tiene la pila más baja. Yo tengo la orden de bajar la pila, pero vos no me dejás entrar sola, y yo me alegro, lo habrá alguien de los que votó. Fijate que no votaron tantos como para que baje así la fila de Macri, alguien lo hizo a propósito.
La sorpresa de la tecnología para el fraude me dio un sacudón. Entonces, le dije, bajemos la pila de Ibarra, y ahí mismo le saqué la mitad de pura indignación, robándole al ladrón. Me la metí en el bolsillo, y salimos en francachela las dos riéndonos juntas.

EL PRESIDENTE MUESTRA LA HILACHA

Al salir, escuchen bien, el Presidente la mira a la Fiscal de Macri y a mí con mala entraña, se para y entra al cuarto oscuro, sale en seguida hecho una furia y la increpa a ella diciéndole lo siguiente (créase o no): ¿usted, para quién trabaja? y ella baja la cabeza, y acto seguido me dice a mí: usted ponga boletas en la pila de Ibarra que están faltando.
Ella me dice susurrante: se dio cuenta que hicimos algo juntas, a él también lo puso Macri. Yo no entendía nada, es decir, me estaba dando cuenta de que el tipo no era el Presidente designado oficialmente, sino un “ciudadano” afectado en el comicio a suplir a la autoridad de mesa faltante. Pero el tipo estaba esperando de temprano ocupar ese lugar como un solo hombre, recostado en el árbol. Vino a ocupar ese lugar faltante, vino mandado por Macri, a ocupar el lugar de alguno que falte. Y el policía lo sabía, por eso lo llamó con la mano. Esperaron hasta úlitmo momento si se presentaba la Autoridad designada por la Junta Electoral. Se me estaba abriendo un panorama de teoría conspirativo paranoica que no podía asimilar.

EL ENFRENTAMIENTO

A usted, Fiscal, le mandé poner más boletas de Ibarra, me dijo el infame en tono militar. ¿Y usted qué es, milico para hablarme en ese tono? Le repliqué en voz grave y alta, para que me escuchara todo el salón ¡¡¡Usted hace lo que yo le digo, porque acá yo soy la máxima autoridad!!! Me grita el milico con una pinta de ser represor del Proceso.
¡¡¡Yo no le obedezco, usted es un ignorante, no puede haber sido designado Presidente de Mesa, no tiene la educación necesaria para saber que no me puede dar una orden caprichosa, hay suficientes boletas de Ibarra, y yo no pongo más boletas porque no se me canta, llame a la policía, llame al Comando Electoral ¡!! Le dije a los gritos con mi voz más impostada.
El tipo le dio la orden al jovencito primer promedio de matemáticas: ¡Andá a traer al policía! Se hicieron unos minutos de suspenso insoportable. Llegó el policía. El Presidente de Mesa le dijo que me había dado la orden de poner más boletas de Ibarra, porque la pila de Ibarra había descendido, “y eso era intencional de mi parte, para influir en el votante haciéndole creer que venía ganando Ibarra”, que él tenía que cuidar que hubiera dos pilas de la misma altura, que yo me negaba a hacerlo, y que él como policìa me diera la orden. El policía me miró y me dijo: señora, ponga más boletas en la pila de Ibarra.
No pongo nada, le contesté, no tengo ganas, lléveme detenida si se anima, le dije en voz baja pero desafiante. El policía le dijo unas palabras al Presidente de Mesa, como resignándolo a que no había nada que hacer y se fue. El Presidente de Mesa se sentó, no me volvió a mencionar el asunto, hubo una calma total por el resto de la tarde.
¿Ché no vas a tener un problema por ésto con Macri? Me ne frega Macri, yo ya cobré, y no vuelve a verme el pelo, me contestó la joven mamá necesitada. ¿Y cómo es eso de que manda gente para tomar las presidencias de mesa de los nombrados faltantes? , le pregunté. Mirá lo que yo sé es que a los que consiguen la Presidencia les paga 100 pesos, y a los que van de Fiscales 50. Los 50 son seguros y te los pagan antes de venir, los 100 los paga si conseguís agarrar la Presidencia de Mesa. Prefiero plata segura.
Yo me quedé pensando en la fortuna que pagó Macri, uno por uno cada Fiscal, y tantos Presidentes de Mesa. Pero yo no me imaginaba para qué mandaba gente a ocupar la Presidencia. Me andaba en la cabeza que intentaría hacer fraude en el recuento, y me prometía estar alerta en cada paso que dé este milico desgraciado.
Seguimos conversando con el joven primer promedio. Le dije al oído que el Presidente podía intentar hacer fraude, que había que estar alerta cuidando cada detalle. El pibe me decía que iba a estar alerta. Le dije que confiaba en él. Pero estaba nervioso y se puso colorado.

LLEGA EL MOMENTO DEL ESCRUTINIO

Llegó el momento crucial. Cuatro personas solamente en el recuento de votos. La Fiscal de Macri estaba conmigo. Yo daba las órdenes en ese cuarto. A la Fiscal de Macri le dije en voz alta, vos y yo no tocamos un voto, solamente los miramos y los vigilamos.
Saquen todas las sillas de alrededor de las mesas quiero una fila de cuatro mesas peladas y sin sillas. Y pongan sus cosas lejos de sus manos, y quiero verles las manos a los dos. El jovencito matemático sacó todas las sillas y dejó las mesas en fila india, en el medio del aula. Pusieron sus efectos personales contra la pared.
Ella y yo nos sentamos contra la pared a mirar lo que ustedes hacen, les dije.
Ahora había que ver si la cantidad de votos de la urna coincidía con los votos anotados. Sacaron los votos de la urna, todo coincidió en cantidad. El Presidente de Mesa, mudo como si hubiera nacido mudo, escribía en la planilla cuántos votantes había habido en la mesa, mientras el pibe decía en voz alta la cantidad que iba contando al sacar de la urna.
Digan el nombre del candidato en voz alta mostrando cada voto cuando rompen el sobre y pónganlos en dos pilas, dije. No había votos nulos.
Las dos pilas lucían igual de altas, solitarias sobre las mesas limpias de otro objeto. Ahora había que contar los votos de cada uno.
¿Cuántos votaron en la mesa? Preguntó de pronto el muchachito al milico. El milico le contestó el número. Digamos que dijo 286, por formular un número que no me acuerdo.
Entonces el muchachito empezó a contar a la vista la pila de Macri. Lo hacía a toda velocidad, claro era un experto matemático. Ciento cuarenta tres, ciento cuarenta y cuatro, ciento cuarenta y cinco….ciento cincuenta y cinco. Me miró y dijo: GANÓ MACRI. Claro, ciento cincuenta y cinco eran más de la mitad. Casi me conformo. Pero….
Ganó Macri, repitió el milico y ya estaba anotando velozmente como quien se quiere escapar, y yo digo MOMENTITO, vamos a contar otra vez.
Se quedaron los dos callados mirando el piso. Ahora quiero que hagas pilas de diez votos con los votos de Macri, le dije al pibe, y CONTÁ EN VOZ ALTA!!!
El jovencito tomó la pila de Macri y empezó a hacer pilas de diez votos. Contaba diez, pero yo contaba en mi cabeza al mismo tiempo. Terminó la primera pila de diez y yo había contado nueve. Me dije para adentro, sonamos, me equivoqué. Ahora voy a mirar bien en la segunda.
Segunda pila, el joven cuenta diez, yo cuento nueve. Esto es demasiada casualidad me dije y me empecé a poner nerviosa. Otra vez, tercera fila, cuenta diez y yo en mi cabeza cuento nueve, y así en todas las filas, ponía nueve y contaba diez. Lo dejé hacer sin decir nada para agarrarlo del cuello ni bien terminara.
Terminó las pilas de diez que eran de nueve y contó las pilas, quince pilas de diez más cinco votos, ciento cincuenta y cinco GANÓ MACRI, dijo el filio duna puttana, primer promedio en matemáticas de la secundaria, delincuente como su patrón, carajo, y yo no lo podía creer.
AHORA VAS A CONTAR DE VUELTA CADA PILA, PERO DESPACITO, DESPACITO, y el pibe se puso colorado como un tomate, las mejillas le reventaban. Contó la primera fila, contó nueve y se quedó callado un segundo. Seguí hablando yo imperturbable. Ahora agarrá una boleta de la segunda pila y ponésela a la primera, y contá la segunda en voz alta y despacio. El pibe contó ocho.
Ahora agarrá dos boletas de la tercera fila, ponéselas a la segunda y contá las boletas de la tercera, en voz alta y despacito. El pibe contó siete. Ahora seguí así poniendo las que faltan hasta llegar a diez que yo te voy vigilando y no se te ocurra volver a hacer trampa porque vas a ir en cana en cuestión de diez minutos.
El pibe obedeció, formó catorce pilas de diez boletas cada una de Macri. Miraba al piso en silencio. El aula era una tumba. Me paré y conté las pilas. Catorce pilas de diez votos cada una son ciento cuarenta votos, si el total es 286, Macri sacó ciento cuarenta e Ibarra ciento cuarenta y seis. GANÓ IBARRA, dije con toda mi fuerza.
Los monstruos hicieron los papeles con las cifras correctas, y yo me fui con el resultado a entregarlo a quien correspondía. Me escapé, salí corriendo, porque había tenido un temple para salir airosa, una concentración, una decisión que me requirió demasiada angustia y tensión. Salí corriendo de ahì, como corre el gaucho en el campo cuando se cruza con la luz mala. Como se decía antes: no me dieron las patas.

(Reedición del post "En ésta lo banco a Macri" del 7/2/09)

14 comentarios:

gabrielaa. dijo...

"tenía cara de chica normal, sencilla, no parecía votante de Macri"
jajja jajaja
buenísimo! (y buenísimo todo el cuento)


salut!

Eva Row dijo...

gracias gabrielaa,
hay mucha gente que ya lo leyó, lo puse porque hay que no lo leyó, y me parece importante que se lea, es un testimonio que necesito que se sepa, para que se tome conciencia de que hay que fiscalizar el escrutinio, porque ahí nos pueden robar los votos que dieron los ciudadanos.

maria dijo...

Este posteo está buenisimo, se me pasó decirlo. !!! muy bueno eva!!
En realidad no es correcto que comente en este posteo, pero me pasó que leí la carta a León Rozitchner y me dejó...helada, estupefacta desde la profundidad de las palabras y la historia, hasta la forma de escribirlo...quería felicitarte, esa sensibilidad, esa transparencia, no sé, me llegó mucho. sos una masa Eva!!! maria. Sorry tenía que decirlo.

Eva Row dijo...

¡Gracias María! ¿Sabés que León Rozitchner leyó la carta? Y me dijo que quería tomar un café conmigo, sobre todo porque le impresionó la historia. Para mí ya todo es natural, así fue mi vida.

Monikucha dijo...

ASegurate de que León no lleve a su hijo bobo Alejandro. Nos diste una lección de democracia

maria dijo...

Si Eva lo lei todo en un link que mandaste que opinaste sobre el tema. Buenisimo y quede fascinada con tu historia, tu vida, tu lucha, me pareces un ejemplo. y ademas re valiente por decirle a leon que tiene un hijo que es cualquiera...como te dije antes, transparente diciendo lo que pensas. Ademas sirve para ilustrarnos y tener un monton de visiones sobre el tema este que es tan triste. y lleva tantos años....cariños maria

Eva Row dijo...

María, si le dije lo del hijo es porque no me imaginaba que él lo iba a leer, tal vez no me hubiera animado a decirlo si estaba cara a cara, porque es medio un argumento de cuchillo bajo el poncho, y además un hijo le duele demasiado a un padre.
Pero igualmente sólo lo traje a referencia de la distancia que existe entre padre e hijo, de la ruptura ideológica que es casi un signo común de estos tiempos. Nuestros tiempos eran de compromiso con los sufrientes, de jugarse por un proyecto para todos. Los jóvenes de hoy están muy desideologizados, son muy light al lado nuestro. Un poco porque les fallamos, otro poco porque todo es más sencillo para los hijos de la clase media, en fin, una conversación que dá para mucho.

javier dijo...

me encanta tu forma de escribir, eva.

Eva Row dijo...

¡MUCHAS GRACIAS, JAVIER!

Solysombra dijo...

A mi también

maria dijo...

si ten{es razón sobre la ruptura ideologica, es generacional, está bueno en los padres la autocritica y en los hijos que rescatemos los valores y la valentia de los tiempos en que les tocó vivir. Sin embargo lo cual se animaron a enamorarse, a casarse a tener hijos y asumir compromisos personales y sociales. cariños ojaá haya otra reunión bloggera así te conozco, y de nuevo gracias por tu testimonio. maria

Ezequiel Meler dijo...

Muy buen post. Esas prácticas, efectivamente, existen.
Por eso es bueno que los chicos tengan una primera relación con el voto ya en el secundario, vía centros de estudiantes. Aunque no lo creas, cuatro escrutinios de esos, con la rectora mirando, son danto remedio.

Mis saludos,

Ezequiel Meler.

José Luis dijo...

Ejemplar tu actuación como fiscal, Eva. Ojalá todos tuvieran esa firmeza, a pesar de los nervios que seguramente tendrías. Y sí, miserables hay en todos lados. No sabés los cuentitos de terror que hay de los peronistas también.

Lo de la piba fiscal por Macri, eso de que "se tuvo que vender" es una falacia grandota como una catedral, "se tuvo" nada. Le pagaron por un trabajo y, aún a regañadientes, lo estaba haciendo de la manera en que se lo habían pedido. Me parece bárbaro. Lo del tamaño de las pilitas no sé si cuenta siquiera como "picardía", eso no es "tecnología para el fraude". Nadie ejerció coerción ni propaganda sobre nadie.

Un saludo,
JL

PD: Una maravilla el relato de cómo uno se equivoca al juzgar a la gente. El pendejo universitario con el que empatizabas... terminó siendo una porquería. La piba supuestamente "pro" que te daba asquito... terminó siendo una aliada. El único que era lo que se veía tal era el presidente.

PPD: ¿Acompañaste al presidente a entregarle el acta a la gente del Correo? Si no es así, ahí había otro hueco para el fraude. Presidentes "entusiastas" te pueden cambiar el acta por otra.

PPPD: Qué pena que los K le pusieron un palo en la rueda al sistema de "boleta única" que proponía Macri. A mí me queda claro quién es el que más se quiere apoyar en el fraude.

jose luis dijo...

Ejemplar tu actuación como fiscal, Eva. Ojalá todos tuvieran esa firmeza, a pesar de los nervios que seguramente tendrías. Y sí, miserables hay en todos lados. No sabés los cuentitos de terror que hay de los peronistas también.

Lo de la piba fiscal por Macri, eso de que "se tuvo que vender" es una falacia grandota como una catedral, "se tuvo" nada. Le pagaron por un trabajo y, aún a regañadientes, lo estaba haciendo de la manera en que se lo habían pedido. Me parece bárbaro. Lo del tamaño de las pilitas no sé si cuenta siquiera como "picardía", eso no es "tecnología para el fraude". Nadie ejerció coerción ni propaganda sobre nadie.

Un saludo,
JL

PD: Una maravilla el relato de cómo uno se equivoca al juzgar a la gente. El pendejo universitario con el que empatizabas... terminó siendo una porquería. La piba supuestamente "pro" que te daba asquito... terminó siendo una aliada. El único que era lo que se veía tal era el presidente.

PPD: ¿Acompañaste al presidente a entregarle el acta a la gente del Correo? Si no es así, ahí había otro hueco para el fraude. Presidentes "entusiastas" te pueden cambiar el acta por otra.

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...